Sri Lanka

BUENO, BONITO, BARATO Y BUDISTA

Hospitalidad y naturaleza en esencia

Prepara tu aventura con todos los consejos prácticos

TROTANDOMUNDOS EN SRI LANKA

PRE – VIAJE

Sri Lanka

1. SRI LANKA: BUENO, BONITO, BARATO Y BUDISTA

Así es Sri Lanka. Un país amigable y económico para el viajero. Su pequeña extensión lo convierte en un territorio manejable, con distancias cortas que hacen flexible la ruta en una isla con forma de pera. Aunque su apodo es: la ‘Perla de India’.
 

Separada del continente asiático por el golfo de Mannar y el estrecho de Palk, más conocido como Puente de Adán, Sri Lanka está bañada por el océano Índico, en la bahía de Bengala. Incluso se divisa desde el puerto indio de Rameswaram, en la isla de Pamban.

Lecciones de geografía aparte, la isla conocida en la época colonial como Ceylan, posee un montón de atractivos. Montaña, playa, templos, parques nacionales, trekkings, safaris y plantaciones de té. Además de unos fondos marinos, que no son los mejores del mundo, pero dan opción para inmersiones.

Sin olvidar visitar aldeas rurales, ciudades, mercados y barrios de artesanos o hacer rutas de senderismo en plena naturaleza. Es un país muy seguro, del corte del sudeste asiático, y muy hospitalario.

El pico más alto del país es el Pidurutalagala, llamado Monte Pedro, de 2.524 metros de altura. Salvo las tierras altas del sur-centro, con Nuwara Eliya y Ella a la cabeza, el resto de Sri Lanka es llano. Una zona de montañas muy verde e ideal para pasear y conocer más de cerca su flora y sobre todo, las múltiples plantaciones de té que son el motor de toda la comarca.

Sri Lanka
Nuwara Eliya. Sri Lanka.

Pero llegado este momento, toca hablar de su historia más reciente, y ciertamente trágica. Una guerra civil tuvo al país desangrándose durante años, con un conflicto que terminó en 2009 dejando un reguero que ronda los 100.000 muertos.

Su desgracia no termina ahí. En medio de la guerra, el tsunami de 2004 arrasó gran parte de sus costas, ahogando al país con más dosis de tragedia. La reconstrucción no tardó en llegar a las zonas litorales inmersas además en una situación bélica. El resultado no puede ser otro que doble ración de miseria. De ese pasado conflictivo quedaron campos minados. Pero hoy en día, el territorio de Sri Lanka está libre de este peligro, y si queda alguna pequeña zona será en el norte del país, y sobra decir que estará bien indicado por las fuerzas de seguridad.

Fuertes y luchadores, han demostrado que a pesar de todo esto, son capaces de levantarse una y mil veces. Una actitud convertida en idiosincrasia, que los puede llevar a un futuro próspero. Saben que el turismo es una de las fuerzas que tienen para crecer, y así nos tratan, como un tesoro. La sociedad ha cambiado mucho en las últimas décadas, pasando del descubrimiento de las granjas de niños criados para la adopción internacional, a una educación infantil obligatoria y con el 90 por ciento de los niños escolarizados.

Sigiriya. Sri Lanka.
Dambulla. Sri Lanka.

Su pequeño tamaño, unos 65.000 km2, más o menos como la superficie de Andalucía, posibilita que se pueda recorrer en un par de semanas, partiendo de la capital, Colombo, o de sus alrededores. Unos 20 días la medida es perfecta para poder conocerlo sin prisas. Fundamental visitar el norte, el triángulo cultural del país: Sigiriya, Polonnaruwa y Anuradhapura, ciudad sagrada y milenaria.

Desde allí, queda a tiro la costa este de Trincomalee, con Nilaveli y Uppuveli como áreas turísticas aunque nada masificadas. La famosa isla Pigeon es ideal para practicar snorkel o buceo, con fondos aptos para toda la familia. Ver tiburones de arrecife, es una posibilidad que ofrece este fondo marino, a un par de metros de profundidad. Eso si, no esperéis estar solos ni mucho menos.

Sri Lanka
Kandy. Sri Lanka.

Otra parada segura será en el centro de Sri Lanka, Kandy, ciudad espiritual y lugar de peregrinación al Templo del Diente de Buda. Desde Kandy parten los trenes a las tierras altas de Nuwara Eliya y Ella, sin duda un imprescindible del periplo. El recorrido en uno de los trenes antiguos, por los valles y plantaciones de té es espectacular. Y si lo haces en segunda clase, con los pies colgando por el vagón, redondo. La brisa en la cara, las hierbas que rozan las piernas y el sol que calienta lo justo. Inolvidable.

Sri Lanka. Nuwara Eliya.
Nuwaya Eliya. Sri Lanka.

Hay un montón de Parques Nacionales donde poder hacer safaris, aunque en esto no os puedo aconsejar. Mi viaje anterior había sido a Kenia, y hecho un safari de varios días en el Parque Nacional de Masai Mara, y aquí me sobraba. El de Yala parece ser uno de los mejores lugares para ver leopardos, pero también es de los mas visitados. Elefantes los podrás ver en Minneriya, mientras en Bundala las aves captan toda la atención. Uno de los más completos y menos frecuentados es el de parque de Wilpattu. Pero hay más de una decena de espacios naturales para poder ver fauna salvaje, así que lo mejor es informarse de precios y ubicaciones para introducirlos en vuestro itinerario.

El transporte público es exageradamente barato, entre 1-2 euros por trayectos en bus o tren de varias horas. Recorrer todo el país así sale a un precio irisorrio. Tienes tu asiento, las ventanas abiertas de par en par hacen de ventilador y las mochilas te las guardan de una forma u otra. Liberado y cómodo. Así me sentí en los trayectos que no suelen de pasar entre 1-2 horas salvo en un par de ocaciones en todo el viaje. Y lo mejor la gente, que entabla conversación a la mínima. Otra forma más de conocerlos un poco más, porque algunos te acaban contando su vida. Incluso si no hablan inglés, se desviven con señas y muestran fotos del móvil para contextualizar sus momentos vitales reseñables. De todos modos, tenéis más información sobre las diferentes formas de recorrer el país en este artículo, ‘Transporte en Sri Lanka’.

Ella. Sri Lanka
Ella. Sri Lanka.

Los alojamientos ultra baratos. La media fue de 10-12 euros/noche. Muy decentes, con camas cómodas, ventilador y/o aire acondicionado, mosquitera, wifi y baños de corte occidental. En la costa los hoteles son muy nuevos, por desgracia debido al tsunami que azotó la isla en 2004 y que arrasó todo el litoral. Si tenemos en cuenta la relación calidad-precio, el viajero queda satisfecho. Por poco dinero pasas la noche en lugares encantadores y la gente es realmente amable. Para más detalles, ver el post ‘Alojamiento en Sri Lanka’.

El clima tropical lo convierte en un lugar con mucha humedad pero con una temperatura buena si os gusta el calorcito en vacaciones. La temperatura anual media es de 25 grados. En las tierras altas los termómetros bajan un poco por la noche, pero de día es otro asadero y se pasan los 30 grados fácilmente. No digamos en modo trekking subiendo montañas en Ella.

El país se recupera de sus heridas de guerra y devastación natural gracias a un turismo que no para de crecer y que ayuda a que las familias puedan ser emprendedoras. Así que no esperéis mucho para visitarlo porque en cuanto se masifique, siendo una isla de dimensión reducida, las cuentas están claras.

Uno de los sitios donde me he sentido mejor tratada como viajera. Un país tranquilo, donde todavía no se ha perdido la esencia entre tanta globalización turística. La Perla de la India, sin dudarlo, altamente recomendable.

2. LO MEJOR Y LO PEOR DE SRI LANKA

LO MEJOR
 

– Sentarse una hora en el Mini Adam’s Peak, simplemente mirada perdida y relax.
– La seguridad que hay en todo el país, no tienes que preocuparte de nada.
– Estar solo en la roca Pirundugala frente a la Roca del Léon.
– El buen rato de risas con las pluckers, recolectoras de té, muy simpáticas.
– Pasear al atardecer por la muralla del fuerte de Galle.
– Viajar en tren en tercera clase, es donde esta lo auténtico y divertido.
– Las sonrisas de la gente, muy buen rollo siempre.
– El Kottu Rotty, mi plato preferido, lo encontré delicioso en Ella.
– Tren Kandy-Haputale, 6 horas de trayecto son espectaculares.
– Son ellos quienes piden que les hagas fotos, muy cercanos.
– Visitar aldeas, mercados… experiencias brutales.

LO PEOR

— El precio de los tickets en templos es abusivo.
– La penosa situación de los perros en la calle, todos enfermos o cojos.
– Kandy, una ciudad que me agobió desde el minuto uno de llegar.
– Viajar de ciudad a ciudad significa perder medio día, es lo malo.
– La insistencia de los conductores de tuk tuk.
– El run and jump de los buses. Antes de subir el segundo pie, ya está en marcha.
– Internet es muy lento en casi todo el país. Fecha Mayo 2017.

Sri Lanka
Sigiriya. Sri Lanka.

3. CONSEJOS BÁSICOS PARA SRI LANKA

  • Tuks tuks por todas partes. Son menos insistentes de lo habitual. Negocia siempre el precio antes.
  • – Interruptores especiales. Aptos para meter un objeto punzante y arreglar sin adaptador.
  • – Internet lo apagan en muchos hostels cuando se van a dormir. Pegunta primero si lo vas a necesitar.
  • – Linterna o luz del móvil para pueblos. Farolas escasean hasta en las ciudades pequeñas.
  • – Madrugar para aprovechar el día. Luz de 6am a 18pm.
  • – Los pescadores Zancudos, os pedirán dinero por la foto. Decid que no y seguid a lo vuestro.
  • – Guardar el ticket de tren. Hay que entregarlo al salir de la estación
  • – Comprar los tickets en tercera en los trenes. Podrás moverte libremente después en el interior.
Sri Lanka
Anuradhapura. Sri Lanka.

DATOS PRÁCTICOS

  • –Ubicación: Calificada por Marco Polo como la “isla más bonita del mundo”.
  • –Población: 21 millones de personas
  • –Capital: Colombo, con unos 800.000 habitantes (datos del año 2016)
  • –Idioma: Cingalés, tamil e inglés
  • –Moneda: Rupia cingalesa
  • –Diferencia horaria: 5 horas y media GMT (dato curioso esa media hora)
  • –Sri Lanka tiene 8 lugares reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • –Es un país con buena infraestructura turística, fácil para viajar sin nada organizado y con bajo presupuesto
  • –Lo más caro son las entradas a templos y ciudades antiguas.
  • –La comida es rica, variada y picante.
  • –En los restaurantes cobran un 10% extra a modo de propina
  • –En Sri Lanka se cultiva uno de los mejores tés del mundo, siendo el té el principal producto de exportación del país.
  • –Playas como Arugam Bay o Welliwama, atraen a un montón de surfistas del mundo.
  • –Los submarinistas eligen las playas del noreste y la isla frente a esas costas: Pigeon Island.
  • –OJO! Horario comercial. Hasta las 8-9am no suelen abrir.
Sri Lanka

4. VISADO, MONEDA Y CLIMA EN SRI LANKA

VISADO
 
Desde el año 2012 es obligatorio obtener el visado electrónico (ETA) para entrar en Sri Lanka. Se puede sacar obligatoriamente online a través de la página web que os facilitamos a continuación, y donde se detallan las tarifas de los visados según las categorías, en función de la duración y el número de entradas al país (visado normal o multientrada). El precio es de 20$, unos 16euros  y el mail de confirmación del visado electrónico te llegará el mismo día, o como mucho, uno o dos posteriores. Para niños menores de 12 años es gratuito. La web por cierto está también en español.
 
 
Podrías sacarlo en el aeropuerto (on arrival) pero te sale entre 5 y 10 euros más caro, y esperarás más tiempo rellenando los formularios. De esta forma, ellos ya tienen tus datos, y ni siquiera nos pidieron el papel que te envían por mail. Lo tienen informatizado y en un par de minutos estarás listo. Recordad que el pasaporte debe de tener una validez mínima de 6 meses. Suelen exigir mostrar un billete de salida de avión del país, aunque esto ya sabéis que dependerá del funcionario de turno.
MONEDA
 
La moneda oficial en la Rupia de Sri Lanka, con cógido internacional LKR, aunque aparece en ocasiones como SLRs. Hay billetes de 10, 20, 50, 100, 500, 1000 y 2000 rupias con motivos y monumento del país, y también hay monedas de 1, 2, 5, 10, 25 y 50 rupias que emite el Banco Central de Sri Lanka. La fracción son 100 céntimo
 
El cambio en abril de 2018 era de 185 rupias/euro. Podéis consultar en la siguiente web como está antes de emprender viaje para tener una orientación al aterrizar y no loquear con las primeras matemáticas. Recomendamos bajar una aplicación de conversor de monedas que funcione sin conexión. Va muy bien para cálculos rápidos y para poder enseñárselo en pantalla a quien tengas que pagar. Las cuentas claras. Es útil en hoteles, restaurantes y agencias de viajes para ver el cambio del día, y a partir de esa información, hacer la transacción.
 
 
En Sri Lanka aceptan dólares, y aunque los acaban cogiendo, los euros gustan menos. Se puede sacar dinero en cajeros, que suele haber en la mayoría de las ciudades. Las tarjetas de crédito son aceptadas en algunos comercios y hoteles. Para sacar dinero en el banco, llevad el pasaporte encima.
 

Si viajas en temporada baja, como fue el caso, en los hoteles rebajan bastante los precios. Muchos negocios de la costa sur cierran esperando hacer el agosto en los meses fuertes. Pero los que abren todo el año, necesitan de viajeros como agua de mayo, así que a regatear! Y tendréis gangas por 12/14e en primera línea de playa. Sitios sencillos pero decentes e incluso con encanto.

En el aeropuerto se puede cambiar moneda a la llegada. Puede que no tengan el mejor cambio del país, pero para cambiar lo esencial para el primer día o para pagar el transporte, no hay que volverse locos. Los precios establecidos por el Gobierno para extranjeros por visitar el triángulo cultural son excesivos. Al igual que el precio de los safaris, que puede desequilibrar la balanza del bolsillo. Ahí ya entra en juego el presupuesto del viajero, aunque en mi opinión ha sido un viaje muy económico, sobre todo en cuanto a la comida, el alojamiento y el transporte, que al fin y al cabo son las necesidades imperiosas e imprescindibles.

Como contexto histórico, su pasado colonial marcó la entrada de la libra esterlina en 1825. Poco más de una década más tarde, la antigua Ceylan introdujo la rupia india y ambas convivieron durante un tiempo. La unidad monetaria seguía siendo la libra, con sus discípulos los chelines y los peniques, pero los pagos se efectuaban en rupias y annas. Unos 2 chelines por libra. Esa era la regla económica aproximada. En el año 1869 se estableció la rupia como moneda de curso legal y un par de años más tarde logró tener hijos fraccionados. La rupia quedaría dividida en 100 céntimos como la conocemos hoy sustituyendo plenamente a la libra en 1872. 

Sri Lanka
Dambulla. Sri Lanka.
IDIOMA Y GRUPOS ÉTNICOS EN SRI LANKA
 

Hay varios idiomas oficiales, el cingalés, primera lengua para un 80% de la población, y el tamil, sobre un 10%. Este último lo hablan sobre todo hindúes y musulmanes, quedando el cingalés para la mayoría los cingaleses, mayormente budistas. Los cristianos se reparten dependiendo de su zona de asentamiento, unos hablan cingalés y otros tamil.

Pero el inglés está bastante extendido, sobre todo entre la generación más joven, y ha sido lengua materna para más de un 10% de la población. Las tres lenguas se usan en la administración y en el sistema educativo.
 

La mayor parte de la población es cingalesa, más del 80%, seguida de los tamiles con casi un 10%, los árabes sobre un 6% y los cristianos conforman el restante 4%. Son datos aproximados, porque oficiales y recientes pocos hay.

CLIMA EN SRI LANKA 

El clima tropical que marca Sri Lanka hace que casi cualquier momento sea bueno para viajar, fuera de la época de lluvias y monzones. El tiempo varía en función de la zona de la isla que se quiera visitar, pero incluso en las estaciones húmedas, el sol y el calor no suelen faltar a la cita. Su posición tan cercana al Ecuador lo hace presumir de una temperatura media de 27 grados.
 
La mayor diferencia de temperatura suele darse en las montañas y valles del interior, donde los termómetros descienden, sobre todo durante la noche y la madrugada. En los meses de diciembre o enero pueden marcar 9-10 grados. En el mes de abril la temperatura en Ella era suave, con una chaqueta por si acaso, más que suficiente. Y lo dice una friolera, así que los calurosos absténganse.
Tangalle. Sri Lanka.
Y siendo gallega, hablar de frío me resulta hasta cómico dentro de los parámetros de un clima tropical. De día ya os podéis imaginar el calor haciendo trekkings por las montañas, en abril se pasa de los 30 grados fácilmente. De ahí el pequeño contraste al caer la noche.
 
En el resto del país la temperatura suele superar los 25 grados, la capital ronda todo el año los 29 grados, con apenas un par de grados de diferencia entre los meses más calurosos y los más frescos. Con estos datos, como decimos, cualquier mes podría ser ideal para visitarlo, pero no hay que olvidar las lluvias monzónicas. La teoría dice que Sri Lanka cuenta con dos estaciones húmedas.
Nilaveli. Sri Lanka
Nilaveli. Sri Lanka.
El monzón del suroeste, conocido también como Yala, avanza desde mediados de mayo a finales de septiembre. Empieza con fuerza y se va debilitando poco a poco en los meses estivales. Afecta especialmente a las costas del sur y suroeste y a las tierras altas, en cambio en el norte y en el este del país es más débil. Coincide con la temporada baja de turismo.
 
Si sólo podéis emprender viaje en esa época, tampoco abortéis misión porque no lloverá continuadamente. Caerán chaparrones intensos pero cortos y habrá igualmente días de sol y el calor se mantendrá. En todo caso es cuestión de ir moviéndose en función de la climatología si coinciden un par de días de lluvia. Es la libertad que te ofrece, entre otras cosas, el viajar por libre.
El monzón del noreste, llamado Maha, sopla en sentido opuesto al Yala. En el mes de octubre y noviembre es cuando ambos se cruzan para hacer el cambio, dando como consecuencia muchas precipitaciones. El monzón Maha avanza hasta enero afectando más al norte y al triángulo cultural del país (Siririya, Anuradhapura y Polonnaruwa). En el resto del país apenas hay lluvias convirtiéndose en la época más seca del año entre diciembre y enero, coincidiendo con la temporada más alta de turismo que abarrota las playas del sur y suroeste y las tierras altas de Nuwara Eliya. 
 
Abril y septiembre se presentan como dos de los mejores meses con buenas temperaturas en todo el país. Efectivamente, desde mediados de abril y durante 20 días, no llovió ninguno. Eso si, calor de sudar, y del que prima por su ausencia en Galicia. Así que feliz cual perdiz. En las tierras altas, refrecaba un mínimo por la noche, pero los termómetros rara vez bajaron de los 30-35 grados durante el día. En algunas zonas del litoral, la brisa costera nivela y hace que el calor no sea tan agotador como en la región de Anuradhapura o Dambulla.
 
Ya sabemos que el clima no es una matemática exacta, pero en Sri Lanka no hay climas extremos que puedan hacer obligatorio o prohibitivo ir en un mes o en otro. Durante todo el año habrá buenas temperaturas y si coincide algo de lluvia pues cambias de zona. Las distancias son cortas, así que eso no será problema. El mes de abril, con cero lluvias y precios bajos, hace que lo recomiende como una buena elección. Además la primavera deja unos paisajes fantásticos.

5. CONSEJOS SANITARIOS Y VACUNAS PARA SRI LANKA

Si atendemos a la web del Ministerio de Interior, que es como una especie de Don Susto, Sri Lanka posee unas condiciones sanitarias deficientes, a pesar de haber experimentado un aumento en la higiene y una mejora en el acceso a centros sanitarios en las áreas turísticas. Y acto seguido, recomiendan consumir bebidas o alimentos no envasados fuera de los hoteles y centros turísticos.

Esto puede valer para cualquier país que se escape de nuestras normas sanitarias y de seguridad alimentaria más estrictas. Pero lo cierto es que esperábamos algo más sucio en general, quizás por estar próximo a India. Es verdad que parte de todos los desechos de mil millones de indios, acaban en algunas playas o costas de Sri Lanka, pero hemos visto sitios muchísimos más sucios. Todo depende de con se compare. Pero las ciudades estaban bastante limpias, aunque juega a su favor, que es menos población que en otras latitudes asiáticas. Bastante menos.

Ningún problema comiendo a lo largo de casi veinte días en el país, respetando ciertas máximas de sentido común como no comer pescado en las zonas interiores, porque la cadena del frío es probable que no exista y las altas temperaturas pueden hacer que el pescado no llegue a destino en las mejores condiciones. No merece la pena con toda la costa que tiene el país, hay docenas de lugares del litoral para comer pescado fresco cada día.

Helados, batidos y zumos he bebido en muchos países, y toquemos madera, con registro a cero en mi casilla de dolencias. Por supuesto el agua embotellada, eso a rajatabla. Comiendo bocados callejeros, pequeños restaurantes frecuentados por locales y no por turistas, e incluso en casas particulares… ni la más mínima cagalera ni retorcijón. Aunque cada estómago es un mundo y cada uno debe conocer el suyo.

Sri Lanka
Hikkaduwa. Sri Lanka.

Contrata siemore un seguro médico de cobertura internacional, que incluya repatriación a España del cadáver, en caso de fallecimiento, y billetes para desplazamiento de familiares. Hay que tener en cuenta que estas situaciones en ausencia de seguro pueden requerir un gran desembolso, y que el Estado no se hace responsable de la falta de seguro. Así que en un viaje de este tipo, por 30 euros para que arriesgarse. Te servirá para cualquier mínimo percance que puedas pasar corriendo tus aventuras.

En cuanto a las vacunas, lo normal es visitar a tu facultativo de Medicina Preventiva en el hospital más cercano. Más aún si es la primera vez que sales del mundo civilizado. Muchas no son obligatorias, pero si recomendadas. En mi caso al tener con vigencia la fiebre tifoidea, fiebre amarilla, y el ciclo completo de la hepatitis, no hizo falta nada. Aquí podéis consultar vuestro centro de vacunación internacional más próximo.

http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/centrosvacu.htm

Malaria apenas hay en Sri Lanka. Conmigo fue la profilaxis (Malarone) pero sólo porque mi viaje anterior había sido a África y la tenía en el botiquín. Muchos médicos ni la prescriben porque hay muy pocos casos. De dos botes de spray antimosquitos con los que he cargado, uno volvió entero.

Tampoco confiarse, porque si hay cierta incidencia de dengue, pero con cubrirse y rociarse con algún spray y dormir con mosquitera, será suficiente. Aunque parecer ser que en este caso, los mosquitos pueden actuar durante el día, y no al amanecer y atardecer, que suelen ser las horas de más riesgo para otras enfermedades como la malaria.

Como decimos, depende de lo hipocondríaco que sea cada uno, aquí de eso cero patatero. De todo modos, y para informarse mejor, visita a un facultativo de Preventiva, sobre todo si no has viajado a países fuera del corte occidental.

¡IMPORTANTE!

Se exige vacuna contra la fiebre amarilla a los viajeros procedentes de áreas afectadas.

URGENCIAS MÉDICAS EN COLOMBO

  • -National Hospital Colombo: Regent Street, Colombo 01000.  Teléfono: (+94) 112 69 11 11
  • -Nawaloka Hospital: 23, Sri Sugathodaya Mawatha, Colombo 2. Teléfono: (+94) 112 32 50 20
Sri Lanka
Hikkaduwa. Sri Lanka.

6. SEGURIDAD PARA EL VIAJERO EN SRI LANKA

 
La guerra civil en Sri Lanka se dio por finalizada en mayo de 2009 y hoy en día es un país seguro, y así lo hemos vivido nosotros. Nos ha faltado conocer el extremo norte de Jaffna, pero recorriendo todo el resto del país no hemos sufrido ni la menor incidencia. Habíamos leído en la web del Ministerio del Interior que en la zona norte todavía podían darse controles policiales o del Ejército desplegado en todo el territorio nacional, pero no hemos visto nada. En todo caso, con llevar siempre encima la documentación sería suficiente.
 

Hasta la fecha el país no ha sufrido ningún ataque terrorista directo, y con la guerra terminada y los daños del infernal tsunami de 2004 casi repuestos, en gran parte gracias a un turismo en auge, parece uno de los países más seguros de su entorno. Ayuda que la gente sea muy amable y que siempre estén dispuestos a echar una mano al turista perdido o al que necesita resolver cualquie problema.

Dos semanas antes de emprender trote, declararon el estado de emergencia en el país por algunas revueltas que habían iniciado los budistas extremistas. Hablamos con amigos que estaban en ese momento de viaje, y ni siquiera se habían enterado.  No siempre afecta a la vida rutinaria del turista, cuando la cosa no es grave. Suele ser un protocolo para evitar que las revueltas vayan a más. Siempre es mejor informarse con la prensa unos días antes de partir y en ruta echar un ojo de cuando en vez.

¡IMPORTANTE!

Quedan aún zonas sin desminar en el norte y este del país. En la web oficial del Ministerio de Interior indica algunas de las posibles zonas de riesgo medio (de alto riesgo no hay ninguna), que os enumeramos a continuación. De todos modos no penséis que lo normal es ir andando y encontrarse una mina, suelen ser zonas delimitadas y por tanto señalizadas y con una protección o limitación de paso.

Esas zonas que marca la página son la Península de Jaffna, la zona este del norte, y localidades como Kilinochchi, Mullaittivu, Mannar y Vavuniya. En todas ellas existe cierta presencia militar y de control, y esta Northern Province ha sido la última área en abrirse al turismo tras la dictadura.

Sri Lanka
Sigiriya. Sri Lanka.

TIMOS, ROBOS Y ESTAFAS

En cuanto a delicuencia menor, robos y estafas a extranjeros, la recomendación general. Lazarillos de tormes los hay en todas partes, y con buena vista, así que no más cuidado que en cualquier viaje con tus pertenencias. A priori es dificil que te roben, pero en los núcleos más grandes o en los transportes como trenes que van hasta los topes de equipajes, algún listo tiene que haber por estadística. De hecho conocimos a una chica que le habían robado su maleta en un tren en Colombo. Son excepciones, pero puede pasar. No desconectar el modo centinela por si acaso.

En cuanto a los timos, se podría decir que más bien se trata de subir los precios al turista. Lo más común es el tuk tuk, siempre te pedirán hasta 3 veces más por si cuela. Y porque hay mucho turista con pasta que le da igual pagar un euro que tres por cada viaje aunque se tire tres meses.

Pero no todo el mundo puede, y para eso hay una regla muy sencilla que nos explicó un nativo en los primeros días la regla de oro: 1km sobre 0,50 rupias. Después es cuestión de multiplicar. Por eso en ciudades pequeñas no debería de pasar nunca de 100 o 150 rupias. Si es una distancia son 2 kms = 200 rupias. Y así sucesivamente.

En los mercadillos y negocios regatead, norma común por estas latitudes. En los transportes los revisores llevan máquina y cobran siempre igual que a los locales. Aquí una que venía muy quemada de anteriores viajes a África donde eso había sido un escándalo. Timos constantes, con otras tantas discusiones. Porque turista si, pero estúpido no. Por suerte aquí todo en orden.

Sri Lanka
Dambulla. Sri Lanka.

7. RELIGION, COSTUMBRES Y CULTURA EN SRI LANKA

Conviene saber ciertas costumbres, religiosas o antropológicas, y otros tantos códigos culturales y leyes antes de visitar cualquier país. Para evitar sorpresas y por respeto ante una nueva comunidad. Lugares de los que, a menudo, conocemos bien poco.

La religión es muy importante en Sri Lanka, con el budismo como la más extendida con más de un 70% de seguidores. Su influencia ha sido enorme, desde la arquitectura, a la filosofía de vida y a las tradiciones más arraigadas. El hinduísmo, por su proximidad, ha hecho su incursión en la isla, que unido al cristianismo que dejaron los europeos, sobre todo en el este, conforman un crisol de religiones y culturas muy interesante.

Esa multiculturalidad se refleja hoy en todas las disciplinas artísticas, sea escultura, pintura, teatro o danza, sin olvidar las más evidentes, la arquitectura y la gastronomía. Todas ellas llevan con orgullo la impronta budista, de manera especial en el llamado Triángulo Cultural, que atesora la mayor herencia arqueológica de toda Sri Lanka. Los vestigios holandeses y británicos, como cientos de iglesias, palacios y residencias coloniales, que se dejan ver en la costa oeste y en las tierras altas de Nuwara Eliya, más que en ningún otro emplazamiento.

La mayoría de las festividades vienen por tanto, marcadas por el calendario del budismo. Todos los días de luna llena son festivos, casi todos los negocios cierran y será casi imposible comprar o tomar unas cervezas porque no se puede vender alcohol. Los sábados y domingos es festivos. Aunque el sábado se pueden encuentran tiendas y comercios abiertos. Evidentemente en la capital y ciudades grandes, será más fácil, sobre todo en la costa oeste donde viven mayoritariamente cristianos, o en la costa este donde viven más musulmanes.

Sri Lanka
Cave Temple. Dambulla. Sri Lanka.

Unos y otros, además de los hinduístas, no se rigen por estas festividades budistas, así que siempre será más fácil encontrar donde comprar o comer. Quizás destaco esto porque en mi estancia coincidieron dos de las fiestas más potentes del año, la celebración cingalesa y tamil del Año Nuevo. Y con la luna llena de ese mismo mes, el día más sagrado del budismo, el ‘Poya Day’. Aún así, acabas encontrando algunos estaurantes abiertos, tampoco hay que estresarse. Para más inri, repartían comida y bebida gratis en las calles, es practicamente una ofensa no aceptar, así que hambre no se pasa.

Otras fiestas conocidas, y que siempre son interesantes para conocer más a fondo la cultura:

–En Colombo, el mes de febrero se presenta agitado. Uno es la procesión anual al Templo de la Antorcha, conocida como Perahara, en la que participan elefantes engalanados para la ocasión y docenas de bailarines que durante la jornada danzan y bailan con ritmos tradicionales, para entretener a los peregrinos. Ese mismo mes se conmemora el Día de la Independencia con desfiles y fiesta por doquier por todo el país. Es el día 4 de febrero.

En octubre tiene lugar la Fiesta de la Cometa, también en la capital, donde como seguro que imagináis, se sueltan cometas sin fin al cielo.

–En abril se celebra el Nuevo Año cingalés y tamil, justo el día que aterrizamos en Sri Lanka. Como Negombo es una población mayoritariamente cristiana, se encuentran sitios para meter un bocado, pero aún así la mayoría permanecen cerrados. La noche anterior había sido fiesta. Comenzaba una semana de vacaciones y muchos aprovechan para desplazarse a la costa y pasar unos días en familia. O para peregrinar a alguno de los templos más alejados de su ciudad. A pesar del movimiento, no hubo problemas para conseguir transporte, fuesen trenes o autobuses.

Sri Lanka
Anuradhapura. Sri Lanka.

Así de festivos fue la ida, y a la vuelta, la despedida fue la celebración sagrada más importante para el budismo en el país, el Poya Day. Los templos se llenan de gente y ofrendas, las sonrisas se vuelven más espléndidas, si es que es posible. Las ceremonias y fiestas duran varios días. El día por excelencia cierra casi todo, pero algún sitio para comer siempre vas a encontrar, tendrás que andar un poco más o menos, pero aparecerá. Hay juegos tradicionales y todas las casas se decoran para la ocasión, con luces de colores y lámparas de papel, que cubrirán también las calles y avenidas. El gran día se celebran desfiles y, como ya he mencionado, repartían bebidas, elaboradas con fruta fresca, y para comer su clásico curry chicken y helados a todo el mundo. No aceptarlo sería de mala educación, les parece mal. Con eso ya puedes más que sobrevivir, y gratis!!

–En Kandy, en julio y agosto, se celebra el Festival del Diente, más conocido como The Kandy Esala Perahera, momento en el que el archi venerado diente de Buda peregrina por la ciudad, o mejor dicho, su cofre, porque la reliquia no debe salir del Tooth Temple. Ese cubículo sagrado se pasea a lomos de un elefante por toda la ciudad. La reliquia solo se la confía a un sacerdote y las ceremonias y peregrinaciones duran unas dos semanas. Sus raíces se remontan a épocas de antaño cuando el rey decidió que era hora de enseñar al pueblo el preciado diente de Buda, hasta ese momento guardado celosamente en el Palacio Real. Así comenzó una historia que ya se ha convertido en más que una tradición. Aunque se cree que también está enraizado con rituales mucho más antiguos en los que se clamaba a los dioses por la necesaria lluvia para unas cosechas exitosas.

Sea cual sea su origen, las danzas son constantes por las calles y alrededor del santuario, las danzas del fuego son las más espectaculares, y los elefantes pasean ataviados con sus mejores galas, como todos los que participan en las procesiones y desfiles. Las ceremonias terminan con una especie de bautismo simbólico en las aguas del río en Mahaweli, Getambe. Llegan budistas de todas partes del país, para poder mostrarle su respeto y admiración al amigo Buda. Espiritualidad, música, danzas y una explosión de color que inunda Kandy durante estas semanas de verano.

Sri Lanka
Anuradhapura. Sri Lanka.

Os puedo asegurar que en abril, con la celebración del Nuevo Año cingalés y tamil, el Templo del Diente estaba hasta los topes, sobre todo a última hora de la tarde. Pero es un ambiente tranquilo y ver a tantas familias de visita tiene su punto. Si preferís la soledad del ambiente, no queda otra que madrugar y verlo al amanecer, que también impregna su magia.

Durante estas importantes fiestas, no importa donde estés. No hace falta ir al templo más importante del país, para ver los actos de ofrendas y las ceremonias. Lo podrás hacer en cualquier pequeño santuario budista de cualquier parte o de ninguna parte. Pero desprenden una energía especial, y la tranquilidad y el buen rollo, termina por atraparte. Si te gusta la fotografía, es una maravilla visitarlo al amanecer o al atardecer.

Para entrar en los templos, basta con seguir las normas de cualquier templo budista. Descalzos y hombros tapados. Lo del largo por la rodilla, por lo vivido, es más flexible. Generalmente, los zapatos se depositan a la entrada del templo de cualquier manera. No suelen robar, no hay problema según mi experiencia. En algunos templos más importantes, en la entrada te los guardan, previo ticket. Money is money. Algunos viajeros llevan una bolsa y los guardan en la mochila. Recordad que esto es una falta de respeto en el budismo, el calzado no puede entrar en el templo. Por educación, y a cambio de unas monedas, no cuesta nada.

Negombo. Sri Lanka.
Negombo. Sri Lanka.

El deporte nacional no es el futbol, si no el criquet, por la herencia de los europeos. Hay un montón de estadios esparcidos por el país en donde juegan partidos continuamente, sean grandes ciudades o pueblos pequeños. Los niños pequeños, en lugar de dar patadas a balones, se arremolinan alrededor de las pistas para jugar y ver jugar al criquet. Aunque el futbol empieza a cuajar entre las generaciones más jóvenes, según nos contaban los locales, y es cierto había ya partidos en los estadios de las ciudades más pobladas.

Sri Lanka
Mirissa. Sri Lanka.

8. LEYES, ELECTRICIDAD Y MÓVIL EN SRI LANKA

En Sri Lanka el voltaje común es 230 V con frecuencia de 50 Hz. Las clavijas y enchufes son del tipo D / G. Si no quieres llevar un adaptador, sobrevives con el truco del almendruco, el de meter el boli o cualquier objeto punzante en una de las patas, para que funcione para nuestros enchufes.
Apagas el interruptor, metes algo fino y firme en el agujero del enchufe de arriba (boli, llave, pinza de depilar, navaja, hebilla de un cinturon…) mientras introduces el enchufe. Después retiras el elemento puntiagudo. Enciende el interruptor y funcionará.
 
En cuanto a los móviles, mi opción fue comprar una tarjeta SIM en el aeropuerto, que siempre viene bien para poder solventar incidencias sobre la marcha y tener acceso a llamadas y a internet. Aunque solo sea por si hay alguna eventualidad grave, compensa. Por 8 dólares y con 1GB cubrió los 20 días del viaje, utilizándola de manera puntual. Recordad que son datos de 2017.
 
Si no tienes prisa, otra opción es comprarla en la capital o en cualquier ciudad. La venderán en muchos supermercados o tiendas, además de los establecimientos específicos de telefonía.

 

Sri Lanka
Ella. Sri Lanka.

A la hora de LA FOTOGRAFÍA, la gente suele es maja. Se dejan fotografiar con gusto, incluso para retratos. Pero como siempre, educación, respeto y preguntando se llega a Roma. En cuanto a fotografiar a Buda, ellos mismos se hartan de sacar fotos en los templos con sus móviles como si no hubiera un mañana. Allá donde fueres, haz lo que vieres.

Más importante es tener cuidado con las posibles PROHIBICIONES al retratar puestos de policía y otros cuerpos gubernamentales, militares e institucionales. Generalmente hay señales, si no preguntar porque siempre hay seguridad en el exterior. Mi experiencia en África fue horrible con este tema incluso con la policía que venía a quitarte la cámara de las manos, a empujarte sin siquiera dar explicaciones. En Sri Lanka te informan tranquilamente en caso de estar saltándote alguna prohibición que puede resultar desconocida para un turista.

En cuanto a las sustancias estupefacientes, el TRÁFICO DE DROGAS se puede sancionar en su rama más extrema con la pena de muerte. Y el consumo de las mimas se puede penar con prisión, dependiendo de la cantidad que se incaute. Por todo esto no conviene arriesgar. Aunque te ofrecerán drogas, sobre todo marihuana, cientos de veces. En las zonas de playa, ni te cuento.

Sri Lanka
Dambulla. Sri Lanka.

En los medios de transporte públicos suele haber asientos RESERVADOS PARA LOS MONJES. Generalmente son los situados justo detrás del conductor, en el lado derecho del vehículo. Las señales que lo indican están escritas en cingalés o tamil, pero casi siempre en inglés. También existen señales para indicar los asientos para embarazadas.

En cuanto a CÓDIGOS DE COMUNICACIÓN destacar la parte gestual. Su manera de decir que si, porque ladean la cabeza de un lado a otro y parece que indica lo contrario. Cuanto más viajas, más te das cuenta de que esto pasa en muchas partes del mundo, así que al final nuestro si, no es tan universal como pensamos. En general son bastante expresivos, así que si en algún momento tienes que comunicarte sin inglés, seguro que harán por entenderte.

Sri Lanka
Hikkaduwa. Sri Lanka.

Es importante hablar de HORARIOS COMERCIALES porque aunque es un país que se despierta con el sol a las 6am y que atardece unas 12 horas después, sobre las 6pm, funciona diferente a los países del sudeste asiático, mucho más callejeros en este sentido. En Vietnam, Camboya o Tailandia, el sol sale y las ciudades empiezan a levantarse. Pero aquí son más perezosos y es raro encontrar algo abierto a las 6, 7 y hasta 8 de la mañana. La mayor parte de las tiendas, incluso los bancos y otras oficinas institucionales, suelen abrir a las 9, como temprano. No deja de ser curioso y a veces fastidia levantarse para aprovechar el día y que no puedas desayunar en un radio de un km. Y no digamos en la costa, donde el ritmo se vuelve más tropical si cabe. Tenerlo en cuenta si necesitáis provisiones o hacer alguna gestión.

Con la hora de cierre pasa algo parecido. Las ciudades asiáticas parecen no dormir nunca y donde no suele ser problema cenar a las diez de la noche. Sin embargo, en Kandy, te puedes quedar sin probar bocado a las 21.30 de la noche. Después de una visita al Templo del Diente, a las ocho de la tarde y con un calor agotador la búsqueda para tomar unas cervezas fue complicada. Menos población, menos turismo que los países mencionados, y más costumbre de cenar en casa.

Ni siquiera los pequeños negocios locales que ofrecen un par de comidas básicas y tradicionales. Que si cerraban en diez minutos, que si en media hora…  resulta chocante en un lugar como Kandy, que se presupone de cierta envergadura en el país. Pero apareción un pub inglés con hamburguesas y sandwichs que tendrían que valer como ingesta. La ciudad parecía desértica, sólo un par de horas después del atardecer. Y lo mismo en otras localidades más pequeñas, así que ojo los españoles con los horarios para no quedarse con el estómago vacío.

Otra cosa que llama la atención, es la ESCASA ILUMINACIÓN a esas horas en las avenidas principales, no en las calles secundarias. Hasta el punto de tener que encender la linterna para no tentar a la suerte y meter el pie en una alcantarilla o algo semejante. Hubo algunos apagones en Weligama, así que el consejo es llevar siempre encima una linterna pequeña y potente. Cuidado también al caminar por los arcenes por la noche, la conducción es como es… y las líneas no se respetan mucho.

Sri Lanka
Mirissa. Sri Lanka.

9. TRANSPORTES PARA EL VIAJERO EN SRI LANKA

  • La ventaja más grande para moverse por Sri Lanka es su pequeño tamaño. En una isla de 65.000 kms2, poco menos que Andalucía. Ninguna distancia se hará eterna como puede pasar en países inabarcables como Indonesia o Tanzania.
  • Esto facilita el uso del transporte público, los autobuses funcionan bien, y el recorrido por todo el país apenas superó los 20 euros en total. Si, en total. Una cifra irisorria para moverse 20 días por el país. Con excepción del viaje en tren desde Kandy a Ella, un imprescindible de todo el que pise territorio cingalés.
  • A pesar de esto, trayectos que por nuestro querido google.maps marcan 100 kms, no se rigen por el tiempo de occidente y probablemente haya que doblarlo. Las carreteras suelen ser de un carril por sentido, con bastantes paradas y con imprevistos al orden del día. En varias ocasiones tocó cambiar de bus por una avería. Solucionan rápido o hubo suerte.
  • Una opción en grupo es alquilar un coche con conductor por unos 40-50 euros al día. En temporada alta puede subir. Si vas unos cuantos puede ser una alternativa económica para tener más libertad de movimiento. En todo caso, comparar precios in situ, regatead un mundo.

¡TOMA NOTA!

Recorrido del país en autobús por 22 euros en total

(DATOS ABRIL 2017)

Sri Lanka
Kandy. Sri Lanka.

CONSEJOS PARA VIAJAR EN AUTOBÚS POR SRI LANKA

  • Buscar el autobús a destino. Los letreros informativos están siempre en cingalés y en inglés. 
  • Coger un asiento libre. Suelen ser dos filas de dos asientos. Son pequeños.
  • El asiento es tuyo. Si no quedan libres, esperad al siguiente bus porque salen sin parar durante todo el día. 
  • Se puede ir de pie si tenéis prisa. Como hacen bastantes paradas, no tardaréis mucho en coger un asiento.
  • Horarios. Cuando está lleno sale. Se cumplen bastante los horarios. Superaron nuestras expectativas.
  • Un revisor pasa con su máquina para darte el billete. No hay timos. Te cobran lo mismo que a los locales.
  • Las paradas no siempre son estaciones. Informa de tu destino y pide que te avisen donde bajarte. 
  • Los conductores no van despacio, pero no percibí inseguridad como en otros países. En la zona norte no hay mucho tráfico y las carreteras son bastante decentes. En las tierras altas de montaña emplea el tren, el clásico.
  • Los conductores hablan por teléfono constantemente. Paciencia. 
  • Las mochilas se colocan al lado del conductor, entre una especie de barandillas. No las ponen en el maletero porque así ganan tiempo. Si va lleno y váis hasta final de destino a veces las guardan en el maletero trasero.
  • La gente es amable y es frecuente que entablen conversación. Si hablan inglés o chapurrean se soltarán. Y si no sacarán de móvil para enseñarte las fotos de su familia, su pilar básico de vida. Es motivo de orgullo, así que mostrarte las fotos será una manera de interaccionar a fondo, porque repasas vidas en un bus sin darte cuenta.

VIAJAR EN AUTOBUS POR SRI LANKA

Probablemente los tres viajes anteriores a África (Senegal, Kenia, Tanzania) hayan influido en la calificación sobre viajar en autobús por Sri Lanka, que es de notable. Tras pasar 10 horas en un bus africano que tenía que llegar en 3, sin hacer ni una parada (no, ni para mear), y por unas carreteras de montaña de infarto donde ves tu muerte cercana a un precipicio infinito, Sri Lanka se presentó como un lujo. En África garantizar asiento es misión imposible aunque pagues tu billete numerado. Eso sumado a todas las incidencias que surgen sin parar, mientras respiras polvo durante horas. O mejor dicho, no respiras. Pero en Sri Lanka todo se suaviza.
  
En las estaciones buscas el bus, todos tienen su cartel informativo en inglés. Si hay sitio coges asiento y será tuyo hasta el final del trayecto. Si está lleno, puedes esperar al siguiente porque salen continuamente. La gente se mueve muchísimo en bus y en cuanto arranca uno viene otro para llenarse. Cero problema. 
 
En caso de que te subas en ruta y esté lleno, tendrás que ir de pie hasta que se baje alguien en las siguientes paradas, que son frecuentes. Si no te convence, esperas al siguiente. Generalmente si subes de pie, como mucho a la media hora te sientas. Las carreteras son bastante rectas y no se va mal.
  
Cuando llegues a destino te dejarán en la estación central de autobuses, y si se trata de localidades más pequeñas, en la carretera principal. Generalmente el cobrador, ya sabe donde te vas a bajar porque se lo has dicho al comprar el ticket. Te suele avisar si vas despistado. Si viajas solo y puedes echar cabezadita, dile que te avise de la parada.
 
En caso de que tengas que hacer algún transbordo, el cambio es rápido. Bajas de un bus en la estación, preguntas por el siguiente destino, subes al segundo bus y en diez minutos, en ruta. Cualquier duda, hay siempre gente dispuesta a informarte. 
 
Curiosamente, en el país de la lentitud para casi todo, los autobuses funcionan más rápido de lo esperado. Nunca hubo grandes retrasos, ni con avería de por medio. El cambio a otro bus fue rápido. Hay que decir que los conductores ayudan a conseguir estos horarios porque le pisan que da gusto. 
 
Y sus leyes al volante son casi opuestas a las nuestras. Hay un hueco me meto. No hay hueco, me saco otro carril de la manga. Viene otro bus de frente, ya parará él, a ver quien la tiene más grande… sumándole la regla de oro, que no es otra que el vehículo más grande se impone al más pequeño, sea cual sea la situación, ya tenemos código de circulación!
 
En Indonesia la clase media está creciendo tan rápido que son millones de personas los que de repente acceden a un coche, con unas carreteras que no están ni de lejos preparadas para tal movimiento de vehículos. Resultado? horas y horas y horas para superar cortas distancias. Un coñazo supino. Pero aquí todo fluye más descongestionado, con excepción de la capital y de la experiencia en Kandy, agobiante por la estructura viaria de la ciudad. Un auténtico sinfin de atascos en horas punta.
 
Lo mejor de viajar en transporte público, es la interacción con la gente. Además de conocer como se mueven y como es su día a día, puedes ponerte a charlar porque son muy sociables. Que no te parezca raro sentarte al lado de alguien que enseguida intenta comunicarse, y si no habla inglés, por señas. Al final sacan de teléfono móvil y se ponen a enseñarte fotos de su mujer, de su marido, de sus hijos, de su madre… son muy familiares y les encanta mostrar su mayor tesoro.
 
He visto desde un álbum de novios hasta las fotos de un recién nacido, pasando por las vacaciones familiares, cumpleaños y fiestas de guardar. Una manera muy directa para conocer de primera mano como sienten los cingaleses y cual es su manera de vivir. De manera gratuita y cariñosa.

‘POYA DAY’

Durante el ‘POYA DAY’, el día sagrado para el budismo y uno de las festividades más importantes del país, hubo menos frecuencia de autobuses, pero aún así en unos 20 minutos siempre aparecía alguno. En los días previos tampoco notamos gran diferencia utilizando trenes o buses. De todos modos, es aconsejable preguntar en las estaciones para evitar sorpresas. 

En cambio en los restaurante y hoteles, suelen dar vacaciones al personal y muchos servicios pueden no funcionar, consultar antes de reservar una habitación por si no hay servicio de desayuno, comidas, transporte o lo que podáis necesitar.

Sri Lanka
Kandy. Sri Lanka.

VIAJAR EN TREN POR SRI LANKA

Hacer un viaje en tren por Sri Lanka es un imprescindible. Conocer sobre raíles las maravillosos paisajes de las tierras altas, desde Kandy a Ella, rodeados de impresionantes plantaciones de té en montañas y valles en Nuwara Eliya.
  
Los trenes son viejos y sin grandes lujos, no esperéis encontrar una cafetería o un baño ligeramente decente, aunque por el precio… poco se puede pedir. El trayecto de Kandy a Ella, de unas seis horas, costó 240 rupias, ni dos euros. Regalado. Con panorámicas alucinantes que recuerdan por momentos a Sapa en Vietnam, otra maravilla. Los precios son económicos en cualquier clase, así que si preferís ir en primera un poco más cómodos, no supondrá gran diferencia. 
 
De todos modos no pasaron revisores, y la fama es que pocas veces lo hacen. Nuestra experiencia es corta y no podemos opinar más al respecto. Compramos billetes de segunda porque en primera no siempre se abren las ventanas y viajar rodeado de extranjeros como nosotros no es lo que buscamos. 
 
El conocido ‘tren panorámico’ en primera clase, se agota siempre, pero no era lo que buscábamos. Es el que veis arriba en la foto, donde se ve a un niño y su madre casi pegados al cristal. Vistas, pero en modo cerrado. Si os interesa, lo mejor es que compréis los billetes con antelació porque cuando fuimos muchos viajeros estaban cabreados porque no había asientos hasta tres semanas más tarde. Al parecer se podían comprar por internet, pero no os podemos decir más. Nosotros preferimos mezclarnos con los locales y disfrutar de las vistas a cielo abierto y con la vegetación rozando los pies. Fue tal y como lo había soñado. 
 
Sri Lanka
El chasco llegó en la estación de Kandy para comprar los billetes para el día siguiente, no quedaban ni de primera, ni de segunda, ni de tercera clase dirección Nuwara Eliya o Ella. Pero había una opción. 
 
Parece ser que en taquilla ponían algunos a la venta a primera hora de la mañana. Madrugón del millón pero efectivamente billetes conseguido en segunda dirección Ella. El tren llegó puntual. Pero cada vez llegaba más gente, muchos turistas, y a la hora de subir aquello parecía una prueba de humor amarillo. Todo el mundo corriendo atropelladamente con dos mochilas mínimo y empujando para entrar y lograr ese ansiado asiento. Los locales miran con cara de asustados mientras logran escabullirse como serpientes, finos y ligeros, a eso no hay quien les gane. 
  
Resultado, sin asiento. Pero el objetivo real era otro. Hacerse con una zona a los pies de una de las puertas. Conseguido finalmente. Sería una jornada dedicada al placer visual.
 
Una vez dentro te puedes por el tren como perico por su casa. Pasas de segunda a tercera o lo que quieras. Nada como sentarse en los vagones, sacar las piernas y sentir el roce de la hierba o el sol en la cara. No tiene precio. Son cosas que ya no podemos hacer aquí por seguridad y con unos trenes que al lado de los cingaleses, son balas. El ritmo de estos antiguos trenes es tan lento que no resulta peligroso y puedes cansarte de ir viendo el paisaje. 
 
Seis horas y se hizo corto. Recomendamos esta forma como la más auténtica, divertida y singular. Piernas colgando y adisfrutar de las vistas, mientras las piernas rozan las hierbas altas y el aire te recuerda que estás en Sri Lanka, de lujo. Ver los pueblos, recorrer los valles, los lugareños que se aproximan a las vías como su camino diario, los vendedores de la estación, las plantaciones de té, los antiguos puentes, las cascadas, los ríos, ver a las recolectoras cogiendo la esmeralda del país… como para aburrirse. Lo recomendamos cien por cien, y también el hacerlo de este modo y no encerrados en los vagones más caros del tren panorámico. El tren circula lento y es una gozada disfrutarlo de esta manera. 
 
El tramo de Nuwara Eliya a Ella es el más espectacular, mucha gente realiza sólo ese trayecto, unas tres horas. Pero es muy cómodo utilizarlo desde Kandy. Son seis horas muy agradecidas, nada mejor que descubrir parte del país sobre raíles.
 
Los que van sentados aprovechan para restar horas de sueño, y los que van despiertos se entretienen como pueden, no resulta muy complicado con sólo mirar por la ventana. Y si hay hambre, no hay que desesperarse porque en las paradas de las estaciones se acercan vendedores con agua, refrescos, snacks, frutos secos y demás bocados para pasar el rato. Los cacahuetes tostados están de muerte.

Por supuesto hay algunos baños, aunque por supuesto con una higiene de suspenso. Si en España en estaciones y transportes ya dejan mucho que desear en general, imaginaros aquí con trenes llenos todos los días y billetes de menos de un euro. Para una urgencia no queda otra que apañarse, los hombres más fácil, ventajas de su biología. El tren va parando en las estaciones pero no con tiempo para bajar a los servicios, y también hace alguna parada en algún cruce con menos preferencia. En ese caso, la parada es más larga y te puedes bajar unos 10 minutos del tren, algunos echan un pitillo o estiran las piernas, pero generalmente es en el medio de la nada y no habrá servicios ni nada parecido. Así que enfrentarse al baño será tú única opción.

(FOTO SEÑOR AMIGABLE EN LA PARADA )

Es fácil entablar conversación con los locales, obviamente también con los guiris cercanos porque tiempo sobra. Hubo tiempo para conocer a un chico que nació en Ella y que se dedica a la cocina en un restaurante de allí, a otro que se vino a montar un taller de motos en una localidad próxima a Kandy, a una familia que venía de hacer la visita el Templo del Diente durante las celebraciones del nuevo año cingalés y así podría seguir un rato.

Cuando llegues a la estación de Ella, habrá fuera unos tuk-tuks desesperados por encontrar presas y con unos precios que nos parecieron locos. Nos pedían 300 rupias por ir a un hotel que no estaba a más de 10 minutos en moto, pero con la dificultad de tener que subir un par de cuestas muy empinadas, que con las mochilas y después del madrugón y el viaje, no apetecía mucho. Bien, pues aquí llega nuestro consejo. A pesar del cansancio no estábamos dispuestos a que nos timaran, así que opción comodín, salir de la estación hacia el pueblo.

En cuanto sales de la estación hay que coger a la derecha y bajarás una cuesta llena de pequeños bares o chiringuitos con música y ambiente joven y mochilero. En ese momento nos olió a Pai, en Tailandia, o a ?????. Habíamos llegado a la zona guiri por excelencia. Después de recorrer el norte del país, aquí la cosa cambiaba. Ella es un pueblo hecho por y para el turismo que se ha creado en la zona, donde antes no había casi nada.

(FOTO)

Después de la estancia en Ella, nos dirigimos al sur, y la manera más fácil de llegar a Tangalle era en bus donde pasaríamos unos días en las playas más salvajes que hemos visto en el país. Nos dijeron unas 5 horas, pero llegamos en 4, otra vez batiendo marca el señor conductor. Para movernos después a las localidades de Mirissa, Weligama o Hikkaduwa utilizamos buses porque las distancias son muy cortas, de media o una hora. El otro tren que cogimos fue para ir de Hikkaduwa a Colombo, en la última jornada del viaje.

Era el ‘Poya Day’ pero compramos el billete sin problema esa misma mañana sobre las once de la mañana, la otra opción era a las siete y no quisimos madrugar. Y ya se sabe que a quien no madruga… nadie le ayuda. El tren iba a reventar, entre el festivo y que era la hora preferida por los extranjeros. No había duda que otros muchos tampoco quisieron madrugar. En nuestro caso no encontrar asiento era lo de menos, para menos de tres horas de viaje. Pero es que la parte para sentarse en el acceso a los vagones parecía una auténtica lata de sardinas y más con turistas que llevaban maletas no, maletones, y con los que era imposible moverse.

El viaje que no había empezado bien, se torció a medio camino con una avería del tren. ¿Cuál fue la solución? Parar en la estación más cercana y mandarnos subir a otro tren… que ya estaba lleno… poco más que decir. Cogimos las mochilas y lo intentamos de la mano de un amigo que había hecho en el tren. Un estudiante de 20 años con el que fui conversando gran parte del camino. Nos ayudó para llegar al vagón que pensaba podría estar mejor, pero aquello era un infierno. Hacía tanto calor que costaba casi respirar, es que era el doble de gente en un tren!

Como quedaba hora y media, me estaba mentalizando mientras veía que seguía entrando la gente, abanincando bebés, o embarazadas con accesos imposibles. Estaba chorreando como si fuese la ducha, y eso me pasa muy pocas veces. Y nuestro amigo vimos que también. En ese momento dijo que eso también era demasiado para él y que se iba a bajar para coger un bus. Bingo! Estábamos en un andén de una estación de tren, así que no podían estar lejos los buses. En último caso aquí funciona el dar con la carretera principal y esperar que pase el que te convenga.

A menos de cien metros había una especie de parada de autobuses. Unos metros antes nos asaltaron unos viajeros para proponernos ir unos cuantos en una van, si éramos siete personas salía a unos 10 euros por cabeza. Enseguida hicimos migas con unos argentinos y preferimos irnos en bus, por medio euro. Una hora y media se hace muy bien sobre ruedas y el ahorro de 20 euros entre dos personas, pagaba la noche de hotel y más.

El bus apareció en 5 minutos y fuimos en la gloria. Iba casi vacío. Aprovechamos para conocer a esta pareja viajera y en un abrir y cerrar de ojos llegamos a Colombo. El conductor muy majo nos dejó en la estación de bus correspondiente para enganchar otro de media hora a Negombo.

 ALQUILAR UN COCHE CON CONDUCTOR EN SRI LANKA 

Alquilar un coche con conductor, puede salir entre 40-70 euros/día, dependiendo de la temporada, de la ruta y de las horas invertidas. En mi opinión, para dos personas es desorbitado, en un país con distancias cortas y transporte más que decente. Pero si tenéis la cartera llena y poco tiempo, será la mejor baza. Algunos amigos lo han alquilado para ir en modo grupo, como pueden ser dos parejas, y a ese precio puede resultar valorable. 
  
Conviene analizar bien la situación porque los conductores suelen pedir el itinerario aproximado desde el principio para poder hacer el presupuesto, reservar sus alojamientos y preparar sus cosas. Cerrarlo bien y en papel a grosso modo, aunque luego podáis modificar ciertos lugares a visitar. Si viajáis en grupo si os puede salir más económico para ganar tiempo. Siempre en detrimento de conocer una parte de la mecánica interna del país, el transporte, donde te encuentras conversaciones y aventuras que siempre suman al final del periplo.
 
Algunas tarifas para viajar en grupo podrían salir económicas, pero hablamos de 10 euros por día entre 4 personas, cuando en bus gastarías un euro. Cuestión de bolsillo y de filosofía viajera. Os dejamos algunos ejemplos de lo que podría costar el transporte privado. 

Recordar la regla de oro: regatear siempre!

TARIFAS APROXIMADAS ALQUILER DE COCHE

  • Transporte con conductor: 8000LKR por ida/vuelta a Anuradhapura más visita a las Cuevas de Dambulla = 40 euros.
  • Transporte con conductor: 3.000LKR a Sigiriya y Pidurangala desde Dambulla = 15 euros 
  • Transporte con conductor: 14.000LKR desde Nilaveli (Trincomalee) a Kandy = 70 euros 
  • Transporte con conductor: 9.500LKR desde Dambulla a Nilaveli (Trincomalee) con paradas = 50 euros.

VIAJAR EN TUK-TUK POR SRI LANKA

Recopilando información, algunos viajeros habían probado la opción de recorrer el país en tuk tuk, o por lo menos parte. Era el año 2017 así que probablemente se haya extendido. Sin duda una idea muy interesante, original y cercana para conocer al pueblo cingalés entre múltiples correrías. Hay que tener el carné internacional y buscar algún sitio donde los alquilen, que no son muchos. Por lo que he leído en Colombo y Negombo es menos complicado. 
  
Como transporte para moverse dentro de los pueblos o ciudades no tiene rival. Por un euro te puedes mover a cualquier distancia corta y por dos euros a una media. Importante eso también, negociar siempre el precio antes de subir. Y regatead, que hay mucho pirata entre los conductores de tuk-tuk, como en cualquier país.
  
En las estaciones de transporte suelen subir los precios. Recomendamos andar unos metros y salir a la calle a parar uno porque se consigue mejor precio. En Negombo nos pedían 300 rupias por menos de 2 kms, y de allí no se movía, tumbados al sol en la hora de la siesta. Se ve que no les falta curro. A unos metros, a mitad de precio.

TAXIS EN SRI LANKA

Taxis en Sri Lanka apenas he cogido. Uno al bajar del aeropuerto de Negombo, porque eran las cuatro de la tarde y si quieres llegar con luz para dar un primer paseo de reconocimiento, después del cansancio de horas y horas de vuelos, no queda otra. Son fáciles de encontrar en las ciudades, que es donde podrían ser necesarios para algo puntual. Todo es combinable y podéis ir trazando el transporte en función de vuestras necesidades de tiempo y dinero. Sobre la marcha siempre se ven mejor las cosas.
 

Regatear el precio antes de la carrera porque el taxímetro suele brillar por su ausencia

9. ALOJAMIENTO MUY BARATO EN SRI LANKA

11. GASTRONOMÍA EN SRI LANKA

(En Ella hay foto de esas crepes redondas con huevos dentro y de tortitas enrolladas con miel y platano. Y más cosas)
(En Tangalle hay otro desayuno, simple pero bien con plato de fruta, tortitas…)
(Cena Tangalle arroz con pescado y verduras pero es nocturna. mejor prescindir)
(Foto pizza en Ella con kottu de fondo)
(hablar del pan tupo corteza, en la comida de Ella del Different Corner y en la cena guapa de Ella)
(Zumo en la mesa en weligama — chiringo de burguer surf hut)
 
———-
 
(FOTO PLATO RICO PARA APERTURA – different corner en Ella, mucha luz y color)
 
El curry y el chile picante son dos elementos que marcan a fuego la cocina cingalesa, con el arroz como base alimentaria al igual que toda Asia. Y a grosso modo no es una gastronomía que destaque por algo especial. Nos recordó bastante al sudeste asiático en general, mucho fried rice, noodles, pollo con arroz, arroz con verduras… lo mismo pero dándole una vuelta. Los clásicos básicos, los podréis encontrar en casi cualquier sitio de comida local. 
 
En los restaurantes orientados a los turistas no faltan las pizzas, con un tamaño mínimo, las hamburguesas y algo de pasta italiana. Cenamos varias veces en locales indios y tailandeses, en las poblaciones o ciudades más grandes son fáciles de encontrar. 
 
(FOTO BURGUER Y PIZZA en hotel lujo tangalle) si tal varíar el orden xq no mola ver comida de fuera al ppio del artículo. Darle la vuelta.
 
El kothu es un plato que a simple vista parece algún tipo de desconstrucción. Un revoltijo muy rico hecho a base de roti y verduras, huevo y especias, generalmente con carne. EL gobanda roti es parecido al pan de pita, y es uno de los típicos del país. Se corta en tiras y se mezcla todo. Personalmente no daba un duro y sin embargo acabó siendo el favorito, y además como tampoco hay muchos platos exclusivos cingaleses, se convirtió en un clásico básico.
(FOTO KOTTU EN ELLA)
 
El roti es uno de los bocados más pedidos por los srilankeses, y también lo encontrarás como comida rápida, porque se puede servil modelo enrollado. Dentro te puedes encontrar pollo con verduras, pero hay variedades, la de gambas está deliciosa. Aderezado con cilantro, chile y otras especias, desprende un olor inconfundible. Otro de los platos que acabarás pidiendo en más de una ocasión. Probad de diferentes tipos para encontrar vuestro favorito. Enrollado tiene su rollo ja-ja-ja pero la mayor parte de las veces lo servirán separado, con el pan por un lado y la salsa de coco, pollo y verduras por otro. Pero lo hemos visto hasta acompañado de más tipos de condimentos  como sambal o arroz. 
(FOTO ROTTI EN MIRISSA ENROLLADO – xq creo que la ultima noche no vale para poner en modo version2 del plato. Comprobar)
 
El lamprais es un arroz con curry mezclado con verduras y carne o pescado, además de una mezcla de especias. Todo se envuelve en una hoja de plátano y se cocina al horno. Es otro de los platos más tradicionales de Sri Lanka. Lo probamos varias veces y siempre estuvo bueno. En el restaurante local ‘Different Corner’ de Ella, lo hacen de maravilla y a precio de risa. En cualquiera de los mega locales para extranjeros de enfrente, como el ‘Chill’ o el ‘360 grados’ te costará el doble y será menos casero. 
 
(FOTO ARROZ EN LA HOJA BANANA DIFERENT CORNER)
 
El biryani es otro de los protagonistas de los fogones de Sri Lanka. No deja de ser un arroz con pollo, carne o verduras y especias. Las recetas varían según la zona del país pero la base es la misma. Allá donde vayas siempre habrá un biryani que llevarse a la boca como recurso simple para matar el hambre.
 
Hay bastante fruta, aunque no tanta variedad como en otros países de Asia, tampoco es una isla muy grande y los plátanos, cocos, mangos, piñas y papayas se llevan la palma ganadora. Zumos naturales, batidos y demás, un imprescindible para reponer fuerzas después de una caminata o de una jornada de calor supremo. Poca fruta de la pasión, que rabia con lo que me gusta! Pero alguna cayó 😉
 
(FOTO FRUTA EN DESAYUNO DE MIRISSA – MUY BUENA CON COLOR Y EN PP CON ZUMO TB)
(FOTO fruta en el desayuno de Ella mucho más cutre, con tostadas normales al lado)
(FOTO DOS ZUMOS apoyados en el hotel de mirissa. Son pequeños, de bienvenida. o dejar para la parte del alojamiento)
Los desayunos fueron bastante completos en todos los hoteles, acorde con el precio de cada uno, o no. Porque en Dambulla por 14 euros de habitación nos pusieron uno de los mejores desayunos ever para un regimiento. Desayuno occidental, con huevos, tostadas, mantequilla, mermelada, queso, fruta, pero mezclado con un montón de productos locales que utilizan para este momento.
 
(FOTO DESAYUNO DAMBULLA)
 
Fideos de arroz secos, tostadas de arroz, tortitas, dulces caseros por doquier, sambal como relleno, delicioso. En muchos alojamientos te preguntan si lo quieres cingalés, o modo occidental con el english breakfast de abanderado. Agua, zumo natural y té o café completan los líquidos para engullir semejante manjar con los primeros rayos de sol y una temperatura perfecta. Momentos acompañados de bocados de felicidad.
 
(FOTO SAMBAL en desayuno de ELLA – se ve bastante bien y la otra salsa amarilla tb — explicar )
(FOTO DESAYUNO EN blue whale más sencillo. pero puede valer para contrastar uno simple pero bien y otro deluxe)
 
El sambal es un condimento que no sólo se emplea en Sri Lanka, si no en gran parte de Asia, desde China a India pasando por Indonesia o Malasia. Se elabora con pimientos varios y por supuesto chile, de hecho actúa de su sustituto en muchas ocasiones. En España lo habíamos comprado en algún supermercado, pero nada que ver. El auténtico sambal hay que probarlo en destino, como todo! Suele ser bastante picante, y aunque parezca chocante, es un bocado tradicional entre las tortitas de desayuno.
 
(FOTO PEIXE ATUN EN MIRISSA – coral beach )
 
El appam es el elemento indispensable del desayuno. Una especie de crepes en esfera donde se suelen colocar los huevos, fritos o cocidos. Pero en algunos lugares lo rellenan con más cosas. Están deliciosos, son súper finos y crujientes por la esfera y más blandos en la base. No dejéis de probarlos.
 
(FOTO CREPES ESFERICOS DESAYUNO — si no recortar una foto???)
 
En la costa, tiramos de pescado y marisco como siempre. Fresco, rico y económico. El clásico pescadito a la brasa, en las playas los restaurantes los tienen fuera para que escojas el que quieras y te lo ponen a la parrilla. 
 
(FOTO PESCADO A LA BRASA EN MIRISSA – night. Tb hay de las gambas pero muy malas, no sé tocándolas….??????)
 
También hay calamares y gambas, prefiriendo estas últimas, pequeñas, grandes, rebozadas o al natural. Los cefalópodos los encontramos duritos como norma general por estas latitudes. Y aquí no fue una excepción. 
 
(FOTO PASTA CON GAMBAS en blue whale)
(FOTO ARROZ CON CALAMARES, verduras y lima encima en blue whale. Más bonita)
 
Las carnes en modo pedazos en arroces y noodles, o el tradicional pollo al curry como no. Lo encontrarás como chicken curry y generalmente se sirve acompañado de arroz blanco, con una salsa bastante picante. También lo comimos rebozado y en una especie de guiso, y masala en los restaurantes indios. Otro clásico es el chicken devil, no hace falta explicar mucho… la boca te quedará calentita. Hay que probarlo alguna vez, y si te gusta el picante, repetirás seguro.
 
(FOTO ARROZ CON POLLO Y VERDURAS en blue whale. nocturna, regular pero puede valer para aquí o más arriba)
 
Si te entra un antojo de carnívoro, lo mejor es que te pidas una hamburguesa, de cerdo o de ternera. Y para hamburguesa la que nos encontramos en Weligama, en un chiringo perdido de la playa que tenemos que recomendar si o si. Un cartel indica que son las mejores de la ciudad, pero nos atrevemos a decir que del país. En un entorno maravilloso, playa salvaje y casi desierta, es parada de los surfers que suelen copar la zona. Un rincón para relajarse un rato. Hay cerveza, pedidla aunque no aparezca en el menú, y los zumos y batidos están muy buenos.
 
(FOTO CARTEL SITIO BURGUER)
 
La burguer ‘Surf Hut’ está deliciosa, con lechuga, tomate, huevo y una rodaja de piña que le da una jugosidad exquisita. Ingrediente que ya hemos incorporado a nuestras hamburguesas caseras, con bocados que ahora nos recuerdan a Sri Lanka. Si paseáis por la playa de ??? donde suelen estar los pescadores zancudos, os lo encontraréis de camino. Es el único que vimos en toda la playa así que no tiene pérdida. 
 
(FOTO BURGUER MAXIMA )
 
En cuanto a precios, en términos generales, zampar es muy económico. Los platos básicos con arroz o noodles, sea con verdura o con pollo, son abudantes y por 300LKR o 400LKR, que vienen a ser euro y medio o 2 euros. Los platos internacionales tipo pizza o burguer rondan los 600 – 900LKR, entre 3-5 euros. Según subas de categoría el precio será un poco más alto pero nunca desorbitado. No nos hemos llevado ninguna sopresa en ese sentido. Comida sencilla pero muy barata. De los países donde menos hemos gastado en comida. 
 
(FOTO?????)
 
En Ella comimos en un sitio espectacular, con bastante clase para la media del país, y ni aún así pasamos de los 10 euros por cabeza con entrantres, plato principal, postre y bebida. Por cierto nos lo habían recomendado unos amigos, y que rule porque es un sitiaco escondido que merece más de un bocado. Nos quedaron ganas de repetir pero era la última noche en tierras altas. Se llama ‘AK Ristoro’ está a unos 10 minutos de la calle principal, pero merece la pena acercarse a descubrirlo. Su decoración y atmósfera es encantadora y el servicio profesional, algo que escasea. Podéis echar un ojo a los comentarios en trypadvisor por si os queda la duda.
 
(FOTO CENA LOCAL JUANCHO EN ELLA)
 
Ella no es exactamente un pueblo, son un par de calles principales, alrededor de las que se ha creado todo el engranaje de servicios necesarios para el turista. Lo bueno es que tienes todo a mano, cosa no fácil en Sri Lanka, y lo malo es que inevitablemente es un lugar de turistas y más turistas. Los restaurantes están orientados a esto y hay algunos como el Chill que con tres pisos y un edificio completo está siempre a reventar. Como ese, muchos más del estilo. Escapamos con gusto de estos megalocales para buscar comida local barata y casera, que es a lo que venimos. Y aquí tenemos que recomendar el Different Corner, casi enfrente del Chill. Menos lujo, pero buena música, cocina de casa y tirado de precio. El ‘chiken devil’ está exquisito, nos pusimos las botas. 
 
(FOTO COMIDA DIFFERENT CORNER)
 
Respecto a otros países asiáticos, nos llamó la atención la escasa oferta de restaurantes en algunas zonas turísticas, y lo pronto que echan el cierre. Hasta tal punto que en Kandy, una de las ciudades más importantes del país, casi nos quedamos sin cenar antes de las diez de la noche. Y es que los locales no tienen como costumbre comer fuera de casa, y menos cenar. Al menos la gran mayoría. No como en Vietnam, por ejemplo, donde puedes comer hasta extensas horas porque es común que los vietnamitas escojan saciar su hambre fuera de casa y de forma muy barata. 
 
(FOTO RESTAURANTES different corner)
 
Pero aquí no es algo demasiado extendido. Quizás la guerra hasta hace bien poco tenga algo que ver, seguramente pasaban más tiempo en casa del que querían. En zonas de playa menos turísticas como Tangalle o Nilaveli, muchas veces compensa cenar en el hotel si los precios son buenos, porque lo contrario implica moverse bastante para encontrar algún restaurante decente. En los lugares con más visitantes como Ella, Galle, Colombo o las playas del sur la oferta es mucho más amplia. 
 
(FOTO RESTAURANTES exterior o chiringos en la playa)
Armarse de paciencia es otro factor necesario si uno no quiere desesperarse en un momento famélico absoluto. El servicio es lento, como todo el ritmo de la nación, y conviene pedirse una bebida fría con calma para ir saciando la espera. Fijarse en los precios porque no siempre está incluido el impuesto del 10% por el servicio, aunque suele ponerlo en el menú, cuando lo hay…, mejor cerciorarse preguntando si no está claro. 
 
(FOTO TÉ o es suficiente con la siguiente??)
 
Y después de todo, que mejor que una taza de té, la bebida más famosa de Sri Lanka, todo un símbolo del país. Negro en toda su esencia, pero también verde o rojo, no te puedes ir del país sin haber tomado un par de tazas, y si es con una vista impresionante, como esta de Ella, pues poco más se puede pedir. Lo encontrarás en cualquier sitio y te invitarán a más de uno, y no tomarlo puede resultar de mala educación. Suelen acompañarlo con dulces o galletas caseras. Uno de los dulces más típicos son los kokis, una especie leche de coco y harina de arroz que se fríen. Los suelen ofrecer los vendedores en los transportes o en cualquier puesto de la calle, además de las panaderías.
 
(FOTO TE en ELLA DESAYUNO)
 
Lo encontrarás en cualquier sitio y te invitarán a más de uno, y no tomarlo puede resultar de mala educación. Suelen acompañarlo con dulces o galletas caseras. Lo que no resulta tan fácil de comprar son las bebidas alcohólicas, incluso la cerveza. La teoría dice que se venden casi en exclusiva en las tiendas especializadas, que dicho así suena muy chic, pero son licorerías de toda la vida. 
 
Muchas convertidas en locales con un ambiente un tanto sórdido, pero donde fuimos en un par de ocasiones para tomar algo, en Dambulla y Trincomalee. Mujeres pocas, algunas en los grupos de extranjeros, y al fondo pantallas para ver fútbol o criquet como entretenimiento, y suerte si las tienen. También puedes comprarte las birras y llevártelas al hotel. Otras tantas veces llegamos y estaban siempre cerrados a media tarde o a primera hora de la noche, se ve que abren unas horas sueltas y pillarlos resulta imposible. 
 
(FOTO CERVEZA)
 
Supuestamente se venden cervezas en algunos supermercados o cadenas, pero nosotros fuimos a unos cuantos y nunca encontramos. Al final muchos establecimientos o locales las venden de escaqueo. Con preguntar es suficiente y muchas veces te llevarás una grata sorpresa. Incluso durante el Poya Day, día sagrado para el budismo donde vender o consumir alcohol está prohibido, cenando en un restaurante indio nos pusieron un par. En algunos hoteles también te las facilitan aunque no tengan licencia. Los conductores de tuk-tuks fueron nuestra fuente más fiable para dar con esas frescas cervecitas al final del día. El precio de una de aksjaksjdks. 
 
(FOTO BEBIDAS CON UNA CERVEZA en la playa de mirissa)
 
El problema que hay es que la licencia es extremadamente cara. El gobierno sangra a quien puede vender alcohol y como resultado, sólo los hoteles, restaurantes y clubs más caros pueden permitírselo. En el rango medio a la mayoría no les compensa. Y no es algo tan extendido como en otras sociedades asiáticas, lo que no ayuda a que se prodiguen o salgan rentables. En los chiringos de las playas del sur, los que se colocan sobre la arena, suelen tener, se ve que el negocio va bien. Al final, con un poco de tiempo, preguntando se llega a Roma.  
 
(FOTO COKTAIL EN LA PLAYA para terminar o buscar tema licores y acompañar de esto que me gusta más de sabor ????) 
 
NOTA: los amantes del picante estáis de suerte en Sri Lanka, podréis hornear vuestras papilas con chile durante todo el día, desde el desayuno a la cena. Recomendamos para los que no gusten de esta sensación, recalcar en los restaurantes ‘no spicy’, por lo menos para evitar que se pasen. 

ITINERARIO POR SRI LANKA

Estamos preparando la II parte del Diario de Viaje por Sri Lanka

Toda la ruta por el país que nos llevará de punta a punta

Negombo, Anuradhapura, Dambulla, Sigiriya, Nilaveli, Uppuveli, Kandy, Ella, Nuwara Eliya, Tangalle, Pigeon Island, Mirissa, Weligama, Hikkaduwa y Colombo

¡GRACIAS POR LEERNOS!

DESCUBRE TODOS NUESTROS DESTINOS

Síguenos en redes sociales

NEGOMBO, A LA SOBRA DE COLOMBO EN SRI LANKA

 

 

DAMBULLA Y SIGIRIYA, LA ROCA DEL LEÓN EN SRI LANKA

DAMBULLA

SIGIRIYA

Sigiriya es una pequeña aldea que no da mucho más que para relax y para caminar por los campos y zonas rurales del entorno. Su gran atracción es la Roca del Léon, bajo la condecoración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y su vecina Pidurangala. Algunos prefieren su tranquilidad pasmosa para quedarse a pernoctar, eso depende del tiempo que tenga el viajero para hacer los desplazamientos.

La elección de dormir en Dambulla estaba clara. Allí paraba el segundo bus desde Negombo, y de allí partía al día siguiente otro hacia Annuradhapura. Pero si optáis por Sigiriya, la mayoría de alojamientos y restaurantes se concentran en un tramo de medio km que conforma el núcleo de la aldea. El bus desde Dambulla tarda unos 40 minutos.

Para subir a la Lyon Rock hay que pagar unos 25 euros, la entrada más cara de todo el país, junto a la de la ciudad sagrada de Anuradhapura. Un clavo. Pero una vez allí, y siendo de las escasas cosas caras de todo el viaje, había que subir. Para todo el que no quiera clavarse el puñal en el bolsillo, la alternativa es subir a la hermana casi gemela, la Roca Pidurangala, con un camino menos accesible y más salvaje desde donde se obtienen unas vistas casi idénticas, con la ventaja de tener como telón de fondo la Roca del León.

Eso si, allí no podrás ver las ruinas milenarias que guarda el preciado billete por las nubes. Si estás enérgico, siempre puedes hacer las dos y comparar tú mismo. No era el caso, con 35 grados y una humedad suprema. Con dedicarle media mañana es suficiente. Escojas lo que escojas, ambas te ofrecerán una de las panorámicas más espectaculares del viaje.

Otro paseo que recomiendan otros viajeros es acercarse a ver el amanecer a un lago que hay a unos 500 metros de la aldea y donde se puede ver la Roca del León reflejada en el agua, cual espejo. Al atardecer se acercan niños y jóvenes a darse un chapuzón y refrescarse. Es frecuente ver algunos elefantes y otros animales, además de aves, en modo spa tras un día de sofocante calor. Ya nos contaréis si habéis ido y si merece la pena el paseo campestre y la estampa.

El anfitrión del hotel, Salath, reservó un tuk tuk a buen precio para ir desde Dambulla, 1500 rupias. Madrugón para intentar recortar las horas duras de calor, lo máximo posible, aunque lo cierto es que a las 9 ya pegaba fuerte. Pero como son bastante vagos y no madrugan, olvídate de hacer como en Asia para ver amanecer en los monumentos a las 4 ó 5 de la mañana. Aquí todo en primera marcha, la quinta no existe.

Para llegar a la cumbre de la Lyon Rock o Roca del León, uno de los monumentos más visitados del país y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1982, hay que ir pasando diferentes tramos de escaleras. A cada cual más rocambolesca y estrecha, lo cual acaba siendo hasta entretenido. O eso pensaba al subir, porque al bajar con más trasiego, se formaban tapones y de vez en cuando había que parar un par de minutos para que no se hagan embudos. Nos ocurrió unas tres veces, pero imaginamos que conforme avanza el día, y las masas, será peor. Por eso insistimos en ir temprano.
 
(FOTO SUBIDA ROCAS AL PPIO o CAMINO)
 
La roca no es otra cosa que los restos de una erupción de magma de un extinto volcán. Sobresale por encima de las llanuras que la rodean y que hacen que sea visible desde varios kilómetros de distancia en cualquier dirección. La piedra es un cuello volcánico, de ahí que sea tremendamente escarpada, ha sido esculpida por la propia mano de la diosa naturaleza.
 
(FOTO ROCA)
 
En cuanto asciendes el primer tramo, aparece un desvío en el camino para poder ver las pinturas milenarias. Se continúa por una especie de escalera de caracol metálica, cerrada con una malla para evitar desgracias, y que desemboca en un pasillo en la roca donde están las joyas pictóricas. No te puedes demorar mucho porque no hay margen y la cola tiene que fluir, así que es una pena pero el tiempo y el espacio son limitados. Son realmente curiosas, tanto los desnudos como las reproducciones de las mujeres. Sonrientes con las domingas al aire como si estuviesen en una playa nudista de los 60. (repasar esto)
 
(FOTO ESCALERA CARACOL ROCA DEL LEON???) si no mola quitarla
 
En medio de la subida hay un área de descanso. Donde unos esperan por los otros, y los otros por los unos. Buscando sombras, jugando con los monos o hidratando el cuerpo después del esfuerzo depositado en la hazaña de alcanzar el pico. A partir de ahí esperan más escaleras y pasarelas que nos llevarán a la meta.
 
(FOTO ESCALERAS EN ZIG ZAG desde el punto de descanso)
 
La leyenda le da forma de león a esta roca, y nada mejor que plantarle unas garras artificales elaboradas en piedra, por si tiene que salir huyendo de algún cuento o batalla. Y ahí están, aposentadas en la piedra, esperando poder salir a la carrera algún día en busca de libertad. Marcan el último tramo de ascenso a las ruinas de Sigiriya.
 
(FOTO DETALLE UÑAS ESCULTURA A LOS PIES)
 
Como un videojuego, cada vez que ganas puntos subiendo nuevos tramos, mejorará la vista, hasta culminar en la cima con 360 grados de panorámica. Una vegetación frondosa y verde hace de manto a las faldas de la Roca del León, creando postales maravillosas. Al fondo, montañas, ríos y lo que necesites. Una bonita zona para recorrer con tiempo sobre dos ruedas, seguro que guarda rincones para descubrir.
 
(FOTO PANORAMICA CHULA)
 

Las ruinas de Sigiriya son los restos que sobreviven del complejo donde residía el rey Kasyapa durante el siglo 5 d.C. En la cima, los vestigios de un palacio y una terraza de medio nivel que incluye la Puerta del León y el muro de espejo con sus frescos, permite imaginar el poderío de la época.

 

(FOTO CIMA, puede ser la japo con el pañuelo. Si no otra más general

 

A primer vista, las ruinas milenarias tampoco son gran cosa, lo que te hacer recordar otra vez el precio que pagaste. Pero vuelves a admirar las vistas y te reconcilias de nuevo.

 

 
(FOTO RUINAS VARIAS con paisaje)

 

Pero si ahondas un poco podrás apreciar el valor de este conjunto arquitectónico. El palacio inferior se adentra bajo la roca, entre fosos y jardines que se extienden por la base de la roca. Un palacio que era a la par, una fortaleza defensiva. Para llevar a cabo esta obra, hicieron falta altas dosis de ingenio y creatividad de los ingenieros.

 

(FOTO DETALLE DE LA PISCINA o ver cuales encajan)

 

 

El conjunto de palacio construido por el rey Kasyapa, pasí a ser tras su murete un complejo monástico hasta el siglo XIV y posteriormente acabó abandonado. Las ruinas fueron descubiertas a principios del siglo XX por un explorador británico. El tal Kasyapa tenía su genio porque al parecer asesinó a su padre emparedándolo vivo, y luego usurpando el trono que por derecho correspondía a su hermano. Tuvo la fortuna de escapar a India donde formó un gran ejército con el fin de recuperar su trono. Fue el detonante para que Kasyapa se decidiera a construir esta fortaleza palaciega. Finalmente, durante la guerra por el trono, los soldados abandonaron a Kasyapa que se acabó quitando la vida sobre su propia espada.

 

(FOTO RUINAS)

 

Lo visitan tanto extranjeros como turistas nacionales, que en época de vacaciones por al Año Nuevo Cingalés, os podéis imaginar que vacío no estaba. Nos salvó ir temprano, porque en la bajada, la circulación se hizo mucho más densa y lenta que al subir. Así que a quien madruga, el destino le ayuda…!

 

(FOTO FAMILIA señalando al horizonte, la chulísima – B/N)
 
Nativos y foráneos, todos se quedan impresionados por las vistas que ofrece la cumbre que presume de estar habitada desde la Prehistoria, al igual que las Cuevas de Dambulla. Desde el siglo III albergó un monasterio enclavado en la propia piedra con cavernas preparadas para la vida monacal. No nos sorprende, habiendo visto el día anterior las cavernas del Golden Temple. Impresionantes.

 

(FOTO CHICAS HACIENDO FOTO CON RUINAS AL FONDO – B/N)
 
La bajada es más llevadera, y si te quedan fuerzas, hay unos jardines en la base de la Roca del León, para descansar o pasear un rato al fresco, antes de poner rumbo de nuevo a Dambulla en nuestro tuk-tuk.
 
(FOTO ARBOL CON VISTAS DESDE ARRIBA – B/N)
 

De allí partiría el siguiente bus con destino a la antigua ciudad de Anuradhapura. Reliquias y estupas milenarias en medio de un paisaje, verde que te quiero verde.

 
 
 
PIDURANGALA ROCK, LA HERMANA ALTERNATIVA
 
La alternativa a la clavada de la Roca del León, es la Roca Pidurangala, con un acceso más deficiente y salvaje y una entrada módica, apta para cualquier presupuesto, de 300 rupias. Lo que implica también menos gente, diez, veinte personas, o con suerte solo. Unos amigos habían subido y se puede acceder sin problema con un poco de energía.
 
Las escaleras no llegan hasta el final, pero hay un camino que lleva a un tramo pequeño donde tendrás que ir apoyándote en piedras para ascender, pero nada profesional. Probablemente parecido al último tramo del Little Adam’s Peak de Ella. Allí también se acaba un camino marcado y para seguir subiendo hay que ir apoyándose de cuando en vez en los salientes pedregosos. Parece más complicado al leerlo de lo que es al hacerlo.
 
Los que han llegado a la cima recomiendan quedarse bien con el camino de bajada en ese último tramo no señalizado, para recordarlo a la bajada. Algunos viajeros se desplazan desde el pueblo en bicicleta, menos de 5kms, mientras aprovechan para conocer un poco las aldeas que rodean a este monumento tan visitado. Si os quedáis a ver el atardecer, ojo con la caída del sol, bajar con poca luz puede ser peligroso.
 
No faltarán los guías en la base ofreciendo su mejor oferta, a la caza del más despitado o preocupado por un ascenso fuera de la clásica ruta guiri. Las vistas, podemos imaginar que son igual de magníficas, con la Roca de León al fondo. Así que si no queréis dejaros el dinero en la Lyon Rock, esta es vuestra opción, cada día con más adeptos.

LA CIUDAD SAGRADA DE ANURADHAPURA EN SRI LANKA  

Nos esperaba la ciudad sagrada y milenaria al norte del país, a una hora en bus desde Dambulla. Después de la clásica parada en el hotel, llegamos al museo de las Ruinas de Anuradhapura, donde se compran las entradas de acceso. Son unas 3250LKR. El museo no es muy relevante, pero la ciudad es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por sus estruturas tan bien conservadas. Fundada en el siglo IV a.C., la conforman estupas, viharas y pokunas. Las estupas o dagobas, son arquitectura budista con forma de campana donde se depositan las reliquias para hacer las ofrendas. Las viharas son una especie de monasterios y las pokunas son depósitos de agua antiguos.
 
Anuradhapura es uno de los emplazamientos más espectaculares de Sri Lanka. Casi perdida en medio de la selva, sus incontables yacimientos arqueológicos la erigían como un extenso reino en el siglo V a. C. además de ser el centro de poder religioso del budismo del país. En la actualidad, sigue siendo una ciudad sagrada para los budistas en Sri Lanka y de lo más visitado del país. Cultura e historia en estado puro. No esperéis mucho del propio pueblo, porque no es nada del otro mundo. Algunas tiendas, puestos callejeros de comida y algunos restaurantes. Conviene centrar la estancia en la visita en los 40 km2 de ruinas arqueológicas, en muy buen estado de conservación. 
 
La entrada al complejo incluye el acceso a los tres monumentos más importantes, al cambio unos 25 euros. Desorbitado para los precios del país, pero lo tomas, o lo dejas. Otra opción, es visitar solamente los monumentos gratuitos y acercarte a los exteriores de los supuestos ‘VIP’. Elecciones del viajero, dependiendo del interés y el dinero. Si recorréis el complejo en tuk tuk, algunos de los conductores/guías intentan sobornar a los guardias para que os cuelen. Pero si no queréis circos ni ilegalidades, sólo hay dos opciones: pagar o no pagar.  
 
(FOTO PAGODA PPAL – altar delante por ejemplo)
 
Podéis calcular la ruta por el complejo entre 3 y 5 horas, dependiendo de las paradas y lo que os liéis en cada sitio. La pagoda Dagoba Jetanaramaya es la estrella de Anuradhapura, y está considerada una de las estructuras más altas del mundo antiguo, superada por muy pocas, como la pirámide de Giza. Pero en el recinto hay un montón de templos y santuarios. Además de restos de palacios que conservan salas de baño, letrinas y depósitos de agua casi intactos. 
 
(FOTO BUDA GRANDE TUMBADO DE COLORES) (si hay por fuera ponerla primero y después esta del interior en otro párrafo)
El Templo Isurumuniya está excavado en la roca y es famoso por la escultura del Buda tumbado y de colores. Oraciones y ofrendas se suceden sin parar.  No perderse las paredes del santuario, con centenares de relieves y esculturas que son joyas artísticas, destacando “los dos amantes” o “la familia real”.
 
(FOTO BUDA GRANDE TUMBADO DE COLORES la gente rezando dentro o algún detalle)

En el edificio principal es donde se puede contemplar la gran estatua de Buda tumbado en la conocida como ‘posición del león dormido’. Se supone que así falleció. Llama la atención, sobre todo en contraposición al cristianismo, el abanico de colores con el que se pinta y decora. A su alrededor hay incontables referencias a su vida. Por eso se considera un lugar perfecto para conocer las tradiciones y la historia del budismo. 

(FOTO DEL TEMPLO)
 
También está el Templo del árbol sagrado o Sri Maha Bodhi, se cree que proviene del árbol donde Buda alcanzó la iluminación. La entrada es gratuita.  En Anuradhapura se encuentra, por ejemplo, el árbol Bodhi. El Bodhi es el árbol bajo el cual se cree que Sidarta Gautama alcanzó la iluminación, o el famoso Nirvana. Según la leyenda, una de sus ramas fue llevada a la isla y plantada en la ciudad sagrada, donde arraigó con fuerza. Este ejemplar recibe un sinfín de peregrinos. El árbol es venerado mediante las entregas, las ofrendas, los rezos y las plegarias de todos los miembros de la familia. Una atmósfera espiritual muy especial. (NO LO TENGO CREO!!!)
 

Alrededor del Sri Maha Bodhi hay un templo dedicado a esta iluminación de Buda. Una estatua bajo las ramas del árbol, llamada Buda Samadhi, representa ese momento de iluminación.

 

(FOTO PISCINAS GEMELAS)
 
Las piscinas gemelas o Kuttam Pokuna, se conservan a la perfección y recuerdan esa esplendorosa época de antaño. El espacio es de pago, aunque por lo visto, no es dificil acceder sin entrada a este lugar. En el templo de Ranmasu Uyana hay más piscinas que se pueden visitar en un entorno muy bonito.
 
(FOTO PISCINAS A MAYORES)
 
Las ruinas o cuevas de Vessagiriya son muy curiosas y que antiguamente albergaban un templo, del que pocos vestigios quedan. 
 
(FOTOS PIEDRAS GRANDES)
 
El ir de un templo a otro te va dejando estampas cotidianas de lo más encantador, como estos agricultores trabajando en los arrozales.
(FOTO SEGANDO ARROZALES o si no dejar para la portada)
 
Otro de los imprescindibles es la Dagoba Ruwanwelisseya, uno de los más bonitos y espectaculares con una gran estupa blanca que se ve desde varios puntos del contorno. La entrada es de pago.  La estupa mide más de 100 metros de alto y casi 300 de circunferencia. Una majestuosa mole levantada en el siglo II a.C que forma parte de las Solosmasthana, los 16 lugares de preregrinación budista de Sri Lanka, al creerse que fueron visitados por Sidarta Gauthama
 
(FOTO VER SI LO TENGO)
 

Pero la guerra civil trajo el abandono a Anuradhapura y la vegetación volvió a recuperar su terreno durante años, hasta la irrupción de los conquistadores británicos. Tuvieron que pasar unos 10 siglos, para que se redescubriera esta arquitectura milenaria.

Su riqueza prnto la elevó a ser reconocida como uno de los tres primeros lugares reconocidos como Patrimonio de la Humanidad de toda Sri Lanka junto con Polonnaruwa y Sigiriya. Tres joyas que entraron en la lista elaborada por la UNESCO en 1982. Un buen empujón para la isla y su historia. 


(FOTO )
 

Junto a la Dagoba Ruwanwelisseya, aparece la de Thuparama, que data del siglo III a.C. según los expertos. De ser acertada la fecha, se convertiría en una de las estupas más antiguas de todo el mundo. En su interior se guarda, siempre supuestamente, una clavícula de Buda. (VER SI ES LA QUE YO PIENSO)

 
Aunque personalmente a mi me convenció más la Dagoba Thuparama, de las más antiguas del mundo. La entrada aquí es de pago. Había mucho ambiente, a pesar de ser la hora de la comida y con un sol que caía a plomo. 
 
(FOTO TEMPLO BLANCO, uno de los últimos que hay la foto general con las cintas de colores)
 
Familias enteras escuchaban a un monje todas concentradas. Otras se disponían a entregar las ofrendas a las muchas estatuas de Buda. Esas escenas cotidianas son las que más me aportan.
 
(FOTO de noche del templo, una es chula para cerrar)
 
Tanto de día como de noche, la ciudad de Anuradhapura es tremendamente tranquila y espiritual. Recomendamos dar un paseo al caer el sol, sobre todo si es festivo o fin de semana porque el ambiente que se crea en esas jornadas es mágico.
 
  • Palacio Real o Lovamahapaya: Se encuentra justo delante del árbol sagrado. Sólo es posible visitarlo por fuera (gratuito).
  • En tren: Desde Colombo hay 7 trenes diarios. 
  • En autobús: Podéis ir desde Colombo o Negombo
 

 

MIHINTALE

Desde Anuradhapura se puede hacer una excursión hasta Mihintale, un complejo de templos en las colinas de las montañas. Las estupas se localizan entre un bosque frondoso. La tradición dice que en este lugar se empezó a predicar el budismo en el país. Hubo que sacrificarlo por falta de tiempo, todo no se puede. Pero si os lo recomiendo si gozáis de más días por la zona porque parecía interesante y el entorno paisajístico también.

LAS PLAYAS DEL NOROESTE: NILAVELI Y UPPUVELI

TRINCOMALEE Y NILAVELI 
 
(FOTO PLAYACA NILAVELI – PUESTA DE SOL)
 
Trincomalee es una pequeña ciudad costera del este con unas playas muy chulas, aunque para mi gusto las ganadoras son las de Tangalle. Más salvajes, solitarias y limpias, o al menos, esa es mi experiencia. Esta parte de Sri Lanka, junto al norte, fueron las que sufrieron hasta más tarde las penurias de la guerra. Comparado con el sur, se ve que falta dinero para reponer todo eso que quedó destruido o dañado durante el conflicto.
 
(FOTO TRINCOMALEE – HAY 3 FOTOS VÁLIDAS desde la estacion de bus)
 
Pensar que estas playas han sido de las últimas en abrirse al turismo porque eran tomadas muchas noches por ‘Los Tigres de Liberación del Eelam Tamil’… No hace ni diez años. Ahora se respira un aire de renovación y esperanza que huele a turismo como motor del ave fenix.
 
(FOTO PLAYA NILAVELI CHULA)
 
Otro objetivo de la incursión en el este era conocer los fondos marinos de Pigeon Island, uno de los Parques Nacionales Marinos, donde además de infinidad de peces y tortugas, es uno de los pocos lugares del mundo donde podrás ver tiburones de arrecife nadando a escasos metros de profundidad. Se supone que son inofensivos, pero nadar a su lado y ver como se deslizan a toda velocidad es una pasada, si es tu primera vez. Si nos había flipado nadar entre delfines en Wasindi, Kenia, y entre tortugas en Tanzania e Indonesia, esto ha sido lo mejor con diferencia.
 
El islote con arrecife está tan sólo a 10 minutos en lancha rápida de la costa. Después de las jornadas agotadoras de Dambulla, Sigiriya y Anuradhapura, agradecerás ver el mar y sentir la brisa porque en el interior no bajaba de los 35 grados y una humedad, que ni en la ducha. El bus desde Anuradhapura tarda unas 3 horas hasta Trincomalee.
 
Una vez allí un tuk-tuk te llevará a Nilaveli o Uppuveli, las dos áreas que concentran la mayor parte de las playas. En la ciudad no hay gran cosa: un paseo costero, una estación de autobuses, negocios y un templo con unas vistas decentes a los acantilados y a la bahía. Y para de contar. Compensa quedarse en la playita que es lo bonito de la zona.
 
(FOTO TRINCOMALEE DELANTE ESTACION)
 
A Uppuveli se le presupone más explotación turística que Nilaveli, siendo la costa este en general, muchísimo menos masificada que el sur del país, destino de playa por excelencia. Mi máxima sueles ser cuanta menos gente mejor. Pero si eres de los que buscan ambientillo por la noche, con hileras de terrazas y restaurantes, en Nilaveli hay poco de eso. En Uppuveli hay algo más rollete en ese sentido. Cuestión de buscar tu sitio.
 
(FOTO PLAYA NILAVELI PERROS por ejemplo o cualquiera)
 
En Nilaveli el alojamiento en ‘Blue Whale’, a dos minutos de la playa y con unas habitaciones enormes y bien equipadas, hizo la estancia agradable. El staff muy majo y la comida del restaurante decente y barata para los precios de la costa. Hay cerveza, y fría. Tenéis más info y fotos sobre el hotel en el artículo ‘Alojamiento en Sri Lanka’. El tuk tuk cuesta unas 600 rupias desde la estación de bus de Trincomalee hasta el hotel, son unos unos 10 kms.
 
(FOTO PLAYA NILAVELI bonita)
 
Las playas tienen los tres elementos básicos de cualquier playa deseada: palmeras, agua cristalina y arena blanca. Pero, con algún oleaje. Aquí los gallegos no nos asustamos porque de olas sabemos un rato, pero el mar no es un plato ni mucho menos. Te puedes bañar y darte chapuzones sin problema, pero no busques la piscina marina.
 
(FOTO PLAYA NILAVELI bonita)
 
Recorrer la playa de principio a fin con calma es suficiente para el primer día. La principal limita en uno de sus extremos con un campamento militar, suponemos que herencia de la guerra. Puedes alquilar una bicicleta y recorrer esa serie de playas enlazadas.
 
(FOTO COMIDA???  igual queda bien poner algo rico aquí modo playa, relax y zampar)
 
En la playa no hay chiringuitos, pero puedes acercarte a alguna de las terrazas de alojamientos con bar y restaurante para comer algo. Lo que es bastante común a todas las playas son los perros callejeros.
 
(FOTO PERROS EN PLAYA NILAVELI – chula)
 
Se pasan el día de relax en pandilla, paseando por la arena, mojando las patas por la orilla, algún que otro chapuzón y a la guerra con los cuervos. Otro de los colectivos que se ha hecho con varias parcelas de la zona.
 
(FOTO NILAVELI CUERVOS EN LA ORILLA)
 
(FOTO PERROS EN NILAVELI – perros con cuervos??? o tumbados en la arena)
 
La playa de Uppuveli quedó fuera de ruta por estar mucho más cerca de la ciudad, y con más suciedad. En alguna zona de playa de Nilaveli ya había bastante plástico, sobre todo en la parte que frecuentan los locales. Quizás los hoteles y alojamientos cercanos a otras áreas las limpien de manera privada porque había bastante diferencia entre unas y otras.
 
(FOTO NADANDO LOS LOCALES EN LA PLAYA. VARIAS)
 
Otra cosa curiosa es que en esa parte había una especie de socorristas silbato en mano, que lo hacían funcionar cuando veían que alguno se iba más lejos de la cuenta. La mayoría no saben nadar y suponemos que es para evitar tragedias con cierto oleaje. A las seis el pitido no cesa, como si se tratase de un toque de queda acuático. El sol amenaza ya con esconderse.
 
(FOTO LOCALES CERCA DEL AGUA NILAVELI)
 
En esta parte del país se concentra más población musulmana, y también hinduísta, y la gente se suele bañar con ropa. Mujeres mayormente, pero también es frecuente ver a hombres en el agua con camiseta. Se lo pasan todos como enanos, lo disfrutan un montón y sin saber nadar. Es una gozada ver a las familias chapoteando como si fuesen todos niños. Incluso los monjes, otro tanto de lo mismo.
 
(LOCALES EN EL AGUA)
 
Las puestas de sol, de las mejores del viaje. Son playas muy tranquilas, con poco turismo, para relajarse y disfrutar del sentido más estricto de las vacaciones. Relax en toda regla.
 
(FOTO PUESTA DE SOL)
 
Al día siguiente sumergirse en Pigeon Island. La idea era salir lo más tempranoposible, pero lo máximo conseguido fueron las 8.00 am. En un país donde amanece tan pronto, seguía resultando extraño. Llegaron con media hora de retraso, así que lo de llegar antes que los grupos turísticos. No hubo mucha diferencia, pero no había tanta gente como se esperaba. Temporada baja siempre ayuda en estos lugares más visitados también por locales.
 
(FOTO EN BARCO O DE LA ISLA A LO LEJOS)
 
La mayoría se desplaza hasta la parte trasera de la isla, según llegas en barco. La zona está mucho más abrigada y hace como de piscina. Todas las familias van para allí. Haz lo contrario y bordea toda la isla. Desaparecerá la gente en cuanto sales de la zona de confort. 
 
(FOTO ISLA PIGEON)

Pigeon Island es uno de los dos Parques Nacionales Marinos de Sri Lanka y está formado por dos islotes entrelazados por una franja de arena pedregosa y que presume de tener el arrecife de coral mejor conservado del país, con 200 metros de largo y 100 metros de ancho.
 
(FOTO SEÑOR EN LA PLAYA O VIDEO DEL CAMINO EN BARCO)
Sus tiburones de arrecife son su mayor reclamo, hay un montón y los verás seguro. Como olvidarse de nuestras queridas tortugas, y de un montón de peces de colores que viven inmersos en un paisaje maravilloso. Morenas, calamares, butterflyfis y demás familias comunes de pececillos.
 
(FOTO VIDEO TIBURONES EL MEJOR)
 
El precio del tour ronda las 4500LKR e incluye el transporte en lancha hasta la isla, entre 10 y 15 minutos, el equipo de snorkel, la entrada al Parque Nacional, un par de botellas de agua y generalmente un guía por si quieres que te vaya guiando bajo el mar. Una vez en la isla, la sombra amplia entre los dos islotes tiene unos cuantos bancos y es el lugar donde puedes dejar tus cosas para ir al agua. Se puede conseguir por 4000LKR con un mejor regateo.
 
(FOTO ISLA EN GENERAL???)
 
En la parte delantera, donde atracan los barcos, unas boyas delimitan la zona de submarinismo, entendiéndose tanto para snorkel como para buceo con bombonas. Es la zona donde supuestamente verás más tiburones y tortugas. Es más abierta y con más corrientes que la parte trasera, mucho más recogida formando una especie de abrigo. Allí van todas las familias y gente de mediana edad. Con sólo entrar unos metros los verás, eso si, también las docenas de traseros que verás aflorar en el agua. 
 
(FOTOS SNORKEL O VIDEOS TIBURON el segundo)
 
Los tiburones te dejan fascinado. Pasan a centímetros y verlos moverse dentro del agua es impresionante. Estás tan tranquilo y de repente te adelanta uno… y otro! Es una auténtica maravilla verlos en vivo y en acción.
 
(FOTOS SNORKEL YO más molona)
 
A pesar de que son inofensivos, a priori, impresiona. Su gris perla es la elegancia suprema que rematan con las puntas de la aleta y la cola en negro. Mucha clase.
 
(FOTO SNORKEL JAVI con el pez guapa)
 
En la zona más resguardada había bastante más gente y ruido. Eso si, peces de colores a muerte. Puedes explorar otras zonas de buceo libre, fuera del recorrido marcado para guiris, y te sorprenderá la cantidad de tortugas que hay. En mi caso me acompañó el guía porque pagado estaba y trabajar a este mismo momento, más bien poco. Más de 4 horas bajo el agua, mereció mucho la pena.
 
(FOTO O VIDEO UW)
 
Los corales en Pigeon son muy altos y escarpados, id con cuidado porque cualquier herida os puede arruinar el viaje, por lo menos la parte acuática. En Gili Air, Indonesia, simplemente me rocé con un coral en el tobillo y lo que parecía una herida pequeña se convirtió en un coñazo para el resto del viaje. Este tipo de heridas, además de la infección bastante jodida que provoca un coral, tardan mucho en cicatrizar por la humeda habitual en estos climas tropicales o caribeños. La herida se cuece pero no se seca, así que lo más probable es que vuelvas con ella a tu país. Eso me pasó a mi durante casi dos semanas. Al volver a Galicia, en unos días se curó. Allí la humedad era una auténtica enemiga para cicatrizar.
 
(FOTO YO SOLA sin peces UW)
 
 
En caso de tener el más mínimo roce, conviene acudir a un centro médico para que te orienten sobre el tipo de tratamiento adecuado. Si hay infección lo mejor es echar algún medicamento con nitrato de plata, pero otros como el betadine o la cristalmina no son los indicados. Si la infección es ya de varios días, como era mi caso, y se empieza a poner de un color feo, probablemente tengan que hacerte unas curas, que te tocará hacer a ti durante el resto del viaje. Una pomada antibiótica suele hacer el resto. Y hablamos de heridas o cortes pequeños, en caso de más gravedad o de un área de gran tamaño, acudir cuanto antes a un centro sanitario.
 
(FOTO SEGUNDA MAS MOLONA UW)
(FOTO PIGEON)
 
No esperéis de Pigeon Island la típica isla paradisíaca, ni tiene palmeras, ni arena blanca y fina. Más bien piedras o guijarros, escasa sombra y pocas áreas de descanso. Unos arbustos y matojos y la gran zona central donde se depositan las cosas personales, que viene a ser dejarlo todo en unos bancos de madera y sálvese quien pueda. Sin embargo, el tesoro de la isla está bajo la superficie, de eso no hay duda. Tómate tu tiempo para ubicarte y escapar de las partes con más turistas y descubre las sorpresas que esconde este pedazo de tierra tan cotizado en Sri Lanka.
 
TARIFAS
 
–La entrada a la isla son unos 2.200 rupias
–La lancha otras 2000 rupias aproximadamente (bastante cara para ser 10 minutos)
–Alquiler de material para snorkel unas 500 rupias
–Eso suma un total de 4.700 rupias = 25 euros (sin límite de tiempo)
 
La mayoría los encuentra por 3500LKR = 18 euros
 
Los tours los ofrecen en cualquier hotel, más o menos cuestan lo mismo y lo que hacen es avisar a sus barqueros y demás soportes. En el Nilaveli Diving Centre, un club de buceo perteneciente al PADI y donde ofertan desde el Open Water, a travesías submarinas de más profundidad y por supuesto la excursión a Pigeon Island.
 
OJO: si no tenéis camiseta de buceo, poneros una normal pero mejor no ir a pelo si vais por la mañana porque el sol pega de muerte. Si sois de piel blanca recomiendo un pantalón si no queréis acabar la jornada con el culo y la parte trasera de las piernas a lo camarón de la Isla. Además los corales muy elevados y cualquier roce puede convertirse en una mala experiencia de viaje.
 
OJO: llevar siempre una linterna encima porque hay muchos caminos sin luz en la zona, es fácil perderse por las pistas de tierra si os cae la noche encima. También te puede salvar de meterte el pie en un agujero o de no tropezarte con sabe dios que. Bastante fácil.

KANDY Y EL TEMPLO DEL DIENTE DE BUDA EN SRI LANKA

ELLA Y LAS TIERRAS ALTAS DE SRI LANKA

NUWARA ELIYA Y LAS PLANTACIONES DE TÉ EN SRI LANKA

LAS PLAYAS DEL SUR DE SRI LANKA: TANGALLE, MIRISSA Y WEILIGAMA

LA SALVAJE TANGALLE Y EL DESOVE DE LAS TORTUGAS EN SRI LANKA

WELIGAMA, LOS PESCADORES ZANCUDOS Y EL SURF EN SRI LANKA

MIRISSA, LA PLAYA MÁS TURÍSTICO DE SRI LANKA

HIKKADUWA Y LA CELEBRACIÓN DEL ‘POYA DAY’ EN SRI LANKA

SRI LANKA SE CUELA ENTRE LOS PAÍSES FAVORITOS

DESCUBRE TODOS NUESTROS DESTINOS

Deja un comentario