Senegal

UN PUEBLO ENCADENADO A LA HISTORIA 

Bienvenido al país de la Teranga = Hospitalidad

 

GUÍA DE VIAJE POR SENEGAL

¿Qué ver y qué hacer?

Pre-viaje: prepara tu aventura

ARTÍCULOS EN PROCESO

  • Convivencia improvisada con familias en Senegal
  • Creencias animistas y etnias infinitas de Senegal
  • El papel de la mujer en la sociedad senegalesa
  • Las ‘Gare Routière’, ¿estaciones o desguaces?
  • Senegal, una historia ligada al esclavismo

TROTANDOMUNDOS EN SENEGAL

 

Itinerarios – consejos – alojamiento – datos prácticos

Lago Rosa. Senegal.

Senegal es un país diverso e interesante como pocos, con la ventaja de estar bastante cercano a España. Uno de esos trotes que te hacen crecer infinito por dentro, porque África siempre es un aprendizaje brutal. Una de las mejores experiencias viajeras en África, y donde la gente una vez más, se convirtió en lo mejor de la aventura. De forma improvisada, he llegado a dormir en tres casas de familias diferentes que, desinteresadamente, ayudaron con alguna incidencia o sólo para mostrar su cultura.

País Bassari. Senegal.

Un país de culturas y etnias que nos lleva del interior de País Bassari para conocer como viven algunas tribus en las montañas, a la región sureña y exhuberante de Casamance, con Ziguinchor como la capital de esta región donde podrás adentrarte en las creencias animistas y los pueblos diola. Paso por las variopintas playas de Cap Skirring, destino frecuente de vacaciones para los franceses.

Senegal. África.
Lago Rosa. Senegal.

Por supuesto descubriremos algunos entresijos de la capital Dakar, y os contaremos cómo llegar desde allí a la isla de Gorea, enclave colonial y lanzadera de miles de esclavos en siglos pasados. Una historia que todavía estremece, pero demasiado reciente como para olvidarla. 

Son sólo unas pinceladas de un itinerario que también pasará por el pueblo de las conchas de Joal Faddiouth, con su cementerio cristiano-musulmán como ejemplo de la convivencia de dos religiones y casi una obra de arte como veréis más adelante.

Dakar. Senegal.

1. SENEGAL, EL PAÍS DE LA TERANGA

Senegal es un país estable, seguro y acogedor. Tanto es así, que se suele decir que Senegal es el país de la ‘teranga’, que en lengua wolof se traduce en nuestro idioma por hospitalidad. Y el baobab, es su símbolo natural. Un árbol originario de África, que puede llegar a tener 5.000 años de antigüedad. 

La variedad de paisajes es brutal, desde el desierto de Sahel a las zonas tropicales de Casamanceal sur del país. Un destino con fama de inseguridad, seguramente un estigma ganado a pulso por su evidente pobreza. Pero si nos basamos en la experiencia real, no es peligroso siempre que prime el sentido común. De hecho en el mercado de Dakar, me intentaron robar metiendo la mano en un bolsillo de la mochila. Siendo honestos, eso nos puede pasar en cualquier lugar del mundo. 

Realidades y submundos dispares, que requieren de un viajar sin prejuicios y con la mente abierta para poder disfrutar todo lo posible. Vivir la experiencia a fondo obliga a explorar con empatía unos modos de vivir que chocarán al viajero occidental. Pero eso es lo bonito de viajar, el poder aprender sin parar. Sólo con observar, respetar e interactuar.

UN POCO DE HISTORIA –  Leopoldo Sédar Senghor

  • Leopoldo Sédar Senghor es a Senegal, lo que Nelson Mandela es a Sudáfrica. Todo un símbolo de progreso y tolerancia.
  • Presidente durante 20 años (1960-1980), poeta e intelectual y gran promotor de la cultura africana.
  • Catedrático de gramática, fue además ensayista y miembro de la Academia francesa.
  • Este ilustrado senegalés ha sido nominado varias veces al Premio Nobel de Literatura.
  • Su figura es onmipresente en el país, desde que pones un pie en el aeropuerto que lleva su nombre.
  • En 1978 recibió un doctorado honoris causa por la Universidad de Salamanca.

POWER WOMEN AFRICA

El papel de la mujer en la sociedad africana es digno de analizar. Verdaderas matriarcas que llevan toda la ingeniería de una casa, trabajando sin parar en las tareas domésticas, cuidando a la familia y haciendo lo imposible por sacar adelante esa ecuación en un territorio con pocos recursos. Mujeres fuertes y luchadoras. Auténticas guerreras que viven aplacadas por una sociedad que, la mayor parte de las veces, no las entiende. Ni las conoce.

Lamentablemente, como ocurre en muchos países en desarrollo crece el turismo con fines sexuales. Senegal no es distinto y esto ha proliferado en los últimos años, especialmente en las zonas de playa como Saly o Cap Skirring. Una triste realidad que se normaliza demasiado cuando visitamos destinos de características socioeconómicas similares.

Joal Fadiouth. Senegal.

SENEGAL: EJEMPLO DE TOLERANCIA RELIGIOSA

Senegal es reconocido por su gran tolerancia religiosa, que sumada a esa hospitalidad conquistadora, lo convierte en un destino amable para el viajero que busca iniciarse en África Negra. La religión mayoritaria es el Islam con un 85% de la población, el resto de los ciudadanos son católicos o animistas, creencias con mucho arraigo en el país y que, en muchas ocasiones, se compaginan con otras religiones.

Sólo con pasar unas semanas en Senegal, aprecias esa tolerancia entre diferentes pueblos anclados en otras tantas religiones. En una misma familia es común que haya católicos, musulmanes o diolas que conviven sin ningún problema. Sin ir más lejos, la familia de nuestro amigo Mamadou era uno de esos ejemplos. Su madre era diola y su padre católico. Un magnífico y respetable modo de vida, que ojalá se contagiase por el mundo. 

Uno de los lugares perfectos para palpar esta tolerancia de fé, es visitar el camposanto la isla de las Conchas, donde se entierran cristianos y musulmanes. Os contamos más en el apartado EL CEMENTERIO DE CONCHAS DE JOAL FADDIOUTH.

País Bassari. Senegal.

MÚSICA Y SAFARIS EN SENEGAL

Senegal te brinda la oportunidad de vivir un safari en diferentes puntos del país, como pueden ser el Parque Nacional Niokolo-Koba o la Reserva Natural de Bandia. Recorridos de 2/3 horas para observar la vida salvaje de jirafas, antílopes africanos, cebras, tortugas, avestruces, búfalos, gacelas, cocodrilos, rinocerontes. El tiempo no sobraba para el viaje y tocaba sacrificarlo. No fue complicado porque el siguiente destino me llevaría a cumplir el sueño de pisar la sabana africana de Masai Mara. Toda una aventura que podéis leer entrando en TROTANDOMUNDOS EN KENIA.

La música y el baile son dos de los pilares de la cultura senegalesa indiscuyibles, al igual que en al vecina Gambia. O mejor dicho, en toda África, porque al final, ahí nació la música, o por lo menos la han llevado a un punto donde las raíces ancestrales siguen estando presentes en cualquier género musical. No pierdas la oportunidad de asistir a algún evento musical, porque la energía que transmiten es muy especia y te llega adentro. No hace falta buscar un espectáculo ni concierto importante, simplemente una actuación en directo en el bar de la localidad donde estés. O incluso en la calle, porque cuando se ponen a improvisar, y no te lo esperas, es genial.

Uno de los eventos más conocidos en Senegal es el Festival de Jazz de Sant Louis, ciudad ubicada al norte del país que, por desgracia, no pudimos visitar por falta de tiempo. La prioridad era conocer la parte cultural y antropológica de este destino, y para eso había que llegar a Casamance y alcanzar País Bassari. La parte septentrional quedaba a desmano, pero si tenéis tiempo, es una ciudad colonial preciosa con una oferta cultural y gastronómica muy interesante. Pero hay otras paradas en la ruta que os detallamos para que os empiecen a sonar sobre el mapa.

Lago Rosa. Senegal.

OTRAS PARADAS EN SENEGAL

  • KAOLACK. Su famoso mercado invita a una parada para admirar su arquitectura sudanesa mezclada con la esencia del comercio africano.
  • TAMBACOUNDA. Encrucijada de caminos sin mayor interés. Al este el País Basasri y Mali, al sur dirección Casamance y al norte hacia Mauritania.
  • KÉDOUGOU. Ciudad base para conocer la región del País Bassari y cascada de Dindefelo. Optamos por un campamento de ecoturismo en las aldeas.
  • DJEMBERING. Una de las muchas aldeas tradicionales que practican creencias animistas dentro de la cultura diola.
  • SALY PORTUDAL: Saly es un pueblo convertido en un gran complejo turístico con hoteles y servicios para turistas. Cero interés. A evitar.
  • TOUBA. Se traduce como ‘felicidad’ y su mezquita le ha dado fama a esta ciudad que tampoco requiere de parada.

ESENCIALES PARA VIAJAR A SENEGAL

  • Ropa cómoda y ligera, cuanto más clara mejor. Es más fresca y atrae menos los mosquitos. Mucho calor y más seco que una mojama.
  • Si vas a País Bassari lleva un calzado deportivo decente para subir las montañas y hacer trekkings por la zona. Dificultad media.
  • Imprescindible un fular o una braga de cuello para cubrirte del polvo. O mejor dos. De lo contrario, a veces, respirar será complicado.
  • Gorra o sombrero para protegerse de un sol abrasador y por supuesto gafas de sol para no cegarte en las horas centrales.
  • No viene mal la linterna porque la iluminación de aldeas y pueblos es casi nula y en los campamentos escasa.
  • Para poder echar mano de internet, donde alcance el teléfono, conviene comprar una tarjeta SIM de las compañías que operane en el país.
  • Recomendable portar papel higiénico porque no hay en todos los sitios ni mucho menos. Y vete pensando en letrinas. Las verás a menudo.
Dakar. Senegal.

2. DAKAR, PUERTA DE ENTRADA A SENEGAL

La capital de Senegal es una ruda puerta de entrada a un país amable y conquistador. En este tipo de urbes la lucha por la supervivencia marca su ritmo y su esencia. La mayoría vive en unas condiciones de vida ciertamente lamentables, y donde vivir al día se convierte en el modus operandi habitual para lograr esa subsistencia. No es fácil vivir en África y una metrópoli todavía lo hace más difícil. Salir a por el pan de cada día, cobra toda su literalidad en lugares como este.

A pesar de todo esto, estas ciudades acaparan mi atención por su singularidad y por mostrar esa realidad cotidiana tan descarada y diferente a la nuestra. En cada esquina parece brotar un posible guión con escenas infinitas del devenir senegalés que me provocan un magnetismo especial. Hablamos de mi primera incursión en la África Negra, que sin duda no deja indiferente. Pero Dakar ofrece además una arquitectura colonial, unos mercados apasionantes y unas playas curiosas donde niños y familias disfrutan entre las descargas de los barcos de pescadores.

Está situada en una posición estratégica para el tráfico marítimo con América y Europa, al ser el punto más occidental del continente africano. Por esa misma razón, se desarrolló en esta localidad el mayor puerto marítimo de toda la región. La ciudad se formó en el entorno de un fuerte francés, reemplazando la ciudad de Saint Louis como la capital de las colonias francesas del África Occidental a principios del siglo XX. 

Pero Dakar soporta el peso de una historia oscura y trágica. Entre los siglos XVI y XIX, Dakar fue el mayor centro para el tráfico de esclavos hacia toda América. El gobierno senegalés restauró y transformó en museo el fuerte de Estrées en la isla de Gorea, donde reunían a los esclavos para ser subastados y enviados en barco.

Dakar. Senegal.

En la península de Cabo Verde sobre la que se encuentra asentada la ciudad, han sido localizados vestigios arqueológicos que atestiguan la presencia humana en la misma desde el Paleolítico, en forma de presencia esporádica, y desde el Neolítico, en forma de residencia permanente.

Hay numerosas paradas monumentales, culturales y arquitectónicas, muchas de ellas con herencia colonial evidente. Os dejamos con algunos de los principales puntos de la capital senegalesa.

IMPRESCINDIBLES DE DAKAR

  • Barrio de Plateau. También llamado Barrio de la Medina, es uno de los más conocidos de la capital.
  • Monumento al Renacimiento Africano. No perderse las espectaculares panorámicas desde su mirador.
  • Plaza de la Independencia. Es el corazón de la ciudad, donde se ubica la Cámara de Comercio o el Ministerio de Asuntos Exteriores.
  • Catedral de Dakar. Data de 1929 con dos torres que representan alminares, una cúpula y una fachada monumental.
  • Palacio Presidencial. Levantado hace más de un siglo, en el año 1906, como residencia del presidente.
  • Mercado de Kermel, el mercado de Sandaga o el mercado artesanal de Soumbédioune que acoge a centenares de artesanos
  • Museo de Artes de África IFAN. Es parte del Instituto Fundamental del África Negra pertencente á universidade. 
  • Mezquita de Ouakam al lado de la costa un gran ejemplo de arquitectura árabe.
  • Pointe des Almadies. Área metropolitana del Gran Dakar, cercana al Parque Nacional Isles des Madeleines.
  • Colinas de Les Mamelles entre la villa de N’gor y la ciudad de Yoff.
Dakar. Senegal.

LAS PLAYAS DE NGOR EN DAKAR

El relax y las playas se localizan en la pequeña isla de Ngor, situada al otro extremo de la ciudad,  casi colindante a la bahía. Más que centros de ocio, son centros de vida, o al menos esa es mi sensación. La escena dista mucho de ver cuerpos desnudos torrándose al sol, si no más bien, una oferta diferente de entretenimiento. Puestos bulliciosos de comida, destacando los de pescado y los de bebidas, frecuentados por la población local como si se tratase de un restaurante. Para prueba esta imagen que veis.

Los colores alertan a los sentidos y las escenas atrapan por lo peculiar. Un espacio donde se puede tomar el pulso a la cara más agradable de la ciudad, mientras los niños juegan chapoteando en el agua y los adultos siguen a lo suyo, comerciando. Porque aquí ese es el gran mecanismo que mueve Dakar, comprar y vender. Por lo menos para la gran mayoría, esa es su tarea diaria.

Un lugar interesante para curiosear y entablar interacción con los senegaleses, porque allí turistas había pocos. Y eso nos encanta. En las horas centrales del día el sol pega fuerte, así que aconsejamos acercarse después de comer, para tomar unas cervezas en los chiringuitos mientras ver la vida pasar. La vida senegalesa en Dakar.

Dakar. Senegal.

Seguro que ya sabéis cuál es nuestro principal consejo: abrir los ojos para empaparse de este nuevo modo de vida que se abre camino. Observar a las familias alrededor de una buena comida, a los que pasean intentando vender un par de productos para poder comprar la cena, o a los marineros que pintan y arreglan a mano sus embarcaciones. La pesca es uno de los motores económicos más importantes del país, y epicentro de la vida de la mayoría de localidades costeras.

Ya en tierra firme se desparrama el distrito de los Almadies, salpicado por playas recoletas y presidido por el emblemático Pointe des Almadies.

DELTA DEL SINE SALOUM

  • El Delta del Sine Saloum es un paraje natural próximo a Dakar accesible para ir en modo excursión de una jornada.
  • Distinguido como Parque Nacional en el año 1976 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011.
  • Unas 76.000 hectáreas que fueron declaradas también como Reserva de la Biosfera en el año 1980.
  • Un ecosistema de gran biodiversidad en flora y fauna en la desembocadura del río Saloum y el río Sine.
  • Canales de agua con 200 islas e islotes, bosques de manglares, zonas costeras atlánticas y un bosque seco.
  • Se pueden realizar otras actividades como kayak o aprovechar para visitar las aldeas y pueblos de la región.
Lago Rosa. Senegal.

3. EL LAGO ROSA Y LAS SALINAS DE SENEGAL

El Lago Rosa de Senegal es un fenómeno natural muy curioso que se puede visitar a tan sólo 35 kms de la capital de Dakar. Su color rosado, y a veces hasta rojizo, se debe a los microorganismos que porta el agua. Un alga denominada ‘dunaliella salina’ fabrica un pigmento rojo para absorver la luz del sol.  En la temporada de lluvias resulta más complicado apreciar el color rosa.

En este punto del globo, la concentración de sal es diez veces superior a la del mar, originando el motor económico alrededor de la extracción de sal. En torno al lago se encuentran pequeñas explotaciones extractivas de sal que comenzaron en los años 70. Puedes observar como realizan sus tareas diarias, los hombres rompen la sal depositada en el fondo con bastones, que depositan en unas piraguas con capacidad para una tonelada. Las mujeres van descargando la sal en cubos para depositarla en la orilla con el fin de secarla y blanquearla al sol. Se utiliza fundamentalmente para conservas de pescado.

Esta salinidad, al igual que en el Mar Muerto, provoca que podamos flotar en el agua. Una experiencia tan literal como sensacional que podéis leer en TROTANDOMUNDOS EN PALESTINA. El lago Rosa de Senegal, se encuentra situado al norte de la Península de Cabo Verde y ocupa una extensión de 3 km cuadrados.

Lago Rosa. Senegal.

Para llegar hasta al Lac Rose, se puede alquilar un coche o contratar la clásica excursión desde Dakar que ofertan hoteles y agencias turísticas locales. Pero la mejor recomendación pasa por alquilar un 4×4 para dar un paseo por las dunas y recorrer los pueblos fulanis que habitan la zona. También llamados fulaspeuls o fulbes, son un pueblo nómada que vive en África occidental, la mayoría en el Sahel donde, junto con los hausas, suman alrededor de 40 millones de personas. Esto completaría la visita al Lago Rosa, quedando una jornada redonda. 

CURIOSIDADES

  • El lago Rosa, también llamado Lago Retba, es famoso porque durante años fue el punto de llegada del rally París-Dakar.
  • Después de los actos terroristas en Mauritania en 2008, el rally ha pasado a transcurrir íntegramente por Sudamérica. 
Isla de Gorea. Senegal.

4. ISLA DE GOREA, VESTIGIO DEL ESCLAVISMO

La isla de los esclavos. Así es como se conoce a la isla de Gorea, o Goree, en Senegal. Un pequeño pedazo de tierra de menos de 20 hectáreas, situada a unos 3 km de Dakar, que supura historia por los cuatro costados. Cicatrices que le han valido para distinguirse como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1978. Una visita imprescindible a sólo 20 minutos en ferry de la capital.

Fue uno de los primeros asentamientos europeos en África occidental y un importante puerto para la trata de esclavos entre los siglos XVI y XIX. Hoy, esta una pequeña villa de casas coloniales de colores, cuenta con una playa, mercados de artesanía y algunos restaurantes y hoteles. La herencia colonial portuguesa, holandesa y francesa es innegable en la arquitectura y, por desgracia, ese Centros de Venta de Esclavos que todavía se puede visitar en la actualidad. De esta ‘Maison des Esclaves’, salieron gran parte de los esclavos senegaleses hacia América.

Isla de Gorea. Senegal.

El Monumento a la Liberación de los Esclavos que veis en la foto superior es el símbolo de esta trágica historia. Dentro del edificio de dos plantas, se puede visitar una exposición con su historia y con objetos de la represión que sufrieron los esclavos como los grilletes que llevaban puestos en manos y/o piernas. Hay guías que explican este capítulo de la historia escrito con latigazos y pesaje, porque el engorde era otra de las metas de los poderosos. Hasta que los esclavos alcanzaban el peso ideal no se llevaban a la venta.

Una especie de ventana al mar se abre al final de un corredor. Lo que hoy en día puede parecer un rincón romántico para divisar el océano, no era otra cosa que la puerta sin retorno a un barco que cambiaría su vida, de la peor manera posible. Se iban para nunca volver. Una quinta parte ni siquiera llegaba a destino y moría por el camino debido a las condiciones insalubres del transporte.

En la isla de Gorea se ubica también la mejor escuela femenina, donde tras pasar exigentes pruebas, las niñas tienen la oportunidad de estudiar y formarse con becas en la prestigiosa “Maison d’Education Mariama BA”. Un contraste positivo, de donde antes partían jóvenes a la esclavitud, ahora proliferan jóvenes carreras académicas.

Todos los caminos de Gorée llevan a una casa de doble escalera curvada, la Maison des Esclaves, la casa de los Esclavos, uno de los grandes centros de confinamiento de la costa occidental africana. La principal atracción turística de la isla, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1977, tiene una doble planta. No hay registro de cuántos esclavos partieron del islote de Gorée hacia el Nuevo Mundo, aunque se calcula que fueron unos 60.000. La fortificación de Gorée fue construida en 1776 por los holandeses y pasó a manos francesas en 1817 hasta la independencia de Senegal en 1960. Puesto que los expertos calculan que hasta un total de 28 millones de personas fueron traficadas desde África, el volumen de tráfico de esclavos de Gorée fue inferior al de otros centros similares de Ghana, Costa de Marfil, Benín o Guinea, pero su reconversión en museo y la conservación del espacio tal y como era en aquella etapa abyecta lo han convertido en un recordatorio palmario de la brutalidad de la esclavitud. Y en uno de los alicientes de cualquier visita a Senegal.

Isla de Gorée. Senegal.

Adentrarse en una de las memorias más trágicas de la humanidad, como es la esclavitud, puede parecer triste pero no deja de ser un aprendizaje necesario. Porque la historia, no se la debe de llevar el viento.  Las sonrisas de oreja a oreja que te ofrecen los residentes en cuanto pones un pie en la isla, hacen que la visita sea de lo más apacible. Niños alborotando para dar la bienvenida a los turistas mientras para la despedida, las estampas se suceden entre chapoteos en el agua cuando está a punto de caer el sol. 

La ausencia de coches y de cualquier contaminación acústica, la envuelve en una atmósfera de tranquilidad, sobre todo si la comparamos con la capital Dakar, que es el polo opuesto en este sentido. Silencio, risas de los pequeños y música tradicional de fondo. Son los únicos sonidos que se percibían en el ambiente. La isla es muy pequeña y se puede cruzar en veinte minutos, pero lo interesante de Gorée es perderse por las estrechas callejuelas y olvidarse del mundo.

 

Isla de Gorea. Senegal.

Las mujeres pasean elegantes y coloridas con su ‘bubú’, el vestido tradicional, y el turbante que no falte. Siempre con su contoneo tan característico y marca de la casa africana. Las mansiones coloniales se van quedando sin aquella pintura esplendorosa, pero no por eso pierden la esencia de épocas pasadas. Un lugar que los artistas han convertida en un refugio bohemio exhibiendo sus cuadros y sus telas de vivos colores que salpican las calles de la isla.

Por todo esto, la isla de Gorée merece una visita desde la capital. Porque los recuerdos borrosos de un pasado, deben permanecer en la memoria colectiva. Al fin y al cabo, seguimos viviendo en una época de esclavismo. Menos dura eso si, pero somos esclavos de un sistema donde las cadenas se han cambiado por otras invisibles sogas al cuello.

La desigualdad sigue creciendo cada año en todo el planeta, al igual que los muertos por conflictos violentos o por hambruna. El mundo no ha mejorado todo lo deseado desde que partían los barcos cargados de esclavos. Por eso no hay que olvidar hasta donde puede llegar el ser humano con tal de enriquecerse más y más. Si no estuviese prohibido, muchos seguirían optando por este modelo esclavista de grilletes y engorde ¿o no?.

Ziguinchor. Senegal.

5. CASAMANCE, EL EXHUBERANTE SUR DE SENEGAL

La región sur de Casamance es la zona más exhuberante y tropical de Senegal, con unos paisajes mucho más frondosos y verdes gracias a una tierra más fértil que se denomina el ‘granero de Senegal’. En la época seca bajará la frondosidad, pero aún así, será mucho más agradable que las zonas más secas que se extienden por el país. El color de la tierra pasa a engalanarse con el verde para su mejor pase de modelo.

Los que conocen algo de oídas pueden pensar que Casamance es la región donde han proliferados hoteles y resorts orientados a jubilados europeos, muchos de ellos franceses, que han hecho de localidades como Cap Skirring su campamento base. Pero este territorio ofrece muchísimo más con desconocidos rincones por explorar, con lugareños amables y hospitalarios en localidades bañadas por el mar y los manglares. Deliciosos paseos en canoa hasta islas desiertas salpicadas de baobabs y sobrevoladas por multitud de aves.

Uno de los enclaves más interesantes es la isla de Carabane, donde el tiempo se ha detenido, y donde es común contratar una excursión para el avistamiento de delfines. Se sitúa en la desembocadura del río Casamance,  y se accede en barco desde Elínkine. Una piragua a motor te llevará a este enclave paradisíaco y auténtico. Otra de las regiones más interesantes es Oussouye, tierra de pueblos diola que basan su cultura en las creencias animistas, que os pasaremos a contar a grosso modo en el siguiente apartado.

No menos espectaculares son los infinitos maglares de Seleki o la mencionada localidad playera y pequera de Cap Skirring, destino de ocio por excelencia y para extranjeros. Una encrucijada de culturas animistas, cristianas y musulmanas que resulta de lo más interesante para todo apasionado de la antropología y la sociología del mundo.

Ziguinchor. Senegal.

Para llegar aquí la tarea no fue fácil. En 2017 los aviones desde Dakar todavía no aparecían en los buscadores y quería evitar contratarlo por agencia. La opción del barco parecía la mejor, pero la mala suerte quiso complicarlo un poco más. Uno de los dos ferrys estaba estropeado y conseguir billetes en el día era casi imposible, y desde España no encontrábamos la manera. El incipiente turismo y el escaso desarrollo del sector y promoción en nuestro país, no facilita las cosas. Y es una pena, porque es un país que ofrece una experiencia cultural y natural impactante, a sólo 4 horas de avión. Otro mundo.

Merodeando por internet, la casualidad hizo que conociese a un guía senegalés que había vivido en Galicia una década y que tenía familia en mi tierra. La conexión hizo de puente para la confianza, y él fue quien nos reservó los billetes de avión para viajar de Dakar a Ziguinchor en avión, porque el barco en ese momento no era fiable. Mamadou es un tipo estupendo al que ni siquiera le contratamos como guía, pues el viaje a Senegal sería por libre, como siempre. Pero nos quiso hacer los favores igualmente, aunque finalmente sería una historia de simbiosis. Sin duda la más intensa de todo el viaje.

Casamance. Senegal.

Recuerdo perfectamente el día que lo conocimos en Dakar, nos fuimos a cenar y esa misma noche empezó una bonita relación de intercambio cultural y de cariño. La siguiente vez que nos veríamos sería en Galicia, pero antes nos encontraríamos en Senegal durante nuestra estancia y acabamos durmiendo en la casa de su familia. Una comunidad muy humilde que nos abrió las puertas de su casa recordando que estábamos en el país de la teranga.

Y ¿dónde estaba esa casa? Pues en el sur de Senegal, en Casamance, concretamente en Cap Skirring, localidad de la que os hablamos en los siguientes apartados.

Ritos Animistas. Senegal.

6. OUSSOUYE Y LA CULTURA DIOLA Y ANIMISTA EN SENEGAL

Una de las cosas que más me atraía de Senegal era el poder conocer un poquito más sobre las etnias que se asientan en esta parte de África occidental. Oussouye es uno de los paradigmas y enclave de la cultura diola que se basa en creencias y tradiciones animistas. Aquí se encuentra uno de los últimos reinos de Senegal, el de los Huluf, con la dinastía todavía en activo. Puedes hasta pedir que te reciba el Rey Diola, y ante esta posibilidad… ¡cómo negarse!

Este grupo étnico, denominado ‘jola’ en idioma wólof, se asienta en la costa atlántica entre la ribera sur del río Gambia, la región de la Casamance en Senegal y el territorio norte de Guinea-Bisáu. Se cree que los diola precedieron a los mande y fula en la costa ribereña de Gambia y para migrar hacia Casamance antes del siglo XIII.

En la actualidad, la mayor parte de sus ingresos agrícolas y turísticos terminan en Dakar, la capital del país. Su sentido de abandono por el gobierno en términos de infraestructura, educación, y el desarrollo económico es todavía mayor cuando se comparan con el desarrollo de la vecina Gambia. Una vez más, los gerifaltes de turno menosprecian teosoros de biodiversidad cultural que podrían ser las joyas de la corona.

Casamance. Senegal.
Casamance. Senegal.

Los paisajes aquí ofrecen campos de cultivo de arroz, entre cosechas de vino de palma y de plantaciones de frutales exóticos. Desde este campamento base puedes explorar otras aldeas de la zona, para conocer la vida de las comunidades animistas. Para mi resultó impagable entablar charlar con los artesanos del pueblo, acudir a las clases de una escuela o conocer cómo se desarrollan los ritos que aún practican estas culturas.

CITA CON EL REY DIOLA EN OUSSOUYE

  • En Oussouye es posible pedir una cita con el Rey Diola. Así como lo oyes y doy fé de que es cierto.
  • Puedes conseguirla durante la estancia hablando con alguien del pueblo o en el propio alojamiento.
  • Si estás planficando tu aventura y te urge la información, ponte en CONTACTO con nosotros.
Oussouye. Senegal.

CAMPAMENTOS SOLIDARIOS EN SENEGAL

Esta zona ofrece un tipo de alojamiento muy interesante en forma de ‘campamentos solidarios’, creados para fortalecer el tejido social de la región. Los beneficios obtenidos revierten directamente en el pueblo y se usan para escuelas, centros sanitarios y otras necesarias infraestructuras. Puedes ayudar a las comunidades si eres de los que no necesitas grandes lujos para dormir. Habitaciones sencillas, con cama y mosquitera, incluso con baño privado. 

Se están levantando de manera sostenible, cuidando desde su arquitectura para integrarla en el paisaje, y otras medidas de ahorro de agua y energía. La mejor opción para pernoctar en muchas áreas del país, porque también País Bassari ofrece al viajero experiencias similares en campamentos de ecoturismo, que os contaremos en CAMPAMENTOS SOLIDARIOS Y ALOJAMIENTO EN SENEGAL.

PROYECTOS SOCIALES OUSSOUYE

  • Puedes visitar y colaborar con ‘Orphelinat d’Oussouye – Congregation les filles de Saint Coeur de Marie’.
  • Una pequeña red orfanatos extendida en distintas ciudades como Ziguinchor y Kabrousse.
  • Es la primera congregación autóctona de África creada en 1858.
Cap Skirring. Senegal.

7. CAP SKIRRING, DESTINO DE PLAYA DE SENEGAL

Cap Skirring tiene las playas más afamadas de la zona de Casamance y, en general, de todo Senegal. Eso ha motivado que proliferen los hoteles tipo resort para atraer a los europeos, especialmente a los franceses, que han hecho de esta región su campamento base vacacional. La localidad se sitúa a unos 70 kms de la capital sureña de Ziguinchor.  

Originalmente, Cap Skirring era un pequeño pueblo de pescadores, que fue puesto en valor por los expatriados franceses en Ziguinchor como un área para construir un balneario en el año 1960.  Con el paso de las décadas, este ‘Club Meditérranée’ ha ido creando un ambiente muy particular en esta localidad costera entre jubilados expatriados, bares y locales de marcha, o tiendas de artesanía.

Una alternativa interesante pasa por alojarse en Kabrousse, un pequeño pueblo contiguo a Cap Skirring, más auténtico y menos explotado. Con un tranquilo paseo por la playa, llegarás a Cap Skirring atravesando aldeas rurales y puertos de pescadores en medio de la arena. El pescado llega pronto a los mercados, donde lo verás secándose al sol, el método más antiguo de conservación. No perdáis un paseo por estos espacios de compraventa que si en Asia son curiosos, aquí ni digamos.

Cap Skirring. Senegal.

CLIMA EN SENEGAL

Viajar fuera de temporada te ofrecerá la posibilidad de disfrutar de Cap Skirring con un atmósfera más tranquila y sosegada, lejos de esa afluencia de turistas europeos. Playas desiertas y hoteles con precios más económicos, serán otras recompensas.

La temporada seca va desde noviembre a junio, y dicen los expertos que es la mejor época para ver animales en su hábitat salvaje. En la temporada de lluvias es más difícil avistar hipopótamos o felinos, además de la ventaja de admirar los paisajes con mucha más vegetación y frondosidad.

EN LA CASA DE MAMADOU

Especial cariño a esta localidad por compartir momentos con la familia de Mamadou, un guía senegalés con el que contacté por Internet desde España, mientras preparaba el viaje a Senegal. Su especial conexión con Galicia hizo que la confianza saltase varios niveles y nos ayudó, desinteresadamente, con la compra de billetes de avión entre Dakar y Ziguinchor, una tarea que se había complicado desde casa.

En Dakar nos vimos por primera vez para la entrega de los billetes, y después de una cena, pasó de ser un contacto a ser un colega. Una semana más tarde, su familia nos abría las puertas de su casa en Cap Skirring. Tras dormir en su comunidad, Mamadou pasaba a ser amigo. Lo confirmaría unos meses después, una cita en A Coruña para conocer también a su mujer y su hijo. Una historia viajera de las que se quedan para siempre en esa colección de almas del camino.

Joal Fadiouth. Senegal.

8. JOAL FADIOUTH, EL PUEBLO DE LAS CONCHAS

Joal Fadiouth es uno de los pueblecitos más encantadores del litoral de Senegal, además de todo un ejemplo de convivencia y armonía entre religiones. La isla de las Conchas es una visita imprescindible, tanto por su curiosa formación, como por su historia y cultura. Su camposanto es compartido por 3 creencias diferentes: cristianos, musulmanes y animistas, algo que merece una mención aparte en el siguiente apartado de este resumen de viaje.

Un puente comunica las dos partes de esta localidad situada al extremo de la ‘Petite-Côte’, al sureste de Dakar. Joal es la más grande, establecida en el litoral, y Fadiouth es la más visitada, una isla artificial formada por conchas que resulta de lo más pintoresco. Un enclave embaucador donde la vida transcurre sin prisas. Un buen sitio para conversar con los nativos para conocer cómo piensan y cómo viven en un pequeño pueblo de la costa africana.

Si le sumamos un rico patrimonio arquitectónico, herencia de un esplendoroso pasado como puerto comercial importante de Senegal, la visita es obligada en un itinerario por la costa del país. La pena es que la decadencia romántica de los edificios, que siguen guardando aquella esencia de épocas de gloria, se puede derrumbar de un momento a otro. Literal. Los recursos económicos no suelen destinarse a recuperar el patrimonio cuando hay otras necesidades imperiosas mucho más urgentes para la sociedad senegalesa, además del cazo de la corrupción, que al parecer aquí se mueve con frecuencia.

¡TOMA NOTA!

  • Joal Fadiouth se ubica a 115 kms de Dakar, en dirección al sur y en la región del litoral conocida como la “Petite-Côte”.
  • Estamos en el entorno del Delta del Sine-Saloum y a unos 45 minutos de M’bour. Puedes llegar en sept-place a esta localidad y luego un taxi a la isla.
  • Para acceder a la Joal Fadiouth hay que ir abonar una tasa obligatoria en la oficina del Sindicato de Turismo, situada antes del puente.
  • Con la entrada tienes derecho a un guía local. Aunque no necesites sus servicios, eso no exime de pagar la entrada a la isla de las Conchas.
  • Puedes contratar un paseo en piragua por los manglares de la zona, o simplemente callejear por el curioso cementerio y por todo el pueblo.
Joal Fadiouth. Senegal.

UN POCO DE HISTORIA

No están muy claros los orígenes de esta peculiar localidad. La llegada de Sereres en esta zona podría explicarse por los avances de los Almorávides, a los que se les forzó en el siglo XI a dejar el valle del río Senegal para ocupar la Petite-Côte y la región de Siné. Pero Joal Fadiouth podría haber sido fundada por Guelwars cuando fueron expulsados por el reino de Gabou.

Durante el período colonial por aquí pasan portugueses, holandeses, franceses e ingleses, convirtiéndolo en un importante enclave comercial de la costa africana. Esto favorece la penetración cristiana y desde mediados del siglo XVII los misioneros se instalan en la costa. En 1850, una misión es erigida en el pueblo y el primer sacerdote es ordenado a finales de ese mismo siglo.

En Joal nació el poeta y político Léopold Sédar Senghor, apóstol de la negritud y el primer presidente de la República de Senegal. De niño frecuentó la misión católica antes de ser enviado a Ngazobil. Se puede visitar su casa familiar que lleva el nombre de ‘Mbind Diogoye’.

Puerto de M'Bour. Senegal.

EL PUERTO DE PESCADO EN M’BOUR

La llegada de pescadores al puerto de Mbour es uno de los grandes atractivos turísticos de Senegal, en una población situada a unos 80 kilómetros de Dakar y a sólo 5 minutos de la localidad turística de Saly. Lo interesante es observar todo el proceso derivado de la venta del pescado en el puerto y alrededores. Desde los cayucos anclados y agolpados en la costa, vestidos de colores llamativos, mientras docenas de pescadores se afanan a descargar el producto de la manera más rápida posible.

Con las manos, en cajas o con carretillas. Y a partir de ahí un proceso de lonja rudimentario y muchas escenas dignas de fotografiar. Si estás cerca y te gusta la fotografía, haz una incursión al atardecer cuando llegan algunos barcos y con una luz bonita será fácil sacar unas buenas imágenes. Su ropa pondrá la nota de color africana que se vuelve un verdadero desfile de telas satinadas y turbantes de gasas.

Cementerio de las Conchas. Senegal.

9. CEMENTERIO DE CONCHAS Y TOLERANCIA

Una obra de arte en forma de cementerio. Las conchas con la base de este camposanto tan peculiar que además presume de otra singularidad, la que acoger bajo ellas el descanso de cristianos y musulmanes. Un ejemplo de convivencia religiosa en un entorno de lo más curioso entre cruces, lunas y baobas. Un puente comunica esta pequeña islote con la isla principal de Joal Fadiouth. Cada año la isla recibe la visita de cientos de turistas, interesados por el patrimonio cultural de la zona, en medio de una atmósfera sosegada envidiable.

Esta acumulación de conchas se parece más a una obra de arte moderno que a un cementerio al uso. Cada baobab parece colocado estratégicamente para salpicar todos los enterramientos con su presencia. El símbolo del país, protegiendo ese diálogo ejemplar entre cultura y religión. Quizás esta tolerancia le otorgue esa tranquilidad a una población de unas 5.000 personas, que disfrutan tranquilamente de esa diversidad, en medio de un paisaje lleno de manglares y adornado con palafíticos sobre el mar. Pintoresco y encantador.

Cementerio de las Conchas. Senegal.

Si te apasionan los lugares bizarros con una esencia arrolladora, este es tu sitio. Y si te gusta la fotografía, ni te cuento. Aconsejamos ir a primera hora de la mañana para evitar las horas de mayor afluencia y acompañar de una buena luz. Como siempre, el atardecer es otro momento muy bueno, con el inconveniente de que habrá mucha más gente paseando.

No perdáis detalle de los homenajes florales, de las esculturas y recuerdos depositados en las tumbas bajo un sinfín de cruces cristianas y lunas musulmanas. Las etiquetas de la fé que guían en el horizonte a pesar de un sol cenital imposible. El paisaje se vuelve de otra galaxia, con las cimas de esos árboles plantados al revés, como castigo de los dioses. Los baobabs. Presencia omnipresente por toda la tierra del país, también sobre el mar en forma de conchas. Imperdible

 

Cementerio de las Conchas. Senegal.

Como curiosidad, aquí reposa el primer misionero francés muerto en Senegal, enterrado en el punto más alto del cementerio. Una visita imprescindible para conocer el lado más pintoresco del litoral senegalés. Si sobra tiempo en la ruta, alojarse en Joal Fadiouth una noche puede ser una buena opción si quieres relacionarte con los nativos. Es un lugar pequeño que facilita esa interacción y conversación rápida con el viajero. Apostamos a que terminarás cenando en casa de una familia y bebiendo licor mientras te empapas de las leyendas e historias de este asentamiento de conchas.

No fue en Joal Fadiouth, pero muy cerquita, en M’Bour ese ofrecimiento no tardó en llegar, y sin pensártelo dos veces, acabas en una comida con parte de una familia. Comer con las manos, comer todos de la misma bandeja, comer en círculo. Una larga historia que tendrá que esperar al su artículo correspondiente.

País Bassari. Senegal.

10. PAÍS BASSARI, TERRITORIO DE TRIBUS EN SENEGAL

La recóndita región de País Bassari, situada al este del país, es uno de los mejores lugares para disfrutar de la África rural más auténtica donde se ha preservado la cultura tradicional. Un territorio en el que conviven diferentes etnias como la bédik y la peul. El trayecto desde la capital de Dakar, o desde el sur de Casamance, se presenta con tintes de pesadilla debido a las malas infraestructuras y a la gran duración del itinerario.  

Como casi todo lo que requiere esfuerzo, tiene su recompensa. El entorno natural y cultural de esta zona de Senegal es casi un viaje en el tiempo. Subir montañas empinadas para explorar las aldeas situadas en la cima es toda una excepción en un país prácticamente llano, con unas vistas panorámicas impresionantes. Algunos de los poblados más importantes son Andjel, Iwol, Ibel, Bandafassi, Ethiwar, Ethies, Ninefécha, Salémata, Éthiolo, Dindefelo, Dánde, Ségou o Afia.

Aldeas pintorescas que te mostrarán su cultura y costumbres, rodeadas de paisajes únicos con naturaleza exuberante y fauna salvaje. La región se compone de poblados de las diversas etnias, con cabañas unifamiliares de planta circular. La imagen de la foto superior corresponde al campamento de ecoturismo escogido para pasar la estancia en la zona, con estructuras que imitan estas viviendas tradicionales. Esta modalidade de alojamiento está muy extendida en Senegal, gestionados por las comunidades y con el fin de que los recursos económicos repercutan directamente en el entorno local. 

Tenéis más información en el apartado de CAMPAMENTOS SOLIDARIOS Y ALOJAMIENTO EN SENEGAL.

País Bassari. Senegal.

EL POBLADO DE IWOL Y LA ETNIA BEDIK

Iwol es el poblado más conocido y visitado de la región de Bassari. Ubicado en lo alto de una colina, a menos de una hora de caminata, posee un entorno especial y mágico. Iwol se considera la capital del País Bedik, una minoría étnica de origen mandinga proveniente de Malí que llegó a estas tierras huyendo de guerras tribales.

Te recibirán con productos de bienvenida como artesanía y podrás entrar en sus cabañas de adobe, campos de maíz, o baobabs sagrados que son monumentos de adoración, además de uno de los miradores más espectaculares de toda la región de País Bassari. La subida cuesta un poco pero las panorámicas que ofrece el camino merecen la pena.

Lo más común es alcanzar el poblado de Iwol partiendo del pueblo de Ibel. Como en casi todas las aldeas, es necesario pedir permiso al jefe de la tribu y pagar una pequeña tasa local. Muchos de los poblados empiezan a perder ciertas costumbres ancestrales, triste pero inevitable. El contacto con el turismo y la apertura de estos destinos al mundo, provoca que sea complicado mantener ese deseado equilibrio.

Las historia de Iwol te la explica el responsable también en español, es esta. El origen del pueblo D’Iwol es mandinga con la llegada a Male de las famílias Keita y Camara. Durante la guerra tribal dirigida por Alpha Yaya venido de los Massifs de Fouta, los Bedicks se dispersaron y a muchos de ellos los mataron. Los que escaparon se escondieron en cuevas de las que solo salían por la noche para coger agua y cereales. Trabajaban con piedra para no atraer la atención de los enemigos con el ruido. Vista la gravedad de la guerra los hombres ofrecieron al Genio del pueblo, lo jóvenes más válidos para que les diera el poder de ganar. Gracias a eso los Bédicks fueron salvados. Un día Alpha Yaya volvió con el fin de someterlos, pero se dió cuenta que los Bédicks estaban protegidos con el poder del Genio. Fue una gran suerte para los habitantes del pueblo, además un enjambre de abejas combatió en favor de los Bédicks picando y matando a los soldados de Alpha Yaya. Fue así como los Bédicks conocieron la paz. Alpha Yaya huyó a Guinea donde moriría al poco tiempo.En el pueblo hay cuatro familias, los Keita, los Camara, los Samoura y los Sadiakou. Los Keitas son los jefes del pueblo. Los Camara y los Samouras organizan las fiestas y los Sadiakous se encargan del mantenimiento de las costumbres.

País Bassari. Senegal.

LA ZONA DE DINDEFELO Y LA ETNIA PEUL

Otro de los pueblos a visitar en la zona es Dindefelo pero ellos son de la etnia Peul, también llamados fulanis o pulas. Hablamos del pueblo nómada más grande del mundo que habita en África occidental, la mayoría en el Sahel donde junto a los hausas, suman unos 40 millones de personas. Se han ido extendiendo con el paso del tiempo, y a día de hoy viven en Mali, Guinea, Camerús, Burkina Faso, Guinea Bissau y posteriormente han llegado a Mauritania, Sierra Leona y el Chad. 

Uno de los elementos naturales que han hecho famoso a este pueblo es su maravillosa cascada de 100 metros de altura que encontramos en los alrededores del pueblo de Dindefelo. Os contamos más información sobre este salto de agua en el apartado CASACADA DE DINDEFELO EN LA FRONTERA CON GUINEA

CÓMO LLEGAR A LA REGIÓN DE PAÍS BASSARI

El objetivo principal es llegar a Kedougou desde dónde salen las excusiones y tours al País Bassari. Inevitablemente tendrás que superar un largo y polvoriento camino. Porque el polvo en África, se muerde aunque viajes en autobús. Es increíble lo sucias que pueden salir las mochilas de un maletero, porque el polvo tiene la particularidad de meterse por cualquier rendija. 
 
  • Autobús desde la capital de Dakar. Viaje más barato pero mucho más largo.
  • Taxi-Setplace de Dakar a Kedougou con parada en Tambacounda. Esta fue mi elección.
  • Tour privado. Ganas tiempo y seguridad con mejores vehículos. Pierdes frescura y dinero.
País Bassari. Senegal.

VIAJAR POR LIBRE A PAÍS BASSARI (Y SENEGAL)

No es necesario contratar un guía para viajar a País Bassari, y a Senegal en general. No es un territorio ‘mochilero al uso’ pero viajar por libre es fácil. Te puedes mover sin problemas en transporte público, y si puntualmente quieres contratar un vehículo privado para desplazamientos largos, podrás hacerlo sobre la marcha. Aunque sale bastante caro y no compensa si quieres vivir a fondo la experiencia africana. Si viajas con aire acondicionado sentado en un cómodo 4×4 no sentirás del todo que estás en África. Para comodidad supina, muchos contratan un tour organizado de una o dos semanas.

Sin embargo, si no quieres viajar por libre, lo que recomendamos es que contrates un guía local con vehiculo propio, a poder ser un todoterreno si vas a recorrer las montañas o si viajas en época de lluvias. Por el mismo precio, tendrás una experiencia personalizada a tu gusto y en función de tus intereses, alejado de los viajes organizados para grupos.

Como ya hemos dicho en diversas ocasiones a lo largo de este resumen del viaje por Senegal, tenemos el contacto de un buen amigo guía, para los interesados en esta opción. Lleva años organizando este tipo de aventuras y es un buen tipo que nos ayudó con varias gestiones y nos abrió las puertas de su casa. La historia ya la hemos contado, así que si os interesa tener de mano a alguien de confianza, solamente poneros en CONTACTO con nosotros.

País Bassari. Senegal.
País Bassari. Senegal.
País Bassari. Senegal.

Una vez asentados en las ciudades o localidades de referencia, resulta cómodo contratar un guía para recorrer las aldeas rurales o las poblaciones de montaña, como en el caso de País Bassari. Será la mejor manera de poder conocer su cultura y acceder a las comunidades fácilmente. Ellos pueden hacer de traductores si vais en busca de aprendizajes. Las etnias hablan sus dialectos, y como mucho el wolof, pero rara vez se comunican en francés. La experiencia será mucho más intensa si vais con alguien del pueblo que se dedique a realizar este tipo de circuitos.

Además te irá contando parte de la historia de las comunidades, de la flora y fauna de la zona o de las costumbres de las docenas de culturas que se asientan en esta región recóndita de Senegal. Por todo esto, merece la pena pagar por un guía, mientras colaboras con los recursos de una zona que tiene ingresos muy limitados. Después de tu estancia, sabrás lo que es vivir en una tierra árida donde mascar polvo bajo un calor infernal, es algo cotidiano. Cultivar es complicado y el agua es un lujo. Creemos saber lo que pasa, pero vivirlo… es otra historia.

Lo que recomendamos desde TrotandoMundos es alojarse en un campamento de País Bassari, algunos solidarios y otros orientados al ecoturismo, pero todos en beneficio del progreso de las comunidades y aldeas. La mejor manera de colaborar con el turismo sostenible y el progreso de la comarca rural. Cabañas muy sencillas, comida básica africana y letrinas por baños, a cambio de una integración total que merece la pena. O por lo menos, para el que busca empaparse de otra cultura y no quiere verla a través de un filtro ‘occidental’. El problema del agua, del clima y de la escasez de recursos, solamente lo entenderás sobre el terreno. Viviendo como ellos unos días. Todo lo demás seguirá siendo más parecido a ver un documental desde tu sofá.

TROTANDOMUNDOS CON EL TURISMO SOSTENIBLE

Dindefelo. Senegal.

11. CASCADA DE DINDEFELO, EN LA FRONTERA CON GUINEA

La cascada de Dindéfelo es una caída de agua de la Reserva Natural Comunitaria de esta localidad de las montañas de Senegal. Cuenta con 115 metros de altura, la de mayor desnivel de todo el país y muy próxima a la frontera con Guinea. Se ubica en una de las regiones más remotas, en el extremo oriental del país. En el itinerario por la región de País Bassari, encontrar este oasis en medio de recorridos por las aldeas asentadas sobre la tierra seca y polvorienta, es todo un gustazo.

El entorno natural es una maravilla y merece la pena hacer alguna ruta por los bosques aledaños y las aldeas rurales de la etnia Peul. De hecho Dindefelo significa ‘al lado de la montaña’ en el dialecto de lla tribu. Son conocidos también como Fulani o Fula. Uno de los pueblos nómadas más grandes del mundo, que viven en África occidental, la mayoría en el Sahel. Os contamos más en el apartado anterior PAÍS BASSARI, TERRITORIO DE TRIBUS EN SENEGAL.

Desde el pueblo se tarda una media hora en alcanzar este salto que se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de la zona. Hay varios campamentos de trabajo y solidarios, gestionados para impulsar los recursos económicos de las comunidades. En este cautivador entorno natural, habita a última población de chimpancés que queda en los bosques de Senegal. Si te gustan las cascadas, no te pierdas los DIARIOS DE VIAJE POR BOHOL en Filipinas.

Dindefelo. Senegal.

CÓMO LLEGAR A DINDEFELO

  • Trayecto Dakar/Tambacounda son unas 6/7 horas con suerte en coche. No es mala idea hacer noche en Tamba.
  • Tambacounda/Kedougou son unas 3 horás más. Es la ciudad base para recorrer País Bassari, donde se ubica Dindefelo.
  • Luego los 30 kilómetros hasta Dindefelo discurren a través de una pista de tierra apta para vehículos todoterreno,
  • Cuidado con la conducción en la temporada de lluvias porque las carreteras se complican bastante embarradas e inundadas.

TOMA NOTA

  • El viaje fue durante la temporada seca y cae menos agua. En la temporada de lluvias la caída será más espectacular.
  • Para llegar a la cascada se paga una pequeña entrada que va destinada a las comunidades de la zona. Es común en algunas aldeas.
  • Es casi obligatorio hacer la caminata hasta la cascada con el guía del pueblo. Se aconseja dejar propina, toda ayuda es poca.
Tambacounda. Senegal.

12. GASTRONOMÍA Y MERCADOS EN SENEGAL

La gastronomía senegalesa supura influencias francesas, portuguesas y árabes. Sin olvidar otros muchos grupos étnicos que han puesto su salsa, como puede ser la tradición culinaria de los Wólof. Goza de muy buena fama internacional gracias a una emigración que ha logrado extenderla más allá de sus fronteras. Su ingrediente principal es el arroz que se prepara de muchas formas.

Existen otros acompañamientos con cereales, generalmente mijo. Su posición costera hace que el pescado sea un ingrediente habitual en la dieta, que conforma uno de los platos nacionales: el Thieboudienne. El acompañante oficial es el arroz o el cuscús en diferentes preparados y variantes. También suelen macerar las carnes y pescados antes de ser cocinados. Al ser un país mayoritariamente musulmán no se encuentra fácilmente carne de cerdo, sin embargo el pollo es lo que más abunda.

La hospitalidad es muy importante para el pueblo senegalés, también alrededor de una mesa. Los comensales suelen compartir un mismo plato, generalmente una fuente gigante o varios platos en el centro, y acostumbran a comer con la mano. Así lo ha sido cuando he compartido mantel en casa de esos amigos de la teranga que aparecían por el camino. Allí donde fueres, haz lo que vieres.

PLATOS TÍPICOS SENEGAL

  • Thiébou Dieune. Un plato consistente en pescado, arroz, salsa de tomate y una selección de verduras y hortalizas.
  • Yassa. Pollo o pescado servido con cebollas y ajo, mostaza y salsa de limón.
  • Maffe. Pollo, cordero o ternera con vegetales en una salsa de cacahuetes muy típica en Senegal.
  • Fataya. Empanadillas de carne o pescado que van acompañadas de cebolla, tomate y salsa picante.
  • Dibi. Así le llaman al cordero a la parrilla que se sirve con arroz o cuscús de acompañamiento.
País Bassari. Senegal.
País Bassari. Senegal.

Las frutas son deliciosas, sobremanera el mango que es exquisito. Los plátanos pequeños , el ditakh o el corossol, parecido a una chirimoya, son otros con mucho sabor. Los zumos naturales están buenísimos, siempre que intentes que no le echen toneladas de azúcar o lo que es peor, leche condensada. La curiosidad la pone zumo de Baobab, con base en su fruto llamado pan de mono. Otro peculiar es el zumo de hibisco, una bebida típica de los países de África Occidental y muy conocida por sus propiedades energéticas, tonificantes, digestivas y diuréticas. También hay zumos de tamarindo, guayaba o jengibre. Cuestión de ir catando.

La mejor opción para comer en Senegal es acudir a o pequeños restaurantes familiares que parezcan ofrecer mejores garantías en cuanto a la calidad y salubridad. Parecer porque eso está siempre por ver. Pero si eres viajero, ya sabes a lo que te expones. Los establecimientos más baratos, frecuentados por los locales son los conocidos como ‘tangana‘. Esta palabra en wolof significa ‘está caliente’. Suele haber platos tradicionales tirados de precio y servicio de café.

Ziguinchor. Senegal.

Este tipo de consejos son un poco delicados, porque depende mucho del estómago del viajero y de su valentía. Nunca sabes donde puede estar el mejor bocado de la aventura. También es cierto que en ese camino puedes encontrar el que te lleva directamente al wc con una buena cagalera. Pero el que no arriesga no gana. En M’Bour no había manera de encontrar un local para comer cerca del hotel, y con la noche encima y nula iluminación por la carretera, no parecía lo mejor aventurarse más de un par de kms.

A punto de tirar la toalla, apareció un pequeño puesto cuasi-callejero, con pinta de dudosa higiene. Medio callejero porque tenía un pequeño habitáculo interior con un par de mesas. La comida se tostaba a la parrilla en una cabina exterior donde los lugareños recogían sus hamburguesas o suharmas. No quedaba otra, así que al lío. Al final, resultó ser el mejor emparedado del viaje, tanto como repetir, además de pasar un rato agradable con los locales y echar unas risas. Estaba riquísimo. El hambre era voraz, y seguramente eso influya en el grato recuerdo, pero estaba muy bueno. Donde menos te lo esperas, aparece la sorpresa culinaria.

Gare routiere. Senegal.

13. TRANSPORTES Y CÓMO MOVERSE POR SENEGAL

Desplazarte por Senegal será como un pellizco de realidad africana, porque moverte entre dos puntos del mapa puede ser una auténtica pesadilla. Siempre optamos por el transporte público y eso en este continente requiere grandes dosis de paciencia y buen humor. Porque de lo contrario, la aritmética va de cabeza al cabreo. Para sumar más emoción al ambiente, es común toparse con puestos de control policial en la entrada y salida de los pueblos, herencia de la reciente guerra civil que ha vivido Senegal. Cero preocupación, a los extranjeros muchas veces ni nos piden el pasaporte, y en todo caso con enseñarlo será suficiente. Es algo cotidiano, aunque los uniformes y armas suelen intimidar a primera vista.

Las gares routieres, más que estaciones parecen desguaces, pero desde ahí partirán la mayoría de Sept-Place, Car Rapide o Ndiaga Ndiaye que te llevarán a tus destinos. La primera vez que pisas una gare resulta frenético y acabas aturdido por la avalancha de tipos que te rodean preguntándote a dónde vas en todos los idiomas posibles. Francés, inglés, español, wolof… por delante, por detrás, te agarran para convencerte o directamente intentan coger las mochilas para llevarlas a su vehículo. Una carrera por el cliente demasiado loca si te pilla desprevenido. Es su modo de funcionamiento, pero al principio es muy chocante. Ahí me di cuenta de lo diferente que sería viajar por África y no por Asia. Akgo que confirmaría durante otros viajes al continente que podéis leer en TROTANDOMUNDOS EN KENIA y TROTANDOMUNDOS EN TANZANIA.

El trayecto entre ZiguinchorKolda duró más de 6 horas sin parar ni un segundo a 40 grados en un sept-place. Deshidratada, con la vejiga a punto de explotar y rodeada de un puñado de señores senegales con túnica transpirable… y con pocas ganas de hacer amigos. En wolof complicado entenderse, en francés otro tanto de lo mismo, y no tenían muchas ganas de expresarse por señas ni de comunicarse. Ni siquiera al repartir barritas energéticas de cereales y chocolate, que cogieron sin rechistar, pero sin mucho entusiasmo ni agradecimiento. Tierras remotas y dimensiones casi divergentes.

Si decides alquilar un coche, la información sobre el papel dice que la mayoría de carreteras que unen las ciudades y pueblos costeros están asfaltadas. La red vial interior no goza de buenas condiciones y puede llegar a ser intransitable durante la época de lluvias. Es común encontrarse con puestos de control policial en la entrada y salida a los pueblos para hacer cumplir las restricciones de velocidad, las multas se pagan en el acto.

Puerto de M'Bour. Senegal.

TRANSPORTE POR CARRETERA

  • Sept-place. Es la forma más popular y rápida de viajar por Senegal. Son los antiguos Peugeots 504 con tres filas de asientos y capacidad para 7 pasajeros. Suelen tener precios fijos dependiendo del destino. Cuando se llena, salen. Aquí no hay horarios fijos, el tiempo es flexible.
  • Car Rapide. Furgonetas para unas 15 personas, normalmente de la marca Mercedes. Llaman la atención por sus colores amarillo y azul. Debes preguntar la ruta a los chicos que van colgados de las puertas. No te fíes del nombre porque es el medio de transporte más lento. Tienen múltiples paradas.
  • Ndiaga Ndiaye. Parecidos a los Car Rapide pero con capacidad de hasta los 30 pasajeros y de color blanco. Tienen las rutas más largas entre diferentes ciudades.
  • Taxis. Apps. En las ciudades más grandes como Dakar conviene utilizar las app de transporte para tomar un taxi. Es más seguro y conoces el precio de antemano. Si optas por el taxi al uso, negociar bien el precio y la ruta y quedaros con la matrícula a poder ser. 
Aeropuerto de Ziguinchor. Casamance. Senegal.

TOUR ORGANIZADO/GUÍA PERSONALIZADO vs VIAJAR POR LIBRE

Debido al mal estado de algunas carreteras y de algunos medios de transporte, muchos optan por un tour organizado, pero no es tan complicado viajar por libre con un poco de paciencia. En transporte público me moví entre Ziguinchor y País Bassari, pasando por Kolda. Toda una aventura larga como un día sin merienda, pero era la única opción. La ruta más corta se realiza atravesando Gambia, pero no había tiempo para explorar ese país y rodearlo era la alternativa para llegar a las montañas interiores de Senegal en el límite con Guinea.

La otra odisea era llegar desde Kedougou a Dakar, ruta que Google Maps marca en más de nueve horas. Y eso a ritmo africano puede ser medio día, literalmente hablando, unas 12 horas. Hacer noche en Tambacounda es lo más inteligente. Y este es el precio de viajar como los senegaleses, pero también la mejor manera de integrarte en su modo de vida. La opción de alquilar un coche con conductor se salía del presupuesto por los cuatro costados, porque son tarifas muy altas, acostumbradas a un turismo de viajes organizados. Para un precio medio o casi ‘mochilero’ resulta muy caro. Si además te interesa adentrarte en la cultura local, no tiene sentido viajar a cuerpo de rey encerrado en un jeep con cristales tintados.

Casamance. Senegal.

En todo caso, si se prefiere contratar algo más organizado, mi recomendación es dejar a un lado las agencias de viajes porque se llevan su parte de tu bolsillo y son itinerarios genéricos trazados para un grupo variopinto. Contratar un guía local con vehículo para recorrer el país es la mejor forma de sacarle jugo a Senegal, viajando con ciertas comodidades como aire acondicionado y espacio, que no es poco. Será una experiencia mucho más enriquecedora pudiendo personalizar el viaje en función de tus gustos e intereses. El francés y el wolof son las lenguas oficiales, y el inglés está menos extendido, pero no es difícil encontrar a guías que hablen español.

Si os interesa esta opción poneros en CONTACTO con nosotros y os facilitamos el número del buen amigo Mamadou. Aunque viajamos por libre, se ofreció a ayudar con unas gestiones burocráticas antes de emprender viaje, porque era imposible llevarlas a cabo desde España. Su relación especial con mi tierra, Galicia, nos dio un feeling estupendo al conocerlos virtualmente y acabó siendo una confirmación al conocerlo en Dakar. Un buen tipo del que aprender un montón de cosas con esos intercambios culturales espontáneos y gratificantes que ofrecen estas casualidades.

O será ese que llaman destino. Mamadou lleva años trabajando como guía de grupos o viajeros solitarios que quieran descubrir este territorio de una manera más auténtica y personal. Su familia en Cap Skirring abrió las puertas de su casa y dormir en su comunidad fue una experiencia inolvidable. Y solamente por hospitalidad. Garantía total de confianza.

Casamance. Senegal.

El transporte marítimo te servirá para moverte desde la capital de Dakar hasta la ciudad de Ziguinchor en Casamance. En el año 2017 los ferrys solamente circulaban dos veces por semana, y uno estaba estropeado. Reservar los billetes desde España no era posible y comprarlos el mismo día con esa tesitura toda una odisea. La opción fue coger un vuelo entre las dos localidades, pero sin incidencias, el barco es una buena alternativa para viajar de norte a sur y viceversa.

Utilizarás embarcaciones tradicionales para surcar los manglares de la zona tropical de Casamance y para alcanzar pequeñas aldeas animistas perdidas en medio de deltas y canales. Estas travesías son muy agradecidas porque transcurren por áreas protegidas con una gran biodiversidad de flora y fauna, especialmente ornitológica. Navegar por el sur de Senegal es respirar paz y naturaleza, en medio de un submundo que me ganó por completo.

Las experiencias de transporte en Senegal fueron tediosas y poco agradables, quizás sólo superadas por las correrías en las montañas tanzanas, donde creí morir en bus imposible cargado tres veces más de lo que podía soportar y con la gente bajando por la ventanilla. Escenas surrealistas que ahora se convierten en anécdotas viajeras pero que en vivo y en directo, son para ponerse del hígado.

Esos momentos en los que piensas: ‘si me viese ahora mi madre, me baja del bus por el tubo de escape diciéndome, pero qué necesidad habrá!’. No lo sabemos, pero es una necesidad y un impulso que te hace enfrentarte a cosas que serían impensables en tu país. Si os apetece leer la aventura completa entrad en TROTANDOMUNDOS EN TANZANIA.

Cap Skirring. Senegal.

14. CAMPAMENTOS SOLIDARIOS Y ALOJAMIENTO EN SENEGAL

El alojamiento en Senegal resulta caro para el viajero occidental que se presenta como un ‘blanco’ fácil para sacar dinero. Por estas latitudes se tiende a pensar que si llegamos hasta allí, somos medianamente ricos, cuesta que entiendan que hay diferentes niveles de vida y que no todos pueden pagar una habitación de 50e/día si vas a recorrer el país durante varias semanas. Una habitación en Dakar por ese precio europeo, no equivale a los estándares occidentales ni mucho menos. Lo imprescindible es un ventilador, una mosquitera, un sencillo baño privado y limpieza. No compensa pagar muchos extras cuando son tan susceptibles de fallar.

Supuestamente hay internet en el alojamiento, pero casualmente ese día, hay una ‘avería’ en toda la ciudad. Si lo necesitas de verdad, ahí te puedes quedar sentado esperando, por eso conviene comprar una tarjeta SIM local. Lo mismo con la electricidad, apagones frecuentes y tarjetas de crédito que nunca funcionan. El dinero de plástico no les gusta mucho, a no ser que sea un hotel de cierta categoría. Incidencias infinitas que deberás torear con esa paciencia extra que requiere el viajar por este continente.

Para muestra un botón, una estancia de tres noches en la ciudad keniata de Mombasa que fue una pesadilla por momentos. Con un calor sofocante, sin electricidad durante tres días y agua cuando la bomba lograba funcionar. Aunque no hay mal que por bien no venga, y gracias a esa odisea eléctrica conocí a cuatro buenos amigos de Argentina. Si quieres empaparte de esas grandes anécdotas viajeras entra en TROTANDOMUNDOS EN KENIA.

Lo mismo que ocurre con el transporte, las tarifas están adecuadas a un tipo de turismo organizado, que es el más extendido hasta la fecha. Desde hace unos años, la opción de viajar por libre se ha incrementado y con ella, han surgido opciones muy interesantes de alojamiento donde es posible interactuar con la cultura tradicional, mientras te ahorras un dinero que revertirá de manera positiva en las poblaciones más humildes. Hablamos de los campamentos, la mejor manera de practicar un turismo sostenible con el entorno social y natural, que explicamos a continuación.

TROTANDOMUNDOS CON EL TURISMO RESPONSABLE

Oussouye. Senegal.

CAMPAMENTOS QUE REVIERTEN EN LA COMUNIDAD

Una alternativa muy extendida, y la que recomendamos desde TrotandoMundos, son los campamentos. Alojamientos con habitaciones individuales o dobles, o cabañas tradicionales de paja y piedra. Cama, mosquitera y ventilador como norma general. Suelen estar gestionados por las propias aldeas y los beneficios se transforman en recursos económicos para la comunidad. Sólo por eso merece la pena colaborar, practicando un turismo sostenible sin lujos occidentales y con un total respeto al medio ambiente. Poco gasto de energía, con electricidad limitada, y el agua suficiente para una ducha sin excesos. Porque estamos en África, y cuando muerdes el polvo en la boca y dejas de respirar entiendes de verdad lo que son las partículas en suspensión empujadas al aire por la escasez de humedad.

Solamente con alojarte en uno de estos espacios en auge, puedes ayudar a mejorar el entorno laboral de los pueblos, mientras te empapas de la cultura local a borbotones. En Oussouye resultó impagable charlar con los trabajadores para conocer que ha supuesto la proliferación de este tipo de alojamientos para su entorno económico y social. Porque no olvidemos, que no sólo se trata de dejar rendimiento económico, si no de poder abrir la mente. Para el viajero que se aproxima a su cultura resulta enriquecedor, pero no lo es menos para los senegaleses. Ellos lo tienen mucho más complicado para viajar que los que estáis leyendo este artículo.

La palabra ‘campamento’ conduce a pensar en tiendas de campaña, pero nada que ver. Estos alojamientos imitan las cases, las viviendas tradicionales senegalesas de pequeñas cabañas de planta circular y techo a base de fibras naturales. De no haber cabañas serán habitaciones. Lo que no cambia es el ambiente relajado, la decoración tradicional y el olor a comida casera con ritmo de djembe.

En País Bassari el escogido fue un capamento de ecoturismo formado por casas tradicionales con cama, mosquitera, ventilador y electricidad limitada. Letrinas para el baño y cubos de agua para la ducha. Cinco días de esta guisa, y acabas entendiendo de verdad lo que puede ser la vida en África. Tu cuerpo cubierto de una masa pegajosa entre crema de sol, repelente de mosquitos y polvo en suspensión. Sin poder darte una ducha en condiciones y, muchas veces con problemas para respirar, resulta complicado. Pensar que ese es el día a día de la mayoría de los africanos, es sentirte más afortunado que nunca.

Ziguinchor. Senegal.

15. VISADO, VACUNAS Y MONEDA PARA SENEGAL

VACUNAS Y SANIDAD EN SENEGAL

El consejo principal indiscutible pasa por solicitar una cita con tu médico de Medicina Preventina o del Centro de Vacunación Internacional más cercano. Un especialista evaluará tus necesidades en base a tu estado de salud y la ruta que hayas escogido para el destino en Senegal. Si eres viajero habitual, es probable que ya te hayas puesto las vacunas recomendadas para viajar al país. 

La vacuna contra la fiebre amarilla es obligatoria en caso de proceder de países con riesgo de transmisión. Las más habituales para viajar a cualquier país del mundo son el ciclo de la hepatitis A y B y las pastillas para la fiebre tifoidea, que duran un par de años aproximadamente. Si viajas con frecuencia, el médico te recomendará ponértelas, casi con seguridad Otras que pueden ser aconsejables en ciertos casos son las que protegen contra la polio, la enfermedad meningocócica, el tétanos-difteria, el cólera y la rabia.

PROFILAXIS CONTRA EL PALUDISMO (MALARIA)

Capítulo aparte merece el tema de la malaria. El tratamiento del Malarone es una profilaxis puesto que no existe vacuna. Dependiendo de las zonas que se vayan a explorar y de los riesgos variables en función del clima, por ejemplo. Las pastillas cuentan con efectos secundarios a valorar, que pueden acarrear mayores o menores consecuencias muy variables en función de cada persona. Hemos viajado por muchos países y finalmente nunca lo hemos tomado, siempre siguiendo las recomendaciones de nuestro facultativo. Es un tipo muy razonable que prefiere que observes los riesgos sobre el terreno, sobre todo en viajes largos donde no sería muy recomendable tomarla durante un mes o más. He conocido viajeros que la tomaban en Bali, donde el riesgo es cero, mientras estando en Borneo, Amazonas o Papúa no ha sido necesario tomarla. Depende de lo que te adentres en zonas salvajes de bosques, selvas o manglares, pero para muchas rutas turísticas no será necesario.

Durante el viaje a Senegal en el mes de abril, los mosquitos fueron contados. En País Bassari no vi ni uno. Y en el resto de localidades, las precauciones habituales suelen ser efectivas si las tomas en serio. Ropa larga al atardecer y al amanecer, evitando las zonas de aguas estancadas, ríos y demás modos acuáticos. Una buena dosis de repelente completará la protección. Si lo cumples a rajatabla y usas mosquitera por la noche, minimizas al máximo las posibilidades. Volvemos a insistir en que será el especialista en Medicina Preventiva el que deberá orientarte sobre tu aventura.

M'Bour. Senegal.

VISADO PARA SENEGAL

Desde el año 2015, si eres ciudadano español NO se necesitas visado para entrar en Senegal para una estancia inferior a tres meses. Los únicos requisitos serán tener el pasaporte con validez superior a 6 meses. Como es común en muchos destinos, en inmigración te pueden perdir el nombre del hotel donde te vas a alojar. Con facilitar el que tengas los primeros días será suficiente. No está demás llevar a mano el billete de salida del país, porque también te lo pueden solicitar.

MONEDA Y TARJETAS DE CRÉDITO EN SENEGAL

La moneda oficial de Senegal es el franco CFA. En el aeropuerto hay alguna casa de cambio y varios cajeros automáticos. Lo aconsejable es sacar al llegar algo de cash para pagar los primeros gastos y después comparar los tipos de cambio fuera del aeropuerto para cambiar otra tanda. Hoy en día lo más inteligente es hacerse con alguna tarjeta de las que operan sin comisiones en el extranjero como puede ser la Bnext o EvoBank.

De todos modos, el uso de las tarjetas no está extendido en Senegal, así que conviene llevar siempre dinero en efectivo. Más aún si pretendes explorar regiones remotas de montañas como País Bassari. En muchos alojamientos promocionan el pago con tarjetas pero a la hora de la verdad, nunca funcionan. O no quieren, porque no son muy amantes de esta modalidad de pago. Mejor pájaro en mano, que plástico volando.

En ciudades como Dakar encontrarás cajeros pero no siempre estarán a mano, por lo que se recomienda igualmente llevar algo de dinero encima. Para cambiar euros a francos se puede acudir a bancos, casas de cambio o incluso en los mismos hoteles. Puede haber bastante diferencia en el cambio, mejor tantear las opciones antes de cambiar una buena cantidad de billetes.

Dakar. Senegal.

16. CONSEJOS PARA FOTOGRAFÍA EN SENEGAL

Mi experiencia en África Negra me lleva a advertir ciertos consejos a la hora de sacar fotografías. Las cámaras no son muy bienvenidas, o al menos esa fue mi percepción. Si estás acostumbrado a la amabilidad asiática en estos lindes, aquí las tomas requieren de un mayor esfuerzo. Como veis en la imagen superior, el gesto de ‘fotos no’ será frecuente en tu camino, mientras otras veces te pedirán unas monedas a cambio.

Antes de hacer fotografías a adultos debemos pedir permiso, aunque sea con un mísero gesto cómplice para comprobar la actitud ante un disparo. Muchos habitantes tienen creencias animistas y llegan a pensar que una fotografía les puede hasta robar el alma. Por norma general, nadie facilita el posado fotográfico, a no ser que quieran vender algo o sacar algo de dinero.

Los mercados son una de mis debilidades, y casi fue imposible fotografiar. La cámara intimida y cuando ves que la gente escapa o esconde, acabas guardándola. No queremos molestar ni enturbiar su realidad. Lo importante siempre es el viaje, así que si no hay feeling, deja de tener cierto sentido. En los entornos rurales de País Bassari, la cosa se tornó un poco más amable porque a algunas etnias les reconforta que su imagen llegue a otros mundos lejanos. Aunque tampoco te lo pondrán en bandeja, hay que currárselo un poco. Con cierta confianza y paciencia, todo fluye mejor.

Dakar. Senegal.

Las fotografías a menores de edad se deben tomar con permiso de los padres, como haríamos en cualquier país occidental. Muchas veces somos injustos y hacemos cosas que serían imposibles en nuestros país, porque la denuncia estaría sobrevolando nuestras cabezas. Las reglas deben ser las mismas en cualquier lugar, sin aprovecharse demasiado de las circunstancias que a veces se presentan delante de un viajero. Y en caso de disparar, que sea para denunciar esas vulneraciones de derechos fundamentales.

Si la fotografía en Senegal me pareció tarea ardua y hasta sudorosa, no sabía lo que me vendría encima en otros destinos africanos como Kenia o Tanzania. Ahí si que lo pasé mal de verdad, nunca me he sentido tan peor tratada como viajera. No me refiero a toda la aventura, si no en este terreno de la toma de imágenes. Me quedó claro que no ven al turista como un beneficio, porque no tendría sentido tratarlo de esta forma, sin ninguna necesidad.

En Nairobi me vi asaltada bruscamente por uniformes con patas, hasta en tres ocasiones diferentes, cámara en mano en plena vía pública. Fotografiando únicamente edificios y arquitectura. Los agentes, en lugar de preguntar e informar amablemente, me agarraban del brazo con fuerza e increpándome sin ni siquiera saber que imagen estaba tomando.

Borra la foto’ era el mandato que salía de su boca una y otra vez. Alguno pidió primero verla, pero a otros les faltó quitarme la tarjeta de la cámara. Al parecer, en uno de los casos, había algunas oficinas de policía en uno de los edificios que estaban a medio km de distancia. Adivina no soy. Estamos acostumbrados a otro tipo de trato al turista, y tres asaltos incómodos en menos de dos horas me hicieron desistir.

Lo mismo me ocurrió en Tanzania, en la localidad de Tanga, mientras tomaba una foto de un edificio colonial en la calle. Otro uniformado, que ni siquiera era policía si no alguien de seguridad privada, me agarró por el brazo con brusquedad y me llevó a un puesto de vigilancia callejera, sin explicarme nada. Me obligaban a enseñarles las últimas fotos sin saber cuál era el problema. Malos tragos que conviene tener presentes para controlar el cabreo ante estos sobreasaltos. Si queréis ahondar en estas aventuras fotográficas entrad en TROTANDOMUNDOS EN TANZANIA.

TROTANDOMUNDOS EN KENIA

País Bassari. Senegal.

17. NATURALEZA Y BIODIVERSIDAD EN SENEGAL

Competir en el continente africano por la biodiversidad cultural o natural, no es tarea fácil. Los países de África Central y del son los máximos exponentes de la fauna y flora, pero Senegal ofrece una naturaleza muy interesante salpicada de un montón de parques nacionales y de cuatro ecorregiones totalmente diferentes que marcan otros tantos ecosistemas, catalogados por el Fondo Mundial para la Naturaleza, conocido por las siglas WWF.

Los parques y reservas naturales representan el 8% del territorio nacional donde se registran un total de 169 especies de mamíferos, y 540 especies de aves. Senegal cuenta con seis importantes parques nacionales, donde se puede observar fauna en estado salvaje, además de una treintena de reservas naturales de menor tamaño. No está nada mal.

El espacio protegido más importante y extenso de Senegal, ubicado en el sureste del país, en la región de Kolda, antes conocida como la Alta Casamance. Se estableció como reserva en 1925, y fue declarado parque nacional de Senegal en 1954. Alcanzaría la cima de las distinciones en 1981 con la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La distinción agridulce le llegaría en 2007 cuando fue incluido en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro.

Junto al río Gambia habita una abundante fauna con especies netamente africanas: leopardos, babuinos, elefantes, leones, hipopótamos, y endémicos elands gigantes occidentales. Pero como decíamos, hay una lista más que digna de espacios donde adentrarse en la biodiversidad senegalesa.

PARQUES NACIONALES Y RESERVAS NATURALES

Joal Fadiouth. Senegal.

18. LOS BAOBABS, SÍMBOLO NATURAL DE SENEGAL

El baobab es todo un símbolo de Senegal, formando parte de su escudo y de los ritos ancentrales de esta cultura africana. Comparte esta distinción nacional en Maadagascar, donde también se erige como la representación del país. Se le conoce también como árbol botella o pan de primate. Sus dimensiones le otorgan esa majestuosidad, que lo encumbra a categoría de dios natural, al necesitar muy poca agua para subsistir miles de años.

El truco lo esconden los tejidos fibrosos del tronco, que absorben el agua de la lluvia para soportar las sequías. El más grande de Senegal es el ‘Gran Baobab’ o ‘Babobab Sagrado’, a 8 kilómetros de Joal Fadiouth. Está completamente hueco y se puede acceder a su interior. Lo malo es que parece más un mercadillo que un árbol memorable. Consecuencias de la explotación turística sin control.

Por desgracia, los baobabs más grandes y viejos han comenzado a desmoronarse y morir. Cinco de los 6 más grandes ya han desaparecido, o poco les falta. En 2016 uno de los más viejos y memorables de Botsuana se desplomó. Registraba solamente un 40 del 70% de agua que es necesaria para su buena salud. Los expertos creen que esta debacle está relacionada con el cambio climático. Será un elemento intrínseco a los paisajes que te ofrece Senegal. Un grupo de baobab centenarios, señala a menudo, la ubicación de un antiguo pueblo. Señales indestructibles de la diosa naturaleza.

EL BAOBAB EN NÚMEROS

  • Su altura oscila entre los 5 y 30 metros y el diámetro de la copa supera los 11 metros.
  • En buenas condiciones, clima templado y lluvias ajustadas, pueden vivir 800/1000 años.
  • Algunos ejemplares han llegado a alcanzar los 5000 años de antigüedad.
  • El tronco de un sólo baobab puede almacenar más de 120. 000 litros de agua.

LEYENDA DEL BAOBAB

  • Según la leyenda, los baobabs eran unos árboles tan grandiosos e imponentes, que los dioses les concedieron el don de la larga vida.
  • Agradecidos por este regalo, comenzaron a crecer desmedidamente llegando incluso a desafiar a los dioses.
  • Su sombra impedía crecer al resto de los árboles y el frío y la oscuridad se apoderaron de la región.
  • Por esta rivalidad inesperada, los dioses decidieron plantarlos al revés, como lección de humildad.
  • Así es como sus raíces parecen mirar al cielo implorando el perdón de esos dioses castigadores.
Ziguinchor. Casamance.

19. EL PROBLEMA DE LOS RESIDUOS EN SENEGAL

Una imagen vale más que mil palabras y viendo la imagen superior os haréis una idea de la nula red de recogida de basura, ni siquiera de reciclaje. Evidentemente, sin infrestructura para canalizar residuos, no se puede esperar que la población tenga  conciencia ambiental ante una ausente educación al respecto. No es algo exclusivo de Senegal, por supuesto. Los que habéis dado algunas vueltas por el mundo adelante, sabéis que es un problema común en los países en vías de desarrollo, como mínimo.

En Asia, en África o en Sudamérica, donde los recursos económicos son más que limitados, y sin educación ni logística, la ecuación está clara: preocupantes cantidades de basuras y plástico acumuladas en cualquier rincón. La imagen de este apartado corresponde a la ciudad de Ziguinchor, en la región de Casamance, al sur del país. Pero también hay basura en las playas, aunque no tanta, pero no por ello justificable. El rey de estas tristes estampas es el dichoso plástico, plástico que también arrastran las mareas y que se suma al que amontonan los locales. Algo que se vuelve a repetir en un montón de lugares que hemos visitado, en diferentes partes del globo. 

Es una pena y un tema que nos preocupa, por eso siempre decimos que lo mínimo que podemos hacer es dejar todo como estaba cuando llegamos. Es la máxima clásica pero también básica, porque hay un montón de cosas que podemos hacer y que trataremos a fondo en otro post. Pero lo primero pasa por evitar todo plástico y todo residuo que pueda ser contaminante. Siempre hay alternativas, siempre. Si hablamos de buceo, ya ni te cuento. Ver los fondos marinos con basura nos duele en el alma. Sólo con recursos económicos y educación se puede llegar al control y concienciación, para frenar esta imparable destrucción de los ecosistemas. De todo esto hablamos a fondo en la sección en de MEDIO AMBIENTE.

TROTANDOMUNDOS CON EL MEDIO AMBIENTE

Kedougou. Senegal.

20. SENEGAL, EL PAIS DE LA HOSPITALIDAD

Al inicio de este resumen hemos hablado de lo que ofrece el alma del país de la teranga, hospitalidad marcada en su ADN. Amables, sociables y con las puertas abiertas de su casa para el forastero. Prueba de ello es mi experiencia donde los ofrecimientos para dormir en casa de familias senegalesas, aceptando en un par de ocasiones. La primera fue en Cap Skirring, gracias a nuestro amigo Mamadou, un guía senegalés con el que contacté por internet para resolver unas gestiones burocráticas y que acabó siendo un amigo. Su insistencia para pernoctar en la comunidad de su familia fue tal, que no hubo manera de decir que no. Todo de forma desinteresada, con el único afán de mostrarnos sus tradiciones y modo de vida.

El trayecto infinito en bus desde Kedougou en País Bassari hasta M’Bour, llegaba a destino antes de las 5am. Mamadou sabía que la última parada del vehículo sería una explanada en una gasolinera, porque en Senegal las estaciones no abundan. A esas horas y sin posibilidad de enlanzar transportes, habló con un amigo para que nos alojase en su casa familiar. Y así fue, cediendo una habitación de la casa mientras ellos se agolpaban para dormir. Incluso te sientes incómodo por esa situación ante unos desconocidos. Pero les parecerá peor si no lo haces. Tienen muy poco para vivir, pero te lo dan todo

Casamance. Senegal.

No todo es jauja en el país de la teranga, y el viajero tendrá que lidiar con el modo cansino de muchos vendedores de souvenirs y demás productos para el turista. Son extremadamente insistentes y pueden agobiar cuando se repite continuamente. Los trucos del almendruco son continuos, que si te regalo una pulsera como muestra de amistad para luego intentar venderte otras cosas, que si vamos a tomar un té y te llevan a la tienda de su amigo. Lo clásico. Somos conscientes de las necesidades económicas, pero consiguen espantar a los posibles compradores. Eso mismo expliqué a los ‘beach boys’ de la costa de Kenia, que se han ganado el podio absoluto de la pesadez, pero son incapaces de entender que esa no es la manera de empatizar con el foráneo. Idiosincrasia y cultura opuestas.

País Bassari. senegal.

NO DES DINERO, REGALA COSAS ÚTILES Y SOSTENIBLES

En tu itinerario por Senegal visitarás aldeas pequeñas donde las comunidades viven de manera muy humilde y donde algunos regalos pueden ser bienvenidos. No hablamos de caramelos ni dulces, porque su higiene bucal no es la más cuidada, y además este tipo de productos sólo inyectan azúcar innecesario y generan más basura. Como hemos visto en el apartado anterior, urge colaborar en este sentido ante una nula gestión pública de los residuos.

Orientar estos productos a las necesidades sanitarias o académicas, llevando material para curas o para las escuelas. No sólo libretas y pinturas, si no también ropa o calzado. Eso es lo prioritario. Lo que para nosotros es básico, allí es todo un lujo. Si no quieres cargar con nada, unos paquetes de arroz, algo de fruta o productos de higiene como jabón, serán más que bienvenidos.

Isla de Gorea. Senegal.

EXPLOTACIÓN INFANTIL EN FAMILIAS Y MAFIAS

La mendicidad infantil está al orden del día y por eso alertamos siempre de lo negativo que puede ser dar dinero a los niños. Muchas veces so víctimas de la explotación de mafias que les imponen unos ingresos diarios. Si no los cumplen, paliza al canto como mínimo. Esto hace que sea como vivir en una cadena perpetua sin posibilidad de salir del círculo vicioso. Las propias familias los introducen en este sistema esclavista, para obtener ingresos familiares extras.
 
El dinero de las mafias temina siendo otro grano de arena para la base de financiación de grupos terroristas islámicos en Nigeria como Boko Haram. Terrorismo internacional que además se conoce sobremanera por los secuestros de cientos de niños, especialmente niñas. Da igual que se trate de mafias o de familias, alentar este tipo de conductas sólo hará crecer estas redes infantiles.
 
Quizás no es la manera más bucólica y atractiva para poner broche a este resumen del itinerario por Senegal, pero no nos cansamos de decir que TrotaMundos quiere contar todas las caras de un destino. No sólo la bonita que nos enseñan las agencias de viajes o los promotores turísticos, si no también ese lado oscuro que forma parte de la identidad del mismo territorio. Indivisible. Y como viajeros curiosos, inquietos y responsables, nos gusta conocer todo lo posible del suelo que pisamos. Lo bueno y lo malo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Ziguinchor. Senegal.

NAVEGA POR MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario