Bolivia

PAISAJES Y ECOSISTEMAS ÚNICOS

Montañas, salares, lagunas y cactus centenarios

LUGARES NATURALES IMPRESCINDIBLES

TROTANDOMUNDOS EN BOLIVIA

Guía rápida y consejos prácticos

1. ENTRE MONTAÑAS DE TRUFA Y AZÚCAR GLASS

Nuestra ruta trotamunda atraviesa de Chile a Bolivia.  Y cuando uno viene de presenciar en Chile uno de los espectáculos más impresionantes que ofrece la naturaleza, inevitablemente busca lo mismo en territorio boliviano. Para suerte del viajero, Bolivia no se queda atrás. Montañas, desierto y un mar de sal se presentan como los escenarios que acogen encantadoras aldeas. Una belleza agreste y amenazante, arraigada en uno de los países más diversos y fascinantes de toda Sudamérica.

Esos pueblos que salpican una orografía privilegiada en cuanto a lo que paisajes se refiere. Para el turista claro, porque allí la vida es dura. En las alturas nada es fácil y menos aún cuando dispones de escasos recursos económicos. La autosuficiencia ganadera o agrícola les permite sobrevivir en estos tiempos modernos que olvidan a los que peor lo tienen. Aquí resulta fácil escapar del turismo para vivir una aventura auténtica entre bosques llenos de biodiversidad y la inmensidad de las cadenas montañosas.

¿Qué ofrece Bolivia al viajero? Pues casi todo lo que te propongas.

Bajar por la carretera más peligrosa del mundo hasta los bochornosos Yungas, sobrevolar en parapente los valles de La Paz, montar a caballo como un auténtico vaquero cerca de Tupiza, o pescar un siluro enorme en un afluente del río Amazonas.

Sin olvidar la capital de La Paz, con sus callejuelas empinadas, sus telas multicolores y sus vendedores de palomitas en plazas abarrotadas de palomas. Un país donde la tradición se combina con la modernidad del s. XXI. En formato más pequeño, mencionar la ciudad blanca de Sucre. Un lugar pintoresco en medio de un valle exuberante, rodeado de montañas. Edificios históricos, museos y una famosa oferta nocturna seducen a cualquiera.

Hemos seleccionado algunas de las mejores imágenes de la ruta porque una vez más, como ocurre con Chile, la naturaleza habla por si sola. Te vuelves una hormiga cuando te detienes ante una panorámica casi espeluznante, por lo irreal de su aspecto. Por las formas, por las texturas y por los colores fantásticos, con todo el sentido literal de la palabra. De fantasía.

Con este esbozo visual y un texto de acompañamiento, os presentamos un viaje donde además de naturaleza apabullante podrás conocer una cultura hospitalaria y amable. Unos pueblos arraigados en tradiciones de las que poder aprender historia viva.

Si como a nosotros te gusta la antropología, será un lujo adentrarte en esas comunidades que todavía no se han pervertido por el mundo occidental. Déjate llevar sin guías ni valoraciones de internet y lánzate a la aventura boliviana ¡Que fluya!

Bolivia.

2. LAGUNA COLORADA: DESFILE DE MODA CON ‘PINK FLAMINGOS’

La laguna Colorada es una laguna situada dentro de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, en el altiplano potosino cerca de la frontera con Chile. La coloración roja de sus aguas es debida a los sedimentos del color rojo y pigmentos de algunos tipos de algas.

Pero no siempre tiene el mismo color, pues la variación de las características de sus aguas así como la luz según el momento del día y el clima le confieren tonos diferentes que van de marrones hasta rojos intensos. Tiene una superficie de 54 km² y una profundidad promedio de 35 cms, por lo que es habitual observar distintas aves posadas en su fondo. Es un lugar de cría para los flamencos andinos ofreciendo una de las postales más bonitas de país.

La Laguna Colorada está considerada una laguna de tipo alto andina-salina, y tiene islas de bórax en los sectores noreste y sudeste que forman otra de las estampas singulares del lugar, con su apariencia de montículos de nieve. El bórax o tetraborato de sodio es un compuesto importante del boro, un cristal blanco y suave que se disuelve fácilmente en agua y que se origina de forma natural en los depósitos producidos por la evaporación continua de los lagos estacionarios. Esta zona es una de las más importantes del mundo donde surge el bórax.

Recordemos que esta Reserva Nacional es el área protegida más visitada de Bolivia.

NATURALEZA Y BIODIVERSIDAD EN BOLIVIA

Bolivia tiene tal biodiversidad que aún hoy se siguen descubriendo especies únicas. Se puede entrar en las cuevas de los murciélagos nectarívoros. Y pisar con cuidado el territorio de la serpiente coral anillada, y escuchar el gorjeo de los guacamayos, entre unas 1.000 especies de aves. Mariposas y polillas multicolores revolotean por la selva mientras las simpáticas alpacas son parte del paisaje del inhóspito altiplano. Para los que se adentran en la selva, que sepan que allí habitan jaguares, pumas y osos.

3. OTROS PARQUES NACIONALES DEL PAÍS

PARQUE NACIONAL MADIDI

  • Una de las zonas con mayor biodiversidad del planeta, al abarcar desde montañas andinas a selvas tropicales en las tierras bajas. 
  • Salidas a pie por la selva y en barco por el río para terminar el día durmiendo en un alojamiento sostenible gestionado por la comunidad.
  • El canto de las aves al alba, el zumbido de los insectos o los monos aulladores ponen de manifiesto que estás en plena naturaleza.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ (EL CHACO)

  • Se encuentra entre las carreteras que conducen a Cochabamba y es una de las zonas protegidas con mayor biodiversidad del país.
  • El parque brota allí donde el Amazonas riega el polvoriento Chaco y las tórridas tierras bajas se encuentran con la fresca sierra.
  • El paisaje, la fauna, su fácil acceso y el desarrollo de las agencias de tours lo convierten en un lugar digno de ser explorado sin mucho esfuerzo.
  • El Chaco fue escenario de la última guerra por territorios de Sudamérica entre los años 1932-1935 con la disputa entre Bolivia y Paraguay.

4. LA ISLA DE INCAHUASI EN EL SALAR DE UYUNI

La isla Incahuasi en lengua quechua significa ‘la casa del Inca’. Esta isla boliviana ha sido caprichosa desde su nacimiento, al situarse en la parte central del Salar de Uyuni, en el departamento de Potosí. Rodeada por la inmensa extensión de sal, su relieve contrasta al ser escarpado. Su estrella más inmortalizada es la gran maraña de cactus gigantes y centenarios que pueden llegar a medir más de 10 metros de altura y con algún ‘individuo’ que alcanza los 1.200 años de edad.

Es uno de los principales lugares turísticos de Bolivia, gracias a la atracción que representa el salar de Uyuni, también conocido en la región como salar de Tunupa, que se cuelga el premio del mayor desierto de sal del mundo. En medio de esta cegadora llanura salina destaca la protuberancia peluda este pequeño cerro de Incahuasi.

Y a unos 20 kms se encuentra su prima hermana, la isla del Pescado, también con adornos que pinchan y que se haya completamente desierta. Recibe ese nombre de los pobladores de la zona, indígenas de etnia aymara. Según dicen, cuando el salar está inundado, generalmente en los meses de enero y febrero, su forma se parece a la silueta de un pez. Por el momento, no existe ninguna infraestructura de acogida a los viajeros.

Los todoterreno casi forman parte del paisaje del salar, detenidos para que los turistas puedan admirar las placas hexagonales que la sal forma de manera natural aquí. Otro buen sitio para la fotografía. Te puedes hartar de disparar con ese efecto conquistador de espejo que produce el salar. La isla de Incahuasi se puede rodear en apenas una hora de caminata, pero también puedes atravesarla mucho más rápido, de punta a punta, siguiendo un sendero entre que transcurre entre esos elegantes cactus.

No se puede dormir en la isla. Sólo existe un restaurante con comidas y bebidas propias de los Andes, aunque la mayoría de los turistas prefiere almorzar sobre el salar a cientos de metros de la isla, o bien usando las mesas fabricadas con sal a modo de merendero. Donde se apalancan la mayoría de las excursiones organizadas de las agencias turísticas. Los viajes a la isla se organizan desde la población de Uyuni, situada en tierra firme a unos 100 kilómetros.

En la isla opera un centro de recepción a los turistas perteneciente a la mancomunidad de municipios de Llica y Tahua, territorio sobre el que se asienta la isla. Se cobra una entrada a los visitantes, algo casi simbólico para los visitantes pero que les ayuda a financiar sus actividades básicas. El sendero que recorre la isla es fácil de caminar y está bien señalizado, con panorámicas estupendas sobre el salar.

Como veis en las fotos, lo suyo es visitar esta zona del salar con una luz de amanecer o atardecer. Los tonos amarillos y naranjas crean un efecto muy especial sobre los cactus y las sombras ni te cuento. Si eres un amante de la fotografía, no dejes escapar estos momentazos por un madrugón. Merece la pena. El telón de fondo que otorga el salar con las montañas al fondo del horizonte es brutalmente cautivador.

Completaremos toda esta información con detalle en el cuaderno de viaje que estamos elaborando, pero si necesitas algunos datos importantes para planificar tu ruta, no dudes en escribir un comentario al final de este post. De este modo, el resto de viajeros podrán beneficiarse de las mismas preguntas y respuestas.

Salar de Uyuni. Bolivia.

5. SALAR DE UYUNI, ESPEJO NATURAL DEL MUNDO

El Salar de Uyuni es el desierto salado más grande del mundo tiene una extensión que supera los 10.000 km cuadrados, para ser más gráficos, es mayor que países como Líbano. Una superficie completamente blanca formada por un depósito de diez mil millones de toneladas de ese mineral en capas superpuestas que alcanzan un grosor de 10 metros.

Esta llanura infinita se inunda durante la época de lluvias transformándose en un espejo gigantesco, salvo por esas protuberancias a las que se denomia ‘islas’, de las que hemos hablado en el apartado anterior CACTUS CENTENARIOS EN LA ISLA DE INCAHUASI. Y cerrando el horizonte, brotan las imponentes montañas de los Andes bolivianos y chilenos. Una obra maestra natural en toda regla. No le falta de nada.

Por algo está considerado como una de las panorámicas más ‘extremas’ y únicas de Sudamérica, y de todo el planeta. El mayor desierto de sal del mundo es producto de los lagos prehistóricos que se evaporaron tiempo atrás. La corteza de sal parece cubierta de patrones de sal poligonales guateados. Este precioso paraje de otro planeta, es también un lucrativo yacimiento para extraer sal y litio, minerales utilizados en las baterías de los ordenadores, los smartphones o los coches eléctricos. La curiosidad del entorno la pone el primer hotel de sal del mundo. Pero aquí lo único importante es conectar con la naturaleza.
 

Una exploración con los primeros rayos del sol en torno a los jardines de roca, los campos de géiseres y los manantiales termales enmarcado en una atmósfera acogedora que imprimen los lugareños, hará de la experiencia un recuerdo imborrable de tu paso por Bolivia. Todo un imprescindible. Porque sería un pecado perderse esta irrepetible maravilla natural.

MAL DE ALTURA EN UYUNI

  • Debido a su situación a 3.650 metros sobre el nivel del mar, algunas personas experimentar mal de altura si no se han aclimatan bien. 
  • Los síntomas más habituales suelen ser náuseas, dolor de cabeza e insomnio, entre otros muchos. Cada cuerpo es un mundo.
  • Antes de tu viaje, conviene consultar con tu médico para que te informe de las opciones para prevenir y tratar el mal de altura.
  • Los lugareños mascan hoja de coca para prevenir el mal de altura, la podrás comprar en muchos puntos de la zona, al igual que el mate de coca.
Salar de Uyuni. Bolivia.
Salar de Uyuni. Bolivia.
CÓMO LLEGAR AL SALAR DE UYUNI
 

Llegar no será fácil. Pero todo viajero sabe que cuanto más se sufre, mayor será la recompensa. El recorrido de varios días en todoterreno por la salina más grande del mundo te meterá el frío en los huesos, pero vale la pena por vivir la aventura boliviana por antonomasia. Un lugar donde la inmensidad y austeridad son inspiradoras.

El salar de Uyuni se localizado entre Bolivia, Chile y Argentina, así que tendrás diferentes posibilidades de llegar hasta él dependiendo de tu punto de salida. En función de eso varía la inversión de tiempo y esfuerzo, pero vamos a darte unas cuantas pinceladas, que desarrollaremos a fondo en nuestro diario de viaje completo por Bolivia. Los principales puntos de partida son los siguientes.

  1. Uyuni, Bolivia: Esta pequeña y polvorienta ciudad es el punto de partida más popular de los tours al desierto de sal, algo que se deja ver en plaza Arce, la plaza principal, que está llena de agencias turísticas. Puedes reservalos online o comparar las ofertas in situ para conseguir mejores precios.
  2. San Pedro de Atacama, Chile. 3 días de duración. Las agencias llevan a los viajeros hasta la frontera antes de ceder el resto del viaje a un turoperador boliviano.
  3. Tupiza, Bolivia. Unos 4 días de duración. Este es el mejor punto de partida para los viajeros que vengan desde Argentina. Los turoperadores recomiendan viajes de cuatro días desde Tupiza, para visitar el salar de Uyuni el último día.

MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR A UYUNI

Estación lluviosa. De diciembre a abril. Es el momento en el que se puede presenciar el magnífico efecto de espejo del salar. La lluvia en exceso que cae en diciembre y enero, no es la adecuada, a lo que se suma el riesgo de cancelación de tours y excursiones. Mejor apostar por febrero o marzo.

Estación seca. De mayo a noviembre. Las temperaturas son más frías, el suelo está endurecido y se puede conducir a través del inhóspito paisaje blanco pasando por lugares a los que no se puede acceder durante la estación lluviosa. La temporada alta es de junio a agosto con precios más elevados.

Aunque el desierto salado es una de las atracciones más populares en Bolivia, es sólo una parte de la región del Altiplano. Muchos turistas deciden disfrutar de un viaje de varios días que incluye desiertos, volcanes, géiseres, fuentes termales y lagos a gran altura. Recomendamos por ello, dedicarle tiempo a la zona y no fijarse sólo el objetivo de llegar al salar de Uyuni.

Cementerio de trenes. Bolivia.

6. INSÓLITO CEMENTERIO DE TRENES EN UYUNI

Hay lugares que desprenden un embaucador ambiente que parece sacado de una película. Es el caso del insólito cementerio de vagones convertido en una estación fantasma a 3.000 metros de altura. Ahí mismo en Uyuni, ciudad del sudoeste de Bolivia perteneciente al departamento de Potosí. Esas máquinas ya que no llegarán a destino, pero los esqueletos de máquinas y vagones esparcidos por los fríos suelos del Altiplano, tienen un inesperado poder de atracción. A pesar del éxito, ellos permanecen impávidos, conformes con el olvido y la indiferencia que los atiza desde el siglo pasado. 

Una especie de lamento de lo que un día fue gloria transformada en decadencia. Melancolía viva. En este escenario apocalíptico, se inauguró en 1890 la primera línea de ferrocarril de Bolivia que comunicó UyuniAntofagasta, ciudad situada a orillas del océano Pacífico. Los vagones cargaban oro, plata, estaño y otros minerales. ‘Así es la vida’ o ‘Aquí yace el progreso’, son algunas de las frases pintadas que se pueden leer entre los amasijos metálicos. Palabras más que acertadas para la temprana muerte de un invento que cambió por completo la vida y la historia del siglo XX. Las locomotoras.

Cementerio de trenes. Bolivia.

UN POCO DE HISTORIA

  • Hace un siglo, la derrota de Bolivia contra Chile por el acceso al mar, paralizó las máquinas, y nunca más volvieron a funcionar.
  • Se concibió para reutilizar el material, pero la idea fue abandonada con la nacionalización del ferrocarril.
  • Tras ello llegó el saqueo, sin que nadie hiciera nada por evitarlo. Desde la década de los 40 el desvalijamiento fue continuo.

El laberinto de chatarra es un imán para el viajero romántico y amante de los lugares bizarros. Imaginarse historias con ese escenario que parece un decorado, resulta curiosamente fácil. No falta el arte urbano sobre óxido, en un enclave predilecto para los grafiteros. Espacio y abandono. Lugar perfecto. En el diario de viaje completo por Bolivia te mostraremos más fotografías y cómo sacarle partido a las imágenes tanto en este cementerio como en el salar de Uyuni. Experimentar y divertirse a golpe de disparo. 

Casi un centenar de trenes admiten pasajeros a cambio de nada. Incluso posan sin rubor y sin pedir una moneda. Algo insólito en un mundo donde lo gratis está en extinción, y todavía más si se trata de un lugar turístico. Si eres apasionado de la fotografía, será un lugar interesante para jugar un poco. No te lo pierdas porque te queda de camino al objetivo principal. Tendrás más detalles cuando subamos el Diario de Viaje completo por Bolivia. Mientras tanto, si quieres consultarnos algo puedes escribir un comentario al final de este post. Así otros viajeros podrán sacar beneficio de las mismas preguntas y respuestas.

Desierto de Bolivia. Sudamérica.

7. ITINERARIO BÁSICO POR LO MEJOR DE BOLIVIA

Finalizamos con un itinerario básico recorre lo mejor de Bolivia, desde mercados multicolores a inhóspitas salinas y una ciudad en el cielo, a un ritmo que puede ir cambiando. Lo ideal sería disponer unas cinco o seis semanas para recorrer todo el país y poder saborearlo con cierta calma, pero sabemos que la mayoría de los lectores, sólo pueden soñar con ese dispendio de tiempo. Por eso os mostramos una de las rutas más productivas para adentrarte en la esencia boliviana y no morir asfixiado en tu primera incursión en el país.

Primera parada, la capital de La Paz, ideal para aclimatarse a la altura y empezar a pasear sus calles y mercados. Si te interesa la historia, la segunda del camino sería Tiahuanaco. Si te lo quieres saltar, irás desde la capital al lago Titicaca para lo que recomendamos invertir mínimo tres días. esto incluye la visita a los yacimientos de Copacabana y la isla del Sol, lugares idóneos para seguir con la aclimatación.

Desde allí, se puede rodear el altiplano hasta el salar de Uyuni para un circuito de otros tres o cuatro días en todoterreno y continuar recorrido hasta la localidad vaquera de Tupiza. Tradicionalmente un importante centro agrícola y comercial, gracias al ferrocarril y a la minería. Rodeado de unos impresionantes cerros colorados, es un lugar encantador con muchas leyendas y cultura. Súper recomedable estirar un poco la estancia para llegar hasta aquí.

Desierto de Bolivia.
Desierto de Bolivia.
Desierto de Bolivia.
Desierto de Bolivia.

A partir de ahí, si el viajero sigue en ruta se puede desplazar hasta Potosí, una ciudad de belleza rigurosa del Patrimonio Mundial por la Unesco, pero situada a más de 4.000 metros de altitud, que se dice pronto. Después se puede ir a la ciudad blanca de Sucre o regresar a La Paz haciendo parada técnica en Cochabamba.

No queremos despedir este resumen sin mencionar el territorio de la Amazonía que posee el país. A pesar de que no hemos estado, cuando lees sobre un país descubres un montón de cosas increíbles y algunos de los parques naturales de esa región boliviana se encuentran entre los más biodiversos del mundo se mantienen alejados de la explotación turística. Como nos gusta descubrir noticias positivas.

Más de la mitad del territorio de Bolivia se asienta sobre la Amazonia, pero curiosamente es una de las partes menos visitadas del país. Sólo por eso merece la pena. He estado en el Amazonas de Colombia y es un lugar al que todo el mundo debería asomarse alguna vez. En Chile y Bolivia estamos recorriendo sitios naturales únicos, y el Amazonas va sobrado en esta categoría.

Si volvemos a Bolivia será uno de los principales objetivos de la aventura, descubrir esos tesoros bolivianos en color verde esmeralda. Si alguien ha estado, que nos cuente sus impresiones en los comentarios del post, para que nosotros y otros viajeros podamos acercarnos a este territorio inquietante. Para cualquier otro tipo de consulta informativa acerca del viaje, podéis hacer lo mismo o dirigiros a nuestro CONTACTO. 

Esperamos que este artículo sirva de ayuda e inspiración para comenzar a trazar vuestra particular aventura boliviana.

Desierto de Bolivia. Sudamérica.

¿Te ha gustado el artículo? ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest

 TE PUEDE INTERESAR

DESCUBRE MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!