Myanmar

EL PAÍS DE LOS TEMPLOS INFINITOS

Un país que regala una hospitalidad abrumadora

LO MEJOR DE LA ANTIGUA BIRMANIA

Lago Inle. Myanmar.

LO MEJOR DE MYANMAR

Yangon. Myanmar.

1. MYANMAR: UN PAÍS DE APELLIDO BIRMANIA

Os dejamos con un completo resumen de los lugares que hemos visitado acompañados de galerías de fotos.

Myanmar es un país que conquista por su gente y por su carácter hospitalario.

Si te apasiona el Sudeste Asiático, no debes perdértelo.

Asia en pura esencia. Y auténtica.

GALERÍA DE FOTOS – YANGON

2. YANGÓN, CAPITAL COLONIAL Y BUDISTA

Rangún o Yangón, es la ciudad más grande de Myanmar, actual capital del país. Una curiosa mezcla de arquitectura colonial británica, junto a rascacielos modernos y pagodas budistas recubiertas de oro y brillo. 

La más famosa es la pagoda Shwedagon Paya, centro de peregrinación sin rival. A su sombra quedan en plano secundario otros templos como Botataung y Sule, ambas con reliquias budistas. Aunque lo que nos apasiona es perdernos entre esos pequeños santuarios que nadie conoce. Es allí donde podrás observar la vida local con más esencia y tranquilidad.

Para descansar del calor, hay algunas áreas verdes como el Parque del Pueblo, con fuentes y jardines florales, y el lago Kandawgyi, con una réplica de una barcaza real, cafés y un zoológico. Para los que desean pisar un espacio artístico donde aprender de su cultura, se erige como epicentro el Museo Nacional.

Otro imprescindible es el mercado de Bogyoke Aung San para perderse entre cientos de puestos donde venden absolutamente de todo, y donde podrás tomar el pulso a la ciudad y al ritmo de los birnamos.

El resto de la estancia pasa por dejarse llevar por una urbe con un tráfico caótico pero que brinda infinitas escenas cotidianas que te sorprenderán a cada paso. Todas acompañadas de una gran sonrisa, aderazada por una espiritualidad magnética en los templos budistas.

GALERÍA DE FOTOS – BAGAN

2. BAGAN, LA CIUDAD DE LOS MIL TEMPLOS

Sin duda es lo más reconocible de Myanmar a nivel turístico, la ciudad de Bagan y esos infinitos templos que parecen sacados de un cuento. Más aún con los globos aerostáticos sobrevolándolos en cuanto empiezan a salir los primeros rayos de sol. Un momento mágico y todo un imprescindible del viaje.

Bagan es la antigua capital de varios reinos de Birmania y se asienta en la meseta del país, a orillas del río Ayeyarwady y a unos 150 kms al suroeste de Mandalay. Sus más de 4.000 templos, más de 2.000 en el recinto arqueológico, son más que un aliciente para viajar al país de las pagodas y de la amabilidad por excelencia. 

Una región de rojas llanuras que deslumbró a Marco Polo y que conserva gran parte de aquel esplendor. No en vano, en 2019, la UNESCO les colgó la banda de Patrimonio de la Humanidad. Aunque los templos se pueden recorrer a pie, resulta mucho más cómodo hacerlo en bicicleta, o todavía mejor en moto eléctrica, para evitar esfuerzos inútiles bajo un calor de justicia. 

La perspectiva cenital es una de las más buscadas pero también de las más caras, así que prepara unos cientos de euros si tu deseo es subir a un globo aerostático. Conviene reservar con antelación si es temporada alta y cruzar los dedos para que el tiempo acompañe y un aire excesivo no cancele la experiencia. Dos o tres jornadas serán más que suficientes para ver los templos más grandes y relevantes y también algunos de los pequeños, y no menos espectaculares.

GALERÍA DE FOTOS – LAGO INLE

5. EL LAGO INLE Y SUS PESCADORES FUNAMBULISTAS

Otro lugar emblemático de Myanmar es el lago Inle con sus clásicas escenas de pescadores equilibristas echando las redes al agua. Unos funambulistas en toda regla que te dejan boquiabierto mientras tu intentas no caerte de la embarcación al intentar inmortalizarlos para tu posteridad fotográfica. El lago de agua dulce está ubicado en las montañas del Estado Shan, al este del país, siendo el segundo del país en extensión con una superficie estimada de 12.000 hectáreas y 500 km².

Una de las riberas del lago, alberga la pagoda de Phaung Daw U, una de las tres principales de todo Myanmar, levantada en el siglo XVIII y con imágenes de Buda que datan del siglo XII. En el guía de viaje os contaremos las actividades y paradas turísticas más importantes que se pueden llevar a cabo en el entorno del lago. Es un lugar muy tranquilo y agradable, además de la curiosidad que te ofrece el descubrir el modo de vida sobre el agua.

Una parada imprescindible de Myanmar para conocer una nueva forma de vivir donde los pescadores son además de artesanos, artistas.

GALERÍA – LA VIDA EN EL LAGO INLE

6. LA VIDA COTIDIANA SOBRE EL LAGO INLE

A sus orillas se extienden 200 ciudades y aldeas, mayoritariamente pobladas por los Intha, que traducido sería algo así como ‘los hijos del lago’.  La ciudad más poblada del entorno es Nyaung Swe con su famoso Canal de Nankand. El lago es una zona rica de cultivo donde verás escenas continuas de agricultura sobre el agua, además de admirar sus maravillosos jardines acuáticos y la vida en las aldeas y mercados flotantes

Si has recorrido el Delta del Mekong te recordará mucho a esa región que recorre parte de Vietnam y Camboya, entre otros países del Sudeste Asiático. Imperdible en tu itinerario por Myanmar. Si es tu primera vez observando como es el día a día sobre el agua, estarás muy entretenido viendo las escenas cotidianas en los mercados flotantes, en las tiendas y gasolineras que se mecen como un barco, o viendo a los niños en su escula sobre pilotes. Abre los ojos y empápate de esta inolvidable experiencia navegando el lago Inle.

Si te interesa conocer más sobre el Mekong te recomendamos entrar en nuestros artículos sobre Vietnam y Camboya.

7. RECORRIDO POR LAS ALDEAS RURALES DE MYANMAR

En todas las sociedades que viven del sector primario, pesca y agricultura, se vuelve indispensable poner esfuerzos en acercarse a conocer este eslabón fundamental del país. Myanmar entra dentro de ese perfil que muestra su cara más humilde y entrañable en los lugares más recónditos. No hace falta ir a Bagan para maravillarse con postales que parecen sacadas de otra época. Incluso de otra dimensión, por su devenir reposado y su atmósfera embaucadora entre montañas agolpadas y templos asomando en el horizonte entre una niebla nostálgica.

Entornos magnéticos donde te quedarías a ver la vida pasar sin más. Un sitio donde parece menos complicado vivir sin guasap a cambio de una calidad de vida que seguramente ellos mismos desconocen. No se puede obviar que se trata de una sociedad con muchas carencias económicas, marcadas por una situación política del pasado reciente que no dejaba margen para nada.

Campos de cultivo, búfalos entre arrozales cabras en cementerios y casas tradicionales con ropa de colores tendida al viento. Esto no es Bagan, pero en la sencillez vive la esencia. Y esto es parte de la verdadera Myanmar, más que los templos a donde acuden sólo turistas, vendedores y demás afanados en el sector turístico. Si tienes la oportunidad no dejes escapar un recorrido por el entorno rural.

Enclaves donde entablar con los lugareños será inevitable, hasta el punto de terminar cenando o durmiendo en casa de alguna familia. Quizás Pekín Express tenga algo que ver en todo esto. O no, porque la hospitalidad viene de serie en el ADN de un pueblo. Y parece que aquí ese sentir, viende de lejos, aunque fuese entre compatriotas.

Mandalay. Myanmar.

8. MANDALAY, LA ANTIGUA CAPITAL REAL DEL NORTE DE BIRMANIA

Mandalay es una ciudad que aparece a orillas del río Irrawaddy, que atraviesa parte de Myanmar y China, como la antigua capital real del norte de Birmania. Su gran atracción turística, y budista para los locales peregrinos, es el restaurado Palacio de Mandalay de la dinastía Konbaung, rodeado por un foso. Esta familia fue la última que reinó en Birmania entre 1752 y 1885, estableciendo el tercer imperio, el segundo mayor de la historia del país.

La cumbre de Mandalay Hill ofrece una panorámica magnífica de la ciudad. Y a los pies de esta colina, la pagoda de Kuthodaw alberga cientos de losas de mármol con inscripciones de las escrituras budistas. Si tenéis suerte, podréis ver alguna de las múltiples ceremonias que se celebran en este santuario, como muestran las fotos de las niñas ataviadas con ropas tradicionales y festivas. 

En nuestra visita, el Palacio de Mandalay estaba en obras de restauración, como es habitual en cualquier obra arquitectónica de relevancia. Aquí lo curioso eran los andamios gigantes elaborados con bambú, como seguro habéis visto en otras ocasiones en diferentes construcciones por estas latitudes asiáticas.

GALERÍA – GENTE, OFICIOS Y MERCADOS

9. GENTE, OFICIOS Y MERCADOS EN MYANMAR

Los mercados son una perdición para nosotros. Mercados callejeros, mercados de pescado, mercados de carne, mercados de fruta, mercados de especias, mercados de artesanía, mercados de antigüedades… espacios donde parar el reloj para empaparse de la cultura local. De manera fácil y cómoda te introduces en la vorágine de lo cotidiano, donde se suceden un montón de escenas ante tus ojos que te atraparán entre colores, olores y sabores exóticos.

Ver como juegan de cuclillas a las cartas varias generaciones de hombres, sonreír cuando aparece la vendedora desnucada en el mercado que duerme la siesta placenteramente en medio de los pasillos, o ver pintar las esculturas de un templo a mano, y con brocha gorda, son momentos que te llevas. 

Lago Inle. Myanmar.

No todo va a ser monumental. Imágenes para la retina que se encargará de hacer la reconstrucción mental de lo que has visto durante la aventura. Nos encanta ese turismo de proximidad que apuesta por conocer de la forma más natural las sociedades que visitamos. Y para eso, siempre hay que alejarse un poquito de los centros, puntos o regiones más turísticas.

Los templos son maravillosos, pero aquí lo que conquista de verdad es la gente. Todo lo que sea roderarse de birmanos en su salsa será motivador para la interacción. La calle es su hábitat. Y hablando de templos, no conviene menospreciar los que son más pequeños y menos famosos porque podrás conocer lugares con mucha más esencia espiritual que los que reciben al día miles de visitantes. Rodeado de ‘occidentales’, quizás el karma pase de largo.

Yangon. Myanmar.

10. CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR MYANMAR

Como en todos nuestros diarios de viaje también hablaremos de cómo llegar a Myanmar y de qué transportes son los más adecuados para moverte entre las diferentes localidades de tu itinerario. También te orientaremos para trazar sobre el mapa las diferentes opciones que te ofrece el territorio dependiendo de la duración e intereses de tu aventura.

En pocas palabras, el transporte es lento y barato. Las infraestructuras son desastrosas y los vehículos no son precisamente modernos. En estos países con poco desarrollo logístico, la paciencia se vuelve la mejor herramienta para sobrellevar los contratiempos y retrasos que te puedan surgir en el camino. Lo bueno es que con la sonrisa por bandera, cualquier incidente se lleva mejor que en nuestro ‘submundo’, donde el estrés y la mala leche se apoderan de la mayor parte de la gente en una situación que requiera una pérdida considerable de tiempo. En Myanmar, los relojes se mueven a otro ritmo.

Es la regla principal que juega sobre territorio birmano, como ocurre en una larga lista de países donde las infraestructuras no son prioridad de los gobiernos. Te facilitaremos algunos consejos para desplazarte de manera más efectiva y cómoda entre las paradas que planifiques.

Yangon. Myanmar.

11. LOS TESOROS DE MYANMAR: HOSPITALIDAD Y SONRISA

Como hemos repetido a lo largo de este artículo, la gente es la seductora en una tierra de templos y naturaleza viva. Transmiten serenidad y bondad cuando te miran a los ojos. Nada invasivos, son discretos y hasta tímidos. No parece extraño cuando hace poco más de una década que el país abrió sus puertas a los extranjeros.

Esa sonrisa curiosa que esbozan al verte, también está ligado a ese pasado. No hay más que pensar en como sería nuestra apertura hacia un mundo desconocido, partiendo de una sociedad que no ha podido agitarse demasiado antes un régimen opresor. Con ese perfil, cada viajero se convierte en alguien del que poder aprender. Porque no hay que viajarpara tener sed conocimiento. Les encanta conversar y conocer cómo es nuestro modo de vida al otro lado del globo.

Por muchos estandartes monumentales, naturales y salvajes que pueda ofrecer Myanmar, el espíritu de un pueblo es lo que cautiva al foráneo. Y sin duda la antigua Birmania lo consigue sin despeinarse. Compartir, ayudar y sonreír al otro.

Tres pilares que hacen que la vida sea sencilla y fácil dentro de los límites de este territorio que va camino de convertirse en uno de los grandes ases de la baraja del Sudeste Asiático. Si abriesen todo el país al turismo libre, incluida la costa sur y las islas del mar de Andamán, sería brutal. Aún con ciertas limitaciones de movimiento, es una apuesta segura para todo el que se considere un enamorado del continente asiático.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Lago Inle. Myanmar.

TROTANDOMUNDOS RECOMIENDA

DESCUBRE MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario