São Miguel – Azores

LA JOYA ESCONDIDA DE PORTUGAL

Volcánica, magnética y exhuberante: la isla verde

Isla de São Miguel – Top 20

São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

1. A LAGOA DAS SETE CIDADES

Una de las 7 maravillas naturales de Portugal

El paisaje das Sete Cidades está incluido en la lista de las siete maravillas naturales de Portugal, y se ha convertido en una de las imágenes más icónicas de las Azores. Esta cadena volcánica tiene sus cráteres cubiertos de agua y origina este paisaje de lagos tan bonito e irrepetible.

Ubicado en el noroeste de la isla, lo forman la Lagoa azul y la Lagoa verde, separadas por un mínimo estrecho y rodeadas de una increíble y exhuberante vegetación. La gama de verdes se vuelve fosforita por momentos, y las postales volcánicas cubiertas de un tapiz verde de terciopelo son brutales.

Pensar que estas 9 islas maravillosas aparecen perdidas en medio del Atlántico les confiere una magia especial. Hay diferentes rutas de senderismo que bordean esta maravilla natural.

São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

La erupción del volcán de Sete Cidades tuvo lugar en 1445, aunque la leyenda nos cuenta una historia de romanticismo: esas coladas de lava son en realidad las lágrimas de un pastor y una princesa que vivían un amor prohibido.

El Miradouro da Boca do Inferno es el más frecuentado y es imprescindible para apreciar las vistas de las calderas y cráteres que forman este conjunto geológico abrumador. Hay aparcamiento para dejar el coche y subir el corto sendero que te lleva hasta el punto final del mirador en un corto paseo.

Por el camino hay algunas mesas de merendero, por lo que recomendamos llevar algo de comer y disfrutarlo admirando este tesoro que nos regala la naturaleza atlántica. Si bien es cierto que cualquier rincón de la isla es merecedor de tal homenaje culinario en modo picnic.

São Miguel. Azores.
São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

Tu mayor enemigo para gozar de este espectáculo natural es la climatología. La niebla y las nubes son habituales en Azores y no depende demasiado de la época del año, aunque en invierno las probabilidades son más altas.

Su cielo es imprevisible, tanto es así, que los lugareños dicen que en estas islas portuguesas las cuatro estaciones pueden darse en un mismo día. Si para tu desgracia está cubierto, recomendamos que visites otro lugar y vuelvas horas después, porque es probable que tu suerte cambie. A nosotros nos funcionó en diversas ocasiones.

Sao Miguel. Azores. Portugal.
Lagoa do Canario. São Miguel.

2. A LAGOA DO CANARIO

Paisajes que te llevan a los Alpes

La Lagoa do Canario también se encuentra en el oeste de São Miguel, antes del aparcamiento del Mirador da Boca do Inferno de Sete Cidades, así que el pack está servido. Fue la primera laguna que visitamos de cerca y nos quedamos impresionados por el paraje alpino que esconde al final de los senderos de acceso.

Nos teletransportó a Suiza o a Canadá, después de haber visto la caldera das Sete Cidades que nos había llevado a parajes asiáticos volcánicos. Y todavía nos quedaba mucho, porque este viaje nos hará volar a Indonesia, a Islandia o a Sri Lanka, pero para saber el porqué… tenéis que seguir leyendo el artículo.

São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

GALERÍA – SETE CIDADES

La laguna es una fuente de biodiversidad, donde viven preciados ecosistemas minúsculos que se rodean de bosques que parecen tocar el cielo y protegerla. Hay que mirar hacia arriba para sobrecogerse con las inalcanzables copas de los árboles, y mirar hacia abajo para ver los pequeños detalles. Muchas de las flores y plantas que verás, serán nuevos para tu retina.

La naturaleza se mantiene imponente y el verde sigue siendo el hilo conductor de unos paisajes que harán que te preguntes: ¿por qué he tardado tanto en venir a este remoto paraíso en medio del Atlántico?

São Miguel. Azores. Sete Cidades
Lagoa do Canario. São Miguel.

El acceso a la Lagoa do Canario en coche tiene horario limitado en invierno, sólo se encuentra abierta la puerta de acceso hasta el mediodía. En verano y fines de semana tienen horario más amplio, conviene consultarlo en el momento exacto del viaje.

São Miguel. Azores. Mirador do Rei. Hotel
São Miguel. Azores.

3. MIRADOURO VISTA DO REI

Una de las mejores vistas a Sete Cidades

Hay varios miradores que brindan unas panorámicas excepcionales de las Sete Cidades. El más visitado es el Miradouro Vista do Rei, que cautivó al rey don Carlos y su esposa Amelia allá por 1901. Y no es para menos.

Es el punto más afamado de la zona oeste de la isla. Los paisajes me dejaron boquiabierta, a pesar de haber viajado a países remotos y tropicales impresionantes. Azores sorprende muchísimo y se vuelve adictivo. Una vez pises una isla, querrás verlas todas.

Si hace sol es un buen punto para apreciar la diferencia de colores (azul y verde) entre las dos lagunas, con el océano al fondo. Hay un aparcamiento y desde ahí a pie son sólo unos 15 minutos. Nosotros fuimos en octubre y aparcamos justo delante, y así nos ocurrió durante todo el viaje.

Las ventajas de viajar en temporada baja permitieron disfrutar de la mayoría de los lugares casi en solitario. Es una recomendación que siempre hacemos para todo el que pueda evitar los meses de verano, donde la afluencia turística puede deslucir este tesoro para los sentidos.

São Miguel. Azores. Mirador do Rei. Hotel
São Miguel. Azores.
São Miguel. Azores. Mirador do Rei. Hotel
Hotel Palace. São Miguel.

4. HOTEL ABANDONADO MONTE PALACE

Mirador improvisado entre ruinas

En el mismo Miradouro da Vista do Rei hay un antiguo hotel de 5 estrellas abandonado: el Monte Palace. Está totalmente en ruinas y hay un cartel que señala un prohibido el paso porque hay riesgo de desprendimientos. Pero tenemos que confesar que, como docenas de personas, entramos a matar la curiosidad. Pero lo cierto es que el riesgo de derrumbe es evidente, conste en acta.

Las vistas son similares, pero ganando un poco más de altura si subes a la terraza que hay en la antigua azotea. Se construyó para dar más categoría al sector hotelero de São Miguel, y hoy es pasto del musgo y de microorganismos que han encontrado aquí su hogar.

La naturaleza vuelve a ocupar aquel lugar que un día se le expropió sin permiso.

São Miguel. Azores. Mirador do Rei. Hotel
Hotel Palace. São Miguel.
Hotel Palace. São Miguel.

Entresijos de un hotel de lujo reconvertido ilegalmente en parada alternativa de la ruta que pasa por el mirador Vista do Rei. Nuestro viaje fue en 2019 y no sabemos cómo se encuentra varios años después. Quizás esté precintado, o no, pero mucho cuidado en caso de acceder al interior.

São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

5. MIRADOURO CERRADO DAS FREIAS

La mejor panorámica de los dos lagos

Desde el Mirador Vista do Rei y siguiendo la carretera en dirección al pueblo de Sete Cidades, del que os hablamos en el siguiente apartado, encontramos otro de los mejores miradores de la isla: Cerrado das Freias.

La vista de ambos lagos es una de las más chulas y panorámicas, y quizás sea el lugar idóneo para apreciar la diferencia de tonalidades entre la Lagoa Azul y Lagoa Verde. Aquí la vegetación es otra de las protagonistas, con un espacio cubierto de hortensias y de plantas endémicas que engalanan el mirador de forma natural y majestuosa.

Está mucho menos concurrido que los anteriores, algo que puede sumar puntos a favor si viajáis en temporada alta. Es evidente que el Miradouro da Boca do Inferno y el de Vista do Rei tendrán bastante más afluencia de visitantes en cualquier época del año.

São Miguel. Azores. Sete Cidades
São Miguel. Azores.

6. PUEBLO DAS SETE CIDADES

 Rodeado de paredes volcánicas en verde

El pueblo se ubica a orillas del Lago Azul, en el fondo de un cráter volcánico, y que se erige como visita imprescindible para conocer las lagunas. Conserva la arquitectura tradicional primitiva micaelense. Casas de piedra con tejas a dos aguas y preparadas para soportar los movimientos sísmicos que sacuden periódicamente la zona.

Jardines, huertos y hórreos suelen disponerse en la parte trasera de la vivienda. La Iglesia románica de São Nicolau es la estrella monumental con un paseo de árboles a sus puertas. Un lugar donde el tiempo parece detenerse, rodeados de cráteres fascinantes, cubiertos por ese tapiz verde magnético que regalan estas islas Azores.

Un lugar ideal para practicar turismo rural y mezclarse con los lugareños, o para realizar una parada gastronómica y dar un paseo por el pueblo. Para los que dispongan de más tiempo, recomendamos la ruta circular de senderismo por la Lagoa Verde que tiene un perímetro de 4 kms, donde se dispone una zona recreativa de la que parte el sendero.

São Miguel. Azores. Costa
Miradouro Ponta do Escalvado. São Miguel.
São Miguel. Azores. Mosteiros
Miradouro Ponta do Escalvado. São Miguel.

7. MIRADOURO PONTA DO ESCALVADO

Acantilados esculpidos en medio del Atlántico

La costa oeste de São Miguel presume de cráteres y lagos que centran toda la atención del visitante, pero queremos reivindicar la geología excepcional que bordea todo el litoral. Hay infinidad de miradores con panorámicas costeras que nos recuerdan el origen volcánico de la isla de Sao Miguel.

Uno de estos ejemplos lo brinda el Miradouro Ponta do Escalvado, un lugar con mucha historia porque antaño funcionó como lugar de avistamiento de ballenas cuando esta industria era uno de los principales motores económicos del archipiélago portugués.

Hoy en día la herencia de aquella época se transforma en un paseo en barco para intentar avistar los grandes mamíferos que pasan por delante cruzando el océano. Al final de este artículo encontrarás opciones para reservar la excursión y probar fortuna en la caza visual de las ballenas.

São Miguel. Azores. Furnas
As Furnas. São Miguel.

8. AS FURNAS: EN EBULLICIÓN

22 manantiales de agua caliente sulfurosa

Un pueblo en ebullición convertido en el centro de termalismo por excelencia de la isla: As Furnas. Un río envuelto en vapor que atraviesa este Valle de Furnas, salpicado de arroyos de agua caliente, fuentes termales y géiseres de lodos, agua y azufre hirviendo. Un halo de nebulosa y un fuerte olor a sulfuro son las señas de identidad de este peculiar rincón de São Miguel.

Ese calor que llega de las entrañas del suelo no impide que la vegetación vuelva a dejar claro que São Miguel es la isla verde de las Azores. Más de 20 manantiales de agua caliente sulfurosa con grandes fumarolas que desprenden esa atmósfera de sulfuro dominante. La estampa resulta cautivadora con el vapor brotando de la naturaleza más pura.

São Miguel. Azores. Furnas
As Furnas. São Miguel.

El paisaje nos sigue recordando que estamos en Azores, con un marco de verdes y tupidas colinas que contrastan con las casitas blancas y tonos pastel del pueblo. Aquí las entrañas de La Tierra rugen recordando el origen volcánico de este archipiélago, varado en pleno Atlántico.

El agua de las fuentes puede superar los 60º Celsius y se aprovecha para hacer té, café o limonada, impregnándolo de un curioso sabor. Los lugareños también cuecen huevos y hacen pan con ella, sin olvidar el clásico cocido de As Furnas, uno de los platos típicos de São Miguel.

Sao Miguel. Islas Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.

En este Valle de Furnas puedes acercarte a conocer una de las calderas más antiguas de la isla para ver su cráter inundado y deleitarte en sus miradores, hablamos de la Caldeira Velha. Allí se ubican otras de las termas más bonitas, que te mostramos en el siguiente apartado.

São Miguel. Azores. Furnas
Termas Caldeira Velha. São Miguel
São Miguel. Azores. Furnas
Termas Caldeira Velha. São Miguel

9. TERMAS DE CALDEIRA VELHA

Paraje exótico entre piscinas naturales

La Caldeira Velha se ubica en la ladera del volcán Água de Pau que lleva inactivo desde el siglo XVI. Su energía todavía patente, nos recuerda que quizás sólo esté adormecido. Si no fuese por él, no habría pozas termales naturales que alcanzan altas temperaturas, transformando el entorno en uno de los puntos más turísticos.

En su cráter se asienta uno de los lagos más famosos de la isla: la lagoa do Fogo, de la que hablaremos más adelante. En cuanto accedes a las termas, los senderos te teletransportan a parajes tropicales de Panamá o de Colombia, o al menos esa fue la primera sensación.

Todo tipo de palmeras, helechos gigantes y bosques de laurisilva cubren de frondosidad las paredes volcánicas que rodean a las piscinas. Exótico y motivador, uno de los rincones favoritos de São Miguel.

Termas Caldeira Velha. São Miguel

El intenso olor a azufre y las aguas ferruginosas nos vuelven a situar en terreno volcánico. El color marrón que tiñe las aguas es la constante en medio de un paisaje verde, como no podía ser de otra manera.

La Poça da Cascata está a 24 grados, a Poça dos Vimes y a Poça dos Fetos supera los 30 grados, pero la cosa no termina aquí. La Fumarola alcanza temperaturas entre los 60 y 100 grados… por lo que está prohibido el baño. Los borbotones son como los de una sopa hirviendo, así de literal.

Termas Caldeira Velha. São Miguel

En octubre hacía algo de fresco, pero curiosamente la niebla y la llovizna ayudaron a crear una atmósfera mágica y de cuento, mientras te sumerges en agua calentita. Este tipo de ambientes evocadores nos convencen más con este halo de misterio que a pleno sol de verano.

Dispone además de un Centro de Interpretación Ambiental con exposiciones que relatan el origen y las características del entorno y de la isla. Hay un aparcamiento gratuito inmenso para dejar el coche en el exterior del recinto termal.

Una experiencia de lo más relajante y zen.

São Miguel. Azores. Furnas
Termas Dona Beija. São Miguel.
São Miguel. Azores. Furnas
Termas Dona Beija. São Miguel.

10. TERMAS DE DONA BEIJA

Epicentro del termalismo en la isla

Estas termas son ahora uno de los reclamos turísticos de la isla y han sido remodeladas el siglo pasado para disfrutar de las aguas terapeúticas con mayor comodidad y seguridad. Reciben su nombre de una telenovela brasileña que se veía en Portugal, donde la protagonista dona Beija acostumbraba a bañarse en una cascada. Se ve que la historia dejó huella porque así bautizaron a estas pozas naturales.

El proyecto de arquitectura hizo accesible el recorrido, llevando a cabo una integración respetuosa con el medio ambiente. Se ubican en pleno corazón rural de São Miguel dentro de un entorno idílico. Por la noche, la tenue iluminación unida al vaho constante generan una atmósfera de lo más relajante.

São Miguel. Azores. Furnas
Dona Beija. São Miguel.
São Miguel. Azores. Furnas
Dona Beija. São Miguel.

Las temperaturas de las diferentes piscinas oscilan entre 29 y 40 grados. A pesar de que en el mes de octubre no había demasiados turistas en la isla, teníamos la sensación de que estaban todos en las termas. Aconsejamos visitarlas a deshora: cuando abren por la mañana o durante la hora de la comida, evitando la tarde en la medida de lo posible.

El entorno de Caldeira Velha es mucho más espectacular, por si tenéis que escoger por falta de tiempo o whatever. Para cambiarse de ropa hay habilitados vestuarios en ambas termas.

São Miguel. Azores. Ponta Delgada
Ponta Delgada. São Miguel.
São Miguel. Azores. Mosteiros
Ponta Delgada. São Miguel.

11. PONTA DELGADA: LA CAPITAL

Buena gastronomía y encanto portugués

Ponta Delgada, capital de la isla de São Miguel, es una de las ciudades más importantes de todo el archipiélago portugués. También es la puerta de entrada a través del aeropuerto internacional Juan Pablo II. Las buenas comunicaciones hacen que muchos la escojan como campamento base.

Situada en una gran bahía que la recoge, su casco antiguo de calles adoquinadas es encantador. Su patrimonio arquitectónico presume de elegantes edificios religiosos y civiles, fruto del esplendor comercial de siglos pasados.

Una población que vive a ritmo de fado, música ideal para desgustar la exquisita gastronomía local en alguno de sus afamados restaurantes. Quesos, embutidos, pescados y frutas exóticas como la piña, no pueden faltar en tus aventuras culinarias.

São Miguel. Azores. Ponta Delgada
Ponta Delgada. Azores.

El que era un pequeño pueblo pesquero hasta 1522 se convirtió en capital de São Miguel tras el terremoto que destruyó casi por completo la antigua capital: Vila Franca do Campo.

El siglo XVIII fue un siglo de oro en la economía, gracias a las grandes epopeyas del comercio internacional que unían Azores con Inglaterra y Flandes. Hoy en día luce con esplendor combinando a la perfección la tradición con la modernidad, como se puede ver en la zona del puerto y la marina, otra de las más animadas al caer la tarde.

La cultura portuguesa atrapa en las distancias cortas y para eso, estás en el lugar adecuado.

Caloura. São Miguel.

12. CALOURA: PUEBLO MARINERO ENTRE BASALTO

Piscinas naturales y playas volcánicas

No muy lejos de Ponta Delgada recomendamos pasar por Caloura, un pueblo marinero también conocido como Vale de Cabaços. Una piscina seminatural para darse chapuzones seguros en verano, y su Centre for Diving and Marine Life Observation, son algunos de sus reclamos.

Un poderoso acantilado protege la zona de algunos vientos, entre viñedos que se suceden entre piedras y muros de basalto negro. Es una zona de playas volcánicas para los que busquen darse un baño en las aguas atlánticas. Los acantilados tienen formas espectaculares y el contraste entre el negro del suelo y el azul del mar, es brutal y maravilloso.

São Miguel. Azores. Caloura
Caloura. São Miguel.

El pueblo de Caloura cuenta con un par de edificios religiosos distinguidos como el Convento de Caloura de estilo barroco (es privado y sólo puede ser visitado lo autorizan) y la iglesia de Nossa Senhora das Dores.

Recomendamos comer en el restaurante cercano al muelle, casi contiguo, donde triunfan los pescados y mariscos, sin olvidar el arroz caldoso tan requerido en el país vecino. Buena parada gastronómica en medio de un paisaje litoral volcánico que bien merece un paseo.

São Miguel. Azores. Ribeira Grande
São Miguel. Azores.
São Miguel. Azores. Ribeira Grande
São Miguel. Azores.

13. CAMPOS DE TÉ ÚNICOS EN EUROPA

Exclusivo productor en todo el continente

São Miguel es el único lugar de Europa donde se cultiva el té, esa codiciada planta que se consume en todo el mundo. El clima peculiar de Azores posibilitó que se convirtiese en una de las industrias de la isla que abarca desde el cultivo hasta la elaboración del producto manufacturado.

Vasco da Gama abrió las rutas comerciales que promovieron la entrada del té en Europa y Portugal. Primero se introduce como planta ornamental y pasa después a ser un cultivo extensivo.

São Miguel. Azores. Ribeira Grande
São Miguel. Azores.
São Miguel. Azores. Ribeira Grande
São Miguel. Azores.
São Miguel. Azores. Ribeira Grande
São Miguel. Azores.

Se llegaron a producir 250 toneladas en 14 fábricas pero debido a problemas aduaneros junto a conflictos bélicos, el sector fue a la deriva reduciendo cada vez más el número de plantaciones.

A día de hoy quedan en funcionamiento 2 plantaciones de té, ambas en el norte de la isla y a poca distancia. Chá Gorreana y Porto Formoso son de acceso libre y gratuito, además de incluir una degustación de productos locales, podrás visitar sus plantaciones.

São Miguel. Azores. Mosteiros
Miradouro de Santa Iria. São. Miguel​

14. MIRADOR DE SANTA IRIA

Panorámica de los acantilados del norte

Se sitúa muy cerca de las plantaciones de té, entre las poblaciones de Ribeira Grande y Porto Formosa. Las vistas nos muestran varios tramos escarpados y salvajes del litoral norte de la isla. Pero hay docenas de miradores dispersos por toda la costa que invitan a hacer un alto en el camino.

En el mirador de Santa Iria hay un pequeño aparcamiento para dejar el coche así que sólo falta un pellizco de suerte para disfrutar de unas vistas más despejadas que las que veis en la foto.

Aunque no vamos a negar que también tiene su encanto ver el mar agitado y el perfil de la costa envuelto en una niebla embaucadora, al final le acabas cogiendo cariño, siempre que no te impida ver alguno de tus imprescindibles. El viento suele ser otro habitual de las islas Azores que ese día también se empeñó en acompañarnos durante largo rato.

 

São Miguel. Azores. Mosteiros
São Miguel. Azores.

15. ACANTILADOS TODA UNA OBRA DE ARTE

Miradores por todo el litoral

Los cráteres, los lagos y las termas son el trío protagonista de São Miguel descuidando muchas veces otras fantásticas paradas del litoral. La forma y composición de los acantilados son dignas de un museo al aire libre.

Los negros contrastan con colores ocres, rojizos y marrones dejando paisajes que nos trasladan a algunas islas canarias y también a sus primas de Madeira. La geología volcánica nos resulta hechizante.

GALERÍA DE FOTOS – ACANTILADOS

Hay un montón de miradores dispuestos a lo largo de toda la línea de costa para que puedas admirar las panorámicas cómodamente. La señalización es buena en toda la isla y no hay pérdida para encontrar las paradas turísticas más relevantes, como los miradores.

Faros y playas salpican este entorno costero bañado por naufragios y leyendas que te iremos contando en los diferentes artículos de la guía de viaje.

São Miguel. Azores. Lagoa do Fogo
Caldeira do Fogo. São Miguel.

16. CALDEIRA E LAGOA DO FOGO

Cráter extinto tras una erupción de 1563

A Lagoa do Fogo ocupa el cráter de un volcán extinto que se formó tras la erupción de 1563. Dicen que a Caldeira do Fogo regala una de las mejores vistas volcánicas de la isla, pero nos hemos quedado con las ganas de poder confirmarlo.

Su manto verde está cubierto por tapices de laurisilva y con el mirador da Barrosa como el mejor punto para divisar la postal. Una intensa niebla nos impidió presenciar otro de los paisajes más bonitos de la isla.

Queremos mostrarlo para que toméis conciencia de las altas probabilidades de clima fatídico en una isla expuesta en medio del Atlántico al paso continuo de vientos, nubes y tormentas. 

São Miguel. Azores. Canario.
Lagoa do Canario. São Miguel.
Lagoa do Canario. São Miguel.

En estas dos imágenes podéis ver la Lagoa do Canario con niebla imposible y en otro momento bastante más despejada. Como la isla tiene un tamaño manejable, cuando la niebla se ponía impertinente nuestra táctica estaba clara.

Nos vamos y volvemos esta tarde. O nos vamos y volvemos mañana. Y gracias a eso hemos podido ver algunas panorámicas a cielo despejado. Así que no desesperéis si a la primera el clima os fastidia la visita a uno de los lugares codiciados de vuestra lista.

Para ver en directo el estado del tiempo en Sete Cidades hay un servicio de cámaras en la web, que también se dispone a lo largo de otros puntos de la isla de São Miguel y de otras del archipiélago: www.spotazores.com.

São Miguel. Azores. Cascada
Salto do Cabrito. São Miguel.

17. CASCADA SALTO DO CABRITO

Pequeña ruta de senderismo

Situada en Ribeira Grande, este espectacular salto de agua de 40 metros de altura forma una piscina que invita al baño. Unas escaleras situadas junto al Salto do Cabrito conducen a la cima de la cascada, donde hay un mirador que ofrece unas vistas espectaculares de todo el conjunto natural.

La piscina natural que forma la cascada es perfecta para darse un buen baño después de la caminata. Se puede llegar al Santo do Cabrito en coche, pero recomendamos hacer una pequeña ruta de senderismo para admirar con calma la belleza de las Azores.

En Caldeiras da Ribeira Grande comienza la ruta al Salto do Cabrito.

Faro da Ferraria. São Miguel.

18. PONTA DA FERRARIA

Más de un siglo en medio del Atlántico

Ponta da Ferraria es un emplazamiento costero que cuenta con varios elementos de interés como un mirador con meredendero, ideal para hacer una parada para comer en modo picnic.

Hay piscinas naturales en el mar a las que se accede libremente, y piscinas de agua termal que son de pago. Un pequeño sendero bordea el litoral formado por rocas negras de origen volcánico para darse un paseo que casi merece más la pena que el propio faro que se asienta en esta punta. 

El farol da Ferraria fue construido en el año 1901 y se asienta sobre la punta más al oeste de la isla de São Miguel. La torre tiene casi 20 metros de altura y los acantilados más de 100 metros de altitud, y su luz alcanzaba unas 26 millas.

Fue eletrificado en 1957 y se unió a la red pública en 1988, aunque como en toda la isla, lo importante es la naturaleza que lo rodea. Acantilados y campos para acercarse a admirar el Pico das Camarinhas.

São Miguel. Azores. Devesa.

19. A SERRA DEVASSA ENTRE LAGOS

Descubre el antiguo acueducto de la isla

Lo normal es que llegues en avión a Ponta Delgada, y lo primero que suele hacer el viajero, si el tiempo acompaña, es subir a observar la clásica estampa de las Sete Cidades. Por el camino veréis dos elementos que no queremos pasar por alto.

A Serra Devassa te introduce en nuevos paisajes por esta isla verde y alucinante. Su punto más alto alcanza casi los 900 metros y durante el recorrido pasarás por diferentes lagos entre formaciones volcánicas como la Laguna Rasa y la Laguna da Eguas. Para llegar a la Lagoa das Empadadas atravesarás un bosque de cuento.

São Miguel. Azores.

La campiña isleña comienza a dejar paso a las poderosas montañas, donde verás una estructura de piedra y mortero que no es otra cosa que el Acueducto de Carvao, un poco antes de llegar a la Lagoa do Canario.

Hemos leído que suele ser una parada típica instagramer con demasiada gente, sin embargo nosotros lo visitamos completamente solos, volviendo a insistir en las ventajas de viajar en temporada baja para quien pueda hacerlo.

Hay diferentes rutas de senderismo que bordean el famoso cráter das Sete Cidades atravesando las colinas y conos volcánicos durante kilómetros. Ningún rincón tiene desperdicio en esta isla.

São Miguel. Azores. Mosteiros
Mosteiros. Azores.

20. MOSTEIROS: PUEBLO MARINERO

Rodeado de una geología fascinante

El pueblo que veis al fondo en esta panorámica tomada desde el miradouro de Ponta do Escalvado es Mosteiros. Tiene unha playa volcánica y piscinas naturales entre coladas de lava, por lo que es una zona bastante frecuentada en verano al encontrarse cerca de la capital.

El pueblo tiene un aire mediterráneo por sus casas encaladas blancas con encanto isleño. Desde la playa de Mosteiros se puede obtener una buena panorámica de las formaciones de acantilados tan originales que adornan este tramo del litoral.

Muy cerca está el Miradouro do Pico de Mafra, donde se distinguen los islotes frente a la costa,. Muy próximo está el Miradouro de Punta Sabrina, donde las capas geológicas quedan de nuevo al descubierto en unas impresionantes laderas, presumiendo de ese origen volcánico único.

São Miguel. Azores.

 TOURS Y ACTIVIDADES

Os facilitamos unas cuantas y excursiones para quien no disponga de coche para acceder a las principales rutas naturales y sus paradas turísticas, o no tenga disposición de conducir demasiado.

Mostramos actividades con cierta adrenalina como un paseo en kayak por la Lagoa das Furnas o un recorrido en jeep por Sete Cidades y la Lagoa do Fogo. Otra opción curiosa es el tour nocturno por las furnas y aguas termales de Dona Beija.

No faltan packs que unen varios espacios naturales en la misma ruta o diversas actividades, entre las que se encuentra también una visita a las plantaciones de té de la isla, únicas en Europa.

Podéis reservarlas directamente desde estos enlaces que os dejamos a continuación.

Esperamos que os haya servido de inspiración este paseo por una de las islas más bonitas que hemos visto hasta la fecha. Un paraíso volcánico en verde con una geología de lujo, una cultura apasionante y un territorio donde podrás bucear en fondos marinos excelentes o avistar grandes cetáceos en el Atlántico.

Aseguramos que te sorprenderá con sus infinitos rincones que nos brinda este regalo para los sentidos: el paraíso de las islas Azores de la Macaronesia.

Una joya de la naturaleza atlántica.

Acueducto de musgo ?? unia sete cidades y ponta delgada. mucha gente.

Se construyó en 1830 y su función era llevar el agua de las lagunas hasta Ponta Delgada.
 

En el mirador Cerrado das Freiras donde las hortensias son protagonistas llenando de color la postal.

Lo que le hace especial, y lo ha vuelto famoso especialmente por las fotos en instragram, es el musgo que cubre casi toda la estructura, es curioso la verdad.

El acueducto se puede ver en dos zonas y desde la carretera. Había muchos coches aparcados a un lado y aquello parecía un estudio fotográfico de la gente que estaba haciendo cola y posando (quizás fue mala suerte y ser Verano, imagino que en otra época lo entrarás para ti solo o con poca gente). No le hice ni foto del shock al ver tanta gente

EMPADADAS LAGOA. Es la primera laguna que puedes visitar en esta zona oeste de la isla (bueno hay más pero son más pequeñas). 
 

La Lagoa Empadadas está como escondida. En la carretera hay un pequeño aparcamiento, pero al llegar estaba completo, entonces con un camino de tierra y muu empinado se puede acceder en coche hasta la laguna, eso sí, te avisan que si ha llovido o hay barro mejor no subir en coche, y que en cualquier caso no recomiendan hacerlo.

La Lago Empadadas es preciosa y parece de cuento, lo mejor, no había nadie!!! Se puede bordear por un camino cómodo y salían algunas rutas de senderismo. Es bastante pequeñita pero el encanto de los pinos tan altos que la bordean y el color tan verde del agua hacen que merezca la pena.

 

cuenca mediterraneo une 3 continentes

zona templada del planeta. Veranos calurosos, otoño y primavera templados y lluviosos

8 mil años. alteraciones dramaticas en sus zonas boscosas y sigue siendo un a´rea con mayor bosques

marismas acadenas montañas, encinas de alcornoques, pinos y robles, habitan miles de especies en la aventura de la vida

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

 ARTÍCULOS RELACIONADOS

 TE PUEDE INTERESAR

 OTRAS ISLAS CERCANAS

DESCUBRE MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario