Destinos para 2021

VIAJES CON MUCHA NATURALEZA 

Cercanas, exóticas y factibles

Menorca. España.
  • La mayoría de los lugares están a unas 2 horas de avión.
  • Más del 50% de las recomendaciones son en España y Portugal.
  • Las islas conforman el 70% de los territorios que destacamos.

PANDEMIA RULES

  • La mayoría de los lugares están a 2 horas de avión.
  • Más del 50% de las recomendaciones son en España y Portugal.
  • Las islas conforman el 70% de los territorios que destacamos.
Caldera de taburiente en la isla de La Palma
La Palma. España.
Sao Miguel. Azores. Portugal
São Miguel. Azores.

1. ISLAS AZORES – PORTUGAL: PARAÍSO VOLCÁNICO EN VERDE

Salvajes y aventureras: uno de los secretos mejor guardados de Europa

Volcanes, lagos termales, bosques atlánticos, acantilados imposibles, terrazas de té y un océano Atlántico con un magnífico buceo y avistamiento de grandes cetáceos.

El ecoturismo mueve las 9 islas que conforman el archipiélago y que ofrecen naturaleza en vena a un salto de casa. Fue el descubrimiento viajero de 2019, y es el territorio más natural en Europa según la red de destinos verdes Green Destinations.

Un par de horas en avión y te plantas a medio camino entre Europa y América, en el corazón del Atlántico. Su lejanía las ha conservado vírgenes y alejadas de la explotación turística. Una esencia que permanece intacta gracias al turismo natural que ha llegado al archipiélago hasta la fecha.

Sao Miguel. Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.

Por momentos crees estar en los volcanes de la isla de Java pero cubiertos de un tapiz verde. Sus lagos rodeados de bosques de abetos recuerdan a los  Alpes y por momentos hasta a Canadá. Sus salvajes acantilados y laberintos de piedra negra te trasladan a tierras de Islandia, y sus termas exóticas te llevan al Caribe de un abrir y cerrar de ojos. Por si fuera poco, sus terrazas de té evocan a los campos de Sri Lanka o a los arrozales de Bali.

¿Qué más se puede pedir? En Azores puedes viajar a medio mundo desde un mismo destino. 

Sao Miguel. Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.
Sao Miguel. Islas Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.

Como Madeira y Canarias, sus hermanas del sur, las Azores comparten un origen volcánico y unos inviernos suaves, pero sus veranos son menos tropicales y la lluvia aparece con más frecuencia. Pero todo tiene su lado positivo y los paisajes te dejarán alucinado en toda la gama de verdes que puedas imaginar. Tanto que han dejado boquiabierta a esta gallega.

São Miguel. Azores.

Solamente hemos estado en São Miguel, la isla más grande de Azores, y queremos emprender un segundo viaje para conocer el resto de maravillas portuguesas que esconde este paraíso atlántico. Este destino de senderismo, miradores de vértigo y termas seductoras, se completa con una atractiva gastronomía portuguesa, además de mucha tradición e historia.

Sao Miguel. Islas Azores. Portugal.
Sao Miguel. Azores.

Los portugueses comenzaron a habitarlas en 1432 y pronto se convirtieron en una próspera colonia agrícola y en un enclave estratégico para las grandes rutas de navegación entre Europa y América. En el siglo XX sirvieron de base de comunicaciones entre los dos continentes, y como escala para los pioneros del vuelo transoceánico.

Las Azores nos resultan familiares por su famoso anticiclón, responsable del buen tiempo en la Península Ibérica. Pero lo que hay detrás de estas nueve islas es un tesoro de biodiversidad natural que atrapa al viajero.

Sao Miguel. Islas Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.
Sao Miguel. Islas Azores. Portugal.
São Miguel. Azores.

El reconocimiento de la Unesco y otras distinciones internacionales, como ser el mejor destino de turismo de aventura en Europa 2020 otorgado por los World Travel Awards, ha ayudado a amplificar un destino que pocos sopesaban. Una de las mejores regiones de Europa para amantes de la naturaleza, de los deportes de aventura o para el que busca opciones de turismo sostenible.

A pesar de que tenemos paisajes parecidos con bosques de castaños, y praderas donde la vaca es la reina de esta particular sabana volcánica. Las casas de piedra con cubierta de tejas, también recuerdan al sur de Portugal y a la misma Galicia, salpicadas de huertas, cuadras y algunos hórreos.

Fuera de estas similitudes basadas en un modo de vida tradicional, los paisajes son de otro mundo.

Caldera de taburiente en la isla de La Palma
Caldera de Taburiente. La Palma.

2. LA PALMA (ISLAS CANARIAS) – ESPAÑA

La isla bonita de los mil paisajes

Senderismo entre volcanes, bosques jurásicos, acantilados de vértigo, paseos por las nubes, además de una Reserva Marina magnífica para el submarinismo.

Poderosa, sorprendente y con esencia. La isla de La Palma es nuestro gran descubrimiento de este año 2020 marcado por la sombra angustiosa de una pandemia, pero que también nos ha dado la posibilidad de descubrir esta joya natural. En 2002 fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, siguiendo la estela de sus hermanas canarias Lanzarote y El Hierro.

En el centro de la isla se ubica el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente que ofrece algunos de los senderos volcánicos más espectaculares, caminando literalmente por las entrañas de La Tierra. El sur de La Palma regala paisajes marcianos e insólitos donde te sentirás como un astronauta pisando La Luna.

Ruta de los Volcanes. La Palma.

En el norte, el Parque Natural de las Nieves con el Bosque de los Tilos y Los Sauces, te regala rutas en verde casi extintas en Europa. Por todo esto y mucho más, se la conoce como la isla de los cinco continentes. Su variedad de microclimas, sus ecosistemas y su especial orografía lo hacen posible.

Ruta de los Volcanes. La Palma.
Porís de Candelaria: pueblo escondido en una cueva de La Palma
Porís de Candelaria. La Palma.

Podrás pisar la tierra más joven de España (1971) en el volcán Teneguía o ascender al Roque de los Muchachos y darte un paseo bajo las estrellas en uno de los cielos más limpios de todo el mundo. Sin olvidar pueblos pintorescos como Porís de la Candelaria, un lugar de cuento enclavado en una cueva volcánica impresionante y con unos alrededores donde los roques y los acantilados pelean cada día contra el océano Atlántico.

Los Llanos de Ariadne. La Palma.

Buena gastronomía además de playas y piscinas naturales, completan la oferta de este tesoro geológico que pasa desapercibido en medio del archipiélago canario. Sin olvidar el encanto rural de una isla alejada del turismo de masas y de los grandes hoteles. Los casas tradicionales son nuestra recomendación para el alojamiento, mientras alquilar un coche se presenta como la mejor opción para explorarla con libertad, porque cada rincón merece la pena.

Un destino seguro, por su calidad medioambiental y sus infinitas posibilidades de rutas y actividades al aire libre. Te lo contamos todo con detalle en nuestra GUÍA DE VIAJE POR LA PALMA.

Los Llanos de Ariadne. La Palma.
Volcán Teneguía. La Palma.
Sicilia. Italia.
Agrigento. Sicilia.

3. SICILIA – ITALIA: UNA ISLA MONUMENTAL, NATURAL Y PASIONAL

Si la personalidad italiana tuviese nombre, se llamaría Sicilia

Tesoros culturales de antiguas civilizaciones, aldeas medievales en las montañas, playas cotizadas, mercados agitados y pueblos costeros para quedarse a vivir entre unos preciosos fondos marinos.

Sicilia es una región seductora desde tiempos inmemoriales. Ha sido elogiada por poetas como Virgilio y Homero, quien la denominó la Tierra de los Cíclopes en suOdisea, y apreciada por culturas antiguas como los fenicios, cartagineses, los romanos o los griegos. De todos ellos se conservan restos arqueológicos que conforman gran parte de las visitas de la isla.

El paisaje siciliano es tan bonito como variado. La majestuosidad del volcán Etna en Catania, que nos saludó con erupciones de gas y estallidos, el Golfo di Castellammare en Palermo, o el maravilloso Teatro Romano de Taormina. En las montañas nos quedamos con la sorpresa de Petralia Soprana, un pueblo medieval de cuento asentado en las montañas, con el que tropezamos de casualidad.

Tierra para senderistas con escarpadas costas o ascenso a volcanes en erupción, y mar para buceadores y bañistas con las conquistadoras aguas cristalinas del Mediterráneo. Perfecta también para los que sólo buscan pasear entre la historia y darse un chapuzón en las numerosas playas de una isla que se adapta a todos los gustos viajeros.

Sicilia. Italia.
Volcán Etna. Sicilia.
Sicilia. Italia.
Taormina. Sicilia.

El Templo de la Concordia de Agrigento es uno de los referentes de su extraordinario patrimonio clásico. Fue levantado sobre un terreno que albergó una de las ciudades más importantes de la Magna Grecia. Pero no se quedan atrás las columnas de Selinunte, también en el sur de Sicilia, o la belleza del Sátiro danzante danzante en Mazara del Vallo, al oeste de la isla.

Se contabilizan otras tantas joyas artísticas y arquitectónicas tardías: bóvedas y arcos árabes, mosaicos bizantinos, palacios normandos o edificios barrocos. Como en toda Italia, cada rincón esconde la historia viva de nuestra civilización occidental.

Sicilia. Italia.
Palermo. Sicilia.
Sicilia. Italia.
Cefalú. Sicilia.

Imposible pasar por alto dos elementos que identifican a este país: su gastronomía y su carácter. Su tradición culinaria está plagada de influencias diversas a lo largo del tiempo destacando como base el marisco, los pescados, los pistachos, el queso ricota y los cítricos. Si eres amante de la cocina italiana, no defrauda. Perderse entre sus atractivos mercados, es otro clásico básico para empaparse de la vida cotidiana.

Pero sin duda lo que más nos ha gustado es su personalidad arrolladora, en una región estigmatizada durante décadas por la mafia siciliana. Probablemente culpable de una mezcla de decadencia y encanto que seducen al viajero. Una atmósfera auténtica sin pasar por el filtro europeo. Quizás por eso para nosotros, Sicilia es todo un imprescindible. Cercano, familiar y mediterráneo.

MENORCA
Cala Turqueta. Menorca.

4. MENORCA (BALEARES) – ESPAÑA: RESERVA DE LA BIOSFERA

La joya turquesa del Mediterráneo: playas de lujo y esencia rural

Calas de ensueño, playas rojas entre bosques de pinos, acantilados de piedra caliza y faros con encanto, sin olvidar sus granjas y caseríos que conforman un bonito skyline campestre.

Si Menorca fuese un color, sería turquesa. Hemos visto esa tonalidad en muy pocos lugares del mundo, tan perfecta que parece irreal. Una isla que se ha convertido en el descubrimiento de este verano 2020. Habíamos pisado Baleares con Mallorca al frente, pero el territorio menorquino tiene un encanto especial.

Ha sabido evitar las masificaciones de otras islas vecinas y conserva una riqueza natural que le ha valido el reconocimiento como Reserva de la Biosfera de la Unesco. Calas vírgenes o largas playas en el litoral meridional contrastan con los pueblos interiores, que progresan de la mano del turismo, pero sin abandonar su carácter agroganadero tradicional. Sorprende gratamente lo verde que es la isla y sus colinas inagotables.

Playa de Cavalheria. Menorca.
Cala Turqueta. Menorca.

El camí de Cavalls es otro de sus puntos fuertes, 360º de vuelta a Menorca caminando por un sendero ancestral de 185 km que recorre la costa. Sólo nos dio tiempo a realizar algunas etapas y nos hemos quedado con ganas de más. Una alternativa estupenda y muy agradecida, para ir descubriendo los rincones más bonitos del litoral.

Cala Turqueta. Menorca.

De Menorca nos quedamos con sus calas blancas del sur y las rojas del norte, sin olvidar su ruta de faros y pueblos marineros como Fornells o Binibeca, que a pesar de ser turísticos cautivan a cualquiera. No faltan yacimientos arqueológicos como la Naveta des Tudons, una tumba colectiva que se presenta como el monumento funerario más importante de la isla.

Fornells. Menorca.
Playa de Cavalheria. Menorca.
Binibeca. Menorca.

Los atardeceres son otro espectáculo digno de ver, y recomendamos al menos uno en el faro de cabo de Cavallería, o en el entorno de su playa homónima. Otra opción es visitar alguno de los bares/restaurantes en medio de acantilados imposibles, como la Cova d’en Xoroi, emplazada en un enclave espectacular.

Binibeca. Menorca.

Maó y Ciutadella son los núcleos más importantes de la isla con una amplia oferta cultural, culinaria y de ocio. Sus cascos históricos predisponen a largos paseos y sobremesas en terrazas, con sus mercados gastronómicos como una buena alternativa para degustar sus productos más típicos.

Por si fuera poco, es uno de los puntos de buceo clave del Mediterráneo, con una visibilidad excelente, gran biodiversidad y rutas submarinas que ofrecen la posibilidad de sumergirse entre cavernas y cuevas. Tanto lo hemos disfrutado que queremos volver este verano 2021… con eso queda todo dicho. No tardéis mucho en descubrir esa joya natural de ritmo sosegado y encanto mediterráneo.

Levada das 25 Fontes. Madeira.

5. MADEIRA – PORTUGAL: PARAÍSO VOLCÁNICO Y SUBTROPICAL

Verano eterno, geología espectacular y el valor seguro de Portugal

Teletransporta al trópico con sus plataneras, campos de té y tabaco, o a la misma Polinesia entre cultivos de taro, sin desmerecer otros rincones con esencia brasileña como el mercado de Funchal.

Geológicamente es una joya natural que brilla con colores exóticos bajo un sol cálido, lo que la ha llevado a ganarse el sobrenombre de La Perla del Atlántico. Montañas escarpadas que llegan al borde del océano y encantadores aldeas dispersas por todo el territorio, la convierten en una isla pequeña pero encantadora, haciendo gala de su carácter subtropical.

Con este clima envidiable durante todo el año, se ha convertido en el destino favorito de portugueses y algunos europeos con vistas. Juegan con ventaja en la competición atlántica, porque sus primas las Azores no pueden presumir de esta temperatura. Funchal es la única ciudad densamente poblada de una isla que se presenta como básicamente rural y tradicional. Es realmente acogedora.

Madeira. Portugal.
Madeira. Portugal.

En la punta noroeste la localidad de Porto Moniz, muestra el origen volcánico marcado por enormes rocas que sobresalen del mar. Sao Lourenzo es otro de los salientes más insólitos con tonalidades rojizas y ocres que se pueden admirar realizando una pequeña caminata de un par de horas.

El epicentro del senderismo es el interior de la isla con varias rutas como la Levada das 25 fontes o la del Caldeirão Verde. Ambas discurren entre montañas, cascadas y bosques atlánticos, con algunos tramos de cuento de hadas. Una de las curiosidades del territorio isleño es una playa con acceso único en teleférico: Faja dos Padres. Una excentridad que merece la pena por el paraje y por lo singular.

Madeira. Portugal.
Madeira. Portugal.
Madeira. Portugal.

Las playas son escasas pero compensadas con unos miradores de acantilados y unos senderos que sacian a cualquier amante de la naturaleza salvaje. Las aldeas dispersas por todo el territorio son de lo más pintoresco, resulta fácil interactuar con los locales y acercarte a su vida cotidiana.

Un destino que se completa con los valores seguros de Portugal: gastronomía, cultura y tradición con la guinda de una hospitalidad y simpatía que supera incluso a la del continente. Y es que al final, el clima marca el carácter y Madeira rezuma tropicalismo.

Frontera. El Hierro.

6. EL HIERRO (ISLAS CANARIAS) – ESPAÑA

La isla con alma: virgen, solitaria e indómita

Volcanes de colores, bosques de cuento, playas volcánicas salvajes, piscinas naturales y un buceo de lujo en un territorio rural y familiar.

Es la segunda isla más pequeña de las Canarias y seguramente la más ignorada. Pero este tesoro escondido empieza a ser un secreto a voces entre los españoles y viajeros internacionales que buscan una escapada natural singular. El turismo responsable es clave para que se mantenga así de virgen y salvaje como hasta ahora.

También podría llamarse la isla de los mil colores, porque las formaciones volcánicas desfilan entre rojos pasionales, naranjas mediterráneos y chocolate en todas sus gamas. Ocres, grises y negros completan una fiesta visual sin desperdicio. Lo mismo ocurre con sus playas de arena roja, negra o blanca flanqueadas por una orografía que recuerda por momentos a la gran Islandia.

Faro de Orchilla. El Hierro.
Playa del Verodal. El Hierro.

Pinares y sabinares rodean los imponentes acantilados que a menudo desembocan en charcos naturales al azote del Atlántico. Las rutas de senderismo te adentran en bosques jurásicos de laurisilva y los fondos marinos volcánicos te regalan unas inmersiones que presumen de ser de las mejores del continente. Una isla que se ha ganado a  pulso ser toda una referencia del buceo en Europa, con la Restinga como epicentro del submarinismo.

Playa del Verodal. El Hierro.

Una de las joyas de la isla se encuentra en el oceáno con la plácida Reserva Marina del Mar de las Calmas, que ofrece algunas de las mejores inmersiones de Europa. Damos fé de ello, aunque también os confesamos que al haber buceado en algunos de los mejores destinos del mundo como Komodo y Bunaken en Indonesia, Sipadan y Mabul en Borneo, isla de Coiba en Panamá o Raja Ampat en Papúa occidental… el listón está muy alto.

El Pinar. El Hierro.
Puntagrande. El Hierro.
La Llanía. El Hierro.

El Hierro es un Geoparque protegido por la Unesco desde el 2014, año en el que la isla puso en marcha su plan para convertirse en la primera isla del mundo que funcione totalmente con energía renovable.

Los coletazos de cultura popular lo pone el Árbol Sagrado Garoé, que antaño se creía que producía agua milagrosamente, la capilla cimera donde descansa el santo patrón de la isla, y el remoto Faro de Orchilla, el punto más meridional de España. En ese mismo punto se ubicó el Meridiano 0 durante siglos hasta su traslado a Greenwich.

El Pinar. El Hierro.

El alquiler de coche es la mejor opción para explorar El Hierro porque la red pública de transportes no llega a todos los rincones y tampoco con la frecuencia deseada. Las carreteras sinuosas recuerdan constantamente la peculiar orografía de una isla alejada del mundanal ruido.

Como alojamiento recomendamos una casa tradicional con finca para meterse en el papel de la vida sosegada en los pueblos herreños.

Playa de Soesto. Galicia.

7. GALICIA – ESPAÑA: PARAÍSO DE MAR Y MONTAÑA

Más de 1.000 playas, islas coquetas, bosques de hadas y pueblos marineros

Bosques centenarios de meigas y mouras, poblados castrexos mágicos, montañas legendarias y aldeas rurales encantadoras salpican un territorio que es un continente en miniatura.

Galicia es una perfecta armonía de naturaleza, cultura e historia. Un reservorio de lluvia que florece en bosques milenarios como las Fragas do Eume, se que se congela a más de 2.000 metros en las montañas de Pena Trevinca, pero que también ebulliciona en las termas de Ourense donde ya descansaban los romanos.

Es la comunidad autónoma con más costa de toda España (unos 1.600 kms) salpicada por playas idílicas que se esconden al amparo de las singulares y abrigadas rías. El agua es salud, un binomio que se lleva al pie de la letra de la mano de una serie de balnearios históricos arraigados en una tierra que ha sido referencia del termalismo desde principios del siglo XX.
Costa da Morte. Galicia.

Con media docena de Parques Naturales como las Fragas del Eume, el complejo dunar de Corrubedo, o Monte Aloia, O Invernadoiro, o la Serra da Enciña da Lastra o la Serra do Xurés, son sólo unos ejemplos en verde con incontables rutas de senderismo para todos los gustos y niveles. Sin olvidar el Geoparque Mundial Montañas de O Courel, protegido por la UNESCO, y los múltiples espacios de la Red Natura 2000.

Costa da Morte. Galicia.
Monte do Facho. Galicia

Las culturas ancestrales marcan los itinerarios culturales a través de los vestigios castrexos como el Castro de Baroña o el Castro de Santa Trega, y romanos como la ciudad de Aquis Querquennis o la Muralla de Lugo, única en el mundo. Sumamos megalitismo y arte rupestre con numerosos yacimientos de petroglifos entre otros. Pero la lista es infinita.

A Coruña. Galicia.
Santiago. Galicia.

Rutas marineras por pueblos con encanto en el litoral y en el interior completan los itinearios naturales. Nuestra gastronomía despunta como una de las mejores del mundo, gracias al respeto máximo por la materia prima, envidiable en mar y tierra, y prodigiosa en sus vinos y conforma un aliciente más de esta aventura galaica.

A Coruña. Galicia.

Para nosotros, Galicia es el pequeño continente de la esquina olvidada de la Península. Un abandono que, en cierto modo, ha salvaguardado nuestra cultura y tradición sin pretenderlo. Otra vez aparece el vaso medio lleno… o medio vacío.

A Coruña. Galicia.
Santiago. Galicia.
Cangas. Galicia.

Galicia: te puede interesar…

Hydra. Peloponeso. Grecia
Isla de Hydra. Peloponeso.

8. GRECIA – EUROPA: MUCHO MÁS QUE ATENAS Y SANTORINI

Península del Peloponeso: la alternativa a la Grecia machacada

Antigüedad clásica en Esparta y Olimpa, relax en la isla de Hydra, y pueblos marineros que conservan su esencia escapando de la masificación turística.

El cautivador y escarpado Peloponeso ofrece una oportunidad alternativa para conocer la vida rural y genuina de Grecia. Playas y montañas rodean algunos de los enclaves protagonistas de los grandes acontecimientos de épocas pasadas. Una vez cruzas el canal de Corinto desde Atenas empieza una aventura trepidante por la historia griega.

Maravillas de la Antigüedad Clásica como Olimpia, yacimiento arqueológico donde se celebraban los Juegos Olímpicos, o referencias históricas como Esparta, tierra de soldados invencibles. Los vestigios culturales aparecen representados por la grandiosidad del teatro de Epidauro. Pueblos como Nauplia, de influencia veneciana, o Erminioni, una de las puertas de salida a la inolvidable isla de Hydra, la misma que atrapó al artista Leonard Cohen. Allí vivió en la década de los 60 y compuso algunas de sus canciones más famosas.

Isla de Hydra. Grecia.
Isla de Hydra. Peloponeso. Grecia.

Completan la oferta unas excelentes zonas de submarinismo, preciosas lagunas y playas recogidas. Para encontrar todo esto no hace falta ir a Santorini ni a Mykonos, es más, probablemente allí ya no encuentres esta esencia, aplastada por la masificación turística. Explorar el Peloponeso te brinda la posibilidad de conocer la vida griega más auténtica.

Isla de Hydra. Grecia.
Isla de Hydra. Peloponeso. Grecia.
Ermioni. Peloponeso. Grecia.
Isla de Hydra. Peloponeso. Grecia.

La cautivadora combinación de historia y hedonismo ha convertido a Grecia en uno de los destinos más populares del planeta. Los magníficos yacimientos arqueológicos no distan mucho de playas espléndidas, y eso es un lujo para un turismo que se mueve con demasiada rapidez.

Epidauro. Peloponeso. Grecia.

Nos fascina el ambiente callejero de cualquier pueblo costero o de la mismísima Atenas, que se merece una visita de un par de días a la llegada o salida del país. No sólo por la Acrópolis y las infinitas ruinas que salpican las colinas de una ciudad preciosa, si no por su atmósfera. Al caer el sol, las calles de barrios como Plaka se vuelven un hervidero. Los griegos son sociables y callejeros, y uno de sus vicios pasa por sentarse en las terrazas o tabernas a conversar. Cerveza, vino o café en mano mientras comen olivas sin descanso.

Epidauro. Peloponeso. Grecia.
Atenas. Grecia.
Atenas. Grecia.

No podemos pasar por alto la suculenta gastronomía griega, de nuestras favoritas del mundo. Grecia sabe a queso feta, a tomates, a olivas y a orégano. Que no falten bocados exquisitos como el pasticcio o la mousaka regados con buenos vinos de la región.

Para recorrer el Peloponeso lo ideal es alquilar un coche en Atenas tras visitar la ciudad y emprender ruta. En transporte público sería muy tedioso y lento. Si os interesa saber más sobre este viaje alternativo por Grecia os recomendamos los siguientes artículos.

croacia
Makarska. Croacia.

9. CROACIA – EUROPA: MÁS DE 1.000 ISLAS EN EL MAR ADRIÁTICO

Playas paradisíacas y pueblos de mármol, a la sombra de los Balcanes

Parques naturales extraordinarios, pueblos marineros y cascos monumentales que rezuman historia, con el único calvario de la masificación en temporada alta.

Las islas son el mayor reclamo de la conocida como ‘Perla del Adriático’, con aguas insultantemente cristalinas debido a sus fondos de guijarros blancos, que crean un efecto de brillo en tonos esmeralda y zafiro. Aunque también hay playas de arena para tumbarse cómodamente, con la posibilidad de practicar kayak, kitesurf, windsurf, vela o buceo. Hay inmersiones interesantes en pecios, cavernas o arrecifes.

El segundo bastión natural de Croacia lo conforman sus numerosos parques naturales, algunos realmente espectaculares con lagos, cascadas y ríos como Risnjak, Plitvice o Krka. Un territorio por el que han pasado reinos e imperios durante siglos, culpables del rico legado cultural. Palacios venecianos, fuertes napoleónicos, columnas romanas o mansiones vienesas, sin olvidar las esculturas socialistas.

Dubrovnik. Croacia.
Dubrovnik. Croacia.

Los Alpes Dináricos se extienden desde Italia hasta Albania, recorren buena parte de la costa. El karst de caliza ha creado un maravilloso paisaje de cavernas, cañones, cascadas y lagos. Un buen lugar para la escalada, el rafting o para lanzarse en tirolinas.

Dubrovnik es uno de los clásicos croatas por excelencia, pero le ha costado caro y vive ahogado entre miles de turistas que bajan de los trasatlánticos. Nuestro consejo: escapar durante el día a visitar localidades o parajes cercanos. En nuestro caso aprovechamos para ir a la ciudad bosnia de Mostar, una buena oportunidad para acercarse a las cicatrices que ha dejado la reciente Guerra de los Balcanes.

Aprovechad la primera hora de la mañana y la noche para ver los lugares más importantes del casco antiguo, antes de que lleguen las hordas de turistas. Un paseo por la fortaleza es imprescindible.

Dubrovnik. Croacia.
Dubrovnik. Croacia.
Dubrovnik. Croacia.
Dubrovnik. Croacia.

Split es una de mis favoritas. Su ciudad antigua es una joya arquitectónica enclavada en el interior de lo que fue el Palacio de Diocleciano, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979. Cuando cae el sol, la vida dentro de las ruinas palaciegas cobra una magia especial. Frente a ella está la isla de Hvar, a la que también recomendamos una visita.

Una opción más remota y desierta, con un submarinismo de primera es la isla de Vis. La isla de Brac despunta con una de las playas más famosas del país, el Cuerno de Oro, rodeada de montañas y pueblos marineros. Pero entre tantas islas, uno debe escoger según gustos y actividades, esta es solamente una opción de muchas.

Isla de Brac. Croacia.
Isla de Hvar. Croacia.

Con tanta ruta natural no viene mal una parada en alguna ciudad interior como Zagreb, toda una sorpresa con unos barrios muy alternativos y animados, o en la histórica y costera Zadar, con un buen ambiente cultural y de ocio. Mencionar a Trogir, una pequeña isla declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o Sibenik, una localidad vestida en mármol blanco y realmente pintoresca.

Isla de Brac. Croacia.
Isla de Hvar. Croacia.
croacia
Mar Adriático. Croacia.

Recomendamos recorrer el país en coche para ganar en libertad y ahorrar tiempo, con la ventaja de que puedes subir el vehículo a los ferrys cuando visites las islas. El consejo principal es viajar fuera de temporada alta para evitar el colapso en los enclaves más demandados. Primavera o otoño son buenas opciones para vivirlo con más esencia y libertad.

Si te interesa conocer más sobre el territorio croata te recomendamos el siguiente artículo con nuestros imprescindibles.

Bulgaria
Plovdiv. Bulgaria.

10. BULGARIA: DEL MAR NEGRO A LOS BALCANES

Un país desconocido con playas, montañas y pueblos magnéticos

Siete cordilleras con bosques vírgenes, fortalezas históricas, monasterios ortodoxos, pueblos medievales, vestigios comunistas y la maravilla natural de los lagos glaciares.

Bulgaria es una de las grandes desconocidas de Europa, pero que ofrece al viajero una estupenda mezcla de naturaleza e historia. Pocos conocen los secretos naturales que esconde este territorio: senderismo por los pueblos de Ródope, pistas de esquí en Bansko y observación de aves en el Parque Nacional de Pirin, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Pero es sólo el principio. Los grandes tesoros lo forman siete cordilleras, lagos glaciares y bosques frondosos habitados por lobos, osos y linces ofrecen una gran muestra del pasado del continente. La red de senderos brinda panorámicas excelentes de los Balcanes (conocidos como Stara Planina) como el mon­te Vihren, segundo pico más alto del país. Indómitos paisajes que enamoran a excursionistas y esquiadores.

Bulgaria
Balcanes. Bulgaria.

No faltan playas de ensueño en el Mar Negro estratégicamente ubicado entre Europa oriental y Asia occidental. Se encuentra encerrado entre los Balcanes, la estepa póntica, Crimea, el Cáucaso y la península de Anatolia, casi nada. Los dos grandes núcleos de la cos­ta, Varna y Burgas, tienen atractivas playas cerca, pero lo mejor es tirar de carretera y manta para explorar las numerosas calas vírgenes apartadas de los grandes centros turísticos como Primorsko.

Museo del Comunismo. Sofía.
Rila. Bulgaria
Monasterio de Rila. Bulgaria.

El arte reli­gioso es otra de sus apuestas fuertes. Desde las grandes edificaciones como la iglesia de Alejandro Nevski en la capital de Sofía, al fantástico monasterio ortodoxo de Rila, rodeado de montañas y bosques magníficos para completar con una caminata. El entorno de muchas iglesias discurre entre acantila­dos de granito, arroyos y desfiladeros impresionantes.

Queremos resaltar que Bulgaria es tremendamente barato en comparación con los grandes protagonistas del turismo europeo, algo muy común del ala este del continente. Todavía usan su moneda, el lev y eso marca la diferencia. Alquilar un coche para recorrer el país vuelve a ser la mejor opción para el viajero.

El país está repleto de fortalezas y ruinas históricas. Algunas cuevas acogen vesti­gios neolíticos, además de tesoros y tumbas de los tracios, sin olvidar ciudades romanas o murallas de los zares.

Buzludzha. Bulgaria.
Balcanes. Bulgaria.

Sin olvidar las grandes obras y mosaicos que deja la etapa comunista. En la foto inferior estáis viendo uno de los buques insignia de estos gobernantes que aún conserva casi intactos muchos de los murales artesanales. Pensamos que este patrimonio cultural debe protegerse, dejando a un lado la política y las batallas ideológicas. El arte es arte y no debe estar sujeto a esas ataduras. Si queréis saber donde podéis ver este y otros mosaicos entrad en nuestra GUÍA DE VIAJE POR BULGARIA.

Buzludzha. Bulgaria.
Balcanes. Bulgaria.
Balcanes. Bulgaria.
Balcanes. Bulgaria.

Su gastronomía es exquisita hasta el punto de colarse entre nuestras favoritas de Europa. Una mezcla de influencias griegas, turcas y árabes con una base puramente mediterránea. Regusto a tomates de la huerta, quesos en todas sus formas, berenjenas sabrosas, sopas de yogurt inesperadamente ricas y una pizca de eneldo.

Si te interesa conocer más sobre Bulgaria te recomendamos el siguiente post donde hacemos una selección de nuestros lugares imprescindibles.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram

TE PUEDE INTERESAR

EXPLORA MÁS DESTINOS

¡Síguenos en redes sociales!

 
  • (cambiar slug y pensar mejor nombre)
10 ISLAS EN EUROPA PARA DISFRUTAR ESTE VERANO
EUROPA
 
1. ISLAS AZORES
2. MADEIRA
3. SICILIA
4. BULGARIA
5. CROACIA
6. (PELOPONESO) GRECIA
7. (MALTA OTRA ISLA)
EOLIDAS – STROMBOLI??

—–

8. ILLAS ATLÁNTICAS GALICIA o MENORCA
9. EL HIERRO
10. LA PALMA
 
5 ISLAS EN ESPAÑA PARA VIAJAR ESTE VERANO
 
1. ILLAS ATLÁNTICAS GALICIA
2. EL HIERRO
3. MENORCA
4. LA PALMA
5. TENERIFE
 

Deja un comentario