Medio Ambiente

TROTANDOMEDIOS EN SOSTENIBLE

Tierra y mar

Fundación para el asesoramiento y acción en defensa de los animales

Turismo responsable con los animales
Raja Ampat. Papúa.

Estamos en contra de cualquier maltrato o explotación animal, y aprovechamos este espacio para denunciar actividades ilegales que vemos en nuestros viajes, sobre todo las relacionadas con el sector turístico.

Formamos parte de la comunidad de bloggers que promueve el turismo responsable con los animales, dentro de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), y con todo el entorno natural que nos rodea.

Alteramos los ecosistemas con nuestras vidas y aventuras por el mundo, por eso nuestra obligación es minimizarlo al máximo. Trabajamos para educar en la práctica de un turismo sostenible para mantener sana la maravillosa biodiversidad. En esta sección encontrarás principios, deberes, recomendaciones y soluciones.

Las etiquetas de slowtravel y slowlife están de moda, pero es hora de ponerlas realmente en práctica y empezar a viajar de manera respetuosa con el medio. El planeta necesita una conciencia global.

TROTANDOMUNDOS SOSTENIBLE

Sulawesi. Indonesia.

1. TE SUMERGIMOS EN LA BASURA DE LOS OCÉANOS

No todo es bonito cuando se exploran territorios desconocidos. La basura se come el mundo a pasos de gigante, y uno de los más perjudicados es el Gran Azul. Algo que nos duele de manera especial al sumergirnos con verdadera pasión en los fondos marinos que nos brinda la naturaleza. Todo un lujo para el ser humano, que se lo carga sin miramientos. Cuesta entenderlo.

La desigualdad extrema a la que se enfrenta el mundo en el arranque del siglo XXI sólo empeora esta situación de crisis planetaria. Suena a título de película de ciencia ficción, pero por desgracia es una triste realidad a la que nos debemos enfrentar con urgencia. Pero las palabras se las lleva el viento, y mientras el rendimiento económico y el consumo rápido sigan campando a sus anchas por el mundo, los océanos seguirán llenándose de plástico. Es la criptonita para los que viven sumergidos.

Los residuos plásticos del Pacífico equivalen dos veces la superficie de Estados Unidos. Casi nada. Pero la basura marina no solo afecta a este océano, las Naciones Unidas estiman que cada milla cuadrada de mar contiene unos 50.000 trozos de plástico flotando en sus aguas. Son arrastrados por las corrientes, afectando a una gran cantidad de especies marinas. Se calcula que más de 8 millones de toneladas de basura terminan en el océano. El 70% es plástico.

Sulawesi. Indonesia.

La basura acaba con especies y entornos naturales como playas, pero también es un problema de salud y tiene un impacto socioeconómico negativo porque afecta al turismo y a la pesca.

Naciones Unidas asegura que para el 2050 los ecosistemas marinos tendrán más plástico que peces.

Las soluciones las sabemos. Más recursos económicos para la gestión de residuos, y educación para las poblaciones que ni siquiera han tenido la oportunidad de conocer lo que es una logística de basura.

Esa que les permita ver sus ciudades y aldeas sin una capa de desechos desastrosa. Foco de bacterias infinitas y de olores insoportables bajo el calor de los países tropicales.

En esta sección te iremos sumando análisis e información respecto a este problema de alcance global, además de nuestras experiencias submarinas relacionadas con la lacra del plástico en los océanos.

Todo lo que tenga como objetivo crear conciencia, bienvenido sea. Es una de nuestras metas con este altavoz virtual.

La basura acaba con especies y entornos naturales como playas, pero también es un problema de salud, tiene un impacto económico y social negativo porque afecta al turismo y a la pesca. Naciones Unidas asegura que para el 2050 los ecosistemas marinos tendrán más plástico que peces.

Las soluciones las sabemos. Más recursos económicos para la gestión de residuos, y educación para las poblaciones que ni siquiera han tenido la oportunidad de conocer lo que es una logística de basura. Esa que les permita ver sus ciudades y aldeas sin una capa de desechos desastrosa. Foco de bacterias infinitas y de olores insoportables bajo el calor de los países tropicales.

En esta sección te iremos contando las informaciones respecto a este problema de alcance global, además de nuestras experiencias underwater relacionadas con la lacra del plástico en los océanos. Todo lo que tenga como objetivo crear conciencia, bienvenido sea. Y esa es una de nuestras metas con este altavoz virtual.

TOMA CONCIENCIA

  • 1. Más de ocho millones de toneladas de basura terminan en los océanos cada año.
  • 2. Cada segundo, 200 kilos de basura van a parar al mar.
  • 3. Más de 600 especies marinas han sido afectadas por este problema.
  • 4. Para el 2050, casi todas las aves marinas habrán ingerido algún plástico.
  • 5. El Instituto de Investigación Marina Algalita certificó (2004) que los mares tienen 6 veces más plástico que plancton.
Panorámica de dron sobre la isla de Malenge en las Togean
Islas Togean. Sulawesi.

Por todo lo que hemos contado en el apartado anterior, nuestra misión sumergidos es bucear con la mayor sostenibilidad posible. Nos apasiona conocer nuevos mundos marinos, pero preferimos no explorar algunos, si están masificados o peligra su conservación. Lo primero es el bienestar de los animales y, en general, de los ecosistemas naturales.

La industria del turismo de buceo está en auge en la última década y aumenta a un ritmo de casi un millón de submarinistas al año, con 20 millones de buzos certificados en la actualidad. Esto implica una gran responsabilidad a la hora de minimizar el impacto sobre el medio ambiente. Unas malas prácticas a la hora de bucear pueden perjudicar los ecosistemas de forma notable.

Lo primero es escoger centros que nos aseguren un buceo sostenible y respeten las normas medioambientales. Los arrecifes de coral y la vida marina son una gran atracción para los turistas en muchos destinos de moda, además de ayudar a impulsar economías locales. Pero no debemos olvidar que son elementos muy sensibles en estos ecosistemas.

El Hierro. Islas Canarias.

El cambio climático, la amenaza creciente de la contaminación, la acidificación de los océanos y la sobrepesca son otros factores de riesgo para el mar. Decir no a la pesca ilegal es una manera de colaborar y de frenar la sobreexplotación del medio marino. Aunque reconocemos que no siempre es fácil para el consumidor conocer, o entender, la trazabilidad del producto. No les interesa que la información sea demasiado legible.

En esta sección analizaremos más a fondo todos los elementos nocivos para un buceo sostenible, y cómo debemos comportarnos ante ciertos imprevistos que puedan surgir bajo el mar y que choquen con el bienestar animal. Convertirse en buzos reponsables se traduce en ayuda para la conservación de nuestra biodiversidad marina.

Isla de Bastimento. Panamá.

UNDERWATER SOSTENIBLE

  • 1. Usar boyas permanentes o amarres que eviten el daño en el fondo marino como ocurre con las anclas que arrastran el fondo marino y los corales.
  • 2. No tocar la flora y fauna marina. Especial atención cuando grabes o fotografíes porque hay mayor riesgo de contacto involuntario.
  • 3. Manten la flotabilidad neutra y asegúrate de no arrastrar el equipo por el fondo marino. Nunca agites el sedimento con las aletas.
  • 4. No cojas nada del fondo marino, ni siquiera conchas. Pueden ser el hogar de otros animales que necesitan refugio.
  • 5. No alimentes a los animales durante sus inmersiones, se puede alterar la cadena natural del ecosistema.
  • 6. No utilices cremas solares que sean perjudiciales, que son la mayoría. Decoloran los corales y son tóxicas para muchos elementos de la vida marina.
Manado. Sulawesi.

El derrame de combustible de las embarcaciones es uno de los enemigos del medio, mucho más en las zonas cargadas de tráfico industrial, pero tampoco se libran áreas que promocionan esos mismos recursos. El turismo se vuelve insostenible precisamente por cosas como esta. Es interesante conocer en que medida afecta negativamente para limitar los efectos de esta polución.

Es probable que más de una vez hayáis visto esa fina película de grasa en el agua, que proviene de los hidrocarburos de los motores de los barcos. Otra acción en negativo la provoca el fondeo. El efecto de las anclas sobre el fondo marino puede ser altamente perjudicial en función de la sensibilidad del ecosistema submarino y de la frecuencia. Las praderas de poseidonias y los fondos rocosos donde habitan las gorgonias y otros organismos similares, son las más sensibles.

Otro efecto que a menudo pasa desapercibido es la velocidad de navegación. Los ruidos y vibraciones alteran el medio natural de muchas especies y favorecen su desaparición. Ya hemos mencionado la excesiva contaminación acústica que hemos sufrido en tesoros naturales como Raja Ampat. En uno de los destinos top del submarinismo, nos molestaba el tráfico continuo de embarcaciones cuando estábamos buceando, y era temporada baja. Es fácil imaginar cómo sufrirán los ecosistemas subacuáticos.

Panorámica de la isla filipina de Panglao a tope de barcos
Panglao. Filipinas.

3. EVITA LOS ENTORNOS MASIFICADOS

El turismo sostenible no existe sin el turismo responsable. O dicho de otra manera, la responsabilidad es la forma de avanzar hacia la sostenibilidad. Quizás haga falta decirlo en chino y en hebreo para que nos entre en la cabeza. De lo que se trata es de que turistas, industria y comunidades locales puedan desarrollar una actividad turística sin que el medio salga perjudicado.

No hace falta ser muy inteligente para entender que acudir a los lugares masificados de un país, sólo empeora la situación en algunas áreas sobreexplotadas. Siempre nos preguntamos por qué todo el mundo quiere ir al mismo sitio. Dentro de un mismo país existen un montón de posibilidades interesantes, sin necesidad de acudir a esas localidades masificadas. Que precisamente por esa misma razón, quizás no sean las más bonitas.

La foto de portada pertenece a la isla de Panglao en Filipinas. El buceo nos llevó hasta esta localidad para poder acceder a los fondos marinos de la isla de Balicasag, de lo mejor del país. Aunque las inmersiones fueron buenas, creemos que no compensa acercarse a un enclave que ha perdido su esencia por venderse al negocio del turismo. ¿Hay sitios peores? Si, pero también los hay infinitamente mejores en Filipinas. Más auténticos y salvajes.

A vista de dron, esa cantidad sorprendente de barcos no es más que la quinta parte de lo que vimos. Todos salen a bucear o a realizar los tours por las islas cada día. Lo que se traduce en una enorme contaminación de basura, no digamos todo el combustible que cae al agua, y otro tipo de residuos. Pero también genera una desagradable contaminación acústica, que nos molestaba en temporada baja, con apenas diez barcos en movimiento.

Kuta. Bali.

Por cierto que esa misma contaminación acústica la sufrimos en el mismísimo Raja Ampat. Esa meca del buceo internacional, que también acaba cayendo en la in-sostenibilidad parcial a cambio de más clientes. Bucear en medio de tesoros marinos escuchando motores todo el rato no es lo apropiado. Algunos incluso asustaban eliminando de golpe y porrazo la magia del submundo acuático. Recordemos que el océano es casi infinito para el ser humano. ¿Por qué apiñarse?

Y esto es aplicable al turismo en general, no sólo a la práctica del buceo. Cualquier entorno natural sometido a una sobreexplotación turística, tiene los días contados. Hemos estado en Bali de pasada por segunda vez, y nuestras sensaciones en Kuta fueron horribles. Es un tipo de turismo es una agresión brutal al medio ambiente. No queda espacio para la naturaleza, esa que le otorgó las joyas para convertirse en la isla de los dioses. Bali es más que Kuta, pero desde luego la isla es un ejemplo de lo que no se debe hacer en cuanto a desarrollo turístico.

Una fachada que sólo busca el enriquecimiento económico a costa de cargarse el alma y la cultura de una región. Sitios que nos generan tristeza. Por eso cada vez más, buscamos destinos que no se cuelguen la medalla de los más visitados. En esta sección hablaremos de cómo buscar nuevas opciones de turismo para escapar de la globalización turística. Y sumaremos radiografías de ciudades o localidades que son una parodia de lo que en su día las hizo famosas.

Chocolate Hills. Filipinas.

EXPLORA NUEVOS LUGARES

  • 1. No sigamos el refrán de a ‘donde va Vicente va toda la gente’. Eso no es bueno para nada ni para nadie.
  • 2. Apostar por lugares menos frecuentados por la masa turística traerá un sinfín de recompensas al viajero.
  • 3. Habrá menos infrestructuras turísticas, pero los precios serán más bajos y competitivos.
  • 4. Descubrirás sitios auténticos y con mucha más esencia que aquellos que buscan engordar las arcas del turismo.
  • 5. La interacción con las poblaciones locales, será más fácil e intensa, porque todo se vuelve más personal.
  • 5. Alojándote en localidades menos turísticas colaboras con una diversificación del turismo, muy positiva para el medio.
Danzando con mantas en Raja Ampat en Papúa
Raja Ampat. Papúa.

4. RESPETA SIEMPRE EL MEDIO NATURAL

Bajo el mar se abre un universo que conquista a todo aquel que se siente parte de un equipo colectivo natural. Esos peces maravillosos, esos mamíferos amigos y esos corales sorprendentes, viven amenazados por la contaminación que provoca nuestra especie. Somos su mayor enemigo, y sin embargo, formamos parte del mismo gran ecosistema. Cada eslabón de la cadena marina es indispensable para el equilibrio del ecosistema global. Quizás si conociésemos a fondo cómo se forma una ola, quién viste a los corales o a qué obedece el baile de los bancos bioluminescentes, todo sería más fácil.

La mayoría de los humanos no se siente demasiado ligado al medio natural. Miles de millones de personas en el mundo luchan cada día por sobrevivir en condiciones de vida muy complicadas con poco tiempo para preocuparse por los residuos, cuando no tienen cómo alimentar a su familia.

La minoría preparada e ilustrada del planeta está demasiado preocupada por mantener su estatus social y material. Se vive más cómodo sin cavilar sobre lo trascendental. Atrás quedó el pensamiento filosófico para dar paso a los tiempos de twitter. Cuanto más efímero mejor. En algún momento hemos cogido el sendero equivocado. Probablemente, más de una vez.

Oceáno Pacífico. Indonesia.

Ni siquiera conocemos muchas de las obras naturales extraordinarias que nos rodean. Los fondos marinos de las islas de Ibiza y Formentera albergan el organismo vivo más grande del mundo, unas extensas praderas de ‘posidonia oceánica’ de ocho kilómetros de longitud con más de 100.000 años de vida, declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco.

En Lanzarote viven miles de corales centenarios que conforman auténticos bosques submarinos, sin olvidar que el calamar gigante se ha visitado en más de una ocasión el litoral del mar Cantábrico. En este apartado hablaremos de todas estas curiosidades que esconden las aguas españolas, y que ignoramos a pesar de pasarnos horas mirando ese mar desde niños.

También hablaremos de las prácticas de buceo, voluntarias e involuntarias, que pueden ser agresivas con el ecosistema marino y pondremos altavoz a esos circos para turistas que tienen como espectáculo procesos naturales de ciertas especies, que requieren de tranquilidad e intimidad.

Buceo extraordinario en el paraíso submarino de Raja Ampat en Papúa
Raja Ampat. Papúa.

PRÁCTICAS DE BUCEO AGRESIVO CON EL MEDIO

Recolección. No estás en una carrera para llevarte un trofeo durante la inmersión. Animales de esqueleto calcificado como gorgonias y corales, o las clásicas caracolas son algunos habituales. Una gorgónia crece sobre 1 cm al año, es fácil entender el efecto negativo que supone su recolección. Y aunque veas las caracolas vacías, recuerda que pueden ser el hogar de especies que necesitan camuflarse o esconderse de sus depredadores. Es como si te dejasen en la indigencia.

Pesca furtiva. Una de las actividades más nocivas por su carácter premeditado saltando la legislación vigente, en la mayor parte de los casos. No hace falta irse a Asia o África para ver pescar dentro de una Reserva Marina. Por desgracia lo puedes ver en cualquier sitio, aunque donde se vigila menos, la ecuación siempre sale a cuenta para el ilegal.

Agresiones involuntarias. Este apartado se refiere a los daños causados en los ecosistemas submarinos por la falta de pericia del buzo. Las especies de crecimiento lento y esqueleto calcificado son las más afectadas. Los aleteos descontrolados y el desplazarse sobre el fondo marino, causan graves daños a este tipo de organismos.

El Hierro. Islas Canarias.

Agresiones evitables. Alterar lo que creemos que es decoración no es lo idóneo, como levantar las piedras del fondo marino para observar las especies escondidas. De no devolverlas a su posición original muchos organismos pueden morir con una alteración extrema de su hábitat. Ocurre lo mismo sobre la tierra, levantar una piedra grande en un monte, será motivo de la huída de pequeños bichos y otros organismos que viven literalmente adheridos.

Movimientos bruscos. Si hacemos aspavientos o aleteamos fuerte, molestaremos a los animales. Debes recordar que los movimientos suaves y lentos te permitirán ahorrar aire, y evitará que crees interferencias en el medio. Si no perciben tu presencia, podrás verlos con más detenimiento en su vida cotidiana, y no hay nada más emocionante que eso. 

Alimentación (feeding). Ofrecer alimento a los peces es una práctica habitual para lograr la aproximación de especies de gran tamaño. Su práctica continuada sobre el mismo punto de inmersión, altera el comportamiento de las especies y desajusta el equilibrio natural del ecosistema. Si encima se matan peces más pequeños para alimentarlos, el daño se multiplica.

Hemos visto ofertadas excursiones para nadar con el tiburón ballena en Indonesia y Filipinas, donde muchos contaron que utilizaban esta técnica para conseguir atraer a los animales. Suficiente para saber que allí no vamos. Si alguna vez nos coincide, que sea de forma natural. Como las mantas, como los tiburones, como las tortugas o como los caballitos de mar. Siempre de manera casual.

TROTANDOMUNDOS EN FILIPINAS

Islas de San Blas. Panamá.

Resulta espeluznante observar los circos turísticos en torno a algunos ciclos reproductivos como el desove de las tortugas. Imágenes dantescas de gente agolpándose sobre ellas, tocándolas y gritando, mientras cualquier persona con sensibilidad puede apreciar su mirada de terror. Muchas acaban escapando sin poner siquiera los huevos! Salen despavoridas después de haber hecho una migración agotadora con el único fin de la reproducción.

¿Podemos ser más crueles? ¿Os imagináis a otras especies entrando en un paritorio a montar la fiesta padre mientras tú luchas por salir del útero? ¿ Y a tu madre mientras se debate entre el dolor infernal aterrorizada por una multitud que no ha sido invitada a ese acontecimiento personal e intransferible? Pues eso es lo que hacemos nosotros. Ni más ni menos.

A pequeña escala se hace continuamente. Cuando un adulto coge una estrella de mar para hacerse una foto, está cometiendo una atrocidad. Sería como si una ballena te metiese en el fondo del mar para sacarse un selfie contigo, olvidándose de que si no calcula bien el tiempo, morirás por falta de oxígeno. Son incontables los ejemplos de agresiones al medio que intentaremos visibilizar en esta sección, para arrojar luz sobre actos inconscientes y para denunciar los que se cometen a sabiendas, como la venta de corales en innumerables puestos callejeros.

El Hierro. Islas Canarias.

En general, molestar a los animales marinos alterando su comportamiento natural, es una forma de agresión. Muchas son territoriales o dependen de un refugio para su supervivencia, y nuestra curiosidad les puede costar caro. Lo mismo ocurre con las especies fuera del agua.

Me siento afortunada de haber podido ver el desove de unas tortugas en una playa del este de Sri Lanka, pero con toda la protección para los animales. Primero ellos, después nosotros. A cierta distancia, en silencio y sin luces, mucho menos flashes. Una docena de personas pudimos disfrutar de un momento emocionante, con respeto.

Sobrevolando la selva de Papúa a vista de pájaro
Selva de Papúa. Indonesia.

5. PRIORIDADES: CONCIENCIAR SOBRE LOS ECOCIDIOS

No sólo bajo el mar se producen ecocidios, en tierra firme se destruyen a los ojos de todos. El ecocidio hace referencia a cualquier daño masivo o destrucción ambiental de un territorio determinado. Se vuelve irreversible cuando un ecosistema sufre un daño más allá de su capacidad de regenerarse. Contaminación masiva como vertidos o basura del sector industrial, toxicidad por pesticidas que matan la flora y la fauna, o la archiconocida deforestación que está destruyendo los bosques y selvas del planeta.

Desde la década de 1970 en adelante ha existido un apoyo creciente por parte de gobiernos, empresas y comunidades para reformar el Estatuto de Roma y convertir el ecocidio en el quinto crimen contra la paz. Es parte de un cuerpo emergente de leyes conocido como ‘jurisprudencia de la Tierra’. Los defensores de convertir el ecocidio en un crimen internacional argumentan que se debe hacer para proteger los derechos humanos y el medio ambiente. Sin embargo, sus oponentes argumentan que hacerlo criminalizaría al conjunto de la raza humana.

Borneo. Malasia.

La deforestación arrasa las selvas de la Tierra de forma masiva. Los bosques todavía cubren alrededor del 30 por ciento de las regiones del mundo, pero lo cierto es que anualmente, franjas del tamaño de Panamá se pierden. Cada año desaparece un Panamá verde. ¡Cada año! Alucinante. Las selvas tropicales y los bosques pluviales podrían desaparecer completamente dentro de cien años si continúa el ritmo actual de deforestación.

Su impacto más dramático es la pérdida del hábitat de millones de especies. Aproximadamente el 70% de los animales y plantas habitan los bosques de la Tierra y muchos no pueden sobrevivir la deforestación que destruye su medio. Hemos estado en tres de las selvas más importantes del planeta, Amazonas, Borneo y Papúa. Sobrevolar esos bosques totalmente tupidos e imaginar toda la fauna y flora que se esconde ahí abajo, nos fascina. Pensar que quizás sea un privilegio verlo en el próximo siglo, nos asusta.

TROTANDOMUNDOS EN VERDE

Amazonas. Perú/Colombia.

La solución más rápida a la deforestación es interrumpir la tala de árboles, pero las realidades financieras la convierten en una alternativa poco viable. Los motivos de la tala indiscriminada son diversos, pero gran parte está asociado a la necesidad de las comunidades locales para mantener a sus familias. La agricultura es el inductor de la deforestación. Los agricultores talan los bosques con el fin de obtener más espacio para sus cultivos o para el pastoreo de ganado.

Las operaciones madereras comerciales también participan en la tala de innumerables bosques cada año, que caen víctimas del crecimiento urbano constante. Los incendios forestales y el pastoreo intensivo, que puede inhibir el crecimiento de nuevos brotes de árboles, son otros factores que aumentan la deforestación. Por no hablar del problema del cultivo del aceite de palma.

La deforestación es además un factor negativo para el cambio climático. Los suelos de los bosques son húmedos, pero sin la protección de la cubierta arbórea, se secan rápidamente. Los árboles ayudan a perpetuar el ciclo hidrológico devolviendo el vapor de agua a la atmósfera. Sin árboles que desempeñen ese papel, muchas selvas y bosques pueden convertirse en áridos desiertos con rapidez.

Islas Togean. Sulawesi.

Encontrar paraísos vírgenes como las islas Togean nos enloquece. Lugares para la esperanza de un turismo responsable, donde primero se proteja el recurso, y después se venda el acceso. Y volvemos a insistir, todo el mundo va a Bali sin pararse a pensar todos los rincones que puede esconder uno de los países más grandes del mundo, Indonesia. Los que indagan y van más allá de las fotos de las redes sociales, encontrarán muchos tesoros como este.

Muchas veces dudamos a la hora de publicar información sobre enclaves que todavía permanecen inalterados. Ojalá pudiésemos saber que todo el que nos lee, piensa como nosotros en un turismo sostenible. Pero la deforestación de todos estos paraísos en verde no cesará en un mundo lleno de desigualdades. El equilibrio social sería el mejor impulsor del equilibrio natural.

Todo lo demás lleva a la violencia y a la destrucción. Si no que se lo pregunten a todas esas especies catalogadas en peligro de extinción. Muchas de ellas primos hermanos que tienen los días contados. En este apartado iremos comentando las últimas noticias relacionadas con la deforestación de los bosques y otros muchos ecocidios que sufre el planeta. Dedicaremos un artículo especial al maldito cultivo del aceite de palma.

Borneo. Malasia.

6. LAS ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Leyendo el apartado anterior sobre los ecocidios en el planeta, no es muy complicado acertar con sus consecuencias para los ecosistemas. Las palabras ‘en peligro de extinción’ ya forman parte de nuestro vocabulario más cotidiano. A veces incluso como trofeos. Porque el poder observar a muchas especies en su hábitat salvaje, genera unos recursos económicos importantes, que nadie quiere dejar escapar. En ocasiones, a costa del bienestar de esos propios animales.

Las especies en el limbo de la existencia, han llegado a ese punto por la depredación directa sobre la especie o por la desaparición de un recurso vital, sea por la acción del hombre o por cambios en su hábitat. Y como olvidar la caza furtiva. Eso si que son trofeos de la inhumanidad que se sigue vendiendo a las mafias que mercadean con cuernos de rinoceronte, marfil de elefante o aleta de tiburón.

En la versión 2009 de la Lista Roja de la UICN, se encuentran bajo la categoría en Peligro, 2.448 especies de animales y 2.280 de plantas a los que se anexa la categoría de ‘peligro crítico’, que son otros 1.665 animales y 1.575 plantas. Según estos datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el organismo internacional con mayor potestad sobre el problema, aproximadamente 5.200 especies de animales se encuentran en peligro de extinción en la actualidad.

Reserva Nacional Fauna Andina Eduardo Avaroa (Bolivia)

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres CITES regula el comercio de las especies amenazadas, con el objetivo de asegurar su supervivencia. Impone restricciones y restringe esa acción comercial sólo a casos excepcionales. En el año 2009, unos 175 países se habían adherido al tratado.

En el año 2007, la ONU alertaba de que se extinguen 150 especies animales al día, lo que se considera la mayor ola de pérdida biológica desde que desaparecieron los dinosaurios. Así lo advirtía hace más de una década el secretario ejecutivo de la Convención para la Diversidad Biológica de la ONU. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad son dos caras de la misma moneda.

Golfo de Chiriquí. Panamá.

En informe del mismo año ‘Evaluación de los Ecosistemas del Milenio‘ fue elaborado por 1.300 científicos de 95 países, y demuestra que la degradación progresiva de 2/3 partes de los ecosistemas puede tener consecuencias desastrosas para la humanidad en los próximos 50 años. Según estos investigadores: cada hora, tres especies desaparecen. Cada día, más de 150 especies se pierden. Cada año, entre 18.000 y 55.000 especies se convierten en extintas. Increíblemente triste.

Se tienen datos estimados que a partir de los años 1500-1850 una especie de ave desaparecía para siempre cada diez años. En la actualidad, según datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación ponen los pelos de punta, os dejamos una pequeña muestra aquí debajo.

ORGANIZACIÓN PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN

‘El 70 % de las principales reservas pesqueras del mundo han desaparecido o están sobre explotadas, 17 de las zonas pesqueras mayores del planeta han alcanzado o sobrepasado los límites sostenibles, las especies silvestres se están extinguiendo a un ritmo 100 veces mayor al natural. Cada minuto desaparece una especie.’

Bocas del Toro. Panamá.

Se deben aumentar los recursos económicos para una mayor protección de las especies con acciones más drásticas. Evitar la deforestación, perseguir y castigar con dureza la caza ilegal y el tráfico de especies. Sin olvidar que la lucha contra la contaminación y el cambio climático se traduce en lucha por la conservación de muchos animales. Cada decisión personal tiene una consecuencia a nivel global. Todas las especies se matan por la supervivencia, la nuestra es capaz de hacerlo sólo para enriquecernos. Realidad escalofriante.

En este apartado comentaremos noticias e información que gire en torno a estos sacrilegios naturales y recomendaremos algunos documentales para el que quiera ahondar en el tema. También hablaremos de algunas de esas especies que hemos podido admirar en su hábitat.

Danzando con mantas en Raja Ampat en Papúa, observando a los ‘Big 5’ de la sabana africana en Kenia y Tanzania, o los flamencos a las faldas de la cordillera andina. Presenciando el desove de tortugas en Sri Lanka, avistando ballenas de manera casual en el pacífico de Panamá, o buceando entre plancton fluorescente en el Caribe. Experiencias inolvidables que relataremos para nuestra posteridad viajera.

CADA HORA DESAPARECEN 3 ESPECIES

DATOS – CONVENCIÓN PARA LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA DE LA ONU (AÑO 2007)
Ziguinchor. Senegal.

7. DENUNCIAS: LA CARA OCULTA DE MUCHOS DESTINOS

Queremos hacer visible la cara oculta de muchos destinos que se venden como auténticos paraísos, pero que esconden su lado más oscuro. Esto pasa en todas las sociedades, pero cuanto más lejos estamos, menos bagaje informativo tenemos al respecto. Cuando visitamos un país nos gusta conocer algo de su historia o de su realidad sociopolítica para saber donde pisamos. Todo lo que aprendas será cultura impagable y te permitirá interactuar mucho más con la gente.

Muchos de los países más visitados del mundo intentan tapar sus vergüenzas de cara al turismo masivo que busca playas y fiesta, o simplemente transitar sin pensar en esos problemas sociales ajenos a su submundo ‘occidental’. Explotación infantil, pederastia, explotación sexual, trata de mujeres, tráfico de órganos, deforestación de bosques, comercio de especies prohibidas, maltrato animal, expulsión de minorías, vulneración de derechos fundamentales… y una larga lista de delitos que hemos visto más de una y dos veces en muchos de nuestros viajes.

Aquí queremos dar visibilidad a esas historias que pasan desapercibidas en la mayoría de los espacios virtuales dedicados al turismo. Venden las playas con palmeras pero no la basura en la costa. O venden aguas turquesas pero no enseñan los quilos de basura en la arena, que se afanan por limpiar cada día para el turista. Esto pasa, y mucho, pero no siempre se cuenta. Aquí mostraremos todo lo que forma el conjunto de una cultura y de una sociedad. Porque es indivisible.

Isla de Zanzíbar. Tanzania.

Con estas dos imágenes podéis comprobar como se puede engañar fácilmente en internet. Isla de Zanzíbar, Tanzania. Arriba vemos una orilla en la playa llena de residuos que arrastra el mar, especialmente plástico. Tirarse a tomar el sol ahí tampoco apetece mucho. No es la imagen de postal que esperas de esta isla africana, si no más bien la que vemos abajo. Las dos pertenecen al mismo lugar. Dos caras de la misma moneda.

Pero depende de lo que queramos contar, podemos sacar sólo el lado bonito de postal viajera, o contar que en muchas zonas se acumula basura. Es un mal endémico a la mayor parte de las costas, incluso en España hay que limpiar las playas porque las mareas lo devuelven todo. Donde existe una nefasta política de residuos, o simplemente nula, será más fácil tropezar con estas estampas que vuelven a recordar lo mal que lo estamos haciendo.

En TrotandoMundos te contaremos las dos caras de los destinos. Este es sólo un ejemplo de lo que hemos visto en muchos otros lugares como Senegal, Kenia, Indonesia, Vietnam, Camboya, Colombia o Marruecos. Pero no sólo trataremos los residuos, si no como decimos, todas las lacras sociales, económicas y políticas que arrastran esos destinos que compiten en el podio del turismo maquillando sus defectos.

Isla de Zanzíbar. Tanzania.

Ubicación Fotos Inferiores: Isla caribeña de Bastimentos, Bocas del Toro (Panamá). Si ves la primera imagen, imaginas un rincón verde bordeado por una playa de agua apetecible, con una canasta oxidada y olvidada que hasta le otorga un aire melancólico a la estampa. Pero lo que esconde es una acumulación de residuos del pequeño pueblo de Old Bank por todas partes. Y no es el único montón de basura, entre las casas o amontonada para quemar, la encuentras a montones, pero tampoco queríamos que pareciese que estábamos sacando a relucir sus vergüenzas. 

Porque eso parecía realmente, dos blancos en busca de porquería panchita. Y por supuesto, las caras no eran las más amables y no les apetecía mucho conversar. Gente bastante ruda para ser un enclave caribeño acostumbrado desde hace décadas al turismo. Precisamente eso fue lo que más nos sorprendió, toda la basura acumulada y a la vista, para ser una de las zonas más turísticas de Panamá. Muchos que viajan por Costa Rica, también se dan un salto para entrar a este archipiélago, porque Bocas del Toro es uno de los destinos más conocidos de todo el país.

Isla de Bastimento. Panamá.
Isla de Bastimento. Panamá.

En este apartado reflexionaremos sobre esta dualidad de los espacios, sobre los engaños de las promociones turísticas o sobre los delitos inconfesables extendidos en muchas sociedades que visitamos. Conviene reflexionar sobre esas realidades que, a menudo, nos ocultan las industrias y mayoristas del sector del turismo.

Este ejemplo de la isla de Bastimento en Panamá, es sólo diminuto en comparación con otras áreas del turismo mundial que iremos sumando a esta sección de la cara oculta de los destinos. Por cierto, estas islas de Panamá fueron las que menos nos han gustado de todo el viaje, a pesar de su notoria fama. Apostad por el Pacífico y por el archipiélago de San Blas, como os contamos en el DIARIO DE VIAJE POR PANAMÁ.

Isla de Panglao. Filipinas.

8. QUITA EL ‘MUTE’ AL TURISMO IN-SOSTENIBLE

Los 1.400 millones de viajeros que arrastran sus maletas por el mundo hoy por hoy. Se calcula que serán 1.800 millones en el año 2030. Una apisonadora que devora ciudades y entornos naturales, poniendo en riesgo el medioambiente. Pero amigos TrotaMundos, el turismo representa, además, el 10% del PIB mundial, el sector emplea a 1/10 trabajadores y en la próxima década se crearán 100 millones de empleos. Hasta la fecha, no se han puesto soluciones reales y eficaces sobre la mesa, de la magnitud que requiere este problema global.

Nosotros podemos aportar nuestros pequeños granos de arena, como viajar a destinos menos conocidos, y en caso de ser países turísticos, explorar localidades menos visitadas y evitar los centros neurálgicos donde se agolpa la mayoría. No tenemos que ver lo mismo, no tenemos que vivir lo mismo. Lo bonito de viajar es diversificar y descubrir gentes y rincones fuera del mapa. Nosotros estamos dispuestos a hacer sacrificios, como quedarnos sin visitar regiones que están sobreexplotadas, que además han perdido toda su esencia.
Kuala Lumpur. Malasia.
Pero la competencia y potestad para cambiar realmente las cosas, le corresponde a los gobiernos de turno. Esas cumbres globales no parece que sirvan de mucho para controlar la protección del medio ambiente y de las propias ciudades. Lo de Venecia no tiene nombre. Es de locos. Y siguen llegando trasatlánticos, increíble.
 
No queremos playas con casas a unos metros de la orilla, con chiringuitos agolpados y cemento hasta para saltar a la arena. Queremos islas salvajes y vírgenes que caminen hacia la sostenibilidad de ese entorno tan preciado que le ha brindado la naturaleza.
 
Ni el Everest se libra de las colas. Ni tampoco el Pico Aneto en Aragón. Tan fácil como buscar las imágenes en internet. Barcelona soporta 30 millones de personas al año, con la contaminación que genera y los alquileres desorbitados en los barrios convertidos en guetos de turistas. Y mientras tanto, los vecinos ven imposible disfrutar de su barrio de siempre. Debemos tomar conciencia porque somos parte del problema. Esta maquinaria es insostenible. Hay demasiados ejemplos para volver a tropezar en lo mismo.
Kuta. Bali. Indonesia.
Kuta. Bali. Indonesia.

En otros casos, santuarios del turismo del karma, se han convertido en las puertas del infierno. De aquel ambiente hippie y espiritual que hizo de Bali la isla de los dioses, queda poco o nada. Por lo menos en la zona de Kuta. Si me apuras casi no logras ver la arena de la playa con tantos vendedores y hordas de turistas, un gran porcentaje borrachos o con una alta ingesta de alcohol. Y eso a mediodía. Por la noche es fácil de imaginar. Una marabunta de negocios ambulantes, fiestas en la playa y contaminación de todo tipo, campan a sus anchas creando una imagen poco apetecible para este par de TrotaMundos.

En las dos dos fotos superiores se puede ver perfectamente como vender dos caras de un destino. La primera ofrece una postal idílica que sumada a la palabra Bali, se imagina un paraíso. Pero a unos metros te tropiezas con montones de basura. Si tienes suerte, algunos quizás los recojan los servicios de los hoteles cercanos, para intentar lavar la cara de una zona, donde el turismo masivo y de fiesta, ahoga lentamente el entorno natural. Es sólo un ejemplo de los muchos que mostraremos.

Kuta. Bali. Indonesia.
Kuta. Bali. Indonesia.

El turismo genera ingresos y crea riqueza, pero los rincones maravillosos del planeta corren el riesgo de acabar pervertidos por un dinero que destruyen el alma que los ha hecho famosos. La primera vez en Bali fue en 2016, han pasado sólo 4 años, y parece que ha sido más de una década. Los cables engullen los templos de los dioses, sin que nadie ponga freno.

Las motos inundan los paseos mientras esquivas bolsos y otros complementos que acechan bajo los toldos de negocios sinfín. Y el cemento y los hoteles llegan a un metro del propio paseo de la playa. No resulta fácil divisar el mar con tanto trajín de gente, vendedores y puestos.

El turismo ‘insostenible’ crece a marchas forzadas. Que sea complicado andar por las aceras, es el colmo. Restaurantes, discotecas, bares de corte occidental con letreros, con luminosos y con música atronadora, se amontonan en las áreas más turísticas. ¿Dónde está Bali? Puede ser cualquier otro sitio en Asia. Falta lo esencial. Porque eso es invisible a los ojos… que se lo pregunten a El Principito.

Sídney. Australia.
Un dato curioso es que en el año 2000 ‘sólo’ había 674 millones de personas viajando por el mundo. Dos décadas más tarde sumamos 1.400 millones. Más del doble. ¿Qué ha pasado en tan poco tiempo? El factor más relevante para la democratización del turismo ha sido el ‘boom’ de las aerolíneas ‘low cost’.
 
El turismo de cruceros ha aumentado exponencialmente en Europa, las plataformas de apartamentos vacacionales ha puesto patas arriba al sector hotelero y hasta el cambio climático ha contribuido haciendo más largos los veranos. Por no hablar de fenómenos como el postureo vacacional en Instagram.
 
Y sumamos muchos gobiernos que gracias al turismo han podido salvar la crisis. De todas estas cosas hablaremos en este apartado dedicado a ese turismo ‘insostenible’ del que escapamos cada vez más. La ecuación no es fácil, pero como sociedad viajera, estamos en el mal camino. Todos tenemos que cambiar y colaborar.
 
El coronavirus ha demostrado en poco tiempo lo importante que es el descanso para la Tierra, esa calma total es casi imposible sin una alarma de esa magnitud, pero podemos ayudar a que muchos lugares del mundo respiren de nuevo. La naturaleza es una diosa porque tiene una capacidad de regeneración brutal. Pero hay que dejarla sola de vez en cuando. Millones de personas no podemos, o no debemos, pisotear a la vez el mismo territorio. Una y otra vez.

AÑO 2030: 1.800 MILLONES DE VIAJEROS

9. LAS SOLUCIONES: MÁS RECURSOS Y EDUCACIÓN

En esta sección de Medio Ambiente hemos hablado de un montón de problemas que ahogan al mundo como sociedad y al planeta como medio natural. La basura en los océanos, el problema del plástico, los ecocidios a la naturaleza, la deforestación de las selvas y bosques, las especies en peligro de extinción, el turismo insostenible, la acumulación de residuos desmedida. Para poner solución a este embrollo que parece abocado al apocalipsis, hay tres factores indispensables para revertir el rumbo. Recursos, educación y protección.

Más recursos económicos para detectar y sancionar las malas prácticas, una educación que derive en una conciencia colectiva y una protección real de los ecosistemas. Tiene que ser prioritario para los gobiernos internacionales, y no caer en la corrupción económica. Sin naturaleza no podemos vivir. Hasta un niño pequeño lo entiende. Pero el ser humano no parece capaz de pensar colectivamente como raza para preservar el futuro del planeta y nuestra supervivencia. Algo que hacen cada día millones de especies en el mundo. Dicen que somos inteligentes, pero cada vez tengo más dudas… ¿somos simples marionetas?

Las políticas que excluyen la educación obligatoria y gratuita son abusos a gran escala contra los derechos humanos, que perpetúan la desigualdad y la discriminación, y privan a los niños de un derecho fundamental para su desarrollo y su capacidad de reivindicación. Si no tienes la posibilidad de elegir, el futuro se oscurece, pero si no tienes la oportunidad de acceder al conocimiento, estás perdido.

Casamance. Senegal.

ESCOLARIZACIÓN EN EL MUNDO

  • En 2019, casi 260 millones de niños y niñas no asistieron a la escuela, según la ONU, siendo los entornos de conflicto los más afectados.
  • A esto sumamos unos 617 millones de jóvenes carecen de conocimientos básicos de matemáticas y alfabetización.
  • Las niñas son más vulnerables al abandono escolar debido al acoso sexual, el matrimonio infantil y la discriminación de género.
  • Los ataques con ácido de los talibanes contra niñas que asisten a la escuela son la punta del iceberg. Imaginad todo lo que hay debajo.
  • Los gobiernos son los culpables de no permitir a los niños tener ciertas oportunidades para salir del ciclo de la pobreza.

Casi un tercio de los menores sin escolarizar viven en 35 países afectados por crisis y conflictos

Apenas el 2% de la ayuda humanitaria se destina a educación

Battambang. Camboya.

La educación es algo intrínseco al progreso como sociedad. Da igual que hablemos de derechos fundamentales o de preservar el medio natural en el que vivimos. Todo eso, hay que enseñarlo. También la gestión de residuos, y la educación sexual en territorios donde es urgente acabar con la explotación infantil y sexual.

Aunque la mayoría de los menores sin escolarizar se encuentran en países de bajos ingresos, también existen brechas enormes y crecientes en el acceso y aprendizaje en los países de ingresos medios y altos. El origen del problema no siempre es la pobreza, sino la discriminación arraigada y la exclusión sostenida.

En países en vías de desarrollo, las mafias utilizan a los menores para sacar cualquier rédito económico, aunque sea a base de pederastia. Por unos míseros dólares, niños que jamás serán niños. Realidades abrumadoras, que tienen en la educación el primer peldaño para mejorar.

Obviamente sin recursos económicos, la vida no será fácil tras salir de la escuela, pero debe prevalecer la educación. En el siglo XXI debería ser obligatoria en todo el mundo. Pero no lo es, ni mucho menos, porque tampoco interesa. Iremos ampliando artículos sobre la importancia de la crisis educativa global, y cómo puede afectar al futuro social y ambiental.

AÑO 2019: 260 MILLONES DE NIÑOS SIN ESCUELA

10. EL INEVITABLE ¿O NO? CAMBIO CLIMÁTICO

El deshielo de los polos y de las regiones carcanas es una imagen muy gráfica del cambio climático, porque como decimos en Galicia, ‘habelo haino’. Islandia es uno de esos parajes de otro mundo que no paran de incrementar el turismo, quizás porque a este paso, acabará desapareciendo parte de su magia. El debate y la polémica nunca cesa en la búsqueda de culpables de esta destrucción ambiental.

No se puede negar que la actividad de los seres humanos tiene una influencia cada vez mayor en el clima y las temperaturas al quemar combustibles fósiles, talar las selvas tropicales y explotar ganado. A las desmesuradas cantidades de gases producidos por nuestra raza, se añaden los que se liberan de forma natural en la atmósfera, aumentando el efecto invernadero y el calentamiento global. El planeta es una máquina bien engrasada de la que todos formamos parte, y si algo se tuerce, nos afecta a todos.

San Blas. Panamá.
San Blas. Panamá.

Aunque quizás la conciencia del tiempo en muchos seres humanos, impide que se preocupen más allá de la duración de su vida. Parece complicado que toda la humanidad se preocupe por un futuro en el que no va a vivir. La nula conciencia global es uno de los grandes obstáculos para remar en la misma dirección.

Nos adentraremos también en la polémica de los detractores del cambio climático. Muchos expertos siguen insistiendo en que se trata de un ciclo natural de la Tierra, como ha ocurrido a lo largo de la historia geológica conocida. Para ello hablaremos con especialistas en el tema que nos darán su visión particular de la mayor amenaza ambiental a la que nos enfrentamos como especie. Además, seguiremos de cerca las noticias de actualidad más relevantes alrededor de este irrefrenable proceso de transformación planetaria.

Kenia
Masai Mara. Kenia.

TEMPERATURA MUNDIAL DEL PLANETA

  • Actualmente la temperatura media mundial es 0,85 ºC superior a la de finales del siglo XIX.
  • Cada una de las tres décadas anteriores ha sido más cálida que cualquiera de las precedentes desde que se tienen datos, en 1850.
  • Se considera que la actividad humana es la causa principal del aumento de la temperatura registrado desde mediados del siglo XX.
  • Los científicos consideran que un aumento de 2 ºC con respecto a la temperatura de la era preindustrial es el límite soportable para La Tierra.
  • Sobrepasando estas cifras, hay un riesgo mucho mayor de cambios peligrosos y catastróficos para el medio ambiente global.
  • Por este motivo, la comunidad internacional ha reconocido la necesidad de mantener el calentamiento por debajo de 2 ºC.
Atacama. Chile.

GASES DE EFECTO INVERNADERO

Algunos gases de la atmósfera actúan como el cristal de un invernadero: retienen el calor del sol e impiden que se escape fuera. Muchos de esos gases se producen de forma natural pero, debido a la actividad humana, las concentraciones de algunos están aumentando en la atmósfera, sobre todo las de dióxido de carbono (CO2), metano, óxido nitroso y gases fluorados.

El CO2 es un gas de efecto invernadero producido principalmente por la actividad humana y es responsable del 63% del calentamiento global causado por el hombre. Su concentración en la atmósfera supera actualmente en un 40% el nivel registrado al comienzo de la industrialización.  

Los otros gases de efecto invernadero se emiten en menores cantidades pero son mucho más eficaces que el CO2 a la hora de retener el calor y en algunos casos mil veces más potentes. El metano es responsable del 19% del calentamiento global de origen humano y el óxido nitroso, del 6%.

5 CAUSAS DEL AUMENTO DE EMISIONES

  1. La combustión fósiles. Quemar materias como el carbón, el petróleo o el gas producen dióxido de carbono y óxido nitroso.
  2. Deforestación de selvas tropicales. Los árboles absorben CO2 de la atmósfera y ayudan a regular el clima. Si se cortan, el carbono almacenado en los árboles se libera en la atmósfera y aumenta el efecto invernadero.
  3. Los gases fluorados. Causan un potente efecto de calentamiento, hasta 23.000 veces superior al producido por el CO2. La legislación de la UE prevé su eliminación progresiva.
  4. El desarrollo de la ganadería. El ganado (vacuno, porcino y ovino) produce gran cantidad de metano a la atmósfera durante la digestión.
  5. Los fertilizantes con nitrógeno. Está comprobado científicamente que este tipo de sustancias químicas producen emisiones de óxido nitroso.
Papúa. Indonesia.

11. TURISMO RESPONSABLE Y TURISMO SOSTENIBLE

Lo primero que debemos diferenciar como viajeros es el turismo responsable y el turismo sostenible, dos términos que a menudo se consideran sinónimos sin serlo. Los dos son enfoques diferentes para afrontar los desafíos medioambientales y socioeconómicos que plantea la actividad turística. Uno se basa en el desarrollo sostenible para dar respuesta a esos retos. Mientras el otro enfatiza la idea de asumir y exigir responsabilidades, tanto individuales como gubernamentales.

El objetivo es lograr el equilibrio entre los intereses de poder progreso y la conservación del entorno. En un mundo utópico, primaría el respeto a la población local, su cultura y su entorno ambiental. Pero en el mundo real, el dinero y los negocios suelen ser los ganadores indiscutibles de la batalla, hasta el punto de destruir la propia esencia que ha llevado a muchos destinos a ser los más aclamados.

Otro error pasa por igualar el turismo sostenible con ecoturismo, porque esta palabra sólo designa que se apuesta por la sostenibilidad medio ambiental. Como decíamos anteriormente, es importante respetar la realidad social y cultural de las comunidades nativas. Preservar sus tradiciones y costumbres es prioritario, pero también fomentar el desarrollo económico de la zona creando empleo y derivando los beneficios en favor de esa población. Esto si es turismo sostenible.

Tayrona. Colombia.

Una vez explicados estos conceptos básicos, toca hablar de responsabilidades. No vamos a entrar en lo que pueden hacer los gobiernos porque todos sabemos que los recursos económicos son imprescindibles para un crecimienti sostenible (y racional) del turismo. La inversión principal ha de realizarse siempre sobre una base de concienciación que se trasmita en los niveles educativos y en toda la sociedad.

Pero todo viajero puede realizar pequeñas grandes acciones para colaborar con este turismo sostenible, siendo responsables como individuos y como especie. Porque se nos olvida que el planeta es nuestro ecosistema, dejando patente una vez más, lo grande que nos queda ese cartel de ‘raza inteligente’. Poco a poco iremos desarrollando cuáles son estas cosas que nos convertirán en un viajero equilibrado con el medio y con la vida.

Pîsta de aeropuerto rodeada de palmeras en Sulawesi
Sulawesi. Indonesia.

CÓMO VIAJAR DE MANERA SOSTENIBLE

Hay muchas más cosas que puede hacer el viajero para colaborar con un turismo sostenible y, en general, con la sostenibilidad del planeta. De hecho, pensamos que estas acciones como viajero, son igualmente necesarias en tu vida como ciudadano. No tendría sentido ayudar temporalmente a la biodiversidad natural y cultural.

Es tan importante escoger un hotel orientado al ecoturismo, como lo es que cierres el grifo cuando te estás lavando los dientes en Senegal. Es probable que allí tragando polvo continuamente, aprendas con rapidez lo que supone la ausencia de agua. Pero lo cierto es que eso lo debemos aplicar a nuestra rutina de vida.

El ahorro de agua y el ahorro energético. Esa costumbre de dejar encendido el aire acondicionado para que la habitación esté fresca cuando regresas al hotel, después de … 7 u 8 horas, ¿tiene algún sentido? Eso se traduce en 7 u 8 horas de consumo innecesario por un capricho que se solventa en unos minutos. 

Sri Lanka
Hikkaduwa. Sri Lanka.

Cada vez más hoteles te dan la posibilidad de marcar con un letrero el cambio de toallas esporádico o diario. A todos nos gusta coger una toalla limpia cuando vas a la ducha, pero eso genera un gasto desmesurado de agua. Si no lo haces en tu casa, ¿por qué hacerlo en otras latitudes? Parece un pequeño gesto, pero si lo hacemos todos, la cantidad de agua que se ahorran en un sólo día es brutal.

Y para evitar comprar botellas de agua constantemente, con el plástico que eso genera, lo que aconsejamos es comprar una botella de agua reutilizable. Nos hemos decantado por una con filtros que matan hasta el 99% de las bacterias, algo que es estupendo porque puedes beber agua de cualquier sitio sin riesgos.

Elementos de la vida moderna, que otros lobbys intentan esconder, pero que son objetos de progreso cuando sabemos el problema que genera el plástico y la escasez de agua en el planeta. Aunque existen varios modelos, estamos muy contentos con la compra. Si te interesa puedes echarle un vistazo en LIFESTRAW GO. 

Pais Bassari. Senegal.
Kedougou. Senegal.
Tanzania. África.

Evitar el plástico a toda costa debería ser casi una obligación vital, que empiezan a promover los gobiernos con iniciativas claramente insuficientes. Como ya hemos hablado en el primer apartado del problema del plástico en el medio ambiente, no vamos repetirlo, si no derivar a TE SUMERGIMOS EN LA BASURA DE LOS OCÉANOS.

En tierra no es menos preocupante. He visto como viajeros en un safari de Masai Mara, tiraban botellas de agua vacías por las ventanillas de su jeep. No daba crédito. Es casi incoherente con la actividad que estás haciendo, a no ser que sólo te interese una foto para las redes sociales.

Lo mismo con otros residuos tóxicos o contaminantes. Otro clásico para liberar mochila cuando el viaje llega a su final, es dejar elementos en la basura como medicamentos que finalmente no han sido utilizados. No debes hacerlo en el extranjero y tampoco en tu casa.

La mayoría de las cremas solares comunes poseen químicos que son perjudiciales, y hasta mortales, para muchas especies de peces y de coral. Especialmente para snorkel y buceo, y cualquier otra actividad que tenga cercanía con la flora y fauna marina, conviene utilizar una crema ecológica que respete los ecosistemas.

Frontera Colombia - Brasil. Sudamérica.

La gastronomía de proximidad debe primar en los viajes, y de nuevo en tu vida diaria. No parece muy inteligente forzar los ciclos de la madre naturaleza en general, ni ir a comer platos occidentales a latitudes africanas o asiáticas. Al menos, no con frecuencia. Evitar los productos locales y no europeos, porque su transporte y logística genera una voraz contaminación. Por no hablar de que si quieres conocer un país, su cultura culinaria es otro imprescindible.

El Manifiesto del Viajero Responsable es una guía de principios básicos para viajar de manera responsable que cualquier viajero puede utilizar a modo de examen personal, tanto antes de emprender un nuevo viaje como después del mismo para detectar en que puede mejorar. TrotandoMundos ya forma parte del manifiesto. En esta sección iremos aumentando los conocimientos en cuanto a turismo responsable y turismo sostenible, dos elementos diferentes pero a la vez indivisibles para lograr el objetivo final de protección y conservación natural y cultural.

TROTANDOMUNDOS FORMA PARTE DEL

 MANIFIESTO DEL VIAJERO RESPONSABLE

Isla de Bastimento. Panamá.

20 CLAVES PARA EL TURISMO SOSTENIBLE DEL VIAJERO

  • 1. Contamina lo menos posible los entornos ambientales, tomando decisiones cada día de viaje por insignificantes que parezcan. Cada grano de arena suma.
  • 2. El ahorro de energía y de agua es otro de los elementos clave para preservar cualquier medio ambiental, viajando fuera o viviendo en tu región.
  • 3. Para ahorrar agua, cierra el grifo cuando no sea necesario, no laves las toallas de los alojamientos cada día, algo que ya ofertan muchos directamente.
  • 4. Usa la electricidad de manera responsable. No derroches sin sentido porque no pagas la factura.
  • 5. Evita el plástico siempre. Es uno de los peores enemigos de nuestro planeta, de la naturaleza y de los oceános. Es un asesino de ecosistemas.
Pozos en el Sahara. Marruecos.
  • 6. Lleva una botella de agua reciclable. Calcula las botellas de plástico que ahorrarás durante tu viaje. Durante un mes en un país tropical es una suma alucinante.
  • 7. Utiliza cremas solares libres de químicos para la sostenibilidad del ecosistema marino. La mayoría de las demás son tóxicas para el coral y algunas especies.
  • 8. Usa el transporte público. Evitar alquilar vehículos privados que contaminan sin necesidad, si puedes utilizar otros medios de transporte colectivos.
  • 9. Utiliza la bicicleta o tus pies para desplazarte cuando sea viable. No se trata de hacer el viaje en bici, pero si para moverte en los pequeños pueblos.
Tangalle. Sri Lanka.
  • 10. Busca alojamientos sostenibles que garanticen una responsabilidad certificada con el medio ambiental, cultural y social.
  • 11. Alojarte en un ‘homestay’ regentado por familias o por comunidades locales, será toda una experiencia de interacción, además ser más económico.
  • 12. Utiliza dispositivos electrónicos para ahorrar en consumo de papel, que viene de los árboles. Reservas, billetes, mapas o guías en formato digital.
  • 13. Respeta la naturaleza y los ecosistemas de la zona en la que viajas, y también donde vives.
  • 14. No compres recuerdos hechos con la flora o fauna del país. Desde conchas a corales pasando por marfil y pieles, hasta sopa de aleta de tiburón.
  • 15. Para ver animales en su hábitat busca centros que los hayan rescatado de maltrato u horfandad para iniciar procesos de cuidado y reinserción.
  • 16. Consume servicios propios de la zona que dinamicen su economía y su creación de empleo para ayudar a su progreso.
Guatapé. Colombia.
  • 17. Elige restaurantes locales que ofrezcan comidas típicas elaboradas con productos autóctonos y de proximidad.
  • 18. Compra souvenirs de artesanía que vayas encontrando por tu camino. No vayas a las grandes tiendas de las ciudades.
  • 19. La mochila pesa y debes economizar lo que llevas en su interior. Nunca caigas en comprar cosas de ‘un solo uso’.
  • 20. Estos utensilios que se compran para algo puntual y después se deshechan, suelen ser de plástico.
  • 21. Respeto por las culturas y costumbres de las comunidades que se visitan. Toca aprender y adaptarse a sus hábitos.
  • 22. Especial respeto en los temas religiosos, sobre todo a la hora de pisar los lugares de culto.
País Bassari. Senegal.

13. APUESTA POR LOS ‘HOMESTAY’ Y CAMPAMENTOS

Apostar por los alojamientos sostenibles no resulta complicado en los entornos rurales y naturales. El turismo ecológico y el ecoturismo están en auge, en diferentes modalidades según las tarifas económicas que manejemos. Cuanto más sencillo sea, seguramente más respete la sostenibilidad.

En estas cabañas de las montañas de Senegal, las ‘comodidades’ pasaban por una cama con mosquitera y una letrina por baño. Para la ducha, unos simples cubos de agua. Y eso ya es un lujo para las comunidades y minorías étnicas que habitan esta seca región del país.

San Blas. Panamá.
San Blas. Panamá.

No hace falta ser un premio nobel para darse cuenta que un gran complejo hotelero con piscina, iluminación por los cuatro costados y todo lujo de servicios, genera una cantidad de residuos y de contaminación de otra magnitud. Aquí los residuos orgánicos se aprovechan y todo se intenta reciclar, porque el capitalismo todavía no ha inundado áreas remotas como esta.

Lo sencillo y lo cotidiano es lo cautivador de la experiencia. Conocer la cultura de estas comunidades de manera tan cercana es impagable. Hablar después de la cena, acompañarlos a las aldeas cercanas, alimentarse y vivir como ellos, es la forma más directa de empaparse de su cultura.

San Blas. Panamá.
San Blas. Panamá.

Lo mismo en las islas de San Blas en Panamá, un archipiélago de ensueño regentado administrativamente por la etnia guna yala. Ofrecen humildes cabañas de bambú sobre el agua o sobre la arena, con los servicios básicos y las comidas incluidas. Otra manera estupenda para conocer la verdadera gastronomía local, hecha por esa abuela que lleva cocinando décadas como antaño.

Es una inmejorable oportunidad para adentrarte en estas comunidades que hablan su dialecto propio y siguen viviendo de la forma más tradicional. Tienes independenci en tu cabaña, pero vivir dentro de su comunidad te hará penetrar en sus costumbres de una manera tan rápida y directa. Un archipiélago que es un verdadero paraíso muy desconocido fuera de Panamá.

Islas de San Blas. Panamá.

Alojarse en un ‘homestay’ en las montañas de Sapa en Vietnam, en las aldeas de Rantepao en Sulawesi, o en el Delta del Mekong en Camboya son otras experiencias más que recomendables. En Senegal también es una buena alternativa quedarse en los campamentos de la región sur de Casamance, donde hasta he tenido la oportunidad de conocer al ‘rey’ de los diola en Oussouye. Sin olvidar los hostels ecológicos del Amazonas en Colombia o las tiendas de campaña ecológicas de la isla de Bastimentos en Bocas del Toro, en la costa caribeña de Panamá.

Repetiría cada una de estos alojamientos, al igual que el campamento de los masai a las puertas de la Reserva Natural en Kenia, o la docena de hostales familiares, con apenas 2/3 de habitaciones en Sri Lanka, un país devastado por el tsunami de 2004 y que ha sido uno de los más hospitalarios de todos los trotados. La amabilidad de esas familias que acogen a un par de huéspedes en casa, es asombrosa.

Kenia
Masai Mara. África.

En hoteles grandes, este trato cercano y personal, se vuelve casi imposible. Buscamos conocer más al pueblo y a su gente, no a turistas europeos o australianos. Es genial hacer nuevos amigos, y tenemos unos cuantos con los que mantenemos contacto, pero lo primero es llevarse aprendizajes y experiencias de la cultural local. Al menos es la prioridad de TrotandoMundos.

Si queréis saber más de alguna de estas experiencias de alojamiento, a continuación os dejamos una lista de todos con los links directos a las GUÍAS DE VIAJE donde encontrarás toda la información.

HOTELES CON ENCANTO

Pero no en todas partes existe el turismo sostenible, si no todo lo contrario. O no lo conocen, o no les interesa. En esos casos, apostamos por negocios familiares u hoteles con encanto, en general alojamientos con pocas habitaciones. De nuevo el trato íntimo y personalizado nos atrae más que tropezarse en el ascensor con turistas sin cesar. Y estos alojamientos de pequeñas dimensiones, en general suelen respetar más el medio que los gigantes hoteleros. Casas rurales y cabañas sostenibles son algunas de las apuestas aunque sea jugando en casa, como puede ser en Galicia o Aragón.

Porque insistimos, la sostenibilidad no debe ser exclusiva del modo ‘viajero’ si no también del modo ‘ciudadano’.

Islas Togean. Indonesia.

NUESTRAS EXPERIENCIAS ‘SOSTENIBLES E INTEGRADORAS’

Bocas del Toro. Panamá.
Amazonas. Colombia.

14. REGALA CON SOSTENIBILIDAD

La mayoría de nosotros vive en un mundo capitalista donde el comprar se ha vuelto casi una necesidad, más allá de los productos básicos. Pero cada uno puede aportar su grano de arena también con esta acción de muchas formas y sumando conciencia en el mundo globalizado.

Apostar por regalos con sostenibilidad, fabricados con materiales ecológicos y transformados de manera resposable es una de las alternativas. La lectura es otra de las cosas que recomendamos como regalo útil, didáctico y viajero. Porque para teletransportarte a otros mundos y culturas desde el sofá no hay nada como un buen libro. 

Hemos elaborado dos listas con algunas ideas que os pueden resultar útiles.

¿Han sido útiles los artículos? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

TE PUEDE INTERESAR…

EXPLORA MÁS VIAJES DE BUCEO

¡Síguenos en redes sociales!