Mercado de Rissani
Descuento 5% + 5% en seguros IATI y mucho mas en los Travel Days

Mercado de Rissani: parada al sur de Marruecos

Rissani. Marruecos.

Poco antes de respirar el aire cálido del desierto el viajero debe hacer una parada casi obligada en el mercado de Rissani, muy famoso por su compraventa de burros y donde se puede ver un auténtico mercado marroquí.

Rissani llegó a ser el enclave comercial por excelencia durante el siglo XIV al ser una de las puertas del desierto por donde transitaban todos los comerciantes. Poco ha cambiado desde entonces y sigue siendo una referencia en la región del Tafilalet. 

Más allá del mercado se pueden visitar en Rissani antiguas y fortificaciones que veremos más adelante y que nos llevan a recordar la maravillosa ruta de las mil kasbahs.

Rissani. Marruecos.

Este mercado de Rissani es el centro de la vida comercial de la región, muy frecuentado para los que quieren vender y comprar animales pero también para proveerse de cualquier producto alimentario, textil, de complementos y de infinitas especias, el aderezo imprescindible de los zocos.

Es importante visitar Rissani en los días que haya mercado, generalmente martes, jueves o domingo. Conviene consultar la frecuencia en el momento del viaje por si hay variaciones.

Aparcamiento de burros

Rissani. Marruecos.

Es el mercado que abastece a gran parte de los pueblos nómadas de las cercanías donde el burro se resiste a perder el galón de principal medio de transporte. Uno de sus lugares de reunión es el aparcamiento de burros donde también se mercadea.

Uno de los espacios más famosos es el aparcamiento de burros que sirve de parking gratuito y de zona de mercadeo. Es la única zona de animales en todo Rissani que no está acotada con paredes. Probablemente se deba a su gran extensión, pues no hay que olvidar la importancia del burro en la economía local marroquí y la opción preferida para el transporte de mercancías gracias a su excelente relación calidad-precio.

Rissani. Marruecos.
Rissani. Marruecos.
Rissani. Marruecos.

El mayor tesoro de una cultura es su propio pueblo, ese llamado patrimonio inmaterial conformado por su gente, sus mercados, sus tiendas, sus costumbres, sus celebraciones, sus intereses. Rissani es un lugar de encuentro que todavía respira la esencia de tiempos pasados y que hará que el viajero se transporte a otras épocas con sólo paseo. 

Conocer lugares nuevos te permite… la posibilidad de viajar en el tiempo

Mercado de animales

Rissani. Marruecos.
Rissani. Marruecos.

Se abre a continuación un gran espacio ordenado por compartimentos para cada especie: vacas, cabras y ovejas. Todos con distribución similar con una galería, donde aguardan los comerciantes y parte del ganado, y un patio donde se exhiben los animales para su examen y comercialización.

A continuación llegaremos al mercado permanente donde, bajo techos de madera, tela, cañizo y uralita que protegen del sol y proporcionan un ambiente onírico, se disponen en galería pequeñas tiendas, con ofertas centradas en satisfacer las necesidades a corto plazo de alimentación, de ropa, o de reparaciones de aparatos.

Visitar los mercados de Rissani a fondo te puede llevar toda una mañana y, aunque parezca mucho, creemos que merece la pena la experiencia auténtica y multisensorial, muy alejada de los zocos de Marrakech, muy turísticos.

Es un buen sitio para probar una pizza bereber en alguno de los pequeños restaurantes que se localizan en los alrededores del mercado. No será lo mismo que una cocinada bajo la arena, como mandan los cánones del país, pero hacen buena masa muy rica y todas las que probamos estaban muy ricas.

Rissani. Marruecos.

Además de visitar el mercado de animales y de productos locales de la región, tendrás margen para dar una vuelta por el pueblo, entablar algunas conversaciones con lugareños y buscar un restaurante con sabor marroquí para degustar algún plato regional.

Kasbashs cercanas a Rissani

Kasbah. Marruecos.

Rissani tiene monumentos de interés, vestigios de la importancia histórica de este enclave. El más importante a nivel arquitectónico lo conforman las construcciones surgidas al amparo del comercio de familias pudientes como os contamos con detalle en la Ruta de las mil kasbahs.

Uno de los ejemplos es el Ksar Oulad Abdelhalim, la residencia del representante del sultán con fecha de creación en el siglo XIV. De generosas dimensiones, albergaba un barrio rico y otro de esclavos. Entre los restos ruinosos se perfila el patio ajardinado del barrio noble y un hammam público para el barrio de los esclavos.

A pesar de ello, el ksar presenta ciertos signos de vida, confiriéndole un aspecto heterogéneo donde espacios en declive conviven con otros mejor conservados mediante el uso de provisionales estructuras y otros en un más que aceptable estado y salpicados de signos de cotidianidad como tendidos de ropa o pozos de agua.

El Ksar El Fida goza de mejor apariencia gracias a la inversión pública que ha integrado un museo para darle un impulso turístico. Fue concebido como palacio y mecanismo de control de las caravanas comerciales y data del siglo XVII. Se pueden visitar el patio de entrada, la vivienda, el hammam y los espacios ajardinados.

La Zagüía de Mulay Ali Chérif es una antigua fortaleza donde descansa el fundador de la dinastía alauita. Consta de un patio central compuesto por una fuente y un jardín con palmeras datileras. Otros espacios no visitables son la mezquita y el mausoleo que conserva los restos del sultán.

Sijilmasa es otro antiguo asentamiento bereber del siglo VIII y uno de los protagonistas del comercio transahariano. Situado a las afueras de la ciudad, su estado de conservación deja mucho que desear pero merece la pena conocerlo. 

Breve historia de Rissani

Rissani. Marruecos.

Probablemente fuera de suma importancia su emplazamiento (a las puertas del desierto, en el cruce de dos de las más importantes rutas transaharianas y a pocos kilómetros de un oasis) que se decidiera construir Sijilmasa a mediados del siglo VIII, a las afueras de la actual Rissani, convirtiéndose en una de los principales puntos de encuentro comerciales.

Seguramente también por su situación privilegiada fuera protagonista de una historia intensa y convulsa (guerras, tomas, destrucciones, reconstrucciones, …) hasta que en el siglo XIV se convirtiera en el punto de partida de la actual dinastía para emprender conquistas por todo el país.

La mayoría de los viajeros pasan de puntillas por Rissani en una parada fugaz de las excursiones organizadas para hacerse una foto en la puerta de acceso y poco más. Pero creemos que es de esos lugares en ruta que ofrecen la posibilidad de acercarse a un entorno cotidiano de verdad y no creado para el turista. 

Si estás preparando tu viaje a Marruecos no te pierdas nuestro artículo de pre-viaje con toda la información para saber cómo moverse, dónde dormir, dónde comer y muchos datos práticos que te pueden ayudar para organizar el viaje de manera eficiente.

Esperamos que esta guía de miradores sea de ayuda para organizar vuestra ruta por las mil kasbahs de Marruecos, un itinerario mágico que nos lleva a soñar con otros mundos.  

Si tenéis alguna duda o consulta podéis escribir un comentario al final del artículo.

Y no olvides echar un ojo a los DESCUENTOS DE VIAJE para nuestros lectores.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Comparte!

ARTÍCULOS DE MARRUECOS 

OTROS DESTINOS DE ÁFRICA

PLANIFICA TUS VIAJES

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario