Qué ver en isla Reunión

Una joya de naturaleza salvaje en el Índico

Camino a Cilaos en Reunión

Reunión es un paraíso de naturaleza salvaje escondido en el océano Índico frente a las costas africanas con el 40% del territorio declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sus bosques frondosos y exuberantes son regados por las nubes que atrapa el Piton des Neiges a más de 3.070 metros, el pico más alto de todo el océano Índico y el volcán extinto que dio origen a esta maravilla geológica. Las constantes lluvias nutren a las infinitas cascadas que brotan por cualquier rincón creando enclaves majestuosos como Trou de Fer o la Grand Galet.

La guinda al pastel la pone el volcán Piton de la Fournaise que presume de ser uno de los más activos del planeta y que podemos admirar desde su red de miradores y senderos además de visitar la Ciudad del Volcán, un museo interactivo que nos mostrará la historia geológica de la isla.

Los circos volcánicos de Mafate, Cilaos y Salazie nos brindan unos paisajes de vértigo con pueblos sostenidos en sus laderas de manera magistral y donde el tiempo parece detenerse impregnado por una niebla embaucadora que hipnotiza hasta al viajero más curtido.

¿SABÍAS QUE…?

Reunión o La Reunión es territorio francés aunque se encuentre a 10.000 kilómetros de París. Políticamente constituye un departamento de ultramar y una región periférica de la UE.

Geográficamente se localiza en el archipiélago de las Mascareñas junto a Mauricio, otro destino impresionante para los amantes de las playas, el buceo y la naturaleza.

Mercadillo de Saint-Pierre
Calles de Saint-Denis
Su seductor mestizaje se ha nutrido de inmigración francesa, africana, china, malaya, malgache, árabe e india, creando una nueva identidad criolla con la combinación de todas las anteriores.
 

Reunión huele a vainilla y a orquídeas, sabe a cari (curry local) y se bebe con ron tostado. Su arquitectura criolla, sus plantaciones de caña de azúcar, sus fieros acantilados y su atmófera tropical cautivan a los viajeros que descubren este punto en el mapa.

Esta isla se ha convertido en una ciudad de vacaciones para los franceses pero fuera de sus fronteras es un secreto guardado a buen recaudo y con escaso turismo internacional. Eso la mantiene a salvo de la masificación turística pasando desapercibida cuando es una de las islas más salvajes y espectaculares de todo el Índico.

Isla Reunión formó parte, según Daniel Defoe, de la República Libertaria, creada por piratas que emulaban a Robin Hood. En la bandera que enarbolaban se podía leer “por dios y la libertad”. Hoy día los viajeros, más que buscar a dios, vienen en busca de aventuras salvaje

Con la misma normalidad con la que los españoles viajamos a las Islas Canarias, a pesar de estar situadas a la altura del Sahara Occidental, los franceses lo hacen a la Isla Reunión, a pesar de estar ubicada en el Océano Índico entre Madagascar y Mauricio. De hecho, a primera vista, Reunión se asemeja muchísimo a nuestras Islas Canarias sobre todo en el clima cálido y en el paisaje volcánico, aunque resulta algo más salvaje. Quizás paisajísticamente se parezca todavía aún más a las Islas Hawái, teniendo la ventaja de que está mucho más cerca y de que se puede pagar en euros. Políticamente es un pedazo de Francia perdido en el océano, un trozo de tierra tan exuberante y escarpado que parece recién salido del mar.

El mestizaje de la Isla de Reunión se hace muy evidente en Saint Denis, la capital. Los criollos (un nombre que reciben quienes nacen en la isla, al margen de su origen étnico) constituyen la mayoría de la población. Entre los grupos no criollos también se incluyen personas procedentes de la Francia continental (conocidos como zoreils), y los originarios de Mayotte y las islas Comoras.

El área más cosmopolita de la ciudad está constituida por Le Barachois, el paseo marítimo de Saint-Denis, en el extremo oriental. Aquí se ubican los bares y terrazas más elegantes, así como el hotel Le Saint-Denis, uno de los más lujosos de la ciudad. En Saint-Denis se alzan impresionantes mansiones criollas. Para descubrir la ciudad, lo mejor es perderse por sus calles sin rumbo fijo. Entre otros puntos de interés destacan el monumento a los Caídos; el Ayuntamiento, considerado uno de los edificios más bellos de la urbe; la catedral de Saint-Denis; y la prefectura, cuya construcción se inició en 1735 y sirvió como sede de la Compañía Francesa de las Indias. En el gran mercado se puede encontrar una mezcolanza de productos, desde objetos malgaches de madera hasta especias, cestos y muebles. .

 

Disfruta del videoblog de Reunión

Antes de empezar con el artículo te invitamos a ver el reportaje de Reunión en nuestro canal de viajes de Youtube. Una guía visual y sobre el terreno para ver con tus ojos lo mismo que nosotros.

25 LUGARES QUE VER EN REUNIÓN 

Índice de contenido

Nuestro recorrido en coche comienza en la capital de Saint Denis donde está el aeropuerto internacional para avanzar por la costa en el sentido de las agujas del reloj hasta dar la vuelta completa a una isla soprendente y cautivadora.

La mayor parte de estos 22 lugares que veremos en Reunión se pueden visitar cómodamente sin necesidad de realizar intensas caminatas, un recorrido apto para todos que nos muestra unas pinceladas de todo lo que ofrece esta joya de la naturaleza escondida en pleno océano Índico.

1. Saint-Denis

Saint-Denis es la capital de Reunión y la puerta de entrada para los viajeros porque aquí se localiza el Aeropuerto Internacional Roland Garros. Su casco histórico se recorre fácilmente a pie y tiene un buen ambiente para ir a cenar o tomar algo por la noche antes de empezar el recorrido por una isla donde prima la naturaleza.

Es una ciudad multicultural salpicada de mezquitas, pagodas e iglesias pero también de palacios herencia evidente del colonialismo. Recomendamos visitar el templo hindú Maha Kali en Rue LeClerc, uno de los más importantes del país.

La Avenida de la Victoria se une con Rue de Paris desde el malecón de los cañones salpicada edificios coloniales majestuosos a ambos lados de la calzada. Una buena colección de mansiones criollas que desembocan en el Jardin de l’État, un jardín botánico con un museo de ciencias naturales.

Si el viajero anda apurado, Saint-Denis es una parada prescindible, pero si cuenta con cierto margen de tiempo es una ciudad con un ambiente agradable y unas cuantas paradas monumentales interesantes para los que buscan ahondar un poco en la historia de Reunión.

Cascada Grand Mare en Salazie

2. Circo de Salazie

Emprendemos ruta desde la capital de Saint Denis hacia el circo de Salazie a menos de una hora de distancia. Es el más frondoso y lluvioso de los tres circos volcánicos (Mafate, Salazie y Cilaos) y una de las mejores zonas de la isla para practicar senderismo. La ruta de las tres cascadas Trou de Fer es una de las más famosas y espectaculares de toda la isla.

Aunque la población principal rodeada de montañas es Salazie, las localidades más turísticas y bonitas son Hell-Bourg y Grand-Îlet.

Cascada Grand Mare en Salazie
Bosques en Salazie

Cascada Grand Mare

Unos cinco kms antes de entrar al circo de Salazie desde la carretera que parte desde la ciudad de Saint André aparece una cascada magnífica que llamará tu atención y que se conoce como Grand-Mère. Para verlo hay que dejar el coche en un área de descanso próxima y caminar con cuidado unos minutos por la carretera para acercarse a admirar esta maravilla.

A lo largo de tu recorrido por Reunión verás cientos de cascadas que brotan de las montañas, la mayoría inaccesibles sin una buena caminata entre bosques selváticos y húmedos. Es alucinante la cantidad de saltos de agua que te vas encontrando en tu camino en esta zona de la isla, un verdadero museo de naturaleza tropical.

Hell Bourg en el circo de Salazie

3. Hell-Bourg

El pueblo de Hell Bourg fue una vieja estación termal donde la gente pudiente se construyó magníficas casas criollas desde mediados del XIX hasta principios del XX que ha resurgido de sus cenizas y se ha llegado a convertir en el pueblo más bonito de Reunión.

Hell-Bourg fue descubierto en 1832 durante una caza de cabras y pronto se explota el potencial de las aguas termales. La alta sociedad de la costa viene a relajarse en los baños termales que conducen a la construcción de segundas residencias, alquileres, hoteles y un casino.

Las fuentes de agua se secaron en 1948 marcando el final de una era de termalismo, pero el pueblo siguió conservando un atractivo natural indiscutible que lo ha devuelto a la vida con la restauración de casas criollas y la puesta en marcha de espacios y actividades culturales.

El Museo de Música e Instrumentos del Índico se encuentra en la Maison Morange. Este sorprendente espacio cuenta con una exhibición de más de 1.500 instrumentos de todo el mundo y espacios temáticos, una ventana a un universo musical gracias al soporte sonoro y multimedia. Muy recomendable.

Está clasificado como el pueblo más bello de Francia y es uno de los 15 pueblos que han recibido la etiqueta pueblo criollo gracias a su valiosa arquitectura y cultura.

Mansion Folio en Hell-Bourg
Pueblo de Hell-Bourg

De aquí parten numerosas rutas de senderismo para explorar el imponente circo de Salazie como la que nos conduce a las cascadas Trou de Fer, y otros caminos menos exigentes que se pueden consultar en la Oficina de Turismo.

Cerca de Hell Bourg se encuentra el sendero que discurre por el bosque de Belouve con una atmósfera selvática perfectoapara hacer un trekking. Es una zona boscosa primaria con una flora similar a la de Madagascar donde enormes helechos y tamarindos adornan la escena junto a infinidad de orquídeas.

Dentro del pueblo también se pueden realizar agradables paseos como la ruta de las casas criollas como la Mansion Casa Folio, o la Ruta de las Antiguas Termas en una corta caminata al final del pueblo.

Pueblo de Hell Bourg
Cementerio de Hell-Bourg

Otro bonito rincón es el cementerio Paysager situado al final del pueblo que nos deja unas vistas preciosas de parte del circo de Salazie. Parajes generosamente verdes y salvajes que confirman que Hell Bourg es una gran opción para comenzar un recorrido por esta isla extraordinaria.

Para alojarse recomendamos el Hotel Les Relais des Cimes que ofrece habitaciones amplias con balcón y un restaurante excelente para degustar cada noche los mejores platos tradicionales pero con un toque moderno.

Cascada del Velo de la Novia
Cascada del Velo de la Novia

4. Cascada Velo de la novia

Saliendo del pequeño pueblo de Salazie, un poco antes del cruce que nos lleva al pueblo de Grand-Îlet vemos una serie de pequeñas cascadas que caen por las laderas y que nos recuerdan «al velo de una novia» y así se llaman en francés: Le Voile de la Mariée.

Realmente se trata de unos 15 saltos de agua que por separado no son tan  espectaculares pero juntos ofrecen una de las imágenes más típicas de Salazie que se produce gracias a las constantes lluvias que riegan esta maravilla natural. Se puede parar en un espacio dedicado al mirador pero caben como mucho cinco coches y la carretera de curvas no es para jugársela. Si no hay sitio es mejor volver en diez minutos porque la mayor parte de la gente se hace una foto y se va enseguida.

Pueblo de Grand-Îlet

Grand-Îlet es otro bonito pueblo del circo de Salazie que cuenta con una de las iglesias más pintorescas de la zona y que ofrece como singularidad el estanque Mare á Martin, ideal para un pic-nic con buen tiempo.

También hay senderos apetecibles como el que conduce a La Roche Écrite o uno más exigente al circo de Mafate. Para los menos activos, las vistas impresionantes serán suficientes.

Cumbres de la isla de Reunión
Camino al circo de Cilaos
Camino al circo de Cilaos

5. Valle de Takamaka

Una vez explorado el circo de Salazie nuestra ruta continúa hacia el sur para llegar a la localidad de Saint Anne pero antes vamos a hacer una parada en el mirador del Valle de Takamaka.

Una estación hidroeléctrica nos da la pista de este fantástico mirador que no siempre nos dejará buenas vistas porque la niebla y la lluvia suelen cubrir estos parajes húmedos y montañosos. Algo parecido a lo que ocurre en el centro de la isla de Martinica, otro departamento de ultramar francés que recomendamos para los que busquen las latitudes del Caribe.

Pero si los cielos te lo permiten, verás una de las postales más alucinantes de Reunión donde finas y sinuosas cascadas se precipitan por laderas selváticas y exuberantes. Para llegar hay que tomar un desvío por la D-53 antes de llegar a Saint-Benoit y una carretera de curvas espectacular nos llevará a nuestra meta, a sólo media hora de esa localidad costera. Hay que diferenciarlo del Piton de Takamaka, un cono volcánico del sur de la isla.

Seguimos ruta hacia el sur camino de Saint-Anne, pero si hay tiempo suficiente se puede parar en la localidad de Saint André para visitar la famosa plantación de vainilla Vanille Roulof, el templo hindúe de Le Colosse o la Maison Valliamée, declarada Monumento Histórico de la región.

Iglesia de Santa Ana en Reunión

6. Iglesia de Santa Ana

A una hora del Valle de Takamaka y a media hora de Saint-Benoît aparece la ciudad de Sainte-Anne, separada de Sainte-Rose por el río East River y rodeada por dos picos montañosos: el Piton Armand y el Piton Belle Rive.

El pequeño pueblo no es gran cosa pero ofrece una visita imprescindible como es la llamativa iglesia de Santa Ana que mezcla arte barroco con un estilo que nos recuerda a Gaudí. Lo sorprendente de la historia es que el párroco, con la ayuda de la Congregación de las Hijas de María, logró reunir a voluntarios del pueblo para ir creando esta obra de arte poco a poco.

CURIOSIDADES

Los amantes del cine deben saber que la Iglesia de Santa Ana sirvió de escenario para el rodaje de la película “La sirena de Mississippi” de François Truffaut del año 1969. El templo aparece en la escena de la boda para unir en el altar a la actriz Catherine Deneuve y al actor Jean-Paul Belmondo.

Iglesia de Santa Ana en Reunión
Iglesia de Santa Ana en Reunión
Las molduras trabajadas a cuchillo y las pinturas trabajadas a mano que se pueden ver en su interior, lo convierten en un lugar de culto único de colorida arquitectura que nos recuerda que estamos en una isla tropical del océano Índico.
 

La Iglesia de Santa Ana es considerada uno de los monumentos más bonitos de la isla donde se puede reservar con antelación una visita guiada de unos 45 minutos. A un salto del santuario se puede hacer una parada refrescante en el río Bassin Bleu rodeado de colinas donde los locales acuden a disfrutar de un picnic.

Iglesia Notre Dame desa Laves

7. Notre Dame des Laves

Saliendo de Saint-Anne llegamos en 20 minutos a Sainte-Rose o Santa Rosa, una de las últimas localidades habitadas del oeste antes de alcanzar la llamada Le Grand brûlé, el área devastada por las erupciones del volcán Piton de la Fournaise.

Esas mismas coladas han hecho famoso a este rincón de Reunión gracias a un supuesto milagro que tuvo lugar en el año 1977 cuando el volcán volvió a rugir. Los ríos de lava llegaron hasta la playa y arrasaron viviendas en una fuerte erupción que alcanzó la iglesia católica de Notre Dame des laves (Nuestra Señora de las lavas).

Lo curioso del asunto es que la lava llegó a sus puertas, e incluso llegó a entrar en su interior, pero sin dañar la estructura principal. Con la iglesia en pie, en medio de un paraje desolador que quedó prácticamente arrasado, este lugar se ha ido convirtiendo en un lugar sagrado que atrae cada año a miles de persoas.

CURIOSIDADES

Para entrar al templo por el acceso frontal hay que descender unas escaleras todavía flanqueadas por el magma original solidificado que supera los dos metros altura en algunas zonas.

Iglesia Notre Dame desa Laves
Iglesia Notre Dame desa Laves

Si continuamos bajando hacia el mar, ya sea caminando o en coche, se puede ver un bosque mezclado por las piedras de lava. Cruzando la calle se puede visitar una pequeña exposición permanente que retrata la historia de Saint Rose centrándose en esta gran erupción.

La muestra es gratuita y merece la pena acercarse para ver la pieza audiovisual  con imágenes de la época. Este suceso acabó provocando la creación de un centro vulcanológico para estudiar la actividad sísmica de la isla y prevenir nuevas erupciones que visitaremos más adelante.

Anse des Cascades en Saint Rose
Anse des Cascades en Saint Rose

8. Anse des Cascades

A menos de dos minutos en coche por la N2 después de dejar la iglesia hay otro desvío a mano izquierda que dice «Anse des cascades». Anse quiere decir «ensenada» o «caleta», y la de Santa Rosa se trata de una de las zonas más bonitas de la costa oeste de Reunión.

Una conjunción maravillosa de palmerales, rocas volcánicas, vegetación exuberante y cascadas al borde del mar. Merece la pena acercarse porque el acceso es cómodo y hay un aparcamiento público a diez minutos andando.

Anse des Cascades en Saint Rose

Una pasarela de madera facilita que podamos observar cómodamente este vergel verde que parece sacado de un paraíso donde el agua es la auténtica protagonista. Por eso cuando te caiga algún chaparrón, lejos de molestarte, deberías agradecer al cielo porque es la bendita culpable de gran parte del espectáculo visual y natural que nos regala la isla de Reunión.

Muchos locales vienen aquí a pescar o a montarse un pequeño pic-nic al borde de los acantilados y con este escenario fantástico.

Le Grand Brûlé en Reunión

9. Le Grand brûlé

Si continuamos por la carretera hacia el sur, en poco más de 15 minutos nos topamos con un área devastada por las erupciones del Piton de la Fournaise a donde fueron a parar diferentes coladas volcánicas a lo largo de la historia.

Se conoce como Le Grand brûlé y no es más que un terreno de lava petrificada que llega hasta el océano creando un paraje marciano y desértico donde se respira una intensa paz solamente rota por el sonido de las olas del mar.

A un lado de la carretera se abre el inmeso océano Índico y al otro lado un paisaje fantasmagórico y apocalípitico donde diferentes paneles van señalando el lugar de las coladas de los últimos 40 años. También se puede reservar un excursión guiada para adentrarse en algunos túneles de lava que se han ido creando con el paso de los años.

Grand Galet en Langevin

10. Cascada Grand Galet

Desde que termina Le Grand brûlé seguimos carretera y, a poco más de 45 minutos, alcanzamos la localidad de Langevin que esconde otro de los tesoros naturales de la isla, muy poco antes de llegar a la ciudad de Saint-Joseph.
 

La cascada Grand Galet o Cascada de Langevin consta de múltiples saltos elegantes y esbeltos es una de las imágenes más icónicas de Reunión. En lugar de precipitarse al vacío, los chorros salen de la pared que se adorna de vegetación creando un paraje majestuoso y digno de ver. 

La carretera que parte de la costa nos adentra en cañones que bordean el río Langevin con parajes que frecuentan los locales para hacer picnic o bañarse en el río, además de ofrecer actividades como el barranquismo y rappel con empresas de aventura.
 
Subiendo hacia la cascada hay un primer aparcamiento con bastante espacio y un segundo a sólo unos metros del mirador principal, con capacidad mínima para media docena de vehículos. Si hay plaza en el primer estacionamiento compensa no aventurarse y dar un paseo de diez minutos para llegar a la Grand Galet.
 
A 300 metros de la cascada Grand Galet está el Parque Langevin Grande Cascade con alquiler de material para la pesca de truchas arco iris.
Cascadas espectaculares en Reunión

LAS CASCADAS DE REUNIÓN

Las cascadas dan cuenta de la importancia del agua en una isla regada por lluvias constantes y tropicales que cincelan estos parajes extraordinarios. Uno de los saltos más impresionantes es el llamado Trou de Fer con numerosas cascadas cayendo a un gran agujero que se abre entre los diferentes verticales pliegues volcánicos del centro de la isla.

Otras destacadas son Niagara (muy cerca de la capital), Grand Mare en Salazie, la Voile de la Mariée en Salazie, la del Valle de Takamaka, Anse des Cascades, Grand Galet y Bassin la Paix con impresionantes columnas de basalto. Todas son accesibles para visitarlas en coche.

Acantilados de basalto en Langevin
Acantilados de basalto en Langevin

11. Acantilados de Langevin

Los acantilados de lava son otro espectáculo de arte natural que alcanza su máximo esplendor al sur de la isla con esculturas formadas de rocas de lava en un museo al aire libre. En la desembocadura del río Langevin podemos observar esta maravilla cincelada gracias a las erupciones volcánicas.

Te quedarás hipnotizado mirando como las olas del océano Índico danzan con ímpetu para golpear con fuerza los oscuros acantilados de basalto en La Marine Langevin. Pero hay más lugares de la costa para disfrutar del litoral salvaje como Point de Vue en Petite-Île, el Jardin Volcanique cerca de Saint Philippe o Puits des Anglais en Cap Méchant, otro enclave espectacular con una piscina entre las rocas.

Grand Anse en Reunión

12. Playa Grande Anse

Al medio camino entre la localidad de Saint-Joseph y Saint-Pierre, se puede hacer una parada en la playa Grande Anse, una de las más bonitas de toda la isla pero que tiene un ligero handicap. Aquí las corrientes marinas son bastante peligrosas y ya se han cobrado algunas víctimas a lo largo de los años.

Pero esto no ha impedido que se presente como un verdadero punto de encuentro para locales y visitantes. Montarse un picnic, dar paseos por la orilla, leer un libro o practicar deporte en sus diferentes pistas deportivas son sólo algunas opciones.

Además de disponer de área de descanso y merendero, cuenta con varios restaurantes enmarcados en altas palmeras que bordean el arenal.

Grand Anse en Reunión
Grand Anse en Reunión

En la arena podréis encontrar una curiosa mezcla de fósiles de coral y piedras volcánicas. Nosotros la visitamos a última hora cuando amenazaba una tormenta, pero estamos seguros que a pleno sol contará con movimiento y puede ser interesante para ver un día de playa cotidiano en la isla.

LA CIUDAD DE SAINT-PIERRE

??????????????????????????????????

????????????????????????????????????????????????????????????????????

????????????????????????????????????????????????????????????????????

Ciudad del Volcán en Reunión
Ciudad del Volcán en Reunión

13. Ciudad del Volcán 

Después de tanto hablar de erupciones nos dirigimos a la llamada Ciudad del Volcán situada en la localidad de Bourg Murat (Plaine des Cafres), a una media hora desde la ciudad costera de Saint Pierre. Se trata de un espacio museístico que nos enseñará la historia volcánica de la isla para entender mejor la orografía y hasta la idiosincrasia de esta isla del Índico.

Es un museo moderno y muy interactivo con infinidad de actividades para toda la familia y donde podrás aprender mucho acerca de cómo las erupciones han marcado el devenir de la isla, pero también conocer más sobre los conceptos esenciales de la vulcanología.

Hay varias proyecciones audiovisuales, también en 3D, juegos de preguntas y respuestas, paneles explicativos y hasta una muestra de los materiales volcánicos y minerales. 

La Cité du volcan es uno de los museos interactivos más visitados de la isla. Abre todos los días de 9:30 a 17:00 (los lunes a las 13:30) y la entrada ronda 9€. Dispone de WEB OFICIAL y cuenta con aparcamiento.

Ciudad del Volcán en Reunión
Ciudad del Volcán en Reunión
Ciudad del Volcán en Reunión

Precisamente en Bourg Murat nace la carretera panorámica que se dirige al volcán Le Piton de la Fournaise repleta de curvas pero también de bosques y miradores. Si hay suerte con las nubes y la niebla se divisa el Piton des Neiges (la montaña más alta de la isla) entre pastos de vacas.

Uno de los miradores más bonitos hacia el volcán es Nez de Boeuf con vistas de lujo al valle Rivière des Remparts. Un poco más adelante hay un balcón natural de piedra que mira a los llanos de Plaine des Cafres y Piton des Neiges.

Conos volcánicos en Reunión
Conos volcánicos en Reunión

Cratère Commerson

Poco a poco el paisaje verde va dando paso a un terreno más seco y desértico que nos traslada inevitablemente a otros planetas. Otra parada imprescindible es el Cratère Commerson aunque nosotros no pudimos ver nada por la densa niebla. Hay un pequeño aparcamiento y sólo hay que caminar un minuto para alcanzar el mirador que nos permite observar este cráter. Se formó en una de las erupciones más potentes del Piton de la Fournaise hace aproximadamente unos dos mil años.

Cuanto más subimos, más posibilidades hay de toparse con la niebla, por eso conviene madrugar porque a primera hora es cuando hay más posibilidades de verlo despejado. Lo mejor es levantarse sobre las 6 am para poder explorar la zona en cuanto amanezca. Se suele cubrir a partir de media mañana, sobre todo en la temporada de lluvias cuando las temperaturas son más altas.

Plaine des Sables en Reunión

14. Volcán Piton de la Fournaise

Nos acercamos a una de las estrellas de Reunión, el Piton de la Fournaise, donde la geología nos recuerda su fuerza desde las entrañas de La Tierra. Asomarse al cráter de Dolomieu o transitar por este paraje inquietante de Pas de Bellecombe son dos experiencias que no te puedes perder.

Plaine des Sables (Llanura de las arenas)

Llegarás primero a Plaine des Sables, una gran llanura de arena, piedras y rocas procedentes de la escoria volcánica en una de las imágenes inolvidables hacia el volcán. Parece mentira que estemos en una isla tropical del Índico viendo estos parajes alucinantes.

A pesar de su gran actividad, el Piton de la Fournaise es un volcán de fácil acceso que incluso se puede admirar cuando erupciona con las medidas de seguridad pertinentes implantadas por el Observatorio Vulcanológico del Piton de la Fournaise.

ACCESO A LA CALDERA

El volcán Piton de la Fournaise es uno de los más activos del mundo y casi cada año se producen explosiones o emisiones de lava que atraen a miles de visitantes. Las coladas de lava se extienden desde el cráter a 2.631 metros hasta la costa creando parajes hipnotizantes.

Hay varias rutas oficiales y el acceso a la caldera está permitido desde las 6 de la mañana a las 4 de la tarde. Se efectúa por un sendero que desciende aprovechando una brecha en la muralla hasta el piso de la caldera, que se cierra ante la posibilidad de acontecimientos sísmicos.

Plaine des Sables en Reunión
Piton de la Fournaise en Reunión

Pas de Bellecombe

La carretera a la última caldera provocada por el Piton de la Fournaise (L’Enclos Fouqué) nos lleva al mirador más impresionante de la zona sur de la isla con más de 2.300 metros de altura. Una ventana magnífica para admirar el pequeño Formica Leo y el cráter Dolomieu nacido en el siglo XVIII. El paisaje impone y más si pensamos que este volcán es uno de los más activos del mundo que erupciona de media cada nueve meses.

El sendero estrella es el que sube al cráter Dolomieu para apreciar su magnitud de casi un km de diámetro y una profundidad de 300 metros, en un trayecto de unas 5/6 horas entre ida y vuelta. Conviene salir muy temprano para evitar la niebla y también el calor porque no hay sombra durante la ruta.

No olvides llevar una gorra o sombrero, mucha agua y algo para comer por si flaquean las fuerzas, aunque en Pas de Bellecombe hay un pequeño bar y un gran aparcamiento. Aunque no hagáis ningún sendero, merece la pena recorrer la carretera desde Bourg Murat hasta este mirador que nos ofrece una magnífica radiografía del sur de Reunión.

Carretera a Pas de Bellecombe

CONSEJOS PARA LOS SENDEROS

Uno no debe salirse de la red de itinerarios señalizados porque la niebla y las bajas temperaturas pueden jugar malas pasadas. También conviene informarse de las predicciones meteorológicas y de la actividad volcánica en el momento del viaje y de la ruta.

A priori, es un tipo de volcán que no resulta peligroso ya que su actividad es muy predecible, pero lo cierto es que la vulcanología tampoco es una ciencia exacta. En esta WEBCAM podéis ver el estado del cielo en tiempo real para evitar subir cuando está todo cubierto. Recordamos que las probabilidades de verlo despejado suben desde el amanecer hasta media mañana.

– Si cuando hagamos el viaje a Isla Reunión el volcán Piton de la Fournaise está en erupción, la ruta debería hacerse teniendo en consideración este aspecto y asegurándonos poder tener distintas posibilidades de avistar la misma, algo que no es muy fácil en otras regiones del planeta. No está de más dejarse días de margen para asegurarnos que el tiempo acompañe y tener plaza para algún trekking que se organice.

– Para conocer la actividad sísmica actual del volcán Piton de la Fournaise (y saber si se encuentra en erupción durante nuestro viaje) no está de más informarse mirando puntualmente la web fournaise.info (muy sencilla pero útil) así como la página oficial del Observatoire Volcanologique du Piton de la Fournaise (con más datos concretos). En ambas se monitoriza la actividad del volcán y se comparten notas de forma diaria. También se puede comprobar su tendencia sísmica o asomarse a cuatro webcams donde mirar en directo lo que está sucediendo desde diversos puntos de vista.
– Si tenemos la enorme suerte de que el volcán se encuentre en erupción durante nuestra estancia hay que consultar información detallada y veraz sobre dónde están dándose en concreto las explosiones de lava (es un territorio inmenso y no necesariamente queda a la vista la zona activa) y si es posible alcanzarlas desde algún lugar (trekking, helicóptero, etc.). Normalmente las webs antes descritas ofrecen información al respecto. Hay igualmente empresas en la isla que organizan diversos trekkings y con los que puedes acercarte en la medida de lo posible a la zona afectada (Yo lo hice con Kokapat Rando tal como cuento en el reportaje titulado Frente a la erupción del volcán Piton de la Fournaise en Isla Reunión).

– En este ni prácticamente en ningún caso se recomienda hacer senderismo al volcán en solitario. Le Piton de la Fournaise es muy traicionero y pasa del sol a la niebla espesa en cuestión de segundos. Además si está en erupción los mejores momentos son el atardecer y, sobre todo, la noche, para admirar el espectáculo. Procurar ir con alguien más y, si se hace por nuestra cuenta y riesgo, informar de nuestras intenciones en el hotel en el que pasemos la noche. Es mejor llevar teléfonos móviles bien cargados (y baterías externas si es necesario), líquido y ropa de abrigo suficiente (las mañanas y las noches son gélidas).

 

OTROS RINCONES BONITOS DE LA ZONA
 
Desde Bourg Murat se llega en 15 minutos en coche a Bois Court en Plaine des Cafres para visitar el mirador de Grand Bassin con una panorámica de montaña extraordinaria. Como siempre conviene madrugar para verlo despejado.
 

Entre-Deux también es un bonito pueblo que conserva una buena cantidad de casas típicas criollas con otra carretera que es un espectáculo y que pide transitarse con calma.

Vista desde La Roche Merveilleuse

15. Circo de Cilaos

La carretera de Saint-Louis al pueblo de Cilaos es todo un espectáculo con cientos de curvas que nos adentran en parajes increíbles a la sombra de Le Piton des Neiges, la montaña más elevada del Océano Índico con 2.070 metros, también el volcán dormido con el que brotó Reunión hace dos millones de años.

Cilaos es un coqueto pueblo al que llegaron en el siglo XIX los esclavos que se habían escapado de las plantaciones buscando un lugar escondido, que se convertiría más tarde en una estación termal y de descanso.

En la actualidad destaca la iglesia de estilo modernista en medio de unas montañas que brindan rutas de senderismo y hoteles con encanto. De hecho muchos viajeros llegan a Cilaos para subir la cima del Piton des Neiges al amanecer en un trekking exigente con fama de rompepiernas.

Circo de Cilaos
Circo de Cilaos

Mirador La Roche Merveilleuse

Detrás de la iglesia de Cilaos surge un sendero que sube al mejor mirador de Cilaos llamado La Roche Merveilleuse al que se llega en menos de una hora caminando. para regalarnos una visión excepcional del circo volcánico, del Piton des Neiges y del pueblo. También se puede llegar en coche y, como siempre, aconsejamos subir temprano para evitar nubes y nieblas.

Hace décadas que algunas zonas castigadas por la tala indiscriminada o por los ciclones se empezaron a repoblar con criptomerias japonesas. Este árbol de crecimiento rápido se ha convertido en un símbolo de la isla y un buen ejemplo es el bosque de Mare-à-Joseph a unos minutos de La Roche Merveilleuse con senderos para caminar y áreas para hacer pic-nic.

Carretera serpenteante a Cilaos

Camino a de Ilet-à-Cordes

La carretera que va desde Cilaos a Ilet-à-Cordes no tiene desperdicio a lo largo de sus 14 kilómetros por la carretera D242 dejando unas espectaculares vistas al Piton des Neiges y a otros paisajes de bosques maravillosos.

Como curiosidad decir que la palabra cordes viene de las cuerdas que utilizaban los esclavos para acceder a este enclave evitando ser capturados de vuelta a sus propietarios.

Le Piton des Neiges desde Cilaos

16. Volcán Piton des Neiges

El Piton des Neiges es el punto más alto de la isla con sus 3070 metros y también el germen que dio origen a la isla de Reunión. Extinto desde hace unos 12.000 años se encuentra flanqueado por los circos de Mafate, Salazie y Cilaos y se le conoce con el sobrenombre de Techo del Índico.

El ascenso se hace posible desde las tres vertientes con distintos grados de dificultad. Cientos de senderistas llegan cada año para ascender su cima y disfutar de un amanecer inolvidable. El punto de partida está en un pequeño parking apenas a un par de kilómetros de Cilaos conocido como Le Bloc.

La ruta salva unos 1700 metros de desnivel y se suele hacer en dos etapas de unas tres horas cada una con un intermedio para dormir en el Refugio de la caverne Dufour. Se aconseja reservar sitio con antelación y no subir en ningún caso sin tener una cama y levantarse al día siguiente sobre las 3:00 am para estar en la cima a la salida del sol.

El descenso se hace en menos tiempo (4-5 horas) en una ruta catalogada como exigente y no es recomendable hacerla sin cierta preparación física.

Hay que evitar ascender si las previsiones meteorológicas no son buenas porque si baja la niebla puede ser muy peligroso transitar por sus caminos. A partir de mediodía la niebla se espesa y los senderos se vuelven más peligrosos.

Observatorio Kélonia en Reunión

17. Saint-Leu

La costa oeste de la isla es la más turística por definición al ser uno de los destinos de playa más solicitados. Seguramente su menor porcentaje de precipitaciones han posibilitado este impulso gracias al Piton des Neiges que atrapa las nubes que van llegando y evita que alcancen este tramo del litoral con frecuencia.
 
Saint-Leu, Boucan Canot o Saint-Gilles congregan una gran oferta hotelera que se ha modernizado creando uno de los ambientes más atractivos para los que buscan algo de ambiente tras las jornadas de naturaleza. 
 
La localidad de Saint-Leu es conocida como la capital del parapente en Reunión gracias a sus buenas condiciones orográficas y climatológicas que hacen su práctica posible una media de 300 días al año. Una actividad perfecta para los más intrépidos.
Observatorio Kélonia en Reunión
Observatorio Kélonia en Reunión

Otra parada interesante de Saint-Leu es el Observatorio Kélonia de tortugas marinas. La mayor parte están heridas por la pesca de arrastre y cuando se recuperan las devuelven al mar, además de realizar estudios e investigación sobre la especie.

Hay proyecciones audiovisuales, paneles explicativos, acuarios con peces y tortugas, una exposición de piezas y un montón de información para concienciar de cómo la basura que se arroja al mar daña estos y otros animales. Un plan ideal para ir en familia y aprender sobre la urgente sostenibilidad de los océanos. El museo abre todos los días de 9:00 a 18:00.

Saint-Gilles des Bains
Saint-Gilles des Bains

18. Saint-Gilles des Bains

Esta es la localidad principal de playa de la parte oeste de la isla orientada al turismo y, por tanto, también más impersonal. Se ubica sólo 20 minutos de Saint-Leu y es una de las zonas de costa más caras de la isla pero cuenta con una buena oferta de restauración.

Podrás pasear por su marina llena de terrazas y restaurantes o disfrutar de sus locales nocturnos, un rincón perfecto para el que busque algo de ruido en la noche de Reunión. Desde aquí parten safaris de avistamiento de ballenas jorobadas siendo el mejor momento para verlas por la mañana temprano y a última hora de la tarde.

Partiendo de Saint-Leu y antes de llegar a Saint-Gilles des Bains podéis visitar otras localidades costeras y menos turísticas como L’Ermitage-Les-Bains o La Saline Les-Bains, que cuenta con una playa protegida por una barrera de coral que propicia un baño más seguro.

Playa de Boucan Canot

19. Boucan Canot

Dicen que Boucan Canot es una de las mejores playas de la isla situada a menos de 10 minutos en coche de Saint Gilles que además ofrece una sucesión de terrazas para comer y tomarse algo.

Lo malo es que suele estar prohibido el baño en gran parte del arenal. El océano Índico es tierra de piratas pero también de tiburones y las playas más seguras para el baño son las que cuentan con una barrera de arrecife y una red protectora como es el caso de Roches Noires o Boucan Canot.

Pero lo cierto es que Reunión tiene más de 250 km de costa salvaje y acantilada en la que se extienden una docena de playas de arenas blancas, suaves y cálidas. No olvides fijarte en la bandera que indica si el baño está prohibido o no porque la presencia de tiburones suele ser el motivo principal de prohibición del baño.

En nuestra opinión, las playas en Reunión no son las más increíbles que hayamos visto pero están bien para un paseo, para un día de relax o para darse algún chapuzón. Si lo que buscas son playas idílicas aconsejamos combinarlo con el paraíso de Mauricio lleno arrecifes de ensueño y postales tropicales para olvidarse del mundo, a sólo una hora en avión de Reunión.

LAS MEJORES PLAYAS DE REUNIÓN

  • La Saline-Les-Bains
  • Saint-Gilles des Bains
  • L’Ermitage-Les-Bains
  • Playa Grande Anse
  • Playa de Trou D’eau
  • Playa de Etang-Salé
  • Playa de Roches Noires
Tumba de La Buse en el cementerio de Marin

20. Tumbas piratas en Saint Paul

Aprovechando la ruta por la costa oeste no hay que perderse el cementerio marino de Saint Paul donde se pueden encontrar tumbas de piratas como el famoso Olivier Levasseur conocido como La Buse, además de poetas y otras personalidades de la isla.

Este espacio está declarado como Monumento Histórico desde el año 2011 y está muy bien conservado permitiendo un agradable paseo con el ruido del océano. También hay un paseo con bancos y algún memorial justo fuera del recinto frente al mar.

Aunque la ciudad de Saint Paul es la más importante y poblada del este, no tiene demasiado interés y es prescindible en la ruta si no se dispone de tiempo s. Cuenta con un gran mercado local de productos frescos, especias y artesanía que se monta frente al mar los viernes y sábados por la mañana.

Cementerio de Marin en Saint-Paul
Cementerio de Marin en Saint-Paul
EL TESORO PERDIDO DE LA BUSE
 

Los restos de La Buse descansan junto al famoso símbolo de la calavera con tibias cruzadas y una serie de objetos fetiche relacionados con su extravagante historia. Después de alzarse con uno de los botines más suculentos de la época de la Armada Portuguesa, fue capturado años después y condenado.

Con la soga al cuello y antes de ser ejecutado el 7 de julio de 1730, La Buse lanzó a la multitud un papel con un misterioso pictograma mientras gritaba: «Mi tesoro para quien lo comprenda».

En el documento hay algunas coordenadas y un texto escrito en un alfabeto misterioso. Pero durante siglos cazadores de tesoros de todo el mundo han buscado unas riquezas estimadas en cerca de 80 millones de euros.

Cumbres borrascosas en Reunión

21. Circo de Mafate. Le Maïdo

Terminamos este recorrido por la isla visitando el tercer circo de Reunión conocido como Mafate y al que sólo se puede acceder a pie utilizando una red de senderos. Es fruto de las mismas dos erupciones volcánicas sucesivas que ha esculpido tres exuberantes circos y también está protegido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO al igual que Salazie y Cilaos.

Pero la suerte es que se puede llegar en coche al mirador de Le Maïdo que nos regala unas vistas extraordinarias del circo de un golpe visual. Se le conoce como el balcón del circo de Mafate y se ubica a una hora de Saint Gilles tras conducir por una carretera repleta de curva pero paisajísticamente apasionante.

Desde Le Maïdo hay muchos caminos para hacer trekking como el que desciende al pueblo de Mafate, al que sólo se llega caminando o en helicóptero. Es un lugar de difícil acceso donde viven algunas comunidades nativas, algunas son descendientes de esclavos que huyeron de las plantaciones de azúcar.

Poco a poco se han abierto al turismo y algunas ofrecen sencillos alojamientos para pasar la noche después del descenso. Suelen ser muy económicos con la ventaja de que permiten acercarte más a las familias o a las tradiciones, perfecto para los que amamos conocer otras culturas y formas de vida.

Mercados de la isla de Reunión

22. Visita una plantación de vainilla

La vainilla es el emblema del país y visitar una plantación es interesante para conocer más acerca de la historia y la economía de la isla y, en general, de esta zona del océano Índico. Además de conocer cómo se cultiva y cómo se recoge la vainilla, podrás observar cómo se manufactura en otros productos o cómo se polinizan las flores manualmente. Una de las más conocidas es la Vanille Plantation Roulof situada en la localidad de Saint-André.

Cerca del pueblo de Hell Bourg se puede visitar la llamada Maison del Geranium donde es posible ver como se destilan algunos perfumes a partir de los geranios, tomar un buen café y comprar buena artesanía local.

23. Ballenas jorobadas

La época idónea para viajar a la Isla Reunión va del mes de mayo a octubre cuando coincide la temporada seca con la época de paso de las ballenas jorobadas. Entre los meses de junio, julio, agosto y septiembre hay más posibilidades de verlas desde una embarcación (suelen salir del puerto de Saint Gilles) a bordo de un helicóptero o avioneta.

Otras empresas ofrecen snorkeling en zona por donde hay paso de ballenas, y con suerte se pueden ver desde el agua. Los delfines se pueden avistar durante todo el año con facilidad.

 

Buceo en Mauricio
Buceo en Mauricio

24. Buceo y aventura

Dos enclaves ideales para practicar submarinismo o snorkel son Saint-Gilles y Boucan Canot, al norte de Saint-Leu. En esta zona también se avistan ballenas jorobadas y delfines, si es temporada de paso y las condiciones lo permiten.

Aunque nosotros para estas actividades o deportes submarinos recomendamos acercarse a Mauricio, un verdadero paraíso bajo el océano Índico que se puede disfrutar con buceo profesional o simplemente con un tubo y unas gafas. Mauricio está rodeada por un gran arrecife evitando la entrada de tiburones por lo que sus playas se consideran totalmente seguras para los bañistas y submarinistas.

DEPORTES Y ACTIVIDADES DE AVENTURA

La denominan la Isla Intensa o la Isla de la Aventura y también se conoce como el Himalaya del barranquismo siendo la costa oeste la que concentra la mayor parte de empresas de actividades de aventura.

Desde la espeleología por tubos volcánicos al surf al vuelo en helicóptero sobre un volcán en erupción o practicar descenso de cañones en cualquiera de sus impactantes circos volcánicos.

En Saint-Leu es el epicentro del parapente descendiendo desde Les Colimaçons, a unos 800 m de altura hasta el borde del océano, o practicar surf, paddlesurf o kitesurf en sus playas.

25. Paseo en helicóptero

Admirar Reunión desde el aire es una experiencia única que puedes hacer reservando un vuelo en helicóptero por unos 250-320 euros con el itinerario más completo. Hay otros de menor recorrido que abaratan un poco la tarifa.

Hay dos compañías de helicópteros que ofrecen estos vuelos llamadas Corail y Helilagon que salen de sus helipuertos en Saint Gilles y Saint Pierre. Suelen confirman la salida un día antes del vuelo según las previsiones meteorológicas existentes porque al ser una isla con bastantes precipitaciones, es fácil que se cancele. Por este motivo conviene reservar con antelación para jugar con un margen que nos dé varias oportunidades de vuelo.

Mapa con toda la ruta

Os dejamos un mapa con todos los lugares que hemos recorrido en este itinerario que ha dado la vuelta completa a la isla de Reunión. Un destino que sorprende por lo desconocido que sigue siendo este paraíso de naturaleza salvaje. A continuación os facilitamos algunos consejos prácticos y curiosidades que pueden ser de gran utilidad para preparar tu aventura.

Para más información general puedes leer nuestros 10 consejos para organizar un viaje por libre o cuáles son las mejores apps para viajar que te ayudarán en ruta y también a planificar tu viaje.

Mercado de Saint-Pierre en Reunión

Consejos y curiosidades

El aeropuerto internacional de Reunión se llama Roland Garrós en homenaje al piloto de combate francés de la Primera Guerra Mundial que tiene su estatua homenaje en la capital de Saint-Denis.

Los ciudadanos europeos solo necesitan presentar el carnet de identidad para entrar al país. El idioma oficial es el francés, la moneda es el euro y tampoco se necesitan vacunas especiales. Si quieres más información básica para preparar tu aventura puedes leer nuestro pre-viaje a Reunión.

Alquilar un coche es la mejor manera de recorrer la isla para disfrutar de sus numerosos miradores y paisajes de vértigo, con la ventaja añadida de circular por una buena red de carreteras con sello europeo al ser un territorio de ultramar francés.

Templos en Reunión
Iglesias en Reunión

Reunión presume de un crisol cultural muy similar a Mauricio y Seychelles y, aunque su religión mayoritaria es el catolicismo, seguida del hinduísmo, el islam y el budismo. Hay templos magníficos como el Temple Shri Maha Kali en Saint Denis, Temple Tamoul de Bois Rouge, Temple du Colosse en Saint Benoît, aunque en la mayoría no está permitida la entrada a turistas. Entre las iglesias destacan Notre Dame des Laves o la iglesia de Saint Anne.

En Reunión hay que madrugar para que las nubes y la niebla no empañen las mejores panorámicas de la isla. Generalmente amanece despejado pero poco a poco se empieza a cubrir cuando las altas cumbres atrapan las nubes que acaban descargando antes o después. Lo mejor es levantarse muy temprano al salir el sol, especialmente para hacer los trekkings. Puedes comprobar el cielo sobre el Piton de La Fournaise en esta cámara activa las 24 horas.

Gastronomía y ocio en Reunión
Gastronomía y ocio en Reunión

El azúcar de caña es el producto estrella del país que se cultiva en grandes plantaciones que fueron impulsadas antiguamente gracias a la explotación de los esclavos. Otros campos que se pueden visitar tienen como protagonista la vainilla, esa famosa orquidácea proveniente de América del Sur que aparece en el escudo oficial.

El picnic es una de las actividades favoritas de los isleños que se reúnen los fines de semana con familiares y amigos en algún paraje de naturaleza para compartir comida, juegos y buenas conversaciones bajo un clima cálido y placentero.

Mercadillos de artesanía en Reunión

Mercadillos y artesanía

Hay multitud de mercadillos en las localidades de la isla como el de Saint Paul, el de Saint Pierre o el de Grand Marché de Saint Denis, en el que la mayor parte de los productos son de artesanía.

Es una buena opción para los que quieran comprar algunos souvenirs porque el dinero recae en los propios artesanos, mucho mejor que malcomprar a última hora en grandes supermercados o aeropuertos.

Podrás encontrar bolsos, carteras y sombreros de mimbre: uno de los materiales más trabajados en la isla con el que se fabrican innumerables objetos. También podrás rebuscar entre libros antiguos, objetos curiosos y por supuesto productos locales como miel, mermelada, especias y mucho más.

Circo de Salazie desde Hell Bourg

Breve historia de Reunión

Antes tuvo otros nombres como Al Maghribain que significa algo así como «la más cercana de las dos islas del Oeste» para los árabes que llegaron a sus costas en el siglo X.
 

Más tarde pasó a denominarse la isla de la Destrucción cuando los chola llegaron en el siglo XI desde la India. Los portugueses la bautizaron posteriormente como Santa Apolonia en el siglo XVI mientras surcaban los mares hacia la ruta de las Especias.

Recibió el nombre de Isla Borbón en honor a un monarca  cuando la Compañía Francesa de las Indias Orientales instaló allí a colono en el siglo XVIII. Y aún sería incluso la isla Bonaparte antes de convertirse en Isla Reunión en torno al año 1793. 

Viaja siempre con un buen seguro que te cubra ante infinidad de incidencias que pueden surgir. Nuestra compañía de confianza IATI seguros te regala un 5% de descuento al reservar en este enlace.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

¿Tienes dudas o preguntas? ¡COMENTA!

EXPLORA OTROS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Saint Pierre a Saint Denis – 58″

Saint Pierre a Cilaos – 1.20h

Saint Pierre a Restaurante/mirador Relais de Bellecombe- Piton de Fournaise – 1.21h

Saint Pierre a Distrito de Saint-Benoît (Costa este) – 1.27h

Distrito de Saint-Benoît a Saint Denis – 33″

Saint Pierre – Sainte Rose (por la carretera colada de lava) – 1.35h

Saint Denis a Hell-Bourg (Salazie) – 1.04h

De Hell-Bourg al distrito de Saint-Benoît – 48″

Deja un comentario