Holanda

THE NETHERLANDS = HOLANDA

Guía rápida de Ámsterdam y los pueblos cercanos

Consejos, rutas y lugares imprescindibles

 
 ÁMSTERDAM – ZAANSE SCHANS – MARKEN – EDAM
Ámsterdam. Holanda.

TROTANDOMUNDOS EN HOLANDA

Ámsterdam. Holanda.

ITINERARIOS Y LUGARES IMPRESCINDIBLES

CULTURA – COSTUMBRES – HISTORIA

Zaanse Schans. Holanda.

1. HOLANDA Y LOS PAÍSES BAJOS

¿Holanda? ¿Países Bajos? ¿The Netherlands? ¿Es lo mismo? ¿O son diferentes designaciones? Sea como sea su denominación, seguro que el imaginario colectivo no cambia. Tulipanes, molinos, zuecos y quesos. Es lo que asociamos a esa región que nos recuerda a aquel ‘artista anteriormente conocido como Prince’.

Comparaciones odiosas aparte, Holanda es el nombre que incluye a dos provincias de los Países Bajos, que en realidad están compuestos de 12 provincias. El protagonismo indiscutible del país se lo ha llevado siempre la capital, llevando en volandas a su demarcación territorial, que no es otra que Holanda. El gobierno ha lanzado recientemente una campaña para pedir que se recupere el nombre real de la nación. Hasta el punto de cambiarle la nomenclatura al equipo de fútbol, de Holanda a Países Bajos. Materia en la que siempre cuesta meter la mano, pero es innegable que en eso se fija medio mundo.

Aunque Holanda es pequeño en tamaño, ofrece numerosos iconos mundialmente famosos: los campos de flores, los molinos, los mercados de queso, los zuecos, los canales de Ámsterdam, las obras maestras de Maestros Antiguos, la cerámica azul de Delft, la política de agua innovadora, millones de bicicletas y muchas cosas más.

Ámsterdam. Holanda.

Nuestra escapada de una semana por Holanda nos lleva por Ámsterdam y algunos de los pueblos más cercanos a la capital como Zaanse Schans, donde puedes visitar los molinos tradicionales ubicados en pueblos de cuento, Edam, una de las localidades estrella en el mundo de los quesos, o Marken, un enclave pintoresco donde los zuecos elaborados artesanalmente son los protagonistas.

Y en medio de todo esto, un fin de año en la capital holandesa. Fuegos de pirotecnia infinitos que perduran hasta bien entrado el año, regados con cervezas y champán en el que se convirtió en nuestro bar de referencia.

Un local muy acogedor a orillas de los canales, que ya forma parte de nuestra memoria viajera. Os daremos más detalles de esta Nochevieja en Ámsterdam, envuelta en una cortina de vaho formada por la melancólica niebla y el humo de la pólvora de los petardos.

Ámsterdam es una capital marcada por la protitución legal y por los coffe-shops incombustibles. Leyes controvertidas desde el inicio y que han dado más de un quebradero a sus gobernantes, muchos de ellos recientes, sobre todo en cuanto a la regulación de los locales para fumar marihuana y haxix.

Si disponéis de más tiempo, hay otras ciduades muy interesantes para visitar en los Países Bajos como Róterdam, Utrecht, La Haya, Maastricht o Haarlem. Empezamos así un resumen que te llevará por las paradas de esta primera inmersión en ‘el país anteriormente conocido como Holanda’. Esto suena a lavado de cara con una buena sesión de chapa y pintura.

Zaanse Schans. Holanda.

2. HISTORIA, CONSEJOS E ITINERARIOS PARA HOLANDA

  • Entre 1588 y 1795, el área que ocupan actualmente los Países Bajos era la República de los Siete Países Bajos Unidos.
  • En 1795, la república fue conquistada por tropas francesas y se convirtió en la República Bátava.
  • En 1806, Napoleón nombró rey a su hermano Luís, convirtiendo el país en un reino.
  • Los Países Bajos siguieron siendo un reino después de la derrota de Napoleón.
  • En ese momento, la zona de ‘Holanda’ fue la que más contribuyó a la economía y la riqueza de la nación.
  • Por este motivo, se empezó a utilizar su nombre para referirse a todo el país.
  • El tren es una de las mejores formas de viajar por Holanda, con una red muy amplia, cómoda y moderna.
  • Los trayectos son cortos en un país pequeño. De Ámsterdam a Utrech en 30 minutos, a La Haya en 50 minutos.
Zaanse Schans. Holanda.
  • En los Países Bajos el voltaje es 230V, la frecuencia 50 Hz y los enchufes son del tipo F como en España.
  • Los holandeses, al igual que todos los europeos, suelen comer/cenar más temprano que en el resto de Europa.
  • Los restaurantes suelen tener un horario más reducido. La comida de 11h a 13h y la cena entre las 18h y 20h.
  • Los Países Bajos están considerados como uno de los países más seguros de Europa.
  • Amsterdam es la capital, conocida por su patrimonio artístico, su elaborado sistema de canales y sus casas angostas.
  • El ciclismo es clave en la identidad de la ciudad y existen varios senderos para practicarlo.

ITINERARIOS SEGÚN TU ESTANCIA

  • Si dispones de 3-4 días, además de la capital, puedes visitar los pueblos cercanos de Zaanse Schans, Edam, Marken y Volendam.
  • La ciudad de contrastes de Utrech, es una alternativa para disfrutar de museos, iglesias, parques y actividades culturales.
  • La ciudad de Delft, ubicada a menos de una hora de Utrech, es famosa por su cerámica azul y su casco antiguo rodeado de canales.
  • La Haya es una de las ciudades más importantes de Holanda y elegantes de Europa, donde puedes pasar una o dos jornadas.
  • Rotterdam es una ciudad portuaria e industrial que sufrió un devastador bombardeo nazi en el año 1940.
  • Keukenhof está considerado como uno de los jardines más bonitos del mundo en el que cada primavera florecen más de 7 millones de tulipanes.
  • Finalizar el viaje en las impresionantes Islas Frisias holandesas, Texel, Terschelling, Ameland, Vlieland y Schiermonnikoog, ubicadas en el norte del país te ofrecerán otra visión del país con uno de los paisajes más increíbles que podrás ver en Holanda, con playas de arena blanca que se comparan hasta con los atolones más bonitos del Pacífico.
Zaanse Schans. Holanda.

3. TRADICIÓN Y ARTESANÍA, BALUARTES HOLANDESES

Si te gusta lo tradicional, Holanda te ofrece lo mejor de su cultura a través de sus diferentes piezas artesanales. Podrás encontrar desde la famosa cerámica de Delft, pasando por las fábricas de diamantes de la capital hasta los trajes tradicionales holandeses. O los deliciosos quesos, porque al final su proceso de elaboración se puede considerar un proceso basado en la tradición artesanal. Tanto es así que las excavaciones arqueológicas han demostrado que se elaboraba queso desde hace miles de años.

Uno de los motivos artesanales más típicos es la cerámica azul de Delft, hasta tal punto que cada hogar tiene al menos una pieza en algún lugar de la casa. Holanda empezó a producir esta cerámica en el siglo XV en Ámsterdam, Haarlem y Rótterdam, pero a finales del siglo XVII Delft se puso a la cabeza y se convirtió en el centro de producción más importante. Los primeros diseños de azulejos se crearon cuando se dejaron de importar las piezas de porcelana china. Fue en ese momento, cuando se empezaron a reproducir estas piezas en azul y blanco.  

Los trajes tradicionales holandeses se pueden considerar otra pieza de artesanía. No existe un único traje nacional, ya que varían en estilo según la provincia. El traje femenino incluye un vestido largo, con delantal y un sobrero blanco. El traje masculino está compuesto por unos pantalones anchos de lana, una camiseta, una chaqueta y un sombrero negro.

Marken. Holanda.

De hecho el elemento más conocido del traje tradicional son los zuecos de madera o ‘klompen’ en holandés. Antiguamente estos zuecos se llevaban en las fábricas, minas y granjas, ya que ofrecían una gran resistencia y evitaban que penetrasen los ácidos. En aquella época, la forma y el diseño de estos zapatos identificaban la procedencia de la persona.

En la actualidad se venden al año 3 millones de zuecos, la mayoría son vendidos a los turistas aunque algunos de estos zuecos todavía son utilizados por los granjeros o los agricultores. Uno de los máximos exponentes de esta industria artesanal que perdura en el tiempo, es el pueblo de Marken del que os hablaremos más adelante.

Edam. Holanda.

Imposible terminar este pequeño boceto de la tradición y artesanía en Holanda sin recordar los icónicos molinos. Zaanse Schans es un pueblo de la provincia del norte de Holanda. Una especie de museo al aire libre del pasado pre-industrial de los Países Bajos y tiene una colección de molinos históricos, la mayoría de más de 200 años, que todavía están en uso.

No es lo único, porque la colección de casas y museos históricos que posee no es menos atractiva. Zaanse Schans es un punto de especial interés del European Route of Industrial Heritage, lo que viene a ser una ruta europea de patrimonio industrial. Más información en el apartado de LOS PUEBLOS DE CUENTO DE ZAANSE SCHANS.

Son algunos de los reclamos de un destino que vende la tradición como uno de los baluartes más importantes del país. Con la visita detallada a algunos de estos pueblos, que encontrarás más abajo, completaremos esta información sobre molinos históricos, zuecos y quesos elaborados de manera artesanal. 

Ámsterdam. Holanda.

4. CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR HOLANDA

Dependiendo de los intereses de tu viaje te puede interesar una modalidad u otra de transporte. Si tu itinerario va más allá de la capital, la opción de alquilar un coche será la más idónea para moverte con libertad y para alcanzar lugares fuera de la red de transporte público o de excursiones organizadas. Si no te apetece conducir, la extensa red de infraestructuras y transportes público, como en toda Centroeuropa, funciona de maravilla. Sin retrasos y con todas las comodidades.

TREN EN HOLANDA

Los trenes conectan las ciudades más importantes con rapidez y eficacia. Ideal para trayectos largos o medios, porque gozan de muy buenas conexiones. Puedes adquirir los billetes en las propias estaciones, y para consultar tarifas especiales o descuentos puedes informarte en la página oficial del servicio ferroviario Holandés: Nederlandse Spoorwegen. Las distancias son cortas, al tratarse de un país pequeño y podrás ponerte en 30/50 minutos en las ciudades centrales más importantes. Y para viajar al sur o al norte del país, en 2 horas estarás donde quieras. Cómodo y rápido.

Otra de las maneras más ‘vintage’ de recorrer Holanda es mediante el mítico interrail. Un billete del Pase Interrail Global te dará opciones de transbordo continuas en diferentes recorridos. Más de 40.000 destinos y 33 países diferentes, conforman su carta de presentación. Podéis consultar toda la información en su espacio virtual.

RESERVA TU BILLETE DE INTERRAIL

Ámsterdam. Holanda.
TRANVÍA EN HOLANDA
 
Los tranvías son un método de útil y cómodo, sobre todo para distancias cortas intraciudad. Tanto es así que en Ámsterdam, es el medio de transporte más utilizado detrás de la bicicleta. Hay máquinas en las estaciones de ferrocarril para comprar los billetes y bonos. Recordad validar siempre el ticket al subir al tranvía. La ventaja sobre el metro es indiscutible, seguir observando la ciudad y la vida mientras te desplazas de un punto a otro.
 

FERRYS EN HOLANDA

En un territorio donde el mar, los ríos y los lagos están en medio de cualquier región, la cultura del ferry está muy desarrollada. Son estupendos paraa desplazarte entre algunas ciudades costeras como Ijmuiden y Velsen a Ámsterdam o para trasladarte a islas como Marken o Wadden. Una baza indipensable para los que opten por moverse en un coche por el país. Subes el barco al ferry y tiras millas.

AUTOBÚS EN HOLANDA

También existe una red de autobuses públicos que quizás lleguen a otras localidades que el tren no alcanza. Es el medio por excelencia para transportar a los grupos de excursiones.

Ámsterdam. Holanda.

5. LA CULTURA DE LA BICICLETA EN HOLANDA

Con un paisaje muy llano, un clima suave y distancias manejables, Holanda es una región magnífica para rodar en bicicleta. Un método de transporte activo, fácil, seguro, barato y muy divertido, con más de 37.000 kilómetros de carril-bici por todo el país. En primavera y verano, es la manera más auténtica y local para adentrarte en el destino.

Alquilar una bici será de lo más sencilo, tanto en muchos de los hoteles, como en cualquiera de las múltiples empresas que se dedican al negocio del renting.  Gran parte se concentran en las cercanías de las estaciones de tren y ferrocarril. Puedes elegir entre una de las muchas rutas organizadas en bicicleta o crear tu propio recorrido, con ayuda del planificador online de rutas ciclistas.

Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.

La bicicleta será una buena alternativa para moverte por la capital como un holandés más. Si tu idea es esa, la recomendación es que te alojes en un sitio con alquiler y así saldrás con las ruedas puestas sin necesidad de perder tiempo buscando rentings y precios. Pero desde luego donde se disfruta más es en los pueblos encantadores que se suceden por la campiña. Un itinerario común es descubrir la región de los bulbos en primavera y sobre ruedas.

Para los más entrenados, una de las experiencias imprescindibles pasa por pedalear la ruta IJsselmeer, también conocida como la ruta por el Mar del Sur. VA tu paso se abren las áreas naturales más bonitas a lo largo del Lago IJssel y de los pueblecitos más auténticos, donde los lugareños siguen vistiendo el traje tradicional.

Ámsterdam. Holanda.

6. AMSTERDAM Y SUS MELANCÓLICOS CANALES

Ámsterdam se sentiría desnuda sin esos canales que la cubren de un manto de agua salpicado por todo tipo de embarcaciones. Símbolo de la ciudad, poseen un enorme valor tanto cultural como histórico. La llamada ‘Venecia del norte’ cuenta con más de 100 kilómetros de canales, unos 1500 puentes que los cruzan y alrededor de 90 islas. Toma datos.

El área enmarcada en el siglo XVII y delimitada por el canal Singelgracht, ha sido distinguida en 2010 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las opciones para recorrer los edificios centenarios a orillas de los canales son básicamente tres: a pie, en bicicleta o en barco. Cada canal tiene su propio encanto.

Para nosotros los canales más pequeños son los más pintorescos y mágicos, sobre todo cuando los envuelve esa niebla baja tan característica de la capital. Durante nuestra estancia disfrutamos de días a pleno sol y de otros con llovizna y niebla. Es curioso porque, al igual que me ocurre con París, la disfruto más con ese ambiente melancólico y misterioso que le confiere ese vaho blanco desde el cielo hasta los canales. O seremos unos nostálgicos.

Ámsterdam. Holanda.

Los inmuebles supuestamente más distinguidos, se encuentran en el Gouden Bocht, la sección del canal Herengracht entre las calles Leidsestraat y Vijzelstraat. Si sois caza-panorámicas, buscad el puente en la esquina de los canales Reguliersgracht y Herengracht. Desde una de las orillas podrás divisar más de una docena de puentes sobre los canales.

El puente más icónico y con iluminación noctuna es el Magere Brug. Pero como ocurre con los canales, hay tantos puentes que en cualquiera puedes encontrar un rincón mágico. Sólo tienes que salir a buscarlo y dedicarle tiempo.

RED DE CANALES PERIFÉRICOS

Herengracht – Prinsengracht Keizersgracht

  • Los tres principales canales que fueron construidos en el siglo XVII durante la época dorada neerlandesa
  • Estas vías marítimas forman cinturones concéntricos alrededor de la capital holandesa.
  • A lo largo de estos canales se alzan la mayor parte de monumentos históricos con valor partrimonia.

RED DE CANALES PERIFÉRICOS

Herengracht – Prinsengracht Keizersgracht

  • Los tres principales canales que fueron construidos en el siglo XVII durante la época dorada neerlandesa
  • Estas vías marítimas forman cinturones concéntricos alrededor de la capital holandesa.
  • A lo largo de estos canales se alzan la mayor parte de monumentos históricos con valor partrimonia.
Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.
Si te apetece profundizar más en la historia del sistema de canales de Ámsterdam, tus pasos deben dirigirse al museo Grachtenhuis, ubicado en el canal Herengracht. Si por el contrario siempre has tenido curiosidad por visitar una de las casas-barco que se se balancean sobre las aguas de la capital, puedes visitar el Woonbootmuseum. No podemos contar mucho más, porque nuestro espíritu callejero nos lleva a pasar poco tiempo en interiores cuando pisamos por primera vez un destino.
 
De todos modos, la mejor manera de disfrutar de los canales de Ámsterdam es sobre el agua. Alquila una bicicleta acuática y descubre el sistema de canales a tu aire en petit comité y siendo tu propio capitán.
 
La alternativa pasiva y tranquila es dar un paseo en el clásico barco de paseo con audioguías. Hay un montón de empresas navieras que ofrecen estas excursiones, la mayor parte salen del muelle situado enfrente de la Estación Central.
Ámsterdam. Holanda.

7. LA ARQUITECTURA SEDUCTORA DE ÁMSTERDAM

Esas fachadas que parecen sacadas de un cuento de casitas de chocolate, forman ese ‘skyline’ tan representativo de Ámsterdam. Altas, bajas, alargadas, gruesas, esbeltas, decadentes, retorneadas o sencillas, cada pieza es importante para dibujar ese perfil tan mítico. En la actualidad se registran más de 7.000 edificios y construcciones declaradas monumentos históricos.

Si soy sincera, no pensé que me conquistaran. He tardado muchos años en visitar Holanda, porque nunca me he sentido especialmente atraída por esta ciudad. Y contra todo pronóstico, y en el gélido diciembre, ha superado mis expectativas. Eso si, fuera de las calles céntricas dedicadas a los turistas.

El paisaje urbano que provocan estos edificios reflejados sobre los canales es realmente bonito. Como decía en el apartado anterior, todavía seduce más bajo una niebla espesa y densa que se une con el vapor que sale del agua. Quizás porque me traslada a una literatura hechizante.

Muchas de estas viviendas fueron antiguos almacenes en una ciudad que nació con carácter comercial debido a su gran actividad portuaria. Sobre todo en lo que se denomina ‘primer anillo’, el del Canal Singel, que delimita la parte vieja de la capital. Aquí llegaban mercaderes y comerciantes de muchas latitudes.

Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.

La fachada en escalera es un motivo decorativo tomado de la arquitectura gótica de mediados del siglo XVII y que se mantuvo de moda durante casi un siglo. Probablemente la primera muestra de esa arquitectura es ‘la Casa de los 3 canales’, un elegante edificio que se construyó en el año 1610.

Pero por toda la ciudad hay edificios maravillosos que harán que tropieces más de una vez.

CURIOSIDADES

  • Antiguamente los portales de las casas no tenían número sino marcas, el nombre del producto o de la compañía que lo comercializaba.
  • Con el paso del tiempo, fueron reconvirtiéndose en viviendas elegantes que hoy poseen un alto valor arquitectónico.
  • Cerca del tejado, todavía se localizan los frontones con poleas que se usaban para izar mercancías o muebles en otras épocas.
  • Como esos objetos o productos izados entraban por las ventanas, estas se construían con grandes dimensiones.
  • Es el origen de esos enormes y desnudos ventanales que permiten ganar en luz natural en una ciudad oscura.
  • La estrechez de las edificaciones responde a criterios económicos por el alto precio del suelo. Más estrecha, más ahorro.
Ámsterdam. Holanda.

8. ¿QUÉ VER Y QUÉ HACER EN ÁMSTERDAM?

No vamos a engañarnos, Ámsterdam no es una capital monumental, si la comparamos con muchas otras europeas. En el viejo continente todo es ‘monumental’ pero si vamos al peso de monumentos históricos se quedaría mal posicionada en el ranking. Eso no quiere decir que no haya cosas que hacer ni edificios que admirar, pero la ciudad se presenta más interesante por su cultura y su incansable y joven ambiente.

MONUMENTOS HISTÓRICOS EN ÁMSTERDAM

Las paradas monumentales giran en torno al famoso casco antiguo del centro que data del siglo XVII. Dejamos esta pequeña lista con algunos de los más destacados y próximos al área de influencia turística. En el desarrollo del cuaderno de viaje os ofreceremos una breve historia de cada uno de ellos.

LOS 6 IMPRESCINDIBLES DE ÁMSTERDAM

  1. PLAZA DAM. Situada en el corazón de la ciudad, es la plaza más importante y con más ambiente de la capital. Punto de partida de muchos itinerarios. Marca el punto donde se encontraba la primera presa del río Ámstel en el siglo XIII.
  2. ESTACION CENTRAL. Fue construida a finales del siglo XIX en estilo neorrenacentista, y diseñada por el mismo arquitecto creador del Rijksmuseum. Fue necesario construir tres islas artificiales y utilizar 8.000 pilares de madera para sujetar la estructura
  3. RIJKSMUSEUM. El Museo Nacional de Ámsterdam es el más relevante del país con un repaso a toad la historia del arte de los Países Bajos. Recibe más de dos millones de visitantes al año.
  4. CASA DE ANA FRANK. Aquí vivió la familia escondida durante la ocupación nazi de Ámsterdam en la Segunda Guerra Mundial. Unos dos años. Merece la pena la visita si te interesa la historia.
  5. OUDE KERK. Esta iglesia emplazada curiosamente en pleno Barrio Rojo, fue consagrada en 1306 y se convirtió en el edificio más antiguo de Amsterdam. Comenzó siendo una capilla de madera se fue ampliando hasta convertirse en una gran basílica gótica.
  6. BEGIJNHOF. Un rincón medio oculto y con mucho encanto cerca de la Plaza Spuiplein. Un enclave en el que vivían las hermanas beatas, con elegantes casas y un encantador jardín.
Ámsterdam. Holanda.

PARQUES, MERCADOS Y TERRAZAS EN ÁMSTERDAM

Para dedicar unos compases al ocio y al disfrute, nuestra principal recomendación es pasear por el acogedor barrio De Jordaan. Calles estrechas, cafeterías apetecibles, jardines e imponentes casas señoriales a orillas de los canales. Un barrio popular con boutiques alternativas, pubs acogedores y restaurantes de moda. La zona está llena de encantadoras galerías de arte contemporáneo. Entre los lugares de interés de la zona destacan el Houseboat Museum y el Amsterdam Cheese Museum

Los puestos de la plaza Noordermarkt ofrecen joyas, ropa, antigüedades y alimentos orgánicos. En el Antiques Centre Amsterdam se venden cuadros y cerámica vintage. La zona está repleta de pequeñas galerías de arte contemporáneo. Entre los lugares de interés de la zona destacan el Houseboat Museum y el Amsterdam Cheese Museum.

En cuanto al BARRIO ROJO, preferimos no contarlo como visita turística, porque en el mundo en el que nos gustaría vivir no existiría este concepto, y mucho menos ese gancho para turistas. De todos modos, si tenéis curiosidad casi es imposible no toparse con él porque está en pleno corazón de Ámsterdam.

PARADAS PARA EL RELAX

  • MERCADO DE LAS FLORES. Bloemenmarkt es el famoso mercado de flores flotante cuya historia se remonta a 1883. Los barcos ya llegaban entonces cargados de flores.
  • VONDELPARK. El el parque más famoso y relajante para pasear, practicar deporte o leer un libro tirado en la hierba. Jardines, un lago, un teatro al aire libre y locales de restauración.
  • LEIDSEPLEIN. Próxima al parque anterior, se sitúa esta animada plaza repleta de artistas callejeros, cafeterías y terrazas. Un sitio chulo para tomarse un descanso.
  • HEINEKEN EXPERIENCE. Los amantes de la cerveza pueden adenrtarse en esta exposición interactiva dedicada a la historia y al mundo de esta marca con visita a la fábrica y cata de cerveza.
Ámsterdam. Holanda.

MUSEOS EN ÁMSTERDAM

La capital holandesa tiene una de las concentraciones de museos más alta del mundo. Con más de 50, la ciudad está dentro de la vanguardia cultural europea a nivel cultural. Alberga joyas culturales como el Museo Van Gogh, la Casa de Ana Frank y el Rijksmuseum, con la obra de arte más famosa de Rembrandt: ‘La Ronda Nocturna’. Para ir en familia la mejor elección es el Micropia en el zoológico Artis y o el Science Center NEMO.

Otros espacios museísticos destacados son el Museo Rembrandt, el Museo Histórico, el Museo de la Resistencia, o el Museo Van Loon.

PASEOS EN BARCO POR LOS CANALES

Ya hemos mencionado la importancia de admirar la arquitectura y su valor patrimonial e histórico sobre el agua. Lo más cómodo y sencillo es comprar un billet para alguno de los barcos de paseo que hacen diferentes recorridos por la red de canales. Con audioguía, durante una hora o dos a lo sumo, podrás empaparte de datos y de panorámicas que ofrecen otro punto de vista de una capital que ha vivido, y vive, sobre el agua.

Ámsterdam. Holanda.

9. EL INCÓMODO LASTRE DE LOS COFFE-SHOPS

Hablar de los coffe-shops en modo abreviado sería pasar de puntillas por un tema que, nos parece, requiere cierta profundidad. O debería. Buscamos darle la justa trascendencia a un tema que ni las autoridades holandesas tienen claro. Y a la vista están todas las nuevas normativas y polémicas surgidas en la última década. 

Sin ir más lejos, en el año 2012 se activaba una ley que prohibía a los turistas entrar en estos establecimientos, quedando para disfrute exclusivo de los residentes holandeses, como una especie de clubs privados. Y se impone que no podrán exceder de los 2.000 socios cada uno. Además, el 80 por ciento de lo que ofrecían estos locales queda prohibido y les obligan a cerrar en dos años (lo que sería 2014), a los que se ubiquen a unos 350 metros de un colegio. 

Las voces de los propietarios no tardaron en hacerse notar, quejándose de que se trataba de un arma para terminar con el negocio. La otra cara de la moneda, el ministerio de Justicia, defendía entonces que el ‘turismo del porro’ era indeseable y que daban suficiente margen para adaptarse a la normativa. De repente, lo malo era bueno. Aquello que habían promovido los propios gobiernos, se quedaba en una clara vuelta de tortilla. Y los defensores de la legalización argumentaban que se volvería a abrir el circuito ilegal de esa sustancia.

Desde aquel día, la historia ha dado muchas vueltas y ha sufrido diversas modificaciones. Hasta el punto de que en los últimos años, los turistas amantes de la marihuana han estado un poco perdidos respecto a este veto denominado Ingezetencriterium, algo que se podría traducir como ‘criterio de residencia’. Algunos distritos mantienen ese derecho al veto en función de las normas regionales lo que ha provocado mayor cacao en los últimos años.

Ámsterdam. Holanda.

Algunos pueblos se quejan de esta norma porque deja a los turistas en manos de los camellos de las calles, fomentado el mercado negro. Pero otras localidades están satisfechas porque dicen que se han acabado los problemas de peleas, de ruido y de aparcamiento que conllevan estos negocios. De todos modos, la capital resiste aunque sólo sea por mantener buenas cifras de visitantes y todos los ingresos derivados del sector turístico. 

Otra idea peregrina fue crear una ‘tarjeta especial’ para visitar estos establecimientos, para permitir el acceso sólo al que estuviese registrado y terminar así con el anonimato que rodea a estos locales y que incomoda a las autoridades. Pero no fue la única opción que se puso sobre la mesa. También se barajó la posibilidad de reunir los coffe-shops en un área alejada de los centros de las ciudades, creando una especie de polígono industrial del cannabis.

Algunos defendían que de ese modo se podría vigilar y controlar mejor este sector que califican de ‘problemático’. Ideas un tanto demenciales que sólo moverían ese supuesto problema a otro espacio. Dejad limpia la capital para que se vea bonita que los trapos sucios los lavamos en el polígono industrial. A mi que me lo expliquen. Lo que se llama pasar la bola de toda la vida.

Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.

Después de años deliberando, el gobierno de los Países Bajos ha puesto en 2019 un nuevo proyecto experimental de venta legal de marihuana en diez pequeños condados, pero con un claro objetivo de mantener a los turistas alejados sigue siendo una parte esencial del nuevo concepto de ley. Algo que entra en conflicto con el sector turístico.

Por el momento Ámsterdam no prevee prohibir la entrada de extranjeros en los ‘coffee shops’, pero que sí están viendo qué políticas aplicar para hacerlos menos atractivos y, de este modo, reducir las molestias a los habitantes de la ciudad. Con los años han ido desapareciendo pasando de los 1.400 de los años 9, a sólo unos 600 en el año 2017. Del total, unos 400 se localizaban en Ámsterdam y los demás se repartían entre las doce provincias holandesas.

Las encuestas dicen que el 65% de los turistas reconocen visitar este tipo de locales, y para más de la mitad de los entrevistados, es una de las motivaciones para venir a la ciudad. Tanto que se plantearían no viajar o hacerlo con menos frecuencia en el caso de que se prohibiera la entrada a extranjeros. El Ayuntamiento de Ámsterdam intenta controlar los efectos negativos de los más de 17 millones de turistas que reciben cada año, pero no es fácil dar con el equilibrio. Al fin y al cabo, desde los mismos despachos se promovió ese mismo ‘turismo del porro’ hace años.

En abril de 2020, nuevas reglas entran en vigor en Ámsterdam con el objetivo de reducir el turismo impulsado por el consumo de cannabis. Según las autoridades, busca además terminar con la cadena de suministro ilegal que alimenta a estos locales, porque recordemos que el cultivo está totalmente prohibido en el país, aunque sí se toleran la comercialización y el consumo, además de la venta de otros productos elaborados con extractos de esta planta.

Siempre ha sido una incongruencia el hecho de vender una sustancia que no se puede cultivar. Y no estoy en contra de la marihuana ni mucho menos, todo lo contrario. Pero la ley necesita aclarar ciertas incoherencias para avanzar y no echar tierra encima.

Barrio rojo. Ámsterdam.

10. ECHAR EL CIERRE DEFINITIVO AL BARRIO ROJO

No podemos terminar este apartado sin hablar del barrio rojo, o mejor dicho, de lo que llaman legalización de la prostitución. Que si atendemos al propio léxico, quizás apreciemos cierto grado de incoherencia. La ‘situación inaceptable’ que viven las mujeres y el acoso de las multitudes de turistas a las trabajadoras sexuales es demoledora y lo que es peor, está a la vista de todos. Porque son puros escaparates. Debería resultar más incómodo mirar para otro lado.

El pasado verano (2019), desde la alcaldía anunciarion que estaban considerarlo cerrarlo, evidenciando el grave problema que se esconde detrás de esta fachada de ciudad liberal que en realidad ha promovido durante años una forma más de explotación sexual. Se vio que no cogen el toro por los cuernos cuano propusieron como alternativa el cobro de una entrada para acceder a la zona.

En una encuesta de la administración, se mostraba que el 32% no entraría al Barrio Rojo si se solicitara el pago de una tarifa para acceder, mientras que el 44% lo haría con menos frecuencia. Entre los que estaría más dispuestos a pagar se encuentra los que consideran importante el acceso a los ‘coffee
shops’. Y en general, muchos viajeros jóvenes de entre 18 y 35 años reducirían su interés por viajar a la capital neerlandesa con la implantación de este tipo de medidas.

Por eso en abril de este año 2020, han entrado en vigor nuevas normas para limitar el turismo en la ciudad. Los recorridos fuera del Barrio Rojo estarán permitidos, pero solo si los guías y los visitantes cumplen una normativa determinada. Su incumplimiento lleva implícitas multas de unos 200 euros y la disolución del grupo de turistas de inmediato.

Los guías que sean sancionados tres veces sufrirán una suspensión temporal de su permiso de guía, y a la cuarta ocasión, la retirada del permiso será permanente. Desde esta fecha, los grupos de turistas no podrán pasar por delante de los escaparates del barrio, y el tamaño de los grupos no podrá tener más de 15 personas.

Soluciones de risa, a un problema demasiado incómodo para un país que se enorgullecía de promocionar esta legalización indecente. Visto su fracaso, ahora deberían echar el cierre definitivo.

En España, el inicio del estado de alarma supuso que los españoles fuéramos a comprar como poseídos papel higiénico, gel antibacterial o productos como la pasta, el arroz o las cervezas. En Países Bajos, el anuncio por parte del gobierno de que iba a cerrar los coffee shops, lugares donde se puede comprar legalmente marihuana y otro tipo de opiáceos, durante al menos tres semanas ha desatado la locura entre los consumidores.

El Gobierno había anunciado que paralizaría totalmente la actividad comercial, incluido los citados coffee shops además de proceder al cierre de bancos, escuelas, restaurantes y clubes deportivos. Holanda cerraba hasta el 6 de abril las ciudades de Amsterdam, Rotterdam y Utrecht, las mismas urbes que han visto las enormes colas de gente esperando para comprar sus dosis recreativas de marihuana para hacer frente a la cuarentena.

No obstante, según cuenta el Daily Mail, el Gobierno holandés, viendo las consecuencias de su decisión, ha decidido matizar la medida y acaba de anunciar que los coffee shops permanecerán abiertos, aunque solo para la recogida de pedidos

Los ‘coffee shops’ solo están autorizados a vender drogas blandas y siempre en cantidades de no más de cinco gramos de cannabis por persona al día, además no está permitida la venta a menores de 18 años.

https://www.vice.com/es/article/kzmdbv/holanda-venta-cannabis-turistas-prohibido (agosto 2019)

https://www.antena3.com/noticias/mundo/holanda-acaba-turismo-coffee-shops_201112295753dde36584a8ec215bfbfc.html (2012)

https://www.heraldo.es/noticias/internacional/2017/07/28/los-emblematicos-coffeeshops-pierden-espacio-holanda-1189199-306.html (2017)

https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-02-18/paises-bajos-cannabis-extranjeros_2460259/  (AÑO 2020)

A pesar de que la normativa que regula los ‘coffee shops’ ha estado vigente desde 1976, el número de estos establecmientos se ha reducido de 1500 a 660.

Edam. Holanda.

11. EDAM, EL PUEBLO REY DE LOS QUESOS

En la ruta por los pueblos con encanto cercanos a la capital holandesa, Edam y Volendam, son los líderes innegables del sector de los quesos, uno de los estandartes de los Países Bajos. Para dos amantes de este producto como nosotros, no cabía duda de que era parada casi obligatoria. Poco duraron los quesos que nos llevamos de la fábrica que visitamos. El queso, esa perdición culinaria.

Edam es una pequeña ciudad situada al norte de Ámsterdam, en la provincia de Holanda Septentrional. Sobra decir que aquí se comenzó a producir el queso con el mismo nombre. Un enclave pintoresco situado a orillas del mar, y donde puedes tomar un ferry para trasladarte a Marken, otra localidad preciosa.

Tenéis más información en el apartado correspondiente MARKEN, DONDE EL TIEMPO SE DETIENE. En Marken verás como se elaboran los zuecos de madera de forma artesanal, y aquí el turno es para los quesos. Hay varias fábricas acondicionadas para los grupos de visita, que además de pretender extender esta cultura quesera, tienen como objetivo que piques en sus tiendas tras la función.

Edam. Holanda.
Edam. Holanda.

UN POCO DE HISTORIA

  • Después de obtener el derecho a celebrar un mercado de queso Edam se mantuvieron hasta el año 1922.
  • Los agricultores llevaban el queso a bordo de pequeños botes y los transportistas lo llevaban al mercado.
  • Allí se mostraba a los comerciantes, que tras meterle bocado, acordaban el precio según su calidad.
  • Finalmente el queso se almacenaba para su conservación hasta que la calidad alcanzara su mejor momento.
  • Desde 1989, el mercado de queso ha revivido como una puesta en escena para turistas durante los meses de verano.
Zaanse Schans. Holanda.

12. LOS PUEBLOS DE CUENTO DE ZAANSE SCHANS

Como si fuese sacado de un cuento, el pueblo de los molinos de Zaanse Schans, se sitúa en Zaandam, dentro del municipio de Zaanstad en la provincia del Norte de Holanda. Un museo al aire libre del pasado pre-industrial de Países Bajos, con una extraordinaria colección de molinos históricos, la mayoría de más de 200 años que todavía están en uso. La visita se completa con diversas casas y museos históricos con gran valor patrimonial. El conjunto turístico atrae aproximadamente a un millón de visitantes por año.

Y aún sin saber estos datos, simplemente te cautivará su arquitectura de casitas pintorescas y su tranquilidad pasmosa, hasta que llegan las ordas de turistas claro. Zaanse Schans se ha convertido en uno de los reclamos turísticos del entorno por su proximidad a Ámsterdam. Además resalta como un punto de interés del European Route of Industrial Heritage. Podrás entrar en uno de los molinos tradicionales, donde te ofrecerán un breve resumen histórico y te explicarán su funcionamiento.

ZAANSE SCHANS EN BARCO

El Zaanse Schans está en el río Zaan, lo que permite descubrir la zona en barco. Hay diversas compañías de barcos que ofrecen visitas guiadas por el agua. Súbete al barco de las vacas que, como su nombre indica, se usaba antes para transportar vacas por el agua. El guía te contará por el camino las hermosas historias sobre la antigua vida de la región del río Zaan. También puedes subirte al transbordador que te llevará a ambas orillas del río Zaan. Hay también diversos muelles donde puedes alquilar tu propio barco.

Zaanse Schans. Holanda.

Una manera de conocer la Holanda de los siglos XVII y XVIII con sus casas típicas, sus tradicionales molinos y granjas lecheras donde comprarte un buen queso. En el entorno del Zaanse Schans se construyeron más de 600 molinos durante el siglo XVII, lo que la convirtió en la primera región industrial. Los molinos se usaban para moler especias y producir pintura, tablas de madera, tintes y óleos. Pero hay otras visitas interesantes en ese mismo entorno, más allá de la cultura de molinos.

CASAS/FÁBRICAS MUSEO

  • Museumwinkel. Tienda de ultramarinos de las de antes de los supermercados.
  • Bakkerijmuseum. Aprenderás del antiguo oficio artesanal del panadero.
  • Honig Breethuis. Casa de una familia de comerciantes del siglo XIX.
  • Zaanse Tijd. Museo con una extraordinaria colección de relojes que aún funcionan.
  • Zaans Museum. Colección de utensilios, ropa y cuadros con temas de los alrededores.
  • Verkade Experience. Fábrica de chocolate del siglo XX con la maquinaria original y activa.

¡TOMA NOTA!

  • Nuestro consejo es pernoctar al menos una noche en el entorno de Zaanse Schans para saborearlo.
  • Si vas en excursión no disfrutarás la visita de la misma manera porque está masificado y es un lugar diminuto.
  • Si duermes en el pueblo podrás conocerlo de otra manera a primera hora de la mañana y después de mediodía.

¡TOMA NOTA!

  • Nuestro consejo es pernoctar al menos una noche en el entorno de Zaanse Schans para saborearlo.
  • Si vas en excursión no disfrutarás la visita de la misma manera porque está masificado y es un lugar diminuto.
  • Si duermes en el pueblo podrás conocerlo de otra manera a primera hora de la mañana y después de mediodía.
Zaanse Schans. Holanda.

13. LOS MOLINOS, IMAGEN DE MARCA EN HOLANDA

Si hay un símbolo que se relaciona con este país son los molinos de viento. Poseen el desarrollo más avanzado que desplazó a las construcciones similares anteriores al siglo XVI. En los Países Bajos se utilizaron principalmente como sistema de bombeo eólico para desecar zonas anegadas de agua, mientras que en el resto de Europa se usaron principalmente como molinos de grano.

El arquetipo holandés se caracteriza por su torre con armazón de madera de paredes inclinadas compuestas por 6/8 lados, y con un techo de haces de paja que se puede girar para orientar las aspas al viento. Pero aquí lo interesante no es tanto hablar de su estructura, si no visitarlo para admirar su interior. Verdaderas joyas de artesanía en movimiento. 

Zaanse Schans. Holanda.

Hay un montón de pueblos en los Países Bajos que poder visitar estos míticos gigantes de aspas. Uno de los exponentes más característicos es la localidad de Zaanse Schans, del que os hablamos en el apartado anterior. El propietario de este molino que veis en la imagen, nos hizo de guía por el interior mientras te explica todo el proceso de trabajo. 

El diseño de los molinos se adapta al medio físico donde fueron concebidos. La parte inferior, el zócalo, solía estar construida con troncos de árbol o ladrillos. La madera aparece en aquellas localidades donde la piedra es escasa, a su vez que aporta ligereza a la estructura. A nivel estético, la madera le infunde ese aspecto de trabajo artesanal y puro, que se presume de los oficios antiguos.

Zaanse Schans. Holanda.

UN POCO DE HISTORIA

La invención del molino holandés con sus elementos característicos se atribuye al ingeniero holandés Jan Adriaanszoon Leeghwater a mediados del siglo XVI. Fue el introductor de la cubierta giratoria que permitía orientar al viento solo la parte superior del molino. Este diseño es la culminación de una serie de invenciones anteriores encaminadas a mejorar la eficiencia de los molinos de viento, que se sabe que en Holanda se estaban utilizando al menos desde el año 1408.

Marken. Holanda.

14. MARKEN, EL PUEBLO DONDE EL TIEMPO SE DETIENE

Marken es una península que antiguamente fue una isla. Hoy en día está unida por una carretera en aguas del lago Ijssel, ubicada en el municipio de Waterland en la provincia Holanda Septentrional. Desde la Edad Media, Marken ha perdido casi un tercio de su superficie total. En la parte oriental de la isla, bajo el agua, todavía se encuentran restos de un claustro medieval que fue arrasado por el oleaje.

Las casas de Marken están construidas sobre montículos artificiales levantados en gran parte durante el siglo XV. Este tipo de construcción permitía a los habitantes estar a salvo de las frecuentes inundaciones.

Cuando la mayor parte del terreno escarpado de la isla fue ocupado por viviendas, se inició la construcción sobre palafitos de madera, una medida que permitía al agua pasar bajo las viviendas sin causar problemas. Cuando se construyó el dique fijo y se drenó el agua, los palafitos de madera dejaron de tener utilidad, y se fueron abandonando poco a poco.

Las colinas de Marken siguen siendo una aglomeración de típicas casas de madera. La isla, convertida en península en el año 1957, está considerada como parte del patrimonio nacional y cuenta con protección oficial.

Marken. Holanda.

Marken es un reconocido centro turístico, famoso por sus ya mencionadas casas de madera y por el uso del traje típico holandés. Las casas, sus jardines, los animales de granja, el puerto, los canales, sus puentes y la iglesia. Una localidad muy pequeña que se puede recorrer en poco tiempo cómodamente.

Según los expertos, Marken fue separada de Holanda continental debido a una tormenta en el siglo XIII. Luego siguieron siglos de aislamiento para la población, que se ganaba el pan de cada día con la pesca. Desde la construcción de un dique, se ha convertido en una península pero ha mantenido su auténtico carácter y conservado sus tradiciones.

Hasta el siglo XVII, los habitantes construían sus casas en colinas artificiales. De esta manera evitaban los destrozos ocasionados por las inundaciones. Construyeron sus casas encima de pilones. Desde la construcción del dique El dique Afsluitdijk, la isla ya no se ha vuelto a inundar, pero las casas típicas siguen allí.
Ferry Edam - Marken
Ferry Edam - Marken
Ferry Edam - Marken

Cuando llegas al puerto te reciben bandadas de gaviotas planeando sobre las aguas, caballos relinchando en granjas cercanas y casitas de colores en colinas y asomadas al epicentro de Marken, el puerto. Es una representación de la tradición costera holandesa, con postales que todos tenemos en la cabeza. Degustar un plato de pescado frito en sus tabernas es todo un clásico para el que busca ir probando la gastronomía más tradicional.

Se puede visitar el museo del traje local de Marken, Marker Museum, con una prenda que se ha convertido en otra sella de identidad de la región. Los trajes típicamente holandeses los verás por toda la zona, como en la encantadora ciudad portuaria de Volendam, al que puedes ir en barco de paseo conocido como el Volendam Marken Express.

Y por supuesto no puede faltar la visita a talleres tradicionales de producción artesana de zuecos que te mostramos en el siguiente apartado de este resumen de nuestra ruta por Holanda. Tendréis más información en el cuaderno de bitácora completo que estamos elaborando.

CÓMO LLEGAR A MARKEN

Salen ferrys de poblaciones cercanas, y también turísticas, como Edam. El trayecto es corto y te ofrece una perspectiva diferente desde el mar, de los pueblos costeros tan pintorescos. También podéis llegar a Marken en autobús o en coche de alquiler. Los autobuses parten de la Estación Central de Ámsterdam con mucha frecuencia.

En diciembre de 2020 cada media hora, pero conviene consultar porque después de la pandemia del COVID-19 es posible que hayan cambiado los horarios e incluso las opciones. El precio del billete de autobús es de 8 y es válido para moverse por la zona durante todo un día. Lo más común es hacer el recorrido por los pueblos en autobús a Volendam, después cruzar a Marken en barco y volver en autobús directamente desde Marken a Ámsterdam.

Hay un único aparcamiento en la península, el aparcamiento cuesta unos 5€ al día, incluidos los conductores. Por cada visitante adicional, se añade algo así como medio euro. Puedes ahorrar las tarifas de aparcamiento si dejas el coche en el ‘continente’ y cruzas por el dique artificial.

Marken. Holanda.

15. EL TRABAJO ARTESANAL DE LOS ZUECOS DE MADERA

Holanda se viste con zuezos de madera, de eso no hay duda, por lo menos en los pueblos que buscan conservar la tradición como medio de vida. Marken tira de este producto elaborado desde hace siglos de manera artesanal. Hoy en día todas las excursiones que pasan por aquí paran en una fábrica para enseñar a los turistas como es el proceso de creación.
 
Obviamente el fin último es la compra del producto. No todo el mundo se lleva unos zuecos, pero si infinitos souvenirs que se aglutinan en este tipo de espacios vinculados a los servicios turísticos. Suelen ser pequeñas charlas porque los talleres reciben numerosas visitas y cuanto más rápido despachen a unos, antes llegan otros. Ni una hora de reloj.
 
Si tu intención es visitar la zona con calma, conocer a un verdadero artesano con el que charlar, necesitarás un día para ir a tu rollo y encontrar la esencia fuera del camino marcado con migas para la masa turística. El proceso en si mismo es rápido para la muestra. Los zuecos se elaboran a partir de un bloque de madera, y con diferentes niveles de elaboración, te enseñan los pasos principales.

 

Los zuecos están homologados por la Unión Europea como calzado de seguridad, y de manera artesanal llegan a realizar hasta 7 pares al día (cada artesano). Nosotros disfrutamos más viendo los quesos, porque ya de comprar algo, que sea para satisfacer a nuestras papilas gustativas. Aunque lo mejor de visitar Marken es pasearlo con tiempo y disfrutar de sus calles, de sus casas tradicionales y de escenas cotidianas fuera del camino establecido para el turista.

Marken. Holanda.

Como todos los sitios turísticos, lo ideal es visitarlo fuera de las épocas más turísticas, pero hemos de decir que para ser Navidad, no había demasiada gente y si vas por libre y te quedas pasado el mediodía, cuando se van los tours turísticos, podrás disfrutarlo en esencia. Si encima te quedas una noche a dormir, la recompensa es evidente.

Levantarse en un pueblo con tanto encanto sólo con los lugareños, no tiene nada que ver a visitarlo corriendo en una excursión con grupos de turistas agolpados para ver lo mismo. Te contaremos las opciones para alojarse por libre en el diario de viaje completo por Holanda que estamos preparando.

Ámsterdam. Holanda.

16. GASTRONOMÍA POCO MOTIVADORA EN HOLANDA

No sólo de quesos vive Holanda. Y es una pena, porque su gastronomía tampoco ofrece grandes expectativas. Eso no quiere decir que no haya buenos platos o restaurantes, pero desde luego no es la norma general. Si no te apetece estar buscando en internet dónde se puede comer bien, o llegar y tener que esperar para garantizar ese buen bocado, seguramente que te llevarás chascos.

Y encima de la frustración estomacal, aquí nada es barato. Sobre todo si hablamos de Ámsterdam. A grandes rasgos, la comida típica consiste en unos pocos ingredientes: patatas, repollo, carne de res, pescado, queso, mantequilla y pan. Casi todo es puré o está frito.

No hay más que ver estas máquinas expendedoras de la foto inferior que encontrarás en cualquier esquina. Modo ‘take away’ o ‘fast food’ porque se trata de llevarte un bocado a la boca sin pensar mucho en lo que estás ingestando. Las croquetas gigantes son las estrellas, están buenas y son baratas.

Ámsterdam. Holanda.

De hecho, la cocina de los Países Bajos se caracteriza por el consumo en grandes cantidades de pan y patatas. No hay más que observar la obra del  neerlandés Vincent van Gogh con su cuadro titulado ‘Los comedores de patatas’. Y es que el ingrediente más habitual de la cocina neerlandesa es la patata hervida, acompañando normalmente de carne o verduras.

El beschuit es una tostada redonda muy popular. Untada con manteca que suele comer como desayuno, con diferentes sabores y que se emplea en diferentes celebraciones. También es protagonista en mesa su sopa de guisantes llamada ‘erwtensoep’, y como no, la salchicha.

La preferida de los holandeses es la que se elabora con carne ahumada, especias y sal. Otro plato típico es el ‘stamppot’: consta de patatas machacadas con verduras, que se cocinan con mantequilla. Hay diferentes variedades, según los ingredientes que se le añadan.

No se puede hablar de gastronomía de los Países Bajos sin mencionar los quesos, algunos de ellos muy populares, como Gouda, Edam y Leyden. Muchas de las ciudades en el este de los Países Bajos tienen sus propios quesos, algunos de ellos distinguibles solo por el sabor y por su apariencia exterior. La visita al pueblo de Edam se puede complementar con la localidad de Volendam.

Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.

Los pescados se comen en menor medida. Este país tiene abundantes costas y una industria pesquera muy intensiva, y puede hacer labores de pesca. Sus productos marinos provienen del mar del Norte. Entre los pescados típicos se encuentra la anguila, que se sirve ahumada y se conoce como gerookte paling’ si se sirve en plato. En modo bocadillo se conoce como ‘broodje paling’.

Pero más famoso es el arenque, llamado ‘haring’. Se come crudo, se sirve solo o acompañado de cebollas crudas. También se dispone en bocadillo bajo el nombre de ‘broodje haring’ que podéis ver en estas fotos superiores. Los encontrarás fácilmente por la calle en multitud de puestos callejeros.

Buen sitio para los amantes de la cerveza. Las más conocidas son las de producción nacional y que son exportadas a todo el mundo. Las suaves son Heineken y Amstel, y dentro de los sabores más fuertes está la Grolsch. La tradición por la elaboración de cerveza local es muy típica de los países del norte de Europa.

Ámsterdam. Holanda.

17. FIN DE AÑO EN LA CAPITAL HOLANDESA

No era la primera vez que pasábamos un fin de año fuera. Por separado o juntos. Pero desde luego las capitales o ciudades grandes se vuelven ariscas para pasar una jornada tan especial como los últimos compases del año. Si en nuestras ciudades evitamos los cotillones o fiestas organizadas, mucho más en una ciudad como esta. Así que tocaba improvisar, porque al final, siempre es lo mejor.

Ni siquiera buscamos un buen restaurante para cenar. En un día tan singular, los mejores locales ofrecen buenas cenas pero también a golpe de eurolitos. Además sin reserva y en una ciudad con tantas posibilidades, la pereza gana la batalla. Lanzarse a la calle, palpar el ambiente y disponerse a dejarte llevar por tu olfato viajero. Ese que a veces funciona y a veces no.

La cena no fue la mejor de nuestras vidas, porque evitamos los restaurantes grandes y orientados a turistas pero los más apetecibles, eran pequeños y estaban sin disponibilidad. En la calle, pirotecnia sin parar. Pequeños petardos o fuegos de artificio que no cesaron hasta el día siguiente. Las calles huelen a pólvora y resulta bastante molesto, por no decir hasta peligroso.

Pero pronto encontramos el que sería nuestro particular refugio del viaje. El que pasaría a llamarse ‘el bar de la esquina’ y que nos recordaba a esas series ochenteras llamadas ‘sit-com’ que solían empezar los bloques con una típica cortinilla de ubicación. Como podría ser en la serie ‘Cheers’, mensaje directo para los viejunos porque las generaciones 2.0 seguro que no alcanzan a recordarlo. O las casas de las familias protagonistas. Véase ‘Friends’ para los más modernos. Bueno vale, también para cuasi-viejunos.

Lo podríamos definir como un sitio acogedor solamente observándolo desde el exterior, con pequeñas bombillas adornando sus ventanas y con una luz interior que invita a abrir la puerta. Un bar vintage donde el tiempo parece haberse detenido décadas atrás. El mobiliario, los baños y hasta el dueño, eran vintage. Un local con solera pero de la buena, donde todo el que entraba se saludaba como familia. Un bar de barrio de toda la vida, pero en el centro de Ámsterdam. El Café De Eland.

Un espacio donde refugiarse del frío, de los borrachos, de los petardos y la pólvora. Y allí nos quedamos toda la noche. No falló el olfato. La música era buena, buen rollito y nos invitaron a champán para brindar y a unos cuantos bocados tradicionales que se pasaban manos en alza en unas cajas. Más no se podía pedir. Nos acogieron en su particular fiesta, mientras observábamos esas escenas que tanto nos gustan. La gente del barrio viviendo su fin de año.

Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.
Ámsterdam. Holanda.

Allí brindamos por el 2020, sin saber que nos depararía una pandemia. Pero también brindamos por un viaje al Pacífico de tres meses, que aunque no se completó del todo por el virus, nos ha dejado más de dos meses imborrables recorriendo Indonesia, Filipinas y Sídney. No nos podemos quejar.

Esta noche de fin de año en Ámsterdam, nos dejó muy buenos recuerdos. Os contaremos más detalles en el cuaderno de bitácora que estamos elaborando. Pero como conclusión decir que la improvisación sigue siendo la mejor guía cuando buscas encontrar algo auténtico y sencillo.

Un bar que podríamos encajarlo en nuestra propia vida, donde logras sentirte como en casa aún en el extranjero y en un día tan señalado.

Ámsterdam. Holanda.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

 TE PUEDE INTERESAR…

LO MÁS LEÍDO DE EUROPA

DESCUBRE MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario