Irán

Puertas abiertas a la antigua Persia.

Una aventura entre leyendas vivas

Irán. Oriente Medio.

TROTANDOMUNDOS EN IRÁN

Isfahan. Irán.

ITINERARIOS Y LUGARES IMPRESCINDIBLES

Irán. Oriente Medio.

1. IRÁN, MUCHO MÁS QUE UN PROGRAMA NUCLEAR

¿A Irán? ¿Estás loc@? ¿A qué vas allí si no hay nada? Si has viajado a Irán sabrás de que hablamos. Es la reacción más común cuando cuentas a alguien que lo has elegido como destino. La mayoría de ellos olvidan que hablamos de la majestuosa e irrepetible Antigua Persia. Como ocurre con muchos países con mala fama, el único peligro es atraparte. Un eslogan de promoción del turismo colombiano, que sirve de igual manera para este país.

De hecho, ese territorio supuestamente cargado de peligros y de amantes de las armas nucleares, se está convirtiendo en uno de los destinos con el crecimiento turístico más exponencial de todo el mundo. A la historia de uno de los imperios más importantes de la humanidad, se une un baza si cabe más importante para el viajero, una hospitalidad abrumadora del pueblo iraní que se vuelve todo un magnetismo.

Arquitectura colosal, desiertos insólitos, montañas verdes, islas y un sinfín de lugares que demuestran que es un destino con muchísimo potencial. Y encima con ese plus de ‘desconocido’ que le otorga el haber permanecido al margen del turismo de masas. Que así siga, porque vivimos en un mundo donde se impone el turismo insostenible a base de promocionar destinos ‘obligados’ para el viajero.

Los monumentos únicos e infinitos de Irán cautivan por su elegancia y presencia, pero el entorno natural ofrece múltiples posibilidades. Admirar el cielo estrellado del desierto o caminar entre la niebla de bosques y selvas, son algunos ejemplos. Y todo aderezado con el rico aroma de la cocina iraní, gastronomía fusión en toda regla, servida por unos anfitriones de lujo. 
Irán. Oriente Medio.
PINCELADAS DEL RECORRIDO POR IRÁN
 
TEHERÁN. La capital suele quedar sacrificada como lugar de paso hacia un país que ofrece mucho más que una urbe con un tráfico infernal y poca arquitectura al lado de sus competidoras. Pero si dispones de tiempo, podrás conocer una ciudad moderna como pocas en Oriente Medio, con una vida cultural y artística interesante, además de un buen puñado de museos y otras paradas monumentales.
 

SHIRAZ. Es la puerta a las ruinas de Persépolis, pero tiene más cosas que contar. Para empezar se la conoce como la ‘ciudad de los poetas’ y la ‘ciudad del vino y las mujeres’. Si quieres saber el motivo, tendrás que seguir leyendo. Si te adelantamos que esconde algunos de los tesoros arqueológicos más importantes del país.

PERSÉPOLIS. Es la joya de la corona iraní en cuanto a turismo se refiere. Haber sido el centro del mundo hace 25 siglos no es para menos. Patrimonio de la Humanidad desde el año 1979, se ha convertido en un reclamo arqueológico de los mayores del mundo. Te contamos lo más importante antes de que pises una tierra única y legendaria que te pondrá los pelos de punta.

NAQSH I-RUSTAM. Una necrópolis impresionante situada a 10 minutos de Persépolis con unos espectaculares relieves tallados en la propia roca. Un lugar inquietante y misterioso que podréis ver más adelante en el apartado correspondiente. Nos parece un imprescindible para completar la visita a la joya de la corona iraní.

Irán. Oriente Medio.

YAZD. Reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, al considerarse una de las ciudades con arquitectura más antigua del mundo y está considerada por muchos expertos como una de las poblaciones del mundo antiguo mejor conservadas. En medio del desierto, se salvó de la destrucción por guerras e invasores y no fue afectada por terremotos.

ISFAHAN.  La plaza de Naghsh-i Jahan, así como la Gran Mezquita de Isfahán, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, honor que también posee el palacio de Chehel Sotún como parte de la tradición del jardín persa. La ciudad también posee una extensa variedad de sitios construidos entre los siglos XI y XIX, donde se puede apreciar la arquitectura islámica del Imperio safávida.

A pesar de todas las virtudes que ofrece Irán, como su apertura turística es todavía muy reciente, presenta unas ciertas peculiaridades que conviene tener en cuenta. Desde estrictas reglas islámicas hasta problemas con las tarjetas de crédito y la necesidad de un seguro de viaje especial. Pero no te preocupes porque estamos preparando un cuaderno de pre-viaje donde comentaremos los aspectos básicos para preparar tu aventura.

Idioma, moneda, vacunas, sanidad, seguros de viaje, seguridad, cultura, religión, idiosincrasia y transportes para moverte por el país. Son algunos de los aspectos que te ayudarán a trazar el itinerario y los pormenores con mayor información. Toda esa que uno aprende una vez ha viajado por el destino y que guarda en forma de consejos y recomendaciones.

PRE-VIAJE IRÁN

TODOS LOS CONSEJOS PARA PREPARAR TU AVENTURA

Si te urge algún dato, recuerda que puedes escribir un comentario al final de esta página y contestaremos con la mayor rapidez posible. De esa forma todos los viajeros que nos lean podrán beneficiarse de las mismas preguntas y respuesta. Pero si lo prefieres, puedes ponerte en CONTACTO con nosotros.

Teherán. Irán.

2. IRÁN ROMPE PREJUICIOS CON SU HOSPITALIDAD

Con lo que ha hemos dicho, no es de extrañar que Irán reciba gran cantidad de turistas extranjeros cada año. El boca a boca entre viajeros es imparable. Cuando conversas en cualquier punto del mundo sobre viajes y aventuras, vas llenado tu saca mental de apuntes y anotaciones que al final, se convierten en un tesoro impagable. Todas las referencias de este país, siempre han sido excelentes. Desde amigos cercanos a esos aventureros con los que te tropiezas por el camino.
 
La hospitalidad iraní es algo conocido entre los que indagamos en experiencias que otros han podido vivir antes que nosotros. Sólo uno de este par de TrotaMundos ha podido sentir en sus carnes las bondades de esta acogedora cultura. Nunca te perderás, ni te meterás en jaleos, ni te verás solo ante cualquier incidencia porque siempre hay alguien dispuesto a ayudar o incluso a invitarte a cenar a su casa con su familia.
 
Y el recibimiento es sorprendente. Disponen la casa con las mejores galas, una mesa elegante para los huéspedes. El invitado le sirven una taza de té o café para aliviar el cansancio. Después vienen las frutas de temporada y una variedad de dulces.
 
En eso se parecen a los gallegos, porque tenemos la costumbre de embutir a nuestros invitados con comida hasta las orejas. Pan e viño que non falte! La comida, todo un símbolo de hospitalidad extendido por diferentes latitudes del mundo.

En Irán los anfitriones se desviven por darte la mejor comida posible y no empiezan a comer antes que su invitado. Incluso no deja de comer antes de que el invitado termine para que el huésped no se sienta avergonzado de continuar comiendo. Cosa que me parece estupenda porque quién no se ha cortado en una mesa por eso mismo!

Un país con diferentes culturas y costumbres pero con una característica común, una abrumadora amabilidad que sorprende al foráneo. Seguramente porque muchos todavía llevan en la mochila ciertos prejuicios, y no es de extrañar. Lo que nos venden en los medios de comunicación y en nuestro entorno, no son precisamente virtudes de este país, ni de esta cultura. Y para combatirlos, nada mejor que comprobarlo sobre el terreno.
 
En mi caso algo parecido me ocurrió en Senegal, conocido como el ‘país de la Teranga’ que viene a traducirse como hospitalidad. También eran continuas las invitaciones para quedarse en casas de familias a comer o a dormir.
 
Si os interesa conocer estas experiencias y anécdotas con sabor africano, os recomendamos explorar:
 
Yazd. Irán.

3. YAZD, LA CIUDAD ZOROATRISTA DE IRÁN

La ciudad zoroatrista de Yazd se impone a las puertas del desierto, como si fuera un oasis de cúpulas azules de azulejo rodeadas de un monótono adobe. que parece buscado para no molestar demasiado en la fiesta de la arquitectura. Te cansarás de mirar al cielo para ver una y otra vez las impresionantes mezquitas que adornan un cielo azul intenso en medio de la meseta central de Irán.

Una de las paradas imprescindibles para visitar en la Antigua Persia. En los tiempos de la Ruta de la Seda, esta era la última parada antes de enfrentarse a las enormes salinas de Kavir, como tuvo que hacer Marco Polo en el año 1272, cuando dejó documentado el laborioso trabajo de los artesanos con la seda. Todavía hoy es un sector básico de la economía de la región.

En esta llanura arenosa a unos 1.200 metros sobre el nivel del mar, el clima es totalmente desértico. El abastecimiento de agua depende de una red de túneles excavados para transportar agua que se distribuyen por toda la ciudad y que provienen de una montaña cercana llamada Shir Kuh.

Yazd. Irán.

En las callejuelas de esta localidad podrá sumergirse en lo más profundo de una de las religiones más antiguas de la Humanidad, el zoroatrismo. Situada en Kavir, donde se abre el gran desierto de sal de Irán, se la considera la ciudad más antigua todavía habitada del país. Cuenta con la comunidad mazdeísta más importante de la república islámica. Son los seguidores de Zoroastro y su filosofía.

FILOSOFÍA ZOROATRISTA

  • Se considera la religión monoteísta más antigua del mundo, con 5.000 años de vida.
  • Fue la principal religión del país antes de la ocupación islámica
  • A día de hoy es una confesión en retroceso en todo el mundo por la disminución de sus practicantes.
  • En sus filas hay un grave cisma que tiene su raíz en el tratamiento de los difuntos.
  • Aún así, hoy en día aún existen muchos afines a esta religión repartidos por todo el país.
Yazd. Irán.

Yazd no suele estar en la lista de imprescindibles de los viajeros que exploran territorio iraní porque a menudo los cautivan otras localidades más famosas como Isfahán, Shiraz o Persépolis. Pero sin embargo, es una de sus ciudades más bellas. Además de las deslumbrantes mezquitas de color turquesa, esta villa se distingue por un sistema de aire acondicionado ideado hace más de dos siglos. Son los ‘badgirs’ y los podéis ver en las fotos superiores.

Se trata de unas construcciones en barro conocidas precisamente como ‘torres del viento‘, unas simples construcciones de base cuadrangular con un sistema de tubos que captan la más mínima brisa que se mueva por encima de los edificios y la canalizan hacia el interior de las viviendas.

Así refrescan unas casas abrasadas por el sol en pleno desierto y con un clima extraseco. La edificación más famosa por sus torres del viento es Khan-e Lari, de dos siglos de edad. Perteneció a una familia de mercaderes y está abierta al público para una visita.

Yazd. Irán.

El paseo por la ciudad vieja regala agradables sombras entre las estrechas callejuelas encajadas entre las viviendas de barro. Solitarias durante el día, sus habitantes buscan su particular refugio en sus patios más frescos. La esbelta mezquita Jameh es la principal de la ciudad, pero no la única. Os detallaremos sus virtudes monumentales y arquitectónicas en el cuaderno de viaje completo. La conclusión es que Yazd se ofrece como una buena base para visitar Persépolis, pero también para descansar unos días antes de aventurarse hacia el sur.

Hay algunas ciudades interesantes para completar la ruta como Kerman, rodeada de montañas, o la reconstruida Bam, reducida a polvo por el terremoto del año 2003. Esta ciudad y su paisaje cultural fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2004 y se amplió en 2007. Tras el terremoto, en el año 2004 fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro, pero fue retirada de esa lista en 2013, tras su reconstrucción.

Yazd. Irán.

UN POCO DE HISTORIA SOBRE YAZD

La historia de Yazd se remonta 3.000 años, a los tiempos del Imperio Medo. La ciudad fue un centro zoroastriano durante la época sasánida. Tras la conquista árabe de Persia, muchos zoroastrianos emigraron de las provincias vecinas a Yazd. La ciudad se mantuvo zoroastriana incluso tras la conquista árabe pagando tributo, aunque el islam se fue imponiendo con el paso del tiempo.

Debido a su ubicación apartada y su difícil acceso, la ciudad se mantuvo inmune a muchas batallas y a la destrucción y saqueos de guerra. Llegó a ser un refugio para los que huían de otras partes de Persia durante la invasión del Imperio mongol. Intelectuales, artistas y científicos venían en busca de asilo.

Yazd. Irán.

En este lugar y en sus alrededores se pueden encontrar edificios de la época zoroastriana, destacando las llamadas Torres del Silencio, donde practicaban sus ritos fúnebres. Se utilizaron durante siglos para la destrucción de los cuerpos de los difuntos por parte de las aves, porque según la religión zoroastriana de este modo se liberaba el alma del cuerpo.

En los años 70, el gobierno iraní impuso el cierre de las torres y la modificación del culto. Las encontrarás al sur de la ciudad sobre dos cerros. Dentro de la misma área es posible ver cisternas de agua y restos de un antiguo asentamiento.

Shiraz. Irán.

4. SHIRAZ, LA PUERTA DE ENTRADA A PERSÉPOLIS

Shiraz es una ciudad muy amable dentro de Irán con mucho que decir en historia, cultura y arquitectura. En sus calles nacieron algunos de los más importantes literatos medievales de la antigua Persia, lo que le ha valido pasar a la posteridad como la ‘Ciudad de los poetas’. Será por eso, pero se vuelve uno de los lugares más románticos y místicos de toda la aventura. Y también con el sobrenombre de la ‘Ciudad de las flores’.

Pero todo el mundo tiene un lado oscuro y Shiraz no iba a ser menos, por lo que también se la conoce como la ‘Ciudad del vino y las mujeres’. Sus caldos han ganado fama alrededor de todo el mundo desde el mundo antiguo. De hecho, el vino de Shiraz era el favorito del mismo Alejandro Magno, y la leyenda dice belleza de sus mujeres atrajeron aventureros de los confines del mundo.

Lo que si se puede apreciar con unos paseos, es que ser la capital económica del país deja otra atmósfera distinta a otras ciudades del país. Las mujeres visten de manera más ‘liberal’, si es que el término se permite, con pañuelos muy coloridos que dejan el color negro en plano secundario. Más alegría visual que contrasta con otros lugares de Irán. Shiraz llegó a ser capital de Persia a finales de la Edad Media.

Shiraz. Iránn.

PUNTOS DE INTERÉS EN SHIRAZ

Entre los monumentos más visitados de Shiraz se encuentra las tumbas de los poetas. Destaca el mausoleo de Hafez, uno de los literatos más importantes de la historia de Irán, famoso por sus versos en forma de gazal. Aún hoy en día, la gente se acerca hasta su sepulcro para entonar sus más famosos versos. Dedicadle un poco de tiempo porque merece la pena ver estas interacciones espirituales con base en la literatura del mundo.

En el centro histórico de Shiraz encontrará la Fortaleza de Karimkhan, que en el siglo XVIII llegó a ser la sede del poder de todo el país. En la actualidad sus robustas torres albergan unos bellos jardines, uno de los espacios más agradables de la ciudad para dar un paseo y encontrar un ambiente fresco lejos del sol imposible. Pero no es el único refugio verde de la ciudad. Muy recomendable el de Narenjestán, en la Casa de Qavam, una villas que en otros tiempos perteneció a una de las familias más poderosas.

Como su propio nombre indica, todo el jardín está sembrado con naranjos. El olor del azahar se mezcla con la frescura de las hojas y forman uno de los rincones más paradisiacos de Irán. El gusto de los iraníes por el aroma floral y la presencia del agua, queda patente al visitar estos majestuosos y acogedores espacios en verde de la ciudad. Un placer para los sentidos.

Otro de los lugares de Shiraz que no se puede perder es la Mezquita Nasir al-Mulk, la mezquita rosa. Este templo es una auténtica obra de arte, repleta de azulejos rosados en su interior que forman un ambiente increíble que solo los grandes poetas como Hafez y Sa’di podrían describir. Las vidrieras dividen la luz en su interior en mil colores e iluminan el recinto con unos tonos cálidos que parecen sacados de un sueño. Visita obligada en la Ciudad de los Poetas.

Shiraz. Irán.

UN POCO DE HISTORIA DE SHIRAZ

Ubicada al suroeste del país a los pies de las montañas de Allah o Akbar y bañada por el río Khoshk, es la capital de la provincia de Fars. Se cree que la ciudad existe desde hace unos 2.500 años con su período de esplendor en los siglos X, XII y entre el XV y XVII. Tras las invasiones de los mongoles y diferentes tribus del Asia Central, y fue Saas e Ismail I, quien expulsó a los musulmanes sunitas e instauró el chiismo en todo el Irán.

En la actualidad cuenta con menos de un millón y medio de habitantes y es el centro económico del sur del país. Cuenta con una desarrollada agricultura, especialmente la que gira en torno al cultivo de la uva, de ahí su fama de buenos vinos desde la antigüedad. El vino era uno de los baluartes del mercado de la exportación, antes de la revolución islámica, y ahora se ha pasado al mercado negro.

Hoy en día solamente lo pueden producir de manera casera, debido a la prohibición del licor que rige en el Islam. Pero por suerte para los amantes del vino, la uva Shiraz se cultiva a lo ancho y largo del planeta. En lugares donde beberse un vaso de vino no supone un delito, sino un placer mundano como pocos.

Pero la razón principal por la que los viajeros acuden de turismo en Shiraz es acercarse hasta la cercana Persépolis, una de las excursiones imprescindibles de Irán. Sería imperdonable perderse esta joya. Un yacimiento arqueológico que hace siglos fue la capital del Imperio Aqueménida, y que nos recuerda la historia de uno de los imperios más importantes de la historia de la humanidad.

Continúa leyendo porque empezamos la ruta hacia un capítulo seductor enmarcado en la Antigua Persia, y donde los paisajes que nos vamos encontrando en el camino no son menos espectaculares. Por eso nuestro principal consejo es realizar el itinerario con calma para pararse en pueblos perdidos o parajes sacados de otro planeta. Si te gusta la fotografía de paisaje, estarás en tu salsa.

Wherever. Irán.

5. CAMINO A LA ANTIGUA PERSÉPOLIS

Persépolis es una de las mecas turísticas, no sólo de Irán, si no de Oriente medio. Un sitio donde habría que ir al menos una vez en la vida, para visitar las ruinas de la que fue capital del imperio persa. El yacimiento arqueológico fue declarado en el año 1979 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Persépolis fue el centro religioso del primer imperio persa en el siglo VII A.C.

En aquella época lejana, era el imperio más grande de todos los que existían, por lo que podemos decir que Persépolis era el auténtico centro del mundo. Sólo por eso, deberíamos caer rendidos ante un dato abrumador como pocos. El imperio mayor del mundo hace casi 30 siglos. Casi nada. A día de hoy, puedes visitar las impresionantes ruinas que todavía desprenden un halo de imponencia abrumadora. Sin duda es una de las mejores atracciones monumentales que ofrece Irán.

El camino de Shiraz a Persépolis te ofrece unos paisajes desérticos maravillosos, rodeados por montañas que parecen gritar al cielo con formas punzantes en las cimas. Por momentos te sientes en otro planeta, y esa sensación, nos resulta especialmente placentera a los viajeros. Si te decantas por realizar el trayecto en taxi, podrás parar a sacar algunas fotos cuando te apetezca, pero si vas en transporte público o compartido, no tendrás esa opción. Y merece la pena, sobre todo si te gusta la fotografía. A continuación te contamos cuáles son los mejores transportes para llegar a Persépolis.

CÓMO LLEGAR A PERSÉPOLIS DESDE SHIRAZ

Persépolis está a 70 kilómetros de Shiraz, al lado de una ciudad llamada Marvdasht. Quizás la forma más cómoda y funcional es el taxi. No son demasiado caros y puedes realizar el trayecto ida/vuelta por unos 15 euros la pareja. La mayoría de taxistas te dirán de pagar la ida y la vuelta, diciéndote que te esperarán en la salida durante un par de horas. Pero no hay necesidad porque hay cientos de taxis en la salida de Persépolis. Así no tienes que estar pensando que se agota el tiempo o quedarte con la duda de si estará o no cuando termines.

En todo caso, la elección del transporte dependerá de tu presupuesto y del tiempo del que dispongas. Sobra decir que antes de fichar por uno, conviene tantear a varios y comparar los precios, además del regateo básico de estas latitudes. También puedes llegar en transporte público por muy poco dinero, un par de euros.

Otra opción barata es tomar un savari o coche compartido desde la estación de autobuses dede Karandish por unos 3/5€ por persona. Si no encuentras uno directo hasta allí, puedes llegar hasta Marvdasht, donde cambiarás a otro para recorrer menos de 10 km. Esto me recuerda a Senegal, donde viajar en coche compartido era lo normal y barato. De cómodo mejor no hablamos. Si te interesa saber más de la aventura cruzando el país senegalés no te pierdas TROTANDOMUNDOS EN SENEGAL.

Por supuesto no faltan los tours o excursiones directos a Persépolis, para los que lo prefieren todo organizado. En la ciudad de Shiraz, y otras cercanas al yacimiento arqueológico de Persépolis, encontrarás un montón de agencias locales que los ofertan. Si dispones de coche privado, no será complicado llegar porque está bien indicado y la carretera es decente.

Irán. Oriente Medio.

6. LAS IMPONENTES RUINAS DE PERSÉPOLIS

La respiración se acelera y el corazón a borbotones resuena en tu interior cuando te acercas a Persépolis. Lo que llamamos en lenguaje coloquial: pelos de punta. Porque emocionarse será todo un hito poder visitar aquello que fue el centro del mundo en el siglo VII a.C. Persépolis fue la ciudad más importante del Imperio aqueménida, el primero de los persas y el más grande de todos los de Oriente Medio.

Una megaurbe que llegó a alcanzar los 125 kilómetros cuadrados de extensión preparada para convertirse en leyenda y donde los palacios eran infinitos. Majestuosos edificios se levantaban en cada esquina dando cobijo a una vida placentera para los ricos y mísera para los pobres. Un esplendor al que podría punto y final Alejandro Magno que en el año 330 a.C. ordenó su incendio y destrucción. Visitar sus ruinas es toda una experiencia mágica y legendaria en un territorio único.

Y no sabemos el tiempo que lo tendremos al alcance de la mano. Sin ir más lejos, en pleno siglo XX estuvimos a punto de perder la mayor joya arqueológica de Irán. El Sha de Persia había homenajeado en Persépolis los 2.500 años de monarquía, por lo que al instaurarse el régimen islámico, unos fanáticos quisieron destruirlo para borrar cualquier evidencia de la monarquía. Gracias a la oposición de los ciudadanos de Shiraz y el gobernador de la provincia de Fars, hoy continúa en pie.

No olvidemos que los yihadistas siempre están al acecho, sólo hay que recordar la destrucción del yacimiento de Palmira en Siria, otro de los lugares patrimoniales más importantes del mundo. Patrimonio de la Humanidad desde el año 1980 sufrió el acoso y destrucción a manos del grupo terrorista islámico. Tan triste como real, pero lo cierto es que cualquier día puede desaparecer la oportunidad de pisar la tierra de Persépolis, así que no pierdas tiempo.

Persépolis. Irán.
Persépolis. Irán.
Persépolis. Irán.

UN POCO DE HISTORIA DE PERSÉPOLIS

Persépolis fue fundada por Darío I en el año 518 a.C. como capital ceremonial del gran imperio persa. Durante el reinado aqueménida se extendía por Arabia, Babilonia, Egipto, Armenia, India o Gándara. Así lo corrobora la inscripación en la escalera que da paso a la fastuosa sala de Darío I, con una representación de esas varias decenas de naciones.

Palacios inmensos, jardines paradisíacos, puertas monumentales… la nueva capital estaba pensada para impresionar a los súbditos del Gran Rey Darío al que acudían a rendirle pleitesía y ofrecerle sus tributos. Curiosamente, en la construcción de Persépolis trabajaron artesanos libres de todos los rincones del imperio, dejando el estilo de su lugar de procedencia. Eso también lo convierte en único, porque se trata de una representación artística multicultural.

El Gran Rey la denominó ‘Parsa’, por el nombre del pueblo persa y más tarde los griegos la llamarían Persépolis, o lo que viene a ser ‘la ciudad de Parsa’. Siglos después, cuando se olvidó la conexión de este complejo monumental con los reyes aqueménidas, se lo vinculó al gran rey mítico de Irán, ğamšid,
y recibió el nombre de Taxt-e ğamšid, (el Trono de ğamšid), como se le conoce actualmente.

Persépolis. Irán.

Que fuese abandonada y quedase en el olvido, ha posibitado que hoy se mantenga tal y como estaba en aquella época. El polvo y la arena la cubrieron durante siglos hasta que en 1930 quedó al descubierto tras unas excavaciones. El palacio es una megalómana obra con varios logros arquitectónicos.

Se contruyó sobre una enorme plataforma de piedra que se alzaba 15 metros sobre el suelo. Sobre ella se levantó la sala de audiencias con columnas de 20 metros. Los 40 metros que en total alcanzaba la estructura, creaban un efecto visual que sorprendía a las delegaciones e invitados que la visitaban. Esta técnica sería utilizada más tarde por los griegos, como ejemplo mayor del reino estaría la Acrópolis de Atenas.

Un complejo de edificios y jardines acompañaban a los imponente edificios entre los que circulaba un sofisticado sistema de canalización de aguas que permitía regar los jardines y abastecer a sus habitantes. Parece ser que también evitaba daños en los cimientos. Una vez más los antiguos demuestran mucha más inteligencia a la hora de construir con la cabeza y no con el bolsillo. Semejantes maestros para esto.

Los incontables bajorrelieves que adornan el lugar son impresionantes. Muchos de estos representan las diferentes delegaciones que visitaban al emperador y que procedían de los más remotos rincones del imperio, incluso de reinos limítrofes. En ellos se representa a soldados y campesinos portando los diversos regalos para el rey, ataviados con la estética tradicional de las diferentes regiones. Toda una enciclopedia de piedra.

Persépolis. Irán.

GUÍA Y CONSEJOS PARA PERSÉPOLIS

Es aconsejable visitar la antigua ciudad con un guía para no perderse los detalles, las historias y las anécdotas. Para contratarlo sólo hay que solicitar uno en la oficina de acceso donde se compran las entradas. Así garantizas que se trate de un guía oficial y formado. Nuestra recomendación es contratarlo durante un tiempo determinado y dejar tiempo para pasearlo en solitario una vez recabada la información.

Disfrutarás más la experiencia y saldrás con un aprendizaje más valioso de tu paso por Persépolis. No olvides llevar suficiente agua y algo para cubrirte del sol en la cabeza, además de crema solar. El espacio cuenta con zonas de sombra y durante los meses de mayo a octubre, el calor puede llegar a ser abrasador.

PANORÁMICA SOBRE PERSÉPOLIS AL ATARDECER

En el diario de viaje completo por Irán, te contaremos con detalle todas las paradas dentro del recinto arqueológico tanto dentro del yacimiento como en los alrededores, porque hay lugares muy interesantes para completar una ruta sobre una región que albergo una metrópolis apoteósica. Cuando termines la visita, te recomendamos subir hasta la explanada en la que se hallan las tumbas de Artajerjes II y Artajerjes III.

Excavadas directamente en la roca del monte Kuh-e Ramat, las vistas que se obtienen desde ellas te permitirán admirar con más perspectiva la inmensidad y grandeza de Persépolis. Si visitas el complejo por la tarde, sube un poco antes del atardecer porque la puesta de sol desde el mirador tiene pinta de ser tremenda. ¡Ya nos contaréis!

Persépolis. Irán.
Naqsh I-Rustam. Irán.
Persépolis. Irán.

VISITA A LA NECRÓPOLIS DEL GRAN REY

Naqsh I-Rustam es un sitio arqueológico situado a poco más de 10 kilómetros de Persépolis, en la provincia de Fars. Se trata de una necrópolis con unos espectaculares relieves tallados en la propia roca, tanto de la época aqueménida como de la sasánida. Muy cerca de Naqsh-e Rajab, otro museo al aire libre de relieves sasánidas. La podéis ver en la foto central superior, un lugar inquietante y misterioso del que os contaremos mucho más en el diario de viaje completo por Irán.

El ‘retrato de Rostam’ se le conoce con este nombre porque los persas pensaban que los bajorrelieves sasánidas bajo las tumbas representaban a Rostam, un héroe mitológico persa. Las tallas son de cuatro tumbas reales aqueménidas y según parece, una de ellas es la tumba de Darío I. Por si fuera poca concentración de espíritus y relieves imposibles, frente a la roca se encuentra Ka’ba-i-Zartosht, otro monumento zoroástrico. En una de las montañas que rodean Persépolis existen otras dos tumbas parecidas que se cree que pertenen a Artajerjes II y Artajerjes III.

Isfahán. Irán.

7. ISFAHAN, SÍMBOLO ARQUITECTÓNICO

Muchos le cuelgan la banda a Isfahán de la ciudad más bella del país, bajo el sobrenombre de La perla de PersiaSe trata del tercer núcleo de población más grande, después de Teherán y Mashad, además de ser una de las paradas turísticas de todo el que pisa tierra de la Antigua Persia. Es el segundo centro industrial del país después de Teherán, con industria metalúrgica, de tejidos y talleres artesanales.

La plaza de Naghsh-i Jahan y la Gran Mezquita de Isfahán, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco honor que comparten con el palacio de Chehel Sotún como parte de la tradición del jardín persa. La ciudad también posee una extensa variedad de sitios construidos entre los siglos XI y XIX, donde se puede apreciar la arquitectura islámica del Imperio safávida. Historia, arquitectura y los bazares más grandes ‘ever’ se dan cita en una de las ciudades que nos parecen imprescindibles de la ruta. Sigue leyendo y te contamos más sobre estos baluartes.

Isfahán. Irán.

UN POCO DE HISTORIA DE ISFAHAN

El paso de diferentes pueblos marca la esencia de Isfahan. Aqueménidas, partos, sasánidas, árabes, selyúcidas, ismailitas y los safávidas, cuyo monarca, Abbás I el Grande (1587-1629), trasladó la capital a Isfahán en 1598. Fue uno de los impulsores de su embellecimiento construyendo palacios, mezquitas, paseos, jardines y puentes. Unos levantaban y los que venían detrás, muchas veces destruían.

Al convertirse en capital de Persia, y con un esplendor dorado, muchos intelectuales, pensadores y científicos de todas las partes del mundo se vinieron a vivir a Isfahan. Seguramente eso fue imprescindible para consagrar una vida cultural potente. Sabiduría transformada en cimientos de una sociedad de las más adelantadas en su época.

La ciudad está atravesada por el río Zayandeh, fuente de vida que contribuyó al desarrollo y crecimiento de la ciudad. Es uno de los más grandes del país y fluye únicamente a lo largo de la provincia de Isfahán. En los últimos años, llega casi seco, especialmente en verano. De nuevo, el cambio climático salta a la palestra.

Isfahán. Irán.

LA PLAZA DE NAGHSH-E-JAHAN o PLAZA DEL IMÁN

Puede parecer una gran explanada sin demasiado interés pero lo cierto es que esta plaza, es la segunda plaza más grande del mundo después de Tiananmen en Pekín (China). Fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en el año 1979. Un enorme rectángulo construido a partir de 1598, cuando el rey Abbás I trasladó la capital persa de Qazvin a Isfahán. 

La plaza está rodeada por una galería porticada que forma parte del enorme bazar y donde encontramos trabajadores de cobre, miniaturistas, ceramistas. Y acoge cuatro joyas arquitectónicas del arte persa, porque el rey quiso incluir en este espacio los tres pilares de su imperio.

  1. La religión, representada por la mezquita Masjed-e-Shah y la mezquita privada del rey, o mezquita de Lotf Allah
  2. El comercio, representado por el Gran Bazar Imperial 
  3. El poder del rey, representado por su propia residencia, el palacio Ali Qapu

La dinastía safávida utilizó esta plaza como campo de polo, siendo la cancha más sofisticada de la historia, donde el rey podía mostrar sus destrezas hípicas a los súbditos. Como vestigios de aquel dorado esplendor, se pueden ver las porterías en los frentes norte y sur con sus postes de mármol. En medio de la plaza hay jardines, estanques y fuentes, volviendo a jugar con la presencia del agua, que simboliza abundancia, riqueza, poder y eternidad.

Fuera del tema arquitectónico, lo más interesante es el jaelo y rebumbio que se monta en la plaza, en la boca de un bazar infinito y donde se suceden escenas de lo más normal, que para ti, serán de lo más especial. Un intercambio de compraventa variopinto, niños jugando, familias paseando, otros acudiendo a rezar a la mezquita mientras los más perezosos simplemente charlan al sol arreglando el mundo.

Isfahán. Irán.

VISITA AL GRAN BAZAR DE ISFAHAN

Como en todas las ciudades de cualquier parte del mundo, los mercados conforman uno de los puntos más dinámicos y entretenidos del país. Isfahan no iba a ser menos. Originalmente se construyó un bazar en el s. XI al sur de la mezquita del Viernes, y en el año 1619 de la época safávida se inició la construcción de un bazar al norte de la plaza del Imán.

Finalmente los dos convergieron en uno, así que os podéis imaginar la magnitud del espacio comercial. Desde la puerta principal hasta la mezquita hay casi 2 km bajo cubierto. La extensión de este bazar supera los 5 km, que se dice pronto. Probablemente sea uno de los más grandes del mundo, aunque esto es sólo una impresión y no un dato contrastado. 

Las pequeñas plazas ubicadas en el bazar se llaman ‘sarais’. De ellas deriva el nombre de caravanserai’, que vienen a ser las posadas destinadas al descanso de las caravanas que viajaban a través de la ruta de la seda. La más famosa es ‘Espadana Sarai’, donde hay un café muy mítico. Ni te lo pienses y siéntate a tomarte algún refrigerio mientras observas la vida cotidiana que rodea a este mercado tan ajetreado y singular. Un imprescindible si eres de los que amas la vida callejera y el conocer culturas a través de sus actividades más sencillas y comunes.  

Isfahán. Irán.

EL PUENTE SI-OSEH: PUNTO DE ENCUENTRO

El más famoso es el puente Khaju, uno de los preferidos por los locales para pasear. A final de semana, la gente joven se junta en él para recitar poemas y cantar canciones típicas, dada la resonancia que ofrecen sus bóvedas. Es un puente urbano de arcos múltiples y dos pisos construido en el siglo XVII en la ciudad de Isfahan que ha sido descrito como el mejor de la provincia.

Es uno de los puentes más visitados, junto con el Si-o-se Pol, de la ciudad de Isfahan, y uno de sus puntos de referencia. El mausoleo de Arthur Pope y de su esposa se encuentran cerca. Si-o-se Pol o puente Allahverdi Khan, es uno de los once puentes de Isfahán, en Irán. Está considerado uno de los puentes más bellos del mundo. Construido en 1650 por el rey Abbás II, une la zona histórica persa con el barrio armenio, ubicado en la parte sur de la ciudad. Este puente tiene 24 arcos y dos pisos.

Discurre en la continuidad de Chahar Bagh, la arteria principal de la ciudad. Con sus soportales, en los lados y la base, ofrece la oportunidad de caminar en dos pisos, dependiendo de la altura del agua. Sirve como lugar de paso, pero también como presa para regular el curso del río. Esta es un esbozo de algunos de los puntos más relevantes de la ciudad, pero ya os podéis imaginar que ofrece otras paradas monumentales de interés. Aunque en estos sitios lo que mola es callejear y perderse para encontrar la verdadera esencia.

Teherán. Irán.

8. TEHERÁN, LA CAPITAL DE PASO

Bazares tradicionales y centros comerciales modernos conviven con despampanantes galerías de arte en Teherán, una de las ciudades más modernas del país. Una verdadera metrópolis que se merece el título de capital, y un ejemplo del progreso en Oriente. La mayoría de viajeros tienden a saltarse esta parada porque el tiempo siempre apremia y no goza de la majestuosidad e historia de otras ciudades.

Arquitectónicamente es imposible competir con Isfahán, la ciudad histórica de Shiraz y o el precioso casco antiguo de Yazd. Pero eso no quita que tenga interés si dispones de un par de días para tomarle el pulso. También somos de los que sacrificamos grandes urbes en virtud de lugares naturales o patrimoniales más interesantes. Pero cuando gozamos de cierto margen, merodear por una metrópolis árabe de esta magnitud, es un aprendizaje continuo del que también disfrutamos.

Las visitas que podemos recomendar dentro de la ciudad no son muy originales porque ha sido de paso. El Gran Bazar de Teherán, como todos los mercados o zocos, se vuelve todo un clásico para tomarle el pulso a la cultura iraní. El Palacio de Golestán se encuentra justo al lado del bazar, la antigua residencia de la dinastía Kayar, una familia real que gobernó el imperio persa desde 1785 hasta 1925. Bonitos jardines y varios museos.

En Teherán te llamará la atención diferenciar otras culturas y ambientes urbanos que son toda una rareza en las urbes de Oriente Medio, a no ser que hablemos de ciudades de corte occidental como Tel Aviv en Israel. Si te interesa conocer más sobre este destino te recomendamos explorar a fondo:

Teherán. Irán.
Teherán. Irán.
Teherán. Irán.

Terminamos el ‘fast tour’ en la antigua ubicación de la embajada americana en Teherán, y no tanto por el edificio si no por la historia que esconde detrás. En 1979 tuvo lugar la revolución de Irán, cuano un grupo de estudiantes retuvieron a decenas de diplomáticos americanos dentro de la embajada, durante un total de 444 días.

Los americanos habían sido el centro de apoyo del Shah, el gobernante al que largaron del trono durante la revolución y que tenía como objetivo la secularización y occidentalización del pueblo iraní. Después de la revolución, la embajada fue cerrada permanente y se ha convertido el ‘U.S. Den of Espionage’, un centro usado por la milicia Sepah, un grupo armado pro-revolución iraní. La embajada también alberga un museo que contiene un buen montón de propaganda anti-americana.

Las fotos superiores muestran a otro de los protagonistas indiscutibles de Teherán: un tráfico caótico. Por otra parte imaginable siendo el centro neurálgico del país, y también hay que decir que no es nada comparado con otras latitudes del mundo. No es un país tan poblado como otros de su entorno, y eso juega a su ventaja en comparación con otros vecinos de Oriente. Seguid leyendo para saber más sobre los mejores medios de transporte para recorrer el país.

Isfahan. Irán.

9. CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR IRÁN

Lo primero que debes recordar es que el precio del combustible en Irán es irrisorio, menos de 2 céntimos de euro el litro, algo que influye favorablemente en el precio de los transportes.

Avión, tren, autobús, taxi, coche con conductor, vehículo compartido… todo será útil dependiendo de la distancia entre las localidades y el presupuesto que manejes. Como norma general podemos decir que las comunicaciones son sencillas, los vuelos internos baratos y frecuentes y la red de autobuses públicos es de calidad y muy amplia. Si le sumamos que los taxis y coches con conductor salen muy económicos por ese combustible a precio de saldo, y una buena red de autopistas, la ecuación sale ganadora para el viajero.

Como último consejo general, te recomendamos bajar alguna aplicación de transporte que funcione en el país, como Snapp, garantizando un precio justo evitando regateos y pequeños timos. Si continúas leyendo encontrarás unas pinceladas sobre los medios de transporte en Irán y las mejores maneras de conectar tu ruta. 

Shiraz. Irán.

El tráfico puede ser un problema en las grandes ciudades, así que la recomendación básica es que vayas con tiempo a las citas importantes, como puede ser un aeropuerto. Alquilar un coche puede ser una opción para los más lanzados, pero quizás el transporte público sea tu baza si buscas algo más económico y aventurero, pero sin renunciar a cierta comodidad. Para ello puedes escoger Los autobuses de categoría VIP, con espacio suficiente para reclinarte y para estirar las piernas y disponen de aire acondicionado y otras comodidades.

Te aseguramos que será muy fácil entablar conversación en un autobús, probablemente con una invitación de cena con alguna familia. Así que no seas tímido y acabarás con la panza llena y satisfecha, porque la gastronomía del país será otra baza conquistadora. Los taxis son baratos y también hay vehículos compartidos que salen muy a cuenta además de ofrecer esa grata interacción con los locales.

Estos coches compartidos se llaman savaris y funcionan de la siguiente manera. Salen hacia un destino concreto cuando se llenan, sin un horario fijo. Si queréis ir solos, tendréis que pagar la totalidad del coche como si fuera un coche con conductor normal. Exactamente igual que en Senegal, donde si sólo falta una plaza en el coche y nadie la paga, puedes esperar horas pero el conductor no arranca. Si tienes prisa o poca paciencia siempre tendrás esa opción.

Irán.

10. SEGURIDAD PARA EL VIAJERO EN IRÁN

En el apartado dos expusimos claramente todas las bondades de esta cultura, especialmente caracterizada por su hospitalidad. Para los más incrédulos decir que todo el que pasa por este territorio comenta lo mismo, por algo será. Pero sabemos que toda duda sólo se resuelve cuando uno mismo lo comprueba en sus carnes.

Que viajar es la mejor manera de eliminar prejuicios, también lo sabemos. Las noticias que llegan a nuestra vida cotidiana sobre Irán, son las que hablan de política nuclear y de conflictos políticos, básicamente. El 80% de la información de este país, en algunos casos será el 100%, suele llegar a la gran masa a través de los medios de comunicación. Y aquí una periodista sabe lo que se cuece en las redacciones. Esto genera una capa de prejuicio cultural cuando realmente somos unos auténticos ignorantes. 

Siempre hay excepciones y gente con inquietudes que van más allá de los ‘mass media’, pero lo cierto es que no extraña cuando la gente te pregunta qué se te ha perdido en Irán. Muchos olvidan la Antigua Persia y sólo ven bombas nucleares. El efecto de era de la globalización afecta a clichés y prejuicios de manera brutal. Lo mismo comprobé cuando escogí como destino Colombia, para estrenarme en Sudamérica. Y eso que somos primos hermanos.

La gente al oír ‘Colombia’ se imagina atracos, secuestros o chamanes peligrosos. Y es un país fascinante en cuanto a naturaleza y cultura, además de gente amable y hospitalaria. Los colombianos están hartos de estos clichés y buscan con ansia agradar al viajero. Uno de los destinos más agradables que he visitado.

  • Si queréis saber más sobre esta aventura que recorre el Amazonas, el eje cafetero, el Caribe, megaurbes y hasta la isla de San Andrés, no os perdáis TROTANDOMUNDOS EN COLOMBIA.
Shiraz. Irán.

Antes de juzgar, siempre hay que conocer. Y eso debemos aplicarlo a todo en la vida. En cuanto pones remedio a la ignorancia leyendo un poco, las ideas empiezan a cambiar. Con estos destinos ocurre lo mismo, en cuanto escarbas un poco en los blogs o en artículos de viaje, te encontrarás pensando en cuándo podrás ir. Y lo mejor es confirmar en el terreno, que todo aquello que te contaban, era verdad.

La magia de su gente, la belleza de su arquitectura, una gastronomía más que interesante y un país lleno de contrastes, lo convierten en uno de los destinos favoritos de los viajeros que se lanzan a la aventura de Oriente Medio.

Si estás preparando tu ruta y te interesa alguna información puntual y más detallada, escribe un comentario al final de este post y contestaremos a la mayor brevedad posible. De esta forma el resto de viajeros se podrán beneficiar de las mismas preguntas y respuestas.

Pero si lo prefieres, puedes ponerte en CONTACTO directo con nosotros.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Teherán. Irán.

GUÍAS DE VIAJE DESTACADAS

DESCUBRE MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario