Bohol

BOHOL: ARROZALES Y MONTAÑAS DE CHOCOLATE

Bohol. Filipinas.

1. BOHOL Y SUS JOYAS NATURALES DE LA CORONA FILIPINA

Bohol es una isla que por ubicación y tesoros naturales, se ha convertido en una de las más visitadas. Está lejos de ser un paraíso solitario de los que nos cautivan, pero tiene suficientes elementos espectaculares para pasarse una semana disfrutando de playas y naturaleza. La mayor fama se la llevan las Chocolate Hills, unas montañas con forma de bombones de cacao que, gracias a las redes sociales, se han convertido en un imprescindible de Filipinas.

Pero fotos y ‘likes’ aparte, a nosotros nos cautivó su selva interior, sus cascadas, sus arrozales y por supuesto, los encantadores lugareños que habitan las aldeas rurales. Quizás deba empezar diciendo que veníamos de pasar unos días en la isla de Panglao, un lugar que nos pareció de turismo insulso y con muy poca esencia. Llegar al riverside de Loboc nos reconcilió inmediatamente con esa atmósfera tranquila y verde que buscamos en Filipinas.

Cebú es el segundo centro económico y mercantil más importante del país sólo por detrás de Manila. Bohol se encuentra a sólo dos horas en ferry de esta región facilitando la continua llegada de viajeros y creciendo en popularidad. Ese trasiego conduce inevitablemente hacia una masificación que puede llevarla en un futuro no muy lejano, a morir de éxito como su amiga Panglao. Por ahora, los entrañables tarsiers, unos primates diminutos seductores, y una puesta de sol entre las palmeras que caen al río Loboc, darán suficiente sentido a tu periplo por Bohol.

Bohol se encuentra en el grupo isleño denominado Bisayas Centrales en la región central de Filipinas. Al oeste está la isla de Cebú y al sur se colocan en el mapa Siquijor, Camiguín y Mindanao. Desde todos ellos podrás llegar a tu destino por mar, y por si fuera poco, el aeropuerto en la isla contigua de Panglao, inaugurado en 2018, te lo pone más fácil todavía.

A todo esto podemos sumar la oferta de submarinismo de Panglao, a media hora del sur de Bohol, que te contamos en TROTANDOMUNDOS EN PANGLAO. Si además eres un apasionado del buceo, te recomendamos entrar en nuestra sección específica underwater para descubrir nuestro DIARIO DE BUCEO EN PANGLAO Y BALICASAG.

Cascada a vista de dron en la isla filipina de Bohol
Bohol. Filipinas.

Como hemos dicho, Bohol pertenece al grupo de islas conocidas como Bisayas Centrales (Bohol, Cebú, Negros Oriental y Siquijor) con su capital en la ciudad de Tagbilaran. Es la décima isla más grande del país, rodeada al oeste por la isla de Cebú, al noreste está la isla de Leyte y al sur, tras el mar de Bohol, está Mindanao. Bohol es la provincia de nacimiento de Carlos P. García, el cuarto presidente del país durante el período 1957-1960.

La orografía de la isla está dominada por colinas que dan forma a unos paisajes con mucho atractivo, y con el culmen en la meseta interior de las Colinas de Chocolate en piedra caliza. Como curiosidad cultural, al parecer los boholanos hablan de la República de Bohol con orgullo. Un estrecho separa las islas de Cebú y Bohol que tienen una lengua común, el cebuano.

Las incontables cascadas son otro de los fuertes de este territorio, algo que se extiende por todo el país. Algunas son realmente extraordinarias rodeadas de naturaleza frondosa, de arrozales envueltos en niebla y de piscinas naturales que se convierten en oasis para esos baños refrescantes durante una jornada de ruta. En este diario de viaje te hablaremos de las CASCADAS DE BOHOL Y LAS INFINITAS DE FILIPINAS.

La fuente del río Loboc se encuentra en la ciudad de Carmen, casi en el centro de la isla. Su riverside nos pareció un lugar idóneo para pasar nuestra estancia, un emplazamiento verde y fresco en torno al pueblo pequeño de Loboc, que nos devolvió la tranquilidad que nos había robado la isla de Panglao, demasiado turística para nuestro gusto.

Riverside Loboc. Bohol.
Para moverse por la isla de Bohol, la mejor opción es una moto porque te da la libertad necesaria para acceder a todos los puntos de interés turístico, además de permitirte fluir por aldeas y lugares que no aparecen en las guías. Te contaremos todo lo que necesitas saber sobre alquiler de moto y sus requisitos legales en el DIARIO DE PRE-VIAJE EN FILIPINAS. Si no quieres conducir, podrás llegar a tus metas por Bohol en diferentes medios de transporte, como te contamos en CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR BOHOL.
 

Disfrutamos enormemente con los itinerarios en moto recorriendo pueblos entre arrozales maravillosos y entablando con los hospitalarios lugareños, otra seña de identidad del carácter filipino. Podéis leer más sobre esto en el apartado ROADTRIP POR LAS ALDEAS RURALES DE BOHOL. A pesar de que es una isla turística nos ha parecido bonita gracias a que ha logrado preservar cierta esencia. Repetimos nuestro consejo: no le dediques mucho a Pangalo y céntrate en esta zona natural de cascadas, arrozales y montañas imposibles.

Loboc. Bohol.

2. DIEZ CONSEJOS BÁSICOS Y RÁPIDOS PARA VIAJAR A BOHOL

1. EN MOTO. La mejor forma de recorrer la isla es en moto. Libertad de movimientos y fácil acceso a cualquier sendero. Suficiente para realizar cualquier itineario. Las distancias son bastante manejables, sobre todo comparado con otros países asiáticos o islas indonesias que son inmensas. En el siguiente apartado CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR BOHOL, encontrarás más información de la aventura sobre dos ruedas. Además en la sección de PRE-VIAJE A FILIPINAS hemos realizado un par de artículos para que sepas todo lo necesario sobre el alquiler de motos en el país y los requisitos legales para viajar tranquilo.

2. JEEPNEY. Si no vas a alquilar moto y quieres moverte de forma súper económica, puedes utilizar los ‘jeepneys’. El transporte público por excelencia y toda una institución en el país. Se requiere más dosis de paciencia y tiempo de lo normal por estos lares, pero el precio es casi irisorrio, adecuado al poder adquisitivo de las comunidades y pueblos. Para distancias de menos de una hora la baza idónea es el tuk-tuk filipino. Muy barato y más rápido que el anterior, sigue siendo uno de los más auténticos. Si quieres saber el origen de estos vehículos tan llamativos, no te pierdas nuestro artículo dedicado a este clásico del motor filipino en el DIARIO DE VIAJE POR MANILA. Tendrás que asomar la cabeza para poder saber cómo son. Apostamos a que te entran por el ojo.

Bohol. Filipinas.
Bohol. Filipinas.

3. NATURALEZA. La mayoría de viajeros buscan playas e islas paradisíacas en Filipinas. Pero las posibilidades de vegetación exhuberante son infinitas, porque no todo es playa en Filipinas ni mucho menos. Cascadas, ríos, palmerales y arrozales infinitos o montañas de terciopelo, son otros poderes magnéticos en verde. La zona de Bohol nos parece ideal para pasar unos días respirando otra atmósfera que fue de lo mejor del viaje. Y sobra decir que Bohol es muchísimo más que las archi-famosas ‘Chocolate Hills’. Toda la información sobre cómo llegar y cómo no morir en el intento para hacerse una foto en los miradores en el apartado SALTO A LA FAMA DE LAS CHOCOLATE HILLS EN BOHOL.

4. POSTALES. Y esas escenas al caer la tarde, son impagables. Los arrozales se vuelven dorados con los últimos rayos de sol mientras las cocinas de las encantadoras casitas empiezan a humear. Se prepara la cena con la banda sonora de los más pequeñajos sollozando a lo lejos. Parece que a alguno no le entusiasma el baño con cubos de agua fresca que le toca al final del día. Y sin darnos cuenta, la niebla sube lentamente por las orillas del río Loboc, trepando por las palmeras para fundirse con el humo de las chimeneas que ya calientan motores con brío. Así lo recordamos, como si fuese ahora mismo. Magia.

Loboc. Bohol.
Loboc. Bohol.

5. MIRADORES. Subirse a algún mirador y ver como se pone el sol sobre las aldeas del valle y con la luna asomando al otro lado… brutal. Y en medio del sol y la luna, una cruz gigante cristiana. Porque Dios es así, le encanta estar en todas partes. Y allí estaba también, en medio del mirador de la colina de Loboc, con una panorámica digna de si mismo. De toda la vida el que construye un edificio se queda con el mejor piso y las mejores vistas.

6. RELAX. Un ritmo sosegado, unos lugareños hospitalarios y conversaciones en cada esquina pondrán la guinda a tu estancia. Esos atardeceres a la orilla del río en Loboc, nos dieron la calma necesaria después de haber visitado Manila y Panglao, una isla que no nos convenció nada por su explotación turística descontrolada de la que huímos despavoridos.

Loboc. Bohol.
Loboc. Bohol.

7. ALMA. Pero aquí encontramos el espíritu filipino del que habíamos oído hablar. Y allí conocimos a Amanda de Barcelona, una niña estupenda que estaba viviendo su primera aventura de varios meses por Asia y muy joven. ¡Menuda experiencia! Allí nos pusimos a hablar sin parar mientras comíamos la mejor pizza de nuestro viaje, ¡no os la perdáis! En la plaza del pueblo de Loboc la encontraréis, no hay pérdida. Dos cervezas y una pizza de horno de leña después de un largo día de ruta en moto por la naturaleza de Bohol, sabe más que a gloria.

8. TARSIEROS. Es el lugar ideal para conocer a estos pequeños primates que nos causan una inexplicable ternura a la vista. ¿Será porque se parecen a un peluche? Resulta muy curioso. El caso es que podrás aprender un poco más sobre sus características y su ecosistema en uno de los centros de conservación legales y que garantizan que el animal no se transforma en un escaparate para el turista. Te contamos más en el apartado LOS TARSIERS, ESOS DIMINUTOS PRIMATES CAUTIVADORES.

Loboc. Bohol.
Loboc. Bohol.
9. ALOJAMIENTO. Recomedamos la zona del riverside para buscar alojamiento, un poco apartado del centro del pueblo para evitar más ruido innecesario. Si dispones de moto como nosotros, aléjate unos kms y estarás en pleno entorno verde con una calma chicha que te atrapará, sobre todo si vienes de la capital de Manila o de la ciudad de Cebú, un tanto ariscas para nuestro gusto. Demasiado cemento, cable y contaminación. Tráfico insoportable y ruido infernal. Aquí por fin aparece esa Filipinas con encanto, a orillas de un río donde recordar que el país ofrece mucho más que arena y mar. Tienes toda la información en ALOJAMIENTO EN EL RIVERSIDE DE LOBOC EN BOHOL.
 

10. RIVERSIDE. Sin duda es el mejor lugar para pasar las últimas horas de luz en Loboc. Si no te alojas en el riverside, acércate por la tarde a la zona de la plaza central del pueblo. Alrededor de la iglesia se colocan vendedores mientras los vecinos charlan relajados como si se tratase de un cuadro asiático viviente. Los niños corretean entre los adolescentes que intentan ligar escondidos de sus padres en la hora mágica. Chicas cuchicheando y riéndose tímidamente mientras los gallos de corral se pavonean con escaso desparpajo ante sus miradas tentadoras. Si fuese una danza de un animal para conquistar a la hembra, estarían perdidos.

Loboc. Bohol.
Loboc. Bohol.

A la orilla del río se montan bancadas en torno a puestos de comida callejeros, con los pinchos de carne como protagonistas. Servido con arroz y a escoger entre pollo, cerdo o ternera, además de salchichas, verás a todo grupo de familias y parejas sentarse a comer algo antes de marcharse a casa a plegar oreja. Un lugar entretenido para empaparte de la cotidianidad de los nativos, porque en lo más simple radica lo auténtico.

Escenas de un día cualquiera en el riverside de Loboc. Eso es lo que no tiene precio para nosotros. Ver como se relacionan y cuáles son para ellos esas pequeñas grandes cosas de la vida. Esos momentos que todos gozamos y que dicen mucho de la cultura de un pueblo. Parece sencillo, pero últimamente es difícil de encontrar en áreas turísticas, incluso aunque no estén masificadas.

Aquí comprobamos que es verdad, que a los filipinos les gusta hablar, reír y cantar, además de confirmar que son muy amables y divertidos. También familiares y hospitalarios, será por todo esto que se les conoce como ‘los latinos de Asia’. Si quieres conocer más sobre su idiosincrasia explora nuestro Diario de Pre-Viaje Indonesia que te linkamos a continuación. 

PRE-VIAJE FILIPINAS

TODOS LOS CONSEJOS PARA PREPARAR TU AVENTURA

Encontrarás más información sobre consejos básicos para viajar al país: documentación, vacunas, sanidad, tecnología, seguridad para el viajero y otras recomendaciones. Además de ayudarte a planificar la mejor ruta en función de tu tiempo y tus gustos e intereses viajeros. 

Todos los datos prácticos que son el resultado de muchas horas de búsqueda y lectura, que te podemos ahorrar antes de partir a la aventura. Si después de leerlo tienes alguna duda, escribe un comentario en este post para que otros viajeros puedan beneficiarse de las respuestas. Para otras consultas CONTACTA con nosotros.

Bohol. Filipinas.

3. CÓMO LLEGAR Y CÓMO MOVERSE POR LA ISLA DE BOHOL

En un país de más de 7.000 islas, siempre hay muchas maneras de trazar la ruta, por eso os daremos los itinerarios más comunes para alcanzar vuestro objetivo de Bohol. El modo aéreo y directo será el más idóneo si te encuentras fuera de los límites de la isla de Cebú, ya sea Manila, Davao o Palawan. Si por el contrario estás cerca, puedes tomar un ferry a Bohol que tarda unas 2 horas.

MANILA – BOHOL (AVIÓN)

Existen vuelos directos desde otras ciudades importantes del país como Manila o Davao con vuelos directos al aeropuerto de Panglao, inaugurado en 2018 y situado en pleno Alona Beach. Esta infraestructura anuló los vuelos que antes llegaban al aeropuerto Internacional de Tagbilaran, al sur de la isla de Bohol, y a media hora en coche o triciclo de Panglao. El código IATA continúa siendo el TAG de Tagbilaran.

Air Asia, Philippines Airlines y Cebu Pacific Air unos 10 vuelos al día entre Manila y Bohol. Menos de hora y media por unos 20/60 euros dependiendo de la antelación de tu reserva y de la temporada turística en la que te muevas. Sin duda el la opción que más compensa para llegar desde la capital, por eficiencia, rapidez y dinero.

EL NIDO O DAVAO – BOHOL (AVIÓN)

A fecha de marzo de 2020, operaban vuelos directos entre El Nido-Bohol con Air Swift, en días alternos durante la semana y por unos 3.000/4.000 pesos que son unos 50€/60€. Pero a partir del parón mundial del coronavirus, no tenemos ni idea de cómo cambiará el panorama de compañías, trayectos y horarios.

Si el turismo se llega a restablecer con cierta normalidad, estas serán dos de las paradas turísticas del país, por lo que convendrá reservar con tiempo los vuelos si los necesitáis para días concretos. Davao contaba en su aeropuerto con vuelos no diarios a Bohol de 1 hora y operados por Philippines Airlines.

Isla de Cebú. Filipinas.

CEBÚ – BOHOL (FERRY)

Si llegas o estás en Cebú, lo más cómodo y económico es tomar un ferry hasta Tagbilaran en la Terminal 1 del puerto. Podrás comprar el billetes en las oficinas de las navieras aunque existe también la opción de compra online, en caso de que quieras llevar la ruta planificada de antemano. No era nuestro caso, así que acudimos a las taquillas de venta, preguntamos los horarios y compramos el más conveniente. El puerto de destino es Tagbilaran, situado en el sur de la isla de Bohol, a poco más de media hora en coche de Alona Beach en Panglao.

Hay varias compañías navieras que hacen el trayecto y una de las más importantes, con la que navegamos nosotros satisfactoriamente, es Oceanjet. Los horarios abarcan desde primera hora de la mañana (5:00/6:00 am) hasta que anochece sobre las 18:00 pm y dura unas 2 horas. Conviene consultar la información en el momento del viaje porque los modifican con frecuencia, dependiendo también de las temporadas. El precio del billete ronda los 500-700 pesos, sobre 10/12 euros, según la compañía y la clase. Podéis comparar horarios y tarifas con otras empresas como Supercat. Piden el pasaporte para comprar el billete, al menos en las taquillas del puerto.

Nada que objetar en cuanto a rapidez y puntualidad, aunque no nos atrevemos a decir que esta sea la normalidad. Viajamos en temporada baja y con el coronavirus bloqueando en aquel momento China, Japón y Corea. No había mucho movimiento y quizás contribuyó a que no hubiese retrasos. Los barcos suelen tener una sala interior con aire acondicionado y un piso superior con asientos al aire libre para disfrutar de las vistas. Si sois de los que escogen aire acondicionado, el mandato es llevar algo para taparse porque parece un congelador. El riesgo de pillar un catarro es alto, y si encima buceas, te puede fastidiar la aventura submarina.

Isla de Cebú. Filipinas.

Los ferrys tienen servicio de facturación de equipaje, barato y funcional para no tener que vigilar ni cargar con las mochilas en el interior. En este caso Oceanjet permite 15 kg con medidas en los bultos de 25x35x40 cm. Para peso y tamaño superior, abonas 50 pesos/1 euro por cada uno. Cada compañía tiene condiciones diferentes que podéis comparar online o en las taquillas de venta del puerto. Si dispones de tiempo antes de tu partida, puedes facturarla y dar una vuelta por la ciudad sin peso. En la estación marítima hay puestos de comida, tiendas variadas y alguna cafetería o restaurante. En el propio ferry también venden algunas cosas como bebidas, galletas y snacks.

AEROPUERTO – PUERTO (CEBÚ)

  • Para moverte entre el aeropuerto y el puerto de Cebú, lo mejor es que cojas un taxi o grab, que es la app que más utilizamos en Filipinas.
  • Si vas al modo taxi, los blancos son los convencionales. Los amarillos del aeropuerto son un poco más caros.
  • El trayecto sobre 400 pesos, aunque si quieres rascar unos euros y dispones de tiempo, en bus pagarás sólo 50 pesos = 1 euro.
  • El tráfico de Cebú es una auténtica locura, calculad con mucho margen los trayectos por carretera.
  • Para que os hagáis una idea, del aeropuerto de la isla de Mactán, unida a la de Cebú por un puente, casi una hora y son 15 kms.
  • Conviene reservar una hora entera para el trayecto aeropuerto-puerto por si acaso. Nada de fiarse de los tiempos de san google maps.

RESERVA TU BILLETE DE FERRY CEBÚ – TAGBILARAN

Tagbilaran. Isla de Bohol.

BOHOL (TAGBILARAN) – PANGLAO (ALONA BEACH)

Una vez en el aeropuerto de Taglibaran, hay varias opciones por tierra para llegar a la isla de Panglao, ya sea en Alona Beach o en otra zona. Tantas como caben en una horquilla que abarca desde un euro hasta 20, dependiendo del bolsillo, del tiempo que se quiera invertir y la manera. No tiene nada que ver hacer un trayecto en jeepney, el transporte por excelencia para los filipinos, a realizarlo en un vehículo privado con conductor y aire acondicionado. Si quieres saber más sobre los bizarros jeepneys explora nuestro DIARIO DE VIAJE POR FILIPINAS.

Pero hay otras maneras intermedias tanto en tarifas como en comodidad, como el triciclo o las vans compartidas. La variante del tuk-tuk resulta económico y resulta bastante cómodo y eficiente, porque la carretera es de un carril en cada sentido y los taxis y coches tampoco sacan mucha ventaja en un trayecto de kms. Resumiendo, sobre ruedas desde Tagbilaran hasta el sur de Panglao con Alona Beach como epicentro son las siguientes.

  • Jeepney: montar en un triciclo por menos de 50 pesos para llegar a la terminal. Sumando el billete del jeepney de unos 25 pesos, te gastarás únicamente entre 50/75 pesos. Lo que perderás es tiempo porque puede tardar hasta hora y media.
  • Taxi privado: unos 500 pesos = 10 euros y con una duración de 30/40 minutos dependiendo del tráfico. En temporada alta puede costar el doble, regatead siempre. Hay vans compartidas en el puerto que pueden salir más económicas después de negociar.
  • Triciclo: esta versión del tuk-tuk cuesta unos 300 pesos = 6 euros. Son más lentos que los coches, así que calcula 45-50 minutos.
  • Autobús: lo malo es que la Integrated Bus Terminal está alejada del puerto. Coge un triciclo por unos 50 pesos y súmale otros tantos del autobús. Tienen aire acondicinado y tardan más o menos como el triciclo.
Isla de Bohol. Filipinas.

CÓMO MOVERSE POR LA ISLA DE BOHOL

La moto. Es el mejor transporte para moverte por la isla de Bohol, por la isla de Panglao y por cualquier isla filipina. Una alternativa más económica, cómoda y funcional para explorar las dos islas a tu aire. Libertad de movimientos y vista panorámica durante el camino. El alquiler ronda los 350/500 pesos filipinos por día (6/10 euros) dependiendo de la zona del país y de la temporada turística.

Si no sabes conducir o simplemente no te apetece, la opción clásica para moverte entre distancias pequeñas es el triciclo que sale muy bien de precio. Puedes alquilarlo por un día o media jornada dependiendo de tu itinerario, aunque sólo para ver las tres paradas clásicas de Bohol recomendamos un día entero para evitar prisas. Y aún así nos parece poco.

Muchos viajeros optan por visitar los puntos más turísticos de Bohol en moto desde Panglao a Bohol. En una jornada se acercan a las Chocolate Hills aunque nuestra recomendación es quedarse en esa zona unos días. Es una pena acercarse a Bohol en una visita rápida de este turismo que abunda de usar y tirar. No siempre se puede por falta de tiempo, pero si dispones de cierto margen, no perdería el tiempo en Panglao y dedicaría todo el posible a recorrer la isla de Bohol más allá de las clásicas paradas. Las aldeas y la gente es encantadora, un gustazo perderse en medio de arrozales espectaculares fuera de las guías y al margen de las fotos de instagram.

 

Chocolate Hills. Bohol.

4. SALTO A LA FAMA DE LAS ‘CHOCOLATE HILLS’ DE BOHOL

El dulce más preciado de las Bisayas Centrales son las Colinas de Chocolate de Bohol, unos bombones muy apetecibles a la vista. Aunque de digestión pesada por la masificación que pesa sobre estas curiosas montañas, que podrían morir derretidas de éxito. Probablemente Mr. Instagram tendrá parte de culpa de todo esto, porque allá donde sale un sitio espectacular, el resultado acaba siendo el mismo. Obviamente todos participamos, aunque cada vez más, evitamos los clásicos puntos de parada obligatoria con un encanto difuminado por las aglomeraciones y las colas para hacerse ‘La Foto’.

El mundo necesita un turismo responsable que apueste por la deslocalización para no matar a paraísos naturales que corren el riesgo de morir en el intento de ser famosos. Negocio si, y posados también, pero con mesura. Quizás el control sea la única manera para visitar algunos lugares dentro de algunas décadas, pero estaríamos dispuestos a sacrificar no pisar ciertos territorios, con tal de equilibrar la balanza global viajera. Aún a riesgo de perder sueños, lo que sea por el bienestar de nuestra maravilla planetaria.

Lo cierto es que las Chocolate Hills son unas formaciones muy curiosas que llegan a pasar con creces de los 1.200 montículos en un área de más de 50 quilómetros cuadrados en el interior de Bohol con alturas que abarcan desde los 30 hasta los 120 metros. Estas desgastadas montañas pasan de un color verde intenso en la época de lluvias a un color marrón chocolate en la estación seca, tonalidad que les ha dado su nombre. Se cree que se formaron debido a los bruscos movimientos de las placas tectónicas y a partir de ese momento, la erosión del terreno hizo el resto hasta redondearlas como si fuesen bombones de chocolate. Están cubiertas por un tapiz verde liso que parece de terciopelo, y que contrasta con la vegetación baja de palmeras y otros árboles y arbustos.

Chocolate Hills. Bohol.

En el mes de marzo estaban de un verde esplendoroso y muchos se quejaban de que no estaban de color chocolate como en las fotos. No dábamos crédito. Para nosotros donde esté el verde hay un tesoro. Dejarse llevar solamente por una imagen sin fijarse siquiera en la orografía, el paisaje o la naturaleza. Una verdadera pena. Los viajes dirigidos a una fotografía para colgar ese ‘yo estuve aquí’ no nos gustan nada. De hecho, nos cautivó mucho más recorrer las pequeñas aldeas entre arrozales maravillosos que subir al mirador para observar todo este circo de posados. A continuación te contamos cómo llegar y acceder al mirador principal del valle.

LEYENDA DE LAS CHOCOLATE HILLS

  • VERSION BATALLA. La leyenda local cuenta que hubo una batalla entre gigantes con tierra y piedras como municiones, que emplearon para derrotarse hasta caer exhaustos y abrazados. Los restos de esa contienda, serían las preciadas montañas de Bohol.
  • VERSIÓN DULCE. Pero hay una versión más romántica. La de un gigante que no paró de llorar al perder a su amada, una mujer ‘mortal’. Sus lágrimas darían forma a las Colinas de Chocolate. Mucho más bonita.

CÓMO LLEGAR EN MOTO A LAS CHOCOLATE HILLS

Nuestro campamento base era el pueblo de Loboc, del que partimos hacia las Colinas de Chocolate entre postales de arrozales y agricultores que se afanaban en la cosecha. El camino nos gustó tanto como la cima de las afamadas montañas. En moto o triciclo, es fácil encontrarlas con buenas indicaciones y una carretera bastante recta salvo en un par de tramos.

Al llegar cerca de las Hills el camino se vuelve sinuoso y con unas panorámicas que probablemente sean tan buenas como las que ofrece el mirador de la cima. Pero parar en moto en una carretera de curvas en Filipinas no parece la mejor idea. Para llegar al mirador hay que pagar una entrada de 50 pesos = 1 euro con acceso hasta el aparcamiento. Ese espacio central es lugar de encuentro de puestos de artesanía y algún bocado gastronómico local. Una vez allí te esperan unas 200 escaleras para llegar a la meta, pocas comparadas con la de turistas que te vas a encontrar, así que conviene mucho madrugar.

La extensión de estos bombones geológicos comprende un área bastante amplia que incluye los pueblos de Sagbayan, Batuan, Carmen, Sevilla o Valencia, una toponimia que deja patente el pasado colonial español. Desde el observatorio te podrás hacer una idea de todo el territorio que abarcan, cuando las colinas se pierden en el horizonte.

Chocolate Hills. Bohol. Filipinas.

Las Colinas de Chocolate aparecen en la bandera y sello provinciales para simbolizar la abundancia de atractivo natural de la provincia. Están en la lista de Autoridad de Turismo de Filipinas y han sido declaradas Monumento Geológico Nacional, además de estar propuestas para su inclusión en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

EN BUS, EN TRICICLO O EN MODO EXCURSIÓN

Nosotros alquilamos una moto varios días para recorrer la zona, pero también se puede llegar en bus a esta joya natural. En la Terminal Dao en Tagbilaran (sur de la isla de Bohol) se toma el transporte dirección Carmen y el conductor te avisará en el cruce que conduce a la colina. Súmale unos 10/15 minutos andando y llegarás a destino. La moto te permite descubrir los arrozales y aldeas del entorno, que son encantadoras para disfrutarlas a tu aire y con tiempo.

Pero si no conduces, o no quieres, la opción de alquilar un triciclo con conductor todo el día, te ofrecerá bastante más libertad de movimientos que en autobús. No faltan excursiones/tours por la zona que hacen las paradas habituales de las Colinas de Chocolate, el riverside de Loboc con el crucero por el río y la visita a los tarsiers.

Man Made Forest. Bohol.
MAN MADE MAGOHANY FOREST
 
De camino a las montañas famosas, se atraviesa un bosque de caobas muy vistoso que se ha hecho conocido a la sombra de los bombones de chocolate. Verás a muchos viajeros aparcar la moto y bajarse a hacer una moto en medio de la carretera. Ojo que hay bastante tráfico y es una carretera de curvas. Innegable la belleza de los árboles cerrándose sobre la calzada como si fuese un túnel natural. Es una estampa singular aunque sin demasiada magia por todo el tráfico y visitantes que circulan por el camino. Para mágico el riverside del río Loboc, del que os hablamos a continuación.
 
EL CAUTIVADOR ENTORNO DEL RÍO LOBOC
 

El entorno próximo del río Loboc es otra visita interesante, sin necesidad de dirigirte a ningún punto concreto del mapa, solamente dejarse llevar. La vegetación exhuberante que rodea el río te guiará hasta rincones bonitos envueltos entre palmeras y plantas tropicales que caen sobre el río. Del pueblo de Loboc parten los barcos-restaurante, que navegan por el río hasta unas cascadas y están orientados a los turistas. Por 10 euros te ofrecen la travesía con música y comida a bordo durante un par de horas. Si te gustan las turistadas, esto es lo tuyo. Te contamos más en el apartado LOBOC: NATURALEZA Y TRANQUILIDAD A ORILLAS DEL RÍO.

ARROZALES ALREDEDOR DE LAS CHOCOLATE HILLS
 

Subir a la cumbre de las Chocolate Hills te ofrecerá una panorámica de la región inigualable, con una de las mejores perspectivas que podrás tener de este capricho orográfico de la naturaleza. Pero para nosotros no es menos interesante explorar las aldeas rurales que se esconden entre palmeras, plataneros y campos de arroz, donde asoma de cuando vez el búfalo de agua filipino. Acercarse a conocer la forma de vida de los locales es un imprescindible de nuestra aventuras. Tanto es así que le dedicamos un apartado específico a nuestro paseo por los ARROZALES CAUTIVADORES DE BOHOL.

Bohol. Filipinas.

5. LOS ARROZALES CAUTIVADORES DE BOHOL EN FILIPINAS

No sé que tienen los paisajes de arrozales que nos provocan magia interior. Y Filipinas es una fuente inagotable para este tipo de panorámicas salpicadas por aldeas tan sencillas como cautivadoras y con unos lugareños que te reciben con saludos y sonrisas allá donde vayas. 
 
Muchos se acercan a Bohol con la única idea de acercarse a esos lugares predilectos de la isla, como las Chocolate Hills, el riverside de Loboc y los centros de protección de los tarsiers. Para nosotros centrarse solamente en eso es desperdiciar una posibilidad estupenda de conocer esos rincones que no marca el GPS y que son los mejores aprendizajes en torno a la cultura y vida local.
 
Los arrozales se van abriendo paso durante nuestro recorrido en moto y cuando crees una estampa es casi insuperable, aparece otra todavía mejor. Y al caer la tarde, con esa luz tan especial de los últimos rayos del día, grabamos imágenes inolvidables. Desviarte de las carreteras principales te adentrará en ese submundo auténtico donde los paisanos brotan mientras realizan sus tareas cotidianas. Lo más simple nos resulta lo más intersante.
Bohol. Filipinas.

La mejor época para ver los campos de arroz es desde noviembre hasta marzo, y precisamente este último mes fue el de nuestra visita a Bohol. Una bocanada de aire fresco al venir de Panglao, donde el cemento parece querer engullir la poca vegetación que algún día cubrió la isla. En esta época los agricultores se encontraban en plena cosecha, recogiendo el cereal y poniéndolo a secar al sol, entre panorámicas donde los búfalos también hacen parte del trabajo pesado desde hace siglos.

Las terrazas de arroz se dispersan por toda la región y cada uno podrá elaborar su lista de preferidas, pero sin duda las de Cadapdapan conocidas como Eleuterio’s Rice Terrace, situadas en Candijay son unas de las más impresionantes. Esta localidad se ubica a tan sólo 25 km de Anda.

¡TOMA NOTA!

  • Si no alquilas moto, puedes ir en autobús hasta Anda.
  • El billete cuesta unos 100 pesos y el trayecto dura 2/3 horas.
  • Hay varias frecuencias horarias desde las 5 am – 5:30 pm.
  • El bus será mucho más cómodo que el triciclo para media distancia.

¡TOMA NOTA!

  • Si no alquilas moto, puedes ir en autobús hasta Anda.
  • El billete cuesta unos 100 pesos y el trayecto dura 2/3 horas.
  • Hay varias frecuencias horarias desde las 5 am – 5:30 pm.
  • El bus será mucho más cómodo que el triciclo para media distancia.
Loboc. Bohol.

La puesta de sol entre palmeras, espantapájaros y arrozales se vuelve seductora. Apagamos motor y nos quedamos admirando esos últimos compases del día, un broche en verde para una isla donde la vegetación nos ha embaucado completamente. La mirada misteriosa de los espantajáros le confieren el toque de rock and roll en medio de estos magníficos parajes naturales.

Y entre estos arrozales de ensueño empezando a adormecerse, las chimeneas de los hogares empiezan a funcionar creando esa atmósfera de niebla y humos evocadora y melancólica. Nos encanta imaginar esas escenas que estarán discurriendo a la hora punta de la cena, los baños de los niños y el último descanso en familia de una larga jornada. Y esto nos lleva rodando a las aldeas rurales y apacibles de Bohol, que te mostramos en el siguiente apartado.

Bohol. Filipinas.

6. MOTOTRIP POR LAS ALDEAS Y ARROZALES DE BOHOL EN FILIPINAS

Sin reglas. Fluir. Es el mejor consejo si lo que buscas como nosotros es descubrir pequeños rincones, que sin ser espectaculares, nos aportan mucho más que la visita al mirador de las Chocolate Hills. No todo es ver paisajes, si no conocer más de cerca como vive el pueblo campesino en su día a día. El transcurso de la vida de los nativos nos interesa tanto como un paisaje sensacional. No se trata de escoger, si no de completar la visión de una cultura.

Sobre dos ruedas no hay mapa que valga para explorar un territorio como Bohol donde te irás encontrando aldeas en las que parar a dar un paseo para interactuar con los locales y admirar la belleza de lugares, a los que quizás nunca volveremos. No por ganas, si no porque las ansias de descubrir nuevos destinos acaban por imponerse. La vida es muy corta y el mundo demasiado grande.

Pelo al viento, mirada panorámica y volante dirigido por la intuición. Sin más. Así lo disfrutamos y es lo que entendemos como la esencia más pura del viaje, sin desmerecer las maravillas naturales que aparecen por el camino pero que, no necesariamente, tienen que ser los mejores recuerdos de la aventura. Al final, las memorias que perduran en el alma no suelen ser las retratadas en imágenes de postal. O por lo menos, no siempre.

 

Bohol. Filipinas.

No podíamos estar más encantados con nuestra moto rockera, el toque bizarro en el transporte que había marcado el azahar hacía presagiar una buena travesía. Como comentamos en el apartado anterior, la naturaleza que brota alrededor de las vías principales te hará dirigir la dirección para acercarte a esos palmerales sobre casas de madera solitarias que recuerdan a las postales más exóticas que podemos imaginar cuando estamos tirados en el sofá de casa.

Los arrozales donde se afanan los cultivadores del cereal son otro punto magnético de la isla de Bohol donde podrás aprender de todo el proceso de producción del arroz, si tu estancia coincide con las cosechas, como fue el caso. Recolectando, secando y transportando. La cadena del ingrediente fundamental de toda Asia, puesta en marcha. A este lado del mundo, no puede faltar en cualquier mesa, aunque el pan está bastante extendido en Filipinas, si lo comparamos con los países vecinos de su entorno.

Bohol. Filipinas.

Nos llenan experiencias sencillas como parar a comer en el puesto más pequeño y humilde que vemos por el camino, y donde generalmente, se conocen personas inolvidables. Es el caso de esta familia que vende patatas fritas y atún en salsa de tomate y cebolla, que todavía saboreo al pensarlo. Con un calor infernal el modo take away que ofrecían no parecía la mejor opción para descansar un rato mientras reponíamos fuerzas. Pero no dudaron en cedernos una esquina de su caseta/restaurante para relajarnos un rato.

Ese momento de charla, de intercambio cultural, es una de esas simbiosis viajeras tan agradecidas y únicas. Su afán por complacernos con los platos fue encantador, y lograron que esa pequeña parada, fuese de lo mejor del día en una ruta que nos había llevado por las famosas Chocolate Hills. Pero la sonrisa entrañable de esa señora filipina que lleva décadas cocinando en la misma esquina, es impagable. Y la voluntad de su hija en hacer de traductora para que pudiésemos conocer algo más de sus vidas. Y ese atún, con sabor intenso a jengibre, se ha convertido en una de las ventanas para teletransportarnos a Bohol cada vez que lo recordamos.

¡TOMA NOTA!

MÁS INFO SOBRE ALQUILER DE MOTO Y REQUISITOS LEGALES PARA CONDUCIR

EN NUESTRO DIARIO DE PRE-VIAJE POR FILIPINAS

Cascada a vista de dron en la isla filipina de Bohol
Isla de Bohol. Filipinas.

7. LAS CASCADAS DE BOHOL Y LAS INFINITAS DE FILIPINAS

Las cascadas marcan la riqueza natural de Bohol y de Filipinas, salpicadas por todas las islas del país en diferentes grados de espectacularidad. Dependiendo de tu recorrido podrás ver unas u otras pero la verdad es que todas merecen un baño refrescante para rebajar el calor que sumas en las jornadas moteras. Los consejos principales pasan por tener paciencia en el rodaje de los caminos que llevan a meta y portar unos escarpines para el baño, porque el suelo es muy resbaladizo en las piscinas y accesos a las cascadas.

La moto es la mejor manera de recorrer las islas para exprimir el tiempo y el dinero al máximo. Pero si no conduces o no te apetece, siempre puedes alquilar un triciclo por medio día o una jornada entera y negociar el itinerario y precio que te interese. De esa manera podrás moverte con bastante libertad comparado con un jeepney o autobús, sobre todo si tu idea es conocer varias cascadas de la isla de Bohol.

CAMUGAO FALLS (BALILIHAN)

En Balilihan está una cascada a la que le tenemos cariño porque estuvimos prácticamente solos. Las nubes habían amenazado durante toda la tarde y de camino, hasta cayeron cuatro gotas. Por el camino todo el mundo venía de vuelta, temerosos de esa posible tormenta al acecho. Cuando llegamos a la piscina natural sólo había dos parejas más y para nuestra suerte, volvió a salir el sol. A veces no es cuestión de ver el sitio más impresionante si no de encontrarlo como a ti te llena, solitario e íntimo. Así fue la visita a Camugao Falls.

Bohol. Filipinas.

MAG-ASO-FALLS (ANTEQUERA)

En unos 25 minutos podréis llegar a la cascada de Mag-Aso Falls situada en el municipio colindante de Antequera. Es súper chula y con un acceso fácil, lo que predispone el lugar a más visitantes que otros. Una vez llegas al aparcamiento, hay que bajar por unas escaleras hasta que llegas a la laguna con la cascada. Nos dimos un baño, aunque hay que tener cuidado con las rocas.

PAHANGOG FALLS (MEIDA HORA DE BILAR MAN MADE FOREST)

Si sólo tenéis tiempo para visitar la zona sur de Bohol, en torno a las paradas principales de Chocolate Hills y el riverside de Loboc podéis saltar a la cascada de Pahangog Falls a media hora de la Bilar Man-Made Forest.

PANGAS FALLS (BILAR)

La cascada de Pangas en la localidad de Bilar y a pocos quilómetros de las Chocolate Hills son ideales para darse un baño porque la piscina natural que se forma es muy amplia. Aunque haya gente, podrás encontrar un rincón. Desde la carretera principal, hay que tomar un camino de baches durante pocos kms.

CAN-UMANTAD FALLS (CANDIJAY)

Si exploráis la zona de Anda, una de las cascadas más atractivas es la de Candijay Falls, todavía no tan masificada como otras de la isla. Una vez en Candijay hay que seguir por un camino no asfaltado durante unos kilómetros. Es fácil perderse por las pistas pero los lugareños te indicarán amablemente como rectificar. La entrada cuesta 20 pesos, ni medio euro al cambio.

Cascada a vista de dron en la isla filipina de Bohol
Isla de Bohol. Filipinas.

LAS CASCADAS MÁS FAMOSAS EN FILIPINAS

Esto es sólo un aperitivo de lo que te ofrece Filipinas a nivel waterfalls. En todas las islas tendrás un montón para introducir en tus itinerarios hacia otros puntos turísticos. Te dejamos una listas de algunas de las que gozan de más éxito entre los viajeros por todo el país. 

  1. Daranak Falls (Manila)
  2. Kawasan Falls (Cebú)
  3. Aguinid Falls (Cebú)
  4. Lugnason  Falls (Siquijor)
  5. Cambugahay Falls (Siquijor)
  6. Katibawasan Falls (Camiguín)
  7. Dimiao Twin Falls (Dimiao)
  8. Mother Falls (Baler)
  9. Tappiya Falls (Banaue)
  10. Papawyan Falls (Port Barton)
  11. Bigaho Falls (Port Barton)
  12. Pulangbato Falls (Valencia)
  13. Tinago Falls (Iligan- Davao)
  14. Tinuy-an Falls (Bislig- Davao)
  15. Tamaraw Falls (Puerto Galera)
Bohol. Filipinas.

¡TOMA NOTA!

  • Recomendamos llevar escarpines para el baño en la mochila.
  • El suelo de las piscinas naturales es muy resbaladizo.
  • Lo mismo ocurre con los caminos para cruzar hasta algunas cascadas.
  • Descalzo es fácil resbalar y el golpe contra piedras y rocas poco recomendable.
  • No conviene jugarse el viaje por un tropezón tonto y evitable.
  • Si tenéis calcetines de buceo pueden servir porque agarran mejor que la piel.

¡TOMA NOTA!

  • Recomendamos llevar escarpines para el baño en la mochila.
  • El suelo de las piscinas naturales es muy resbaladizo.
  • Lo mismo ocurre con los caminos para cruzar hasta algunas cascadas.
  • Descalzo es fácil resbalar y el golpe contra piedras y rocas poco recomendable.
  • No conviene jugarse el viaje por un tropezón tonto y evitable.
  • Si tenéis calcetines de buceo pueden servir porque agarran mejor que la piel.
Loboc. Bohol. Filipinas.

8. LOBOC: TRANQUILIDAD, NATURALEZA Y TARSIERS

La mayoría conocen Loboc por los cruceros de visitantes que navegan por el río homónimo y le suelen dedicar una mísera parada del roadtrip para fotografiar alguna de las bonitas postales que deja el riverside, lleno de vegetación y de bucólicas palmeras que caen sobre el agua dulce. Una visita rápida enmarcada dentro del actual ‘fast travel’, que busca llegar a cuantos más lugares mejor, sin ahondar lo más mínimo. El resultado es una visión mucho más limitada de una localidad y sus alrededores, que tienen mucho más que ofrecer.

El río marca a su paso la exuberante naturaleza que avanzando al interior se transforma en montañas, cascadas y arrozales. Loboc es la población principal situada en el centro de la isla de Bohol, a orillas del río, creando un ambiente fresco y relajado que nos conquistó. Suma un turismo eco-friendly con un montón de actividades, como rutas que atraviesan puentes colgantes o parques ecológicos de aventuras, con la baza intersante de las tirolinas, que ofrecen una perspectiva diferente y única de la región.

Desde el pueblo zarpan los enormes barcos-restaurante que recorren un tramo del río con música y comida a bordo en un recorrido de dos horas, de nuevo exprimiendo al máximo el tiempo. No nos llaman nada estas movidas tan orientadas a los turistas, así que no os podemos contar mucho. Algunos billetes cuestan 10 euros con el almuerzo incluido, así que puede ser una opción para comer y de paso surcar el entorno del río de manera cómoda. Una forma alternativa es hacerlo en kayak o paddle board.

Barcos-restaurante. Loboc. Bohol.

El pueblo en si mismo no tiene mucho, pero es un lugar que invita a descansar. El corazón es una plaza central donde se asienta la Catedral, el pabellón deportivo y un área de descanso al lado del río que sirve de punto de encuentro al atardecer. 

Grupos de adolescentes ligando, parejas que se sientan a comer unos pinchos morunos a orillas del río y señores mayores que charlan al fresco sentados en bancos. Si alquiláis una moto os aconsejamos subir hasta el mirador del pueblo en el pico de una montaña, las vistas son espectaculares. Seguid leyendo para más información sobre cómo llegar a la cima.

Recomendamos cenar un día en la pizzería con horno de leña situada a la izquierda de la plaza central, porque ¡están buenísimas! O quizás fuese el hartazgo de arroz y noodles, pero la recordamos salivando. Acompañada de una cerveza fría, allí conocimos a nuestra amiga Amanda de Barcelona, a la que mandamos un abrazo enorme desde este rincón virtual. Hay varios restaurantes sobre el río, regentados por europeos, en los que se come bien pagando un poco más, pero resultando bastante económico y con bonitas vistas.

ACTIVIDADES EN LOBOC

  • Crucero por el río Loboc. Almuerzo y música en directo mientras recorre un tramo del caudal durante 2 horas.
  • Kayak o paddle board. Descubrir sobre el agua el entorno del riverside con una perspectiva diferente y activa.
  • Cascadas numerosas. Pangas Falls, Ingkumhan Falls, Pahangog Falls son algunas de ellas.
  • Puentes colgantes. Hay varios sobre el río Loboc con Sipatán Twin Hanging Bridge como destacado.
  • Luciérnagas en el río Loboc. Hay unas excursiones nocturnas para ver el espectáculo de estos animales. Firefly Watching Tour.
  • Tarsiers. El centro de Corella es el mejor para ver este primate, porque hay garantías de que lo prioritario es respetar su bienestar.
  • Loboc Eco Tourism Adventure Park. Tirolinas sobre el río (500 metros de largo x 100 de altura). Para los menos osados hay un teleférico.
  • Chocolate Hills. Poco queda por decir de las famosas colinas de piedra caliza que parecen bombones de cacao.
  • Man-Made Forest. El bosque de caoba que se abalanza sobre la carretera que lleva a las colinas de chocolate.

MIRADOR DE LOBOC

En cuanto llegamos al hostel de Bohol, divisamos una cruz cristiana gigantesca en lo alto de las montañas que estaban enfrente. Sería uno de los objetivos a visitar en cuanto estuviésemos motorizados. En unas horas, cayendo el sol, estábamos camino de la cima en cuestión. Para llegar basta con preguntar a los lugareños en el centro del pueblo que te indicarán amablemente, incluso alguno se ofreció a llevarnos hasta la carretera que lo enfila.

La calzada es buena los dos primeros kms y después se vuelve ruda y escarpada otros 3 kms. Fuimos un poco tarde y llegamos para el final del atardecer, y aún con menos luz de la deseada, las vistas son extraordinarias. No sólo porque abarca toda la región montañosa que rodea a Loboc, si no porque puedes contemplar el océano.

Bohol. Filipinas.

Estás en el interior de una isla, y el mar te lo recuerda bañando ese horizonte memorable que ya quedará para la posteridad. Por si no quedaba suficientemente claro, se aprecia todavía mejor una naturaleza espléndida que cubre todo el territorio. Por la noche se ilumina con colores, como es costumbre por estas latitudes, ofreciendo una estampa bastante chabacana.

Merece la pena la subida, además no es demasiado conocido y estuvimos completamente solos. En la parte baja de las montañas hay unas aldeas muy chulas rodeadas de arrozales y con mucha vida al caer la tarde, será un paseo muy entretenido. Y para poner el broche de oro, salió la señora Catalina y fue casi insultante verla asomar por detrás de la montaña trasera al mirador.

Pocas veces la hemos visto tan enorme y próxima. Benditas recompensas de la naturaleza. MOONmentazo.

Bohol. Filipinas.

9. LOS TARSIERS, ESOS PRIMATES DIMINUTOS CAUTIVADORES

Ver a estos primates tan curiosos era uno de nuestros intereses ya que solamente se puede observar en unos cuantos lugares privilegiados del mundo. Su imagen es una de las más simbólicas del país y todo un emblema para la isla de Bohol que luce en todo tipo de merchandising. Supuestamente se trata del primate más pequeño existente que tiene una carita de peluche que conquista cada año a más viajeros. Pero esto acarrea un grave peligro para todo animal que acabe convirtiéndose en una mera atracción turística. 

Por este motivo, y después de haber leído bastante, queremos recomendar acudir al Santuario de Corella, porque aunque hay otros, en este se garantiza como prioridad, el bienestar del animal. No así en otros donde algunos viajeros han visto tintes de explotación animal, o cuando menos, de molestias para el único agrado del turista. El centro de Corella es el único protegido oficialmente por el Philippine Tarsier Foundation, el organismo que se encarga de controlar su gestión, supervisión y que además se esfuerza para que la concienciación sobre este tipo de espacios sea la adecuada.

Es necesario saber que es un animal nocturno muy sensible a los ruidos y a la luz, por eso suele estar siempre agarrado de una rama, durmiendo o escondido en las copas de los árboles. Vive un poco asustado y esta es una manera de alejarse del estrés que también le generan los visitantes. Si sufre ansiedad llega a auto-lesionarse o incluso a suicidarse.

Tuvimos la oportunidad de verlos en la isla indonesia de Sulawesi pero al final agotamos los días en el buceo sabiendo que quedaba esta oportunidad. Pero al final tampoco pudo ser en Bohol porque llegamos al centro y ese día habían cerrado antes. Así que nos quedamos con las ganas. Pero sin duda es una visita interesante si te apasiona la fauna y las especies peculiares. Siempre con respeto.

Loboc. Filipinas.

CONOCE MÁS SOBRE LOS TARSIEROS

  • Es una especie de primate tasiforme del género denominado Tarsius.
  • Endémicos de la isla de Célebes o Sulawesi. Habitan en áreas cercanas como Filipinas.
  • Vive mayoritariamente en bosques primarios, secundarios, manglares y jardines forestales.
  • Son animales de hábitos sociales nocturnos, sus ojos les permiten una ultravisión.
  • Conviven en grupos de 2 a 6 individuos, con costumbres monogámicas o polígámicas.
  • El promedio de vida en estado salvaje es de alrededor de 10 años.
  • La dieta se compone en un 100% de presas vivas como insectos y a veces roedores o reptiles.
  • Según biólogos, es el mamífero con el ojo más grande en relación a su tamaño.
Stefanie Grace Paradise Inn. Loboc.

10. ALOJAMIENTO EN EL RIVERSIDE DE LOBOC EN BOHOL

El entorno del río Loboc nos parece un sitio perfecto para establecer el campamento base que te permita recorrer Bohol, sobre todo para explorar la zona sur y centro de la isla. Hay un montón de alojamientos con diferentes tarifas según tu presupuesto, y con una amplia oferta de carácter mochilero por 10 euros/noche por la habitación doble. Subiendo de precio ya optas a hoteles con más nivel de restaurante y con servicios como pueden ser las codiciadas piscinas.

Lo que podemos asegurar es que Loboc es mucho más acogedor que Panglao, no digamos que Alona Beach, si lo que buscas es naturaleza y tranquilidad. Por si fuera poco, el pack turístico más visitado lo tendrás a tiro de piedra, tanto que estarás en el meollo del riverside, de donde salen los barcos que surcan el río cargados de turistas, y próximo a las Colinas de Chocolate, a la Man-Made Forest y a los centros para conocer a los singulares tarsieros.

Casi todo el mundo hace lo contrario, se queda en Panglao y se viene una jornada en moto a Bohol a conocer lo más importante. Nosotros recomendamos todo lo contrario. Conclusión, a no ser que vayas a bucear a Panglao y Balicasag, no te pierdes mucho en una zona altamente masificada. Apostamos todo al verde de Loboc.

Loboc. Filipinas.

Aunque dependiendo de tu singladura, y duración de la estancia, quizás te compense más otra opción geográfica. Podemos dividir la isla en varias áreas que concentran las pernoctaciones para resumir las más relevantes. Si le vas a dedicar a Bohol una semana para recorrerla en moto, lo ideal es que vayas reservando sobre la marcha en diferentes zonas.

  • Panglao. Con la mencionada Alona Beach como epicentro hotelero.
  • Tagbilaran. La capital de Bohol donde llegan todos los ferrys de las regiones vecinas.
  • Anda. Una de las localidades más bonitas y más desconocidas de Bohol
  • Loboc. Con su encantador riverside con palmeras y vegetación cayendo sobre el río.

No haremos ningún esquema de alojamientos porque en nuestro caso, al ir improvisando, lo escogimos el día anterior sin rompernos mucho la cabeza. Buscamos algo barato porque preferimos ahorrar unos euros para invertirlos en otras localidades donde darnos un capricho. Y al final, escogimos bien y nos quedamos muy contentos con la relación calidad/precio que ofrece Stefanie Grace Paradise Inn. Os contamos unas pinceladas por si os apetece ir a tiro fijo. Desde luego por 10 euros /noche la habitación doble, 5 euros por cabeza, no se puede pedir más con piscina y desayuno incluido.

STEFANIE GRACE PARADISE INN

Si tuviésemos que definir este hotel probablemente adjetivos como bizarro o kitsch, con una decoración que era de todo menos elegante. Pero la verdad es que estos sitios tan peculiares me provocan una atracción al pensar en que momento se les ocurriría poner esto o aquello en un rincón. Resulta más entretenido que alojarse siempre en sitios más monos, que solemos dejar para las estancias en las zonas costeras, donde gastando un poco má, puedes reservar cabañas con encanto a pie de playa.

La familia que regenta el alojamiento es muy maja, y es un factor que siempre suma a la hora de hacer una recomendación. Por poco más de 10 euros tienes una habitación con vistas al río además de piscina y restaurante, con unos espacios comunes abiertos cómodos y que invitan a relajarse al final de la tarde, mientras el sol se pone sobre el río. Ofrecen también servicio de lavandería y alquiler de moto, del que hicimos uso satisfactoriamente.

Nuestra estancia no pudo ser más barata, sin grandes lujos pero suficiente para dormitar en un sitio muy agradable en cuanto a ambiente, y cercano al pueblo de Loboc para ir a cenar. No podéis perderos la pizzería de leña situada en la plaza central donde está la Catedral. Buenísimas. Y cerveza fría. Aunque el alojamiento también cuenta con un restaurante con platos básicos y económicos, coger la moto y salir en busca de algún bocado improvisado nos entusiasma.

STEFANIE GRACE PARADISE INN

  • Desayuno incluido aceptable
  • Piscina exterior y jardines
  • Alquiler de motos y bicicletas
  • Restaurante comidas y cenas
  • Tienen cerveza y además fría
  • Servicio de lavandería
  • Traslados de pago
  • Aire acondicionado
  • Ubicado en el riverside Loboc
  • Pueblo de Loboc a 500 metros

TROTANDOMUNDOS 100% ORIGINAL

TODO EL CONTENIDO DE LA WEB ESTÁ BASADO EN EXPERIENCIAS REALES 

DESCRIBIMOS NUESTRAS VIVENCIAS Y SENSANCIONES

NO ESTAMOS ASOCIADOS CON ALOJAMIENTOS

NI PATROCINAMOS SERVICIOS TURÍSTICOS

NUNCA. SIN EXCEPCIÓN

100% ORIGINAL

Bohol. Filipinas.

TROTANDOMUNDOS EN BOHOL (FILIPINAS)

ESPERAMOS QUE SIRVA DE AYUDA E INSPIRACIÓN

SI TIENES DUDAS ESCRIBE UN COMENTARIO EN EL POST

PARA OTRAS CONSULTAS CONTÁCTANOS

PRE-VIAJE FILIPINAS

TODOS LOS CONSEJOS PARA PREPARAR TU AVENTURA
Bohol. Filipinas.

TROTANDOMUNDOS RECOMIENDA

BUCEANDOMUNDOS RECOMIENDA

DESCUBRE TODOS NUESTROS DESTINOS