Faro de Fuencaliente

LA PALMA: PAISAJES DE LAVA Y SAL

Explora las Salinas de Interés Científico

Fuencaliente. La Palma.
Ruta de los Volcanes. La Palma.

1. FUENCALIENTE, A LOS PIES DE LA RUTA DE LOS VOLCANES

Una de las experiencias imprescindibles de la isla bonita pasa por recorrer los paisajes marcianos y fantasmagóricos que ofrece la conocida como Ruta de los Volcanes, que discurre desde el Refugio del Pilar hasta el Faro de Fuencaliente y que tiene como premio final el mar y la sal. No es extrañar que se llame Fuen-‘caliente’ a esta localidad bañada por lava incandescente en muchos momentos de su historia. Esa que ha conformado una orografía volcánica tan particular y extraordinaria.

Esta cadena volcánica palmera que empieza en Cumbre Vieja, se sumerge en un océano limpio que se purifica cada día con las corrientes del sur. En la primera parte de la ruta predominan bonitas vistas de los viñedos de uva malvasía, que hace tan famosos los vinos canarios. Y conforme vas descendiendo, más presencia toma el Faro de Fuencaliente en el horizonte. Con luz guía a los marineros, y sin ella lo consigue con los senderistas.

Al llegar a tu meta junto al océano te encontrarás con un pintoresco paisaje formado por las salinas, el refugio de pescadores y la pequeña playa de arena negra, bajo la custodia de dos faros. Además podrás quedarte a disfrutar de unos atareceres espectaculares. Te lo iremos contando todo a lo largo de este artículo.

Puntalarga. La Palma.

Y por supuesto que no falte un baño en la playa, después de la ruta será una bendición. La ruta de los volcanes atraviesa cráteres y conos de lava con una tímida vegetación que se va transformando según avanzas en el trayecto. Las tonalidades de colores que ofrece la geología volcánica son sorprendentes con postales insólitas y magnéticas. Un terreno todavía muy salvaje e inalterado que merece mucho la pena. El que avisa no es traidor: de lo mejor de la isla.

Pero si no te apetece hacer caminatas ni esfuero físico, podrás llegar al faro en coche, autobús o taxi. En este artículo te contaremos la historia del faro y de las salinas de Fuencaliente, situadas a los pies de los majestuosos volcanes del sur de La Palma.

Fuencaliente. La Palma.

2. TERREMOTOS Y ERUPCIONES SOBRE EL ANTIGUO FARO

Al llegar a Fuencaliente verás dos faros en el horizonte. Uno construido en piedra de principios del siglo XX que sufrió serios daños durante la erupción del volcán Teneguía, y a su lado el nuevo que se levantó tras el incidente natural.

El faro original fue construido en 1880 dando luz por primera vez en el año 1902 hasta 1939, cuando Fuencaliente sufrió un terremoto importante. La estructura quedó dañada en la base superior, y su segunda cicatriz llegó tras las erupciones volcánicas de 1971, y que trajeron como consecuencia la construcción de un nuevo faro que inaugurado en 1985.

El viejo faro fue levantado con piedras traídas de Arucas (Gran Canaria) convirtiéndolo en una edificación bastante singular. Resistió los envites de las entrañas de la Tierra con los terremotos de 1939 del volcán de San Antonio. Diez años después, los temblores previos a la erupción del volcán de San Juan volvieron a afectar a la edificación y, en 1971 la erupción del Teneguía casi lo derriba.
 
La lava del volcán se detuvo a unos 200 metros y acabó rodeando el conjunto formado por el faro y las salinas de Fuencaliente. El paraje es muy curioso porque las formaciones todavía están muy frescas. Al fin y al cabo, tan sólo hace medio siglo. En términos geológicos eso es nada.
Reserva Marina de La Palma.

3. CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA RESERVA MARINA

En el año 2006 se reconstruyó el viejo faro para acoger el Centro de Interpretación de la Reserva Marina de la isla de La Palma. Este centro fomenta el conocimiento y el respeto por el medio marino y la pesca a través paneles, proyecciones y otras escenografías.

El reto de hoy en día consiste en lograr el equilibrio para una adecuadad sostenibilidad pesquera. Una de las soluciones es la creación de las reservas marinas como la que se ha creado en La Palma. El objetivo es aprender sobre los fondos marinos y la intervención humana, para concienciar de la necesidad urgente de remar todos a favor de la sostenibilidad de los ecosistemas.

Fuencaliente. La Palma.

4. CREACIÓN DEL NUEVO FARO DE FUENCALIENTE – 1985

Con los daños graves que el viejo faro sufrió durante la erupción del Teneguía, se tomó la decisión de construir el nuevo faro en el año 1985, y que actualmente sigue en funcionamiento. Su torre pintada a bandas blancas y rojas le confieren el toque marinero al entorno.

En el ayuntamiento de Fuencaliente sobrevuela desde hace tiempo la idea de instalar en el faro un observatorio y un centro de investigación en colaboración con la Universidad de La Laguna, para estudiar la acidificación de los océanos. Con este espacio se pretende fomentar la llegada de turistas a la zona, además de servir de actividad divulgativa para los centros educativos. Esta era la idea, al menos antes de que llegase la pandemia.

Además del faro de Fuencaliente, podrás conocer sus salinas, todo un espacio de alto valor científico, que aportan el toque rosa en medio de unos paisajes tomados por la oscuridad de los territorios volcánicos. A orillas del Atlántico, donde bate pletórico contra las rocas de magma, se puede realizar un pequeño recorrido para conocer el proceso de obtención de la sal. Te contamos más en el siguiente apartado.

Fuencaliente. La Palma.

5. SALINAS DE INTERÉS CIENTÍFICO EN FUENCALIENTE

Una ruta natural tan espectacular como esta no podía terminar en cualquier sitio. A los pies del faro de Fuencaliente, se asientan unas salinas de gran interés científico. Son las únicas que siguen funcionando en toda la provincia de Santa Cruz de Tenerife y lo hacen de forma artesanal desde el año 1967. Conforman un espacio natural protegido con su imprescindible conservación medioambiental.

Las tonalidades rosadas del agua de los cocederos se deben a los diferentes organismos que las habitan como la artemia salina y la microalga Dunaliella salina. Ambos son elementos esenciales de este ecosistema donde se dan cita hasta 50 especies de aves migratorias. Para descansar, alimentarse en los cocederos o criar. Tierra, el agua y el aire se alían para conformar un paisaje de contrastes.

Fuencaliente. La Palma.

El blanco de la sal, el negro de la tierra volcánica y el azul del mar componen este lienzo natural. La paleta de colores de la naturaleza va pintando las salinas en un espectáculo digno de ver, con destellos constantes hasta que se pone el sol en el horizonte. Os lo enseñamos más adelante en el apartado ATARDECER EN EL FARO Y LAS SALINAS DE FUENCALIENTE.

El agua del océano queda atrapada formando un laberinto donde el sol evapora el agua y condensa la salinidad. De ahí brotan efectos de colores que forman los pequeños cristales brillantes. Se van recolectando de forma artesanal, formando pequeñas pirámides que el aire va secando lentamente.

Fuencaliente. La Palma.

Todas estas características le han valido a este lugar la distinción de Sitio de Interés Científico en el año 1994. El sol, el viento, el mar y el basalto de las rocas volcánicas, se han unido para dar lugar a un paisaj pintoresco y lleno de contrastes.

Aquí se ubica el Restaurante Jardín de la Sal, un establecimiento temático alrededor de este minera y su proceso de producción. Ha sido galardonado en 2019 con el sello ‘Bib Gourmand’ de la Guía Michelin, distinción que reciben los restaurantes que ofrecen una excelente experiencia gastronómica a un precio reducido.

Volcán Teneguía. La Palma.

6. MONUMENTO NATURAL DE LOS VOLCANES DEL TENEGUÍA

Las salinas se encuentran dentro del Monumento Natural de Los Volcanes de Teneguía, donde tuvo lugar la última erupción volcánica de las islas. Recomendamos llegar al faro de Fuencaliente haciendo la Ruta de los Volcanes, uno de los senderos más espectaulares que ofrece La Palma. Paisajes marcianos e insólitos que te dejarán fascinado.

Un itinerario que parte del Refugio del Pilar en el Parque Natural de Cumbre Vieja, con la meta final en Fuencaliente. En total son más de 20 kms de caminata, pero si no te ves con fuerzas puedes dividir la rura en dos jornadas, tomando como punto medio Los Canarios. Merece la pena porque las panorámicas volcánicas son maravillosas.

Ruta de los Volcanes. La Palma.

Los colores que nos ofrece la geología sorprenden mucho, aunque no sea la primera vez que pisas un territorio de lava. Hemos estado en volcanes como el Bromo o el Kawah Ijen en Indonesia, o en algunos de los que nos regalan Azores y Madeira, pero cada archipiélago es un mundo. Muchas islas acaban siendo pequeños continentes, y podemos decir que aquí se cumple la regla.

Recorrer esta espina dorsal de la isla de La Palma es todo un imprescindible. El volcán San Martín, el volcán San Antonio y el volcán Teneguía, son algunos de los que te acompañarán durante la caminata. Un trayecto que hemos tenido la fortuna de hacer casi en solitario. Transitar por senderos volcánicos y ser los únicos en la cima del Teneguía, es uno de los lujos que nos ha regalado La Palma.

Fuencaliente. La Palma.

7. BAÑO FINAL EN LA PLAYA DE FUENCALIENTE

Tanto si llegáis aquí caminando después de hacer la Ruta de los Volcanes, como si estáis de roadtrip, la playa de Fuencaliente se dispone para ofrecerte con un baño. Desde luego si vienes a patas, seguro que te parecerá una buena opción para desquitarte de todo el esfuerzo físico. También se la conoce como la playa de El Faro.

De arena negra volcánica y enclavada en este paraje singular cuenta con un parking donde se agolpan caravanas y furgonetas, y un pequeño embarcadero donde los pescadores guardan sus barcas. Las salinas y el faro están a unos minutos, donde también se ubica un restaurante.

Sin embargo no es la mejor playa de la zona. A sólo unos minutos hay otras más bonitas como la playa de Echentive, creada por la erupción del volcán Teneguía en el año 1971. Otra buena opción para el chapuzón final antes de que caiga el sol.

Broche de agua marina para cerrar una ruta de lo más sugerente. Un mar y montaña de toda la vida. Y si puede ser, acompañado de un atardecer, para que el que te damos algunos consejos en el siguiente apartado: el sol brillando sobre las salinas.

Fuencaliente. La Palma.

8. FUENCALIENTE, ATARDECERES DE FUEGO

El faro y las salinas de Fuencaliente son el lugar perfecto para disfrutar de un atardecer en el sur de la isla bonita. Siluetas de faros, cruces y barcos se pierden en el horizonte del Atlántico con sabor a salitre. Las tonalidades rosadas del agua de los cocederos van cambiando de color y acaban por ser un auténtico espejo frente al mar. Crea unos efectos y destellos muy chulos conforme avanza la puesta de sol.

Recordad que el antiguo faro ha sido reconvertido en un Centro de Interpretación de la Reserva Marina de La Palma que cuenta con un pequeño museo del mar, por si os sobra tiempo antes de ver el atardecer. Poco más que contar, tomad asiento para relajaros con el espectáculo del crepúsculo y, si os gusta la fotografía, podréis jugar un poco con las salinas, las sombras y los reflejos.

Fuencaliente. La Palma.
Fuencaliente. La Palma.
Fuencaliente. La Palma.

TOMA NOTA

  • La ruta de los volcanes empieza en el Refugio del Pilar, en el municipio de El Paso, y termina en el faro de Fuencaliente.
  • Itinerario lineal. Si llegas andando al faro, deberás apoyarte en un transporte para volver al punto de partida.
  • Hay autobuses que hacen el trayecto entre Fuencaliente y Los Canarios. Allí podéis tomar otro a Los Cancajos.
  • Otra opción es coger un taxi en Fuencaliente hasta donde esté tu coche. En temporada alta no habrá problema.
Playa de Echentive. La Palma.

9. PLAYAS DE ECHENTIVE Y LA ZAMORA

Si queréis completar la ruta por la zona con otro baño volcánico, la Playa de Echentive o Playa Nueva de Fuencaliente es un arenal de callaos (de cantos de color negro), y que también pertenece al mismo municipio de Fuencaliente. La playa apenas tiene un siglo de vida porque se formó en el año 1971 con la erupción del volcán Teneguía. Podemos decir que es la benjamina de España. 

Está en una zona aislada de núcleos de población, y posee varias charcas naturales. Tiene 230 metros de longitud y una anchura media de 77 metros. Este espacio tan joven en la línea del tiempo, está bajo la protección natural del Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía. No muy lejos se han descubierto recientemente unas aguas de lo que pudo ser la Fuente Santa que dio nombre al municipio de Fuencaliente.

TE RECOMENDAMOS

Puntalarga. La Palma.

10. SITIOS PRÓXIMOS DE INTERÉS TURÍSTICO

PUNTALARGA. PISCINAS Y ACANTILADOS.

Nuestra recomendación para completar la ruta es acercarse a un enclave muy curioso llamado Puntalarga. Piscinas naturales entre acantilados imposibles y un gusto notorio por las autocaravanas. En décadas pasadas, se empezaron a asentar lugareños en casitas y autocaravanas, y aunque hoy en día se tiende a evitar que el sitio se convierta en una explanada de estos vehículos, se trata de un lugar peculiar.

Caminar por las rocas hasta el mar te ofrece unas perspectivas geológicas impresionantes de toda la zona. Puedes darte un baño en los charcos habilitados con escaleras o en la playa. Hay un chiringuito que está bien para comer algo antes de pasar la tarde trepando por unas formaciones de lava de lo más insólito.

Puntalarga. La Palma.

ECHENTIVE – ALJIBE. PLAYA Y CHARCOS NATURALES.

Ya os hemos hablado en apartados anteriores de la playa de Echentive creada a raíz de la erupción del volcán Teneguía en 1971. Está bien acondicionada y está protegida por el Monumento Natural de los Volcanes del Teneguía. También hay charcos naturales, el más conocido y bonito es el de Aljibe. Está todo indicado en la carretera, que por cierto es otro espectáculo en si misma. Las carreteras de La Palma son hipnotizantes y seductoras, algo así como serpientes de cemento. Verdaderos miradores sobre ruedas.

Puntalarga. La Palma.
Puntalarga. La Palma.

LOS LLANOS DE ARIADNE Y TAZACORTE.

Son dos pueblos que se sitúan cerca del faro y que pueden ser otra buena opción para terminar de pasar el día. Si no apetece el modo playa, aquí podrás dar un paseo por dos localidades pintorescas con casas de colores y rincones con encanto. Acompaña una buena oferta de restauración, de lo mejor de la isla. Los Llanos de Ariadne es la ciudad más poblada de la isla por encima de la propia capital de Santa Cruz de La Palma.

Los Llanos. La Palma.

No necesita más presentación que un paseo para admirar sus coloridas casas con balconadas de madera que recuerdan a épocas pasadas del siglo XIX. Hoy en día se ha convertido en un lienzo para los artistas que elaboran obras en fachadas y muros desde finales de los 90. Una idea bastante pionera por aquel entonces y que busca humanizar ciudades.

Y así se ha convertido en epicentro de arte callejero e impulsor de la cultura local. Nos alojamos una semana en una casita con vistas a Los Llanos que llegamos a sentirla como hogar, todo un acierto que repetiríamos encantados.

Fuencaliente. La Palma.
Fuencaliente. La Palma.

11. CÓMO LLEGAR AL FARO DE FUENCALIENTE

En automóvil. Se accede por la carretera de sur LP-2 hasta llegar al casco urbano de Fuencaliente para conectar con la carretera LP-207 que conduce hasta el Centro de Interpretación. También hay opciones para llegar en autobús, consultar las frecuencias según la época del viaje.

Caminando. Recomendamos esta opción realizando la famosa Ruta de los Volcanes, una de las más espectaculares de toda la isla de La Palma. Sale del Refugio del Pilar y termina en el faro de Fuencaliente. Se puede repartir en dos jornadas tomando como punto medio Los Canarios. Si te interesa tienes toda la información sobre este sendero en el siguiente artículo.

Ruta de los Volcanes. La Palma.

Lo más importante que debes saber es que la Ruta de los Volcanes no es circular, así que necesitarás apoyo de transporte para volver al punto de partida cuando termines la caminata. Te esbozamos algunas ideas para que puedas planificar mejor la jornada. Conviene confirmar las líneas de autobuses en el momento del viaje porque pueden sufrir cambios según la temporada.

Ruta Refugio del Pilar – Faro de Fuencaliente. Desde Fuencaliente no hay autobús directo a Los Cancajos, debes ir primero hasta la localidad de Los Canarios. La otra opción es negociar un taxi para volver al Refugio del Pilar donde habrás estacionado tu coche por la mañana. Si estás alojado en el sur, compensa lo contrario: ir en autobús/taxi al Refugio del Pilar, así cuando llegues a Fuencaliente ya estarás cerca del alojamiento.

Etapa Refugio del Pilar – Los Canarios. Por la mañana podrás dejar tu coche en Los Canarios, y tomar un autobús o taxi para llegar al inicio de la ruta en el Refugio del Pilar. Cuando hayas terminado el tramo, tendrás tu coche disponible para volver a tu alojamiento. Si por lo contrario dejas tu coche en el Refugio del Pilar, cuando termines esta etapa en Los Canarios cogerás el bus a la inversa.

Etapa Los Canarios – Faro de Fuencaliente. Por la mañana podrás dejar tu coche cercano al aparcamiento del Centro de Visitantes del volcán de San Antonio (Los Canarios). Cuando hayas terminado la ruta, coge el autobús que te lleva de vuelta a Los Canarios desde Fuencaliente. La parada está muy cerca del Centro de Visitantes.

12. MAPA Y UBICACIÓN DE FUENCALIENTE

¡Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

EXPLORA MÁS ISLAS CANARIAS

PARAÍSOS ATLÁNTICOS CERCANOS

EXPLORA TODOS LOS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

Deja un comentario